lunes, mayo 20, 2024
Google search engine
InicioDeportesBoxeoJoana Pastrana: "He aprendido a pensar encima del ring"

Joana Pastrana: «He aprendido a pensar encima del ring»

Todos los días, antes de subirse al ring, Joana Pastrana (Madrid, 1990) tiene que llegar hasta el último piso del Centro de Danza y Deporte Víctor Ullate en Alcobendas. Son varios tramos de escaleras que recuerdan a la madrileña lo que cuesta alcanzar los sueños. Ella las sube rápido, deseosa de ponerse en acción, de reencontrarse con el amor de su vida: “El boxeo fue un flechazo, no pensaba en otra cosa. Me iba a dormir pensando en él y me levantaba igual”. Allí arriba, Joana nos recibe con una sonrisa y nos sentimos afortunados, a sus rivales las recibe a derechazos. La bicampeona del mundo atiende a A LA CONTRA inmersa ya en la preparación por la defensa de su corona mundial. Será el próximo 9 de marzo, frente a la mexicana Ana Arrazola, cuando Pastrana vuelva a pelear por agrandar su leyenda.

La madrileña viene cargada con un maletín; dentro guarda su mayor tesoro. Cuando lo abre, a los pies del ring, el cinturón de campeona del mundo reluce con el brillo propio del triunfo. Pesa también más de lo esperado, aunque ella lo coja apenas sin esfuerzo: “Lo que menos cuesta es levantarlo, el esfuerzo lo has hecho antes”, nos confiesa. También cuesta creérselo, saberse campeona del mundo por dos veces: “Siempre soñaba en grande pero ni muchísimo menos pensaba en conseguirlo tan rápido y en tan poco tiempo”. Y es que su vida dio un vuelco hace apenas tres años, cansada de poner copas en un bar y aburrida del Muay Thai probó con el boxeo y en febrero de 2016 ya era boxeadora profesional: “Recuerdo que la primera vez que lo dije en casa pensaron que sería una moda pasajera», revela Joana. 

Consciente desde muy joven que hay que luchar por lo que se quiere, el boxeo encajó como un guante en su vida y descubrió en las 16 cuerdas su hábitat natural. “Siempre he sido una persona muy activa que he practicado muchos deportes, pero con el boxeo fue especial”. Reconoce que no necesitó ni el cine, ni la literatura para acercarse al ring y que tampoco en su casa o en su entorno había una afición especial al boxeo. A esos referentes, a Toro Salvaje, al Campo del Gas o a Million Dollar Baby, como la apodó algún diario, llegó después, ya con los guantes puestos. “Lo que más veo son las peleas de hombres. Últimamente veo más peleas de mujeres, sobre todo de mis rivales, pero de los que más he aprendido son de las peleas de los hombres”. El boxeo también copa las pantallas del gimnasio en las sesiones de entrenamiento y se extiende hasta el fin de semana: “Siempre hay algún combate estrella en alguna parte del mundo, hay que estar al día y esta es otra forma de aprender y mejorar”.

Fue Gay Talese quien más y mejor se adentró y describió la disciplina monacal que rodea a los boxeadores en las semanas previas a un combate. Días de soledad y rutinas de entrenamiento, donde la cabeza es el músculo que más trabaja. Joana nos cuenta la suya propia que básicamente consiste en vivir y pensar las 24 horas en boxeo, aunque su particular vía crucis llega con la alimentación, ya que “tiene que ser muy estricta y es lo que más me cuesta en cada preparación, porque al final soy más pesada que las rivales y tengo que vigilar la báscula. ¡Ya me pegaré algún que otro atracón cuando pase la pelea!”. Las rutinas tampoco se abandonan los fines de semana, por más que eso sea pelear desde las cuerdas contra la vida social: “En esos momentos tienes que obviar las salidas con los amigos, el fin de semana es sinónimo de descanso y nada debe alterar tu día a día”.

Pero todo ello se complica si la Navidad se cuela en mitad de esa preparación: “Tuve suerte de que este año las fiestas caían entre semana. El mismo día 1 de enero estaba entrenando por la tarde, también el 24 o el 25 de diciembre entrenamos. Así rebajamos los pocos excesos que nos permitimos, de hecho en casa ya saben que si como algo es porque lo puedo tomar”. Joana se explaya relatando cómo para competir en su categoría de peso mínimo (47,63kg) tiene que hacer malabarismos para perder el peso de manera equilibrada: “No se trata de dejar de comer, porque también hay que estar muy fuerte para afrontar los entrenamientos, muchas veces tienes que tirar con lo que tienes, aunque tu cuerpo te esté pidiendo más energía”.

En todo ese proceso resulta fundamental su equipo, Guantes de lobo: “Me demostraron desde el principio que son los mejores y sin ellos no voy a ningún lado, no les cambio por nada”. Joana se refiere a Álvaro Gil Casares, su mánager, y a Nicolás González, su entrenador, que además ejercen de psicólogos con la madrileña porque “se comen mis marrones, son los encargados de mantenerme alerta, con ellos paso más tiempo que con mi familia y, después de todo, ya forman parte de ella”. Al hablar de sus referentes, Joana señala precisamente a Nico, porque su entrenador hizo el viaje a la inversa y ahora ella se aprovecha de esa experiencia. “Es el caso contrario al mío, él era el más pequeño de su categoría, el de menos peso, así que me enseña las tácticas y las estrategias que utilizaban contra él, los golpes que él sufría y yo lo aplico a mis combates. Nico lo sabe transmitir muy bien y así es como evolucionamos. También le he visto boxear y es de los que más me gustan”.

Cuando Pastrana se sube al cuadrilátero no solo le cambia la cara, también el carácter: “La Joana que se sube al ring no está en ningún otro momento de mi día a día”, dice mientras explica cómo su forma de pelear tuvo un punto de inflexión cuando se rompió la mano. Fue en la única pelea que no pudo ganar (sus números son 14 victorias, 1 nulo y cero derrotas) en Augsburg (Alemania) en octubre de 2016 en su combate ante Tina Ruprecht, donde aguantó ocho de los diez asaltos con el segundo metacarpiano de su mano derecha fracturado. “A raíz de aquello mejoré. Antes no pensaba a la hora de subirme al ring, solo buscaba sacar golpes, lanzar manos, pegaba a lo loco. Ahora me caracterizo por pensar, actúo también en función del rival”.

A su competitividad pura, Pastrana ha añadido ahora una pátina de frialdad: “Eso te lo da la experiencia, los minutos de asalto encima del ring y además ahí arriba no estás sola, también es importante saber escuchar a tu equipo, las indicaciones que te dan en ese momento de estrés, cuando todos gritan y tú estás ahí intentado aplicar lo que ellos están viendo desde fuera”. La bicampeona del mundo identifica en las rivales errores propios: “Son ellas las que ahora pegan a lo loco, mientras yo leo sus movimientos”. Y se machaca buscando la distancia perfecta, el número áureo de la dulce ciencia: “Siempre un poquito más lejos de lo que la rival se cree, que piense que me va a alcanzar y que nunca lo haga. Por mi envergadura tengo la ventaja de que siempre las alcanzo yo a ellas. Al principio de mi carrera yo no sabía coger esa distancia y me llevaba una gran cantidad de golpes, porque me metía en su territorio. Ahora es donde mejor me muevo”.

Una de las mujeres más destacadas del deporte español en el recién terminado 2018 reconoce que ha sido un año muy femenino, cargado de reivindicaciones sociales que han tenido a la mujer como protagonista. El empoderamiento de la mujer también es conseguir que los éxitos femeninos sean tratados igual que los masculinos y la noticia no sea el género del campeón, sino el logro conseguido. En esa lucha Joana también se siente muy cómoda: “Abres cualquier periódico y te encuentras noticias de una mujer española campeona del mundo en algo. Me siento muy orgullosa de ser una de las personas que ha puesto un granito de arena en el deporte español y en ningún caso es una carga para mí, para nada, saco pecho y digo ‘Yo estoy entre ellas”.

Al 2019 le pide que las mujeres sigan saliendo en primera plana por sus logros. Ella, por su parte, intentará retener ese cinturón que se ha convertido ya en su compañero inseparable. Pastrana no quiere perder su maletín y eso supone conquistar el mundo por tercera vez. La cita es el próximo 9 de marzo, frente a la mexicana Ana ‘La Bronca’ Arrazola, en la Ciudad Deportiva Navafría de Moralzarzal (Madrid). Buen momento para comprobar por qué Talese disfruta tanto escribiendo de boxeo, “es drama, es teatro, pero sobre todo es verdad”. Joana pondrá la suya en juego para seguir haciendo historia.

Artículo anterior
Artículo siguiente
RELATED ARTICLES

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -
Google search engine

Most Popular

Recent Comments

Perikorro en Con contundencia
Alberto Patiño Varela en Los antimadridistas
Xavi Verger en Vinicius saca el cañón
Perikorro en Vivos con Fati-ga
Perikorro en La del Pirata bueno
Diego en Los sufridores
Diego en Viva el rey
Juan De Dios Luna Cijanes en La posesión y los tulipanes
Perikorro en Minority Report
Dr en Las viudas
Diego en Las viudas
Perikorro en Las viudas
Perikorro en Gaspartismo Reloaded
Diego en Viva la Vuelta
Dr en Viva Irlanda
Diego en Viva Irlanda
Diego en Decíamos ayer
Diego en Paz y amor
Dr en Paz y amor
Diego en Paz y amor
Diego en Vuela Supermán
Diego en Vuela Supermán
Diego en El trampolín
Perikorro en Salvar a Barrabás
Coral en Truman
Jose Avellaneda Perez en Los ídolos
María en Calles vacías
Amiguel en El pendejo de turno
Silvia Nebreda en Palabras y lágrimas
Manitu69 en This is Atleti
Alejandro Rincón Rubio en ¿Es Jovic un mediapunta?
Diego A. en Elogio de la locura
Juan De Dios Luna Cijanes en Efectividad máxima
Alfrez en Oda al populismo
Alfrez en Oda al populismo
Diego en Oda al populismo
Manitu69 en Oda al populismo
Fiodor Dostoievski en ¿Suerte o talento?
EUGENIO JORDAN en El cisne blanco
Frank Terraces en Historia del segundo Atleti
Hassandudeim en Historia del segundo Atleti
Perikorro en Aquí un Zidanista
Hassansudeim en Fichar a Descartes
Frank Terraces en Fichar a Descartes
Michael en Nacho y la tristeza
Irene García en Entre cero y nada
Roberto Gómez González en Entre cero y nada
Hassansudeim en Primeras impresiones
Rafael Sánchez Sánchez en Correa, Oblak y feliz año nuevo
Juanma Jiménez en Sólo fútbol
Jules en Sólo fútbol
Che en Trigo limpio
Gracias Faubert en Trigo limpio
Hassansudeim en Trigo limpio
Xabier en Trigo limpio
Juan carlos en Trigo limpio
Óscar Laguna en Ansiedad
Juan De Dios Luna Cijanes en El mundo se derrumba y nosotros nos enamoramos
Joan Del Valle en El tamaño importa (y mucho)
Jose Carlos Torrenova Lozano en Mucho más importante que todo eso
Pascual Vicente Martínez Gimeno en Dos años A La Contra
Yessy arreola en El encanto de los Nicas
Julie Bello Abaunza en El encanto de los Nicas
Vicente Martin-Pozuelo Cantos en Good Bye, Lenin!
yerry en Don Cenizo
IGWT en Relatividad
Manitu69 en Hacerse viejo
Tony en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Grandes éxitos de ayer y hoy
Esuardo en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Victoria sin identidad
Frank Terraces en Bendita normalidad
Francisco en Victoria sin identidad
Julián Martín Fernández en Rodrygo hace viejo a Vinicius
J. J. Creamer en Los héroes de Bowie
Joselito en Éxito sin cimientos
Juan de Dios Luna Cijanes en Ansufatización
Juan De Dios Luna Cijanes en El ciclismo se ablanda
Frank Terraces en Desapego
Juan De Dios Luna Cijanes en Movistar no se rinde
Juan de Dios Luna Cijanes en Queremos tanto a Roglic
Frank Terraces en Hace dos meses
Juan De Dios Luna Cijanes en Nada por aquí, Neymar por allá
Juan De Dios Luna Cijanes en Hoy me he acordado de Lucho Herrera
Juan De Dios Luna Cijanes en Un colombiano en la luna
Juan De Dios Luna Cijanes en El Tour se achica ante Bernal
Juan de Dios Luna Cijanes en Bernal rompe el cielo
Juan De Dios Luna Cijanes en Bernal quiere el Tour
Eberhard Torres Calderón en Cuarenta años de La vida de Brian
Juan De Dios Luna Cijanes en Pinot quiere el Tour y Mikel Landa no se rinde
Frank Terraces en El Atlético más merengue
Juan De Dios Luna Cijanes en La suerte dispara contra Landa
Diego en El fugitivo
Diego en Sopor de France
Juan De Dios Luna Cijanes en El Talento Desperdiciado I: George Best
Juan De Dios Luna Cijanes en Friedenreich: Pelé antes de Pelé
Frank Terraces en La Feria de la Carne
Frank Terraces en El altar de Pérgamo
Juan De Dios Luna Cijanes en Ni cinco de bola
José Antonio Gutiérrez en No cambies tus sueños, cambia el mundo
Antonio Lopez Lobeto en Los doce trabajos de Hércules
Francisco Pedrajas Raya en Ramos-Florentino: Pimpinela en el Madrid
Antonio Lopez Lobeto en Mi pájaro es mejor que el tuyo
Stockton en Bon voyage
Juan De Dios Luna Cijanes en El problema del Barça es el relato
Perikorro en Tantas mareas, marean
Perikorro en No me gusta el cricket
Carmelo en La venda ya cayó
Antonio Jesús Zarza Moreno en ¿Marino o submarino?
Lorenzo Dominguez Sanchez en Gracias, Florentino
Joaquín en Camino a Vitoria
Robert Lee en El que se va, ya no es
victor martín marron en Quiten de ahí a esa loca
Martín Vallejo platero en El borde de la piscina
Diego en Gracias, Johan
jose antonio medrano en Gracias, Johan
Jorge Florido en Gracias, Johan
Javier en Gracias, Johan
Esteban en Gracias, Johan
Fran en Gracias, Johan
5contraelcalvo en Esperando a Zidane
Perikorro en Esperando a Zidane
Elaine Cristina en Casillas, el homenaje pendiente
Tomás Luis de Victoria en No, lo ponemos todo al centro
Tomás Luís de Victoria en Casillas, el homenaje pendiente
Lucas en Benzema FC
Carlos Antonio Suárez fornelino en Jugarse «nada»
Antonio Lopez Lobeto en Siete equipos para tres descensos
Víctor Raúl Valladares en El Real Madrid se queda solo
IÑAKI ASENSIO CALATAYUD en Ter Stegen, el portero de la T-10
José Ramón García en Ilusión en el nuevo White Hart Lane
JOSE ANTONIO FERNANDEZ PLAZA en Héctor del Mar, tal como éramos
Lucas en Oh, capitán
José Luis Heras en Usted tiene el faro roto
Juan J Rodriguez en Usted tiene el faro roto
Jairo Castillo en El Madrid de la triste figura
Rod en Au revoir
Cristian Galván en Motociclismo e hipocresía
Hassansudeim en La trampa perfecta
Juan De Dios Luna Cijanes en La trampa perfecta
Antonio Lopez Lobeto en Cuestión de fe
Martín Vallejo platero en Marcó Isco, ganó Zidane
Eliseo en Vuelve Zidane
Juan De Dios Luna Cijanes en La esperanza
Juan de Dios Luna Cijanes en La muerte del emperador
Maria Jose en Tropismo
María Jesús en Tropismo
Antonio Lopez Lobeto en El amor no siempre gana
SanEmeterio For Atle en Bienvenidos al espectáculo de minstrel
Elaine Cristina en El empate perfecto
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en La revancha perpetua
Antonio Lopez Lobeto en Al límite de la filosofía
Juan de Dios Luna Cijanes en La ley del mínimo esfuerzo
Antonio Lopez Lobeto en Milagro Kvitova
Carlos Leo Castellanos en Cristiano ya no va de farol
Marcos Da Silva en El tamaño importa (y mucho)
Antonio Lopez Lobeto en Promesas que todavía lo son
Gustavo Del río manzano en Quince años sin el mejor: Chava Jiménez
ROSA MARIA cuesta guerrero en A propósito de Laura
Irene García en Vidrio roto
AA - Rod en Vidrio roto
Juan Luna Cijanes en Solari y la teoría del melón
Antonio Lopez Lobeto en El valor de las palabras
Raúl Ávila en El traje de toda la vida
Miguel Morán en Godín es El Cid Campeador
Ricardo Moreno Castillo en La adolescencia duele
Aminie Filippi en La adolescencia duele
Miguel Angel Hidalgo Mena en Historia de un superviviente
Alfrez en Por los cojones
Paulino en Por los cojones
ROSA MARIA cuesta guerrero en La adolescencia duele
Luis Miguel en Y el presidente, ¿qué?
Oscar Redondo Callado en Tour 2019: Un espanto de recorrido
Santiago Peraza en A LA CONTRA, primer aniversario
Teddy Sagarrasantos@hotmail.com en Bienvenidos al mágico mundo de Oz