domingo, mayo 19, 2024
Google search engine
InicioDeportesMultideporteKatelyn Ohashi: la gimnasta viral que ganó a Simone Biles

Katelyn Ohashi: la gimnasta viral que ganó a Simone Biles

Katelyn Ohashi es la joven de 21 años (Seattle, Washington) que llama la atención en todo el mundo con un ejercicio de gimnasia sobre suelo. Dicho vídeo acumula más de 30 millones de visualizaciones en dos días. Tuvo lugar el sábado 12 de enero durante una prueba del campeonato universitario de los Estados Unidos, concretamente en el Saturday’s Under Armor’s 2019 Collegiate Challenge. Apenas dos minutos de exhibición en los que la gimnasta del equipo de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA) combina saltos y baile al ritmo de canciones como I Want You Back, de The Jackson Five, September, de Michael Jackson, o Rhythm Nation, de su hermana Janet. Si estaba nerviosa, no se notó. Incluso, mientras competía, sacó la lengua descaradamente. Obtuvo la máxima puntuación, un 10 perfecto. De acuerdo con su biografía en la página web oficial de UCLA, es el cuarto que consigue en menos de un año, el sexto en menos de dos (cuatro en suelo y dos en barra). El año pasado, otro ejercicio suyo en el que logró un 9.95 sobre 10 también se hizo viral… pero Ohashi no siempre fue una fuente de felicidad.


La nota máxima se eliminó de los torneos oficiales y de las Olimpiadas (la primera en lograrlo fue Nadia Comaneci en Montreal 1976 con 14 años). En Estados Unidos, la mantienen, entre otras cosas, por repercusiones como esta, por el espectáculo. Nada nuevo para los americanos, para eso son únicos. No obstante, a pesar de que para el community manager de UCLA un 10 no es ni siquiera suficiente, para algunos esa puntuación es discutible. Es el caso de Gervasio Deferr, doble campeón olímpico en gimnasia artística por España (Sidney 2000 y Atenas 2004). «No es para nada un mal ejercicio, pero es incomparable a los que hace la gente en unos Juegos Olímpicos. No podría acceder al equipo nacional y participar en unos JJOO con Estados Unidos. El baile es muy llamativo, pero Simone Biles lleva haciendo esos saltos años. Ohashi solo realiza tres series acrobáticas y no son de lo más complicado”, declaró en los micrófonos de El partidazo de Cope. Sin embargo, en un principio, quién ganaba no era Biles, sino ella. “Hubo un momento en el que estaba en la cima del mundo, una aspirante olímpica. Fui imbatible, hasta que dejé de serlo”, dijo Ohashi para un reportaje de The Player’s Tribune, titulado I Was Broken, publicado el 8 de agosto de 2018.

Su primera actuación internacional fue en el campeonato del mundo junior en 2009 y en 2013, debutó en la categoría absoluta de la American Cup, precisamente junto a la ahora campeona del mundo (formó parte del equipo nacional entre 2009 y 2013). Ambas participaron en aquella competición por las lesiones de dos compañeras. No tenían ni 16 años, tan solo se llevan un mes de diferencia (Biles nació en marzo y Ohashi en abril de 1997). Cuentan que Biles estaba dando un recital, pero resbaló y Ohashi se proclamó vencedora en aquel campeonato. Aquella cita prometía ser el principio de una amistosa rivalidad, pero justo un mes después, Ohashi se rompió y tuvo que ser operada del hombro. Durante su lesión, y su posterior recuperación, que la mantuvo apartada un año, Biles ganó el primer Mundial en suelo de tres consecutivos (2013, 2014 y 2015). Con el cosechado en 2018, suma cuatro en esa disciplina. Un año más tarde, en 2014, cuando Ohashi parecía curada, volvió a caer, esta vez a causa de una fisura en la espalda. En 2015, por decisión propia, abandonó el deporte de élite.

Al principio, su madre, que tantas veces se sacrificó por acompañar a su hija en los viajes, no entendió su decisión. Por lo menos, no en un primer momento. Ohashi, durante su infancia y adolescencia, era una de las grandes promesas de la gimnasia estadounidense. Pero su cuerpo, y también su mente, fue generando poco a poco un rechazo al deporte de primer nivel, no a la gimnasia. Las lesiones que sufrió fueron un desencadenante, pero ni mucho menos el motivo principal. Se sentía sometida a mucha presión, sobre todo por su estado físico y la alimentación. Realmente, se odiaba a sí misma. No era feliz compitiendo. “He tenido muchas lesiones en mi carrera (…). A lo mejor, nunca puedo volver a hacer gimnasia (…). Lo normal sería estar devastada, ¿no? En vez de eso, me siento aliviada. Aliviada porque a lo mejor no tengo que preocuparme nunca más de mi peso, o sentirme fatal por tener que aparecer en leotardos frente al público. Por una vez, siento que tengo un poco de libertad”, escribió en su diario de competición, el cual ha ido compartiendo en pequeñas dosis desde 2017. “Ojalá dentro de 10 o 20 años se pueda pasar por la gimnasia sin quedar marcada para siempre”, declaró a The Players Tribune, aunque no es la única que lo piensa. En enero de 2018, junto a otras compañeras, alzó la voz contra la federación estadounidense por haber encubierto los abusos sexuales de Larry Nassar (entrenador y médico de la selección de EEUU entre 1986 y 2014) y por presionar a las gimnastas a cumplir unos estándares de belleza enfermizos (en 1976, las atletas medían una media de 1,70 metros y pesaban 48 kilos; en 1992, medían 1,75 y pesaban 40). La propia Biles reconoce que necesita medicarse para poder seguir adelante con su vida.

Por todos esos motivos, Ohashi se despidió del equipo nacional para dedicarse a sus Estudios de Género y Sociología. Pese a no haber dejado de lado a las lesiones, desde el 10 de enero de 2016, disfruta del deporte universitario tutelada por el entrenador Valorie Kondos Field. Casualidades de la vida o caprichos del destino, ese mismo año, cayó y se fracturó el esternón mientras su excompañera Simone Biles lograba su cuarto oro olímpico (récord histórico para una gimnasta estadounidense). A la temporada siguiente, empezaron a llegar los primeros dieces. El último, el sábado pasado. La historia de Katelyn Ohashi es el de alguien que, como muchas personas, no mide el éxito en dinero o en medallas. Su manera de alcanzar la felicidad es otra, igual de legitima que la primera, aunque más realizable para todos. El objetivo: disfrutar del juego y ser feliz. Su madre la ha vuelto a ver sonreír. Ya comprendió su decisión.

Artículo anterior
Artículo siguiente
Marcos Martín Reboredo
Marcos Martín Reboredo
Periodista vigués. No trabaja en el Daily Planet, ha estado en el decano de la prensa nacional y ahora va A la Contra, buscando siempre la mejor opción. Colabora con Radio Marca. Su debilidad no es la kryptonita, sino la Cultura y el Deporte, pero en el buen sentido. No vive en Smallville. Su nombre no es Clark Kent, tampoco es Superman, solo es periodista.
RELATED ARTICLES

1 COMENTARIO

  1. Como siempre muy completo en tus informaciones.A mi me rapaciño su actuación.Creo no haber visto jamas lo que ella realizo con tanta limpieza.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -
Google search engine

Most Popular

Recent Comments

Perikorro en Con contundencia
Alberto Patiño Varela en Los antimadridistas
Xavi Verger en Vinicius saca el cañón
Perikorro en Vivos con Fati-ga
Perikorro en La del Pirata bueno
Diego en Los sufridores
Diego en Viva el rey
Juan De Dios Luna Cijanes en La posesión y los tulipanes
Perikorro en Minority Report
Dr en Las viudas
Diego en Las viudas
Perikorro en Las viudas
Perikorro en Gaspartismo Reloaded
Diego en Viva la Vuelta
Dr en Viva Irlanda
Diego en Viva Irlanda
Diego en Decíamos ayer
Diego en Paz y amor
Dr en Paz y amor
Diego en Paz y amor
Diego en Vuela Supermán
Diego en Vuela Supermán
Diego en El trampolín
Perikorro en Salvar a Barrabás
Coral en Truman
Jose Avellaneda Perez en Los ídolos
María en Calles vacías
Amiguel en El pendejo de turno
Silvia Nebreda en Palabras y lágrimas
Manitu69 en This is Atleti
Alejandro Rincón Rubio en ¿Es Jovic un mediapunta?
Diego A. en Elogio de la locura
Juan De Dios Luna Cijanes en Efectividad máxima
Alfrez en Oda al populismo
Alfrez en Oda al populismo
Diego en Oda al populismo
Manitu69 en Oda al populismo
Fiodor Dostoievski en ¿Suerte o talento?
EUGENIO JORDAN en El cisne blanco
Frank Terraces en Historia del segundo Atleti
Hassandudeim en Historia del segundo Atleti
Perikorro en Aquí un Zidanista
Hassansudeim en Fichar a Descartes
Frank Terraces en Fichar a Descartes
Michael en Nacho y la tristeza
Irene García en Entre cero y nada
Roberto Gómez González en Entre cero y nada
Hassansudeim en Primeras impresiones
Rafael Sánchez Sánchez en Correa, Oblak y feliz año nuevo
Juanma Jiménez en Sólo fútbol
Jules en Sólo fútbol
Che en Trigo limpio
Gracias Faubert en Trigo limpio
Hassansudeim en Trigo limpio
Xabier en Trigo limpio
Juan carlos en Trigo limpio
Óscar Laguna en Ansiedad
Juan De Dios Luna Cijanes en El mundo se derrumba y nosotros nos enamoramos
Joan Del Valle en El tamaño importa (y mucho)
Jose Carlos Torrenova Lozano en Mucho más importante que todo eso
Pascual Vicente Martínez Gimeno en Dos años A La Contra
Yessy arreola en El encanto de los Nicas
Julie Bello Abaunza en El encanto de los Nicas
Vicente Martin-Pozuelo Cantos en Good Bye, Lenin!
yerry en Don Cenizo
IGWT en Relatividad
Manitu69 en Hacerse viejo
Tony en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Grandes éxitos de ayer y hoy
Esuardo en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Victoria sin identidad
Frank Terraces en Bendita normalidad
Francisco en Victoria sin identidad
Julián Martín Fernández en Rodrygo hace viejo a Vinicius
J. J. Creamer en Los héroes de Bowie
Joselito en Éxito sin cimientos
Juan de Dios Luna Cijanes en Ansufatización
Juan De Dios Luna Cijanes en El ciclismo se ablanda
Frank Terraces en Desapego
Juan De Dios Luna Cijanes en Movistar no se rinde
Juan de Dios Luna Cijanes en Queremos tanto a Roglic
Frank Terraces en Hace dos meses
Juan De Dios Luna Cijanes en Nada por aquí, Neymar por allá
Juan De Dios Luna Cijanes en Hoy me he acordado de Lucho Herrera
Juan De Dios Luna Cijanes en Un colombiano en la luna
Juan De Dios Luna Cijanes en El Tour se achica ante Bernal
Juan de Dios Luna Cijanes en Bernal rompe el cielo
Juan De Dios Luna Cijanes en Bernal quiere el Tour
Eberhard Torres Calderón en Cuarenta años de La vida de Brian
Juan De Dios Luna Cijanes en Pinot quiere el Tour y Mikel Landa no se rinde
Frank Terraces en El Atlético más merengue
Juan De Dios Luna Cijanes en La suerte dispara contra Landa
Diego en El fugitivo
Diego en Sopor de France
Juan De Dios Luna Cijanes en El Talento Desperdiciado I: George Best
Juan De Dios Luna Cijanes en Friedenreich: Pelé antes de Pelé
Frank Terraces en La Feria de la Carne
Frank Terraces en El altar de Pérgamo
Juan De Dios Luna Cijanes en Ni cinco de bola
José Antonio Gutiérrez en No cambies tus sueños, cambia el mundo
Antonio Lopez Lobeto en Los doce trabajos de Hércules
Francisco Pedrajas Raya en Ramos-Florentino: Pimpinela en el Madrid
Antonio Lopez Lobeto en Mi pájaro es mejor que el tuyo
Stockton en Bon voyage
Juan De Dios Luna Cijanes en El problema del Barça es el relato
Perikorro en Tantas mareas, marean
Perikorro en No me gusta el cricket
Carmelo en La venda ya cayó
Antonio Jesús Zarza Moreno en ¿Marino o submarino?
Lorenzo Dominguez Sanchez en Gracias, Florentino
Joaquín en Camino a Vitoria
Robert Lee en El que se va, ya no es
victor martín marron en Quiten de ahí a esa loca
Martín Vallejo platero en El borde de la piscina
Diego en Gracias, Johan
jose antonio medrano en Gracias, Johan
Jorge Florido en Gracias, Johan
Javier en Gracias, Johan
Esteban en Gracias, Johan
Fran en Gracias, Johan
5contraelcalvo en Esperando a Zidane
Perikorro en Esperando a Zidane
Elaine Cristina en Casillas, el homenaje pendiente
Tomás Luis de Victoria en No, lo ponemos todo al centro
Tomás Luís de Victoria en Casillas, el homenaje pendiente
Lucas en Benzema FC
Carlos Antonio Suárez fornelino en Jugarse «nada»
Antonio Lopez Lobeto en Siete equipos para tres descensos
Víctor Raúl Valladares en El Real Madrid se queda solo
IÑAKI ASENSIO CALATAYUD en Ter Stegen, el portero de la T-10
José Ramón García en Ilusión en el nuevo White Hart Lane
JOSE ANTONIO FERNANDEZ PLAZA en Héctor del Mar, tal como éramos
Lucas en Oh, capitán
José Luis Heras en Usted tiene el faro roto
Juan J Rodriguez en Usted tiene el faro roto
Jairo Castillo en El Madrid de la triste figura
Rod en Au revoir
Cristian Galván en Motociclismo e hipocresía
Hassansudeim en La trampa perfecta
Juan De Dios Luna Cijanes en La trampa perfecta
Antonio Lopez Lobeto en Cuestión de fe
Martín Vallejo platero en Marcó Isco, ganó Zidane
Eliseo en Vuelve Zidane
Juan De Dios Luna Cijanes en La esperanza
Juan de Dios Luna Cijanes en La muerte del emperador
Maria Jose en Tropismo
María Jesús en Tropismo
Antonio Lopez Lobeto en El amor no siempre gana
SanEmeterio For Atle en Bienvenidos al espectáculo de minstrel
Elaine Cristina en El empate perfecto
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en La revancha perpetua
Antonio Lopez Lobeto en Al límite de la filosofía
Juan de Dios Luna Cijanes en La ley del mínimo esfuerzo
Antonio Lopez Lobeto en Milagro Kvitova
Carlos Leo Castellanos en Cristiano ya no va de farol
Marcos Da Silva en El tamaño importa (y mucho)
Antonio Lopez Lobeto en Promesas que todavía lo son
Gustavo Del río manzano en Quince años sin el mejor: Chava Jiménez
ROSA MARIA cuesta guerrero en A propósito de Laura
Irene García en Vidrio roto
AA - Rod en Vidrio roto
Juan Luna Cijanes en Solari y la teoría del melón
Antonio Lopez Lobeto en El valor de las palabras
Raúl Ávila en El traje de toda la vida
Miguel Morán en Godín es El Cid Campeador
Ricardo Moreno Castillo en La adolescencia duele
Aminie Filippi en La adolescencia duele
Miguel Angel Hidalgo Mena en Historia de un superviviente
Alfrez en Por los cojones
Paulino en Por los cojones
ROSA MARIA cuesta guerrero en La adolescencia duele
Luis Miguel en Y el presidente, ¿qué?
Oscar Redondo Callado en Tour 2019: Un espanto de recorrido
Santiago Peraza en A LA CONTRA, primer aniversario
Teddy Sagarrasantos@hotmail.com en Bienvenidos al mágico mundo de Oz