domingo, mayo 19, 2024
Google search engine
InicioLiga SantanderReal MadridCeballos salva a Solari

Ceballos salva a Solari

Solari era un fiambre, permitan la metáfora. Hasta los más fieles empleados son sacrificados cuando los hechos se ponen en su contra y un empate contra el Betis era una mancha difícil de limpiar, tal y como se hubiera producido. Y no estoy evaluando el juego de cada equipo, sino el cambio del minuto 80, cuando el entrenador del Real Madrid dio entrada a Brahim, ni a Isco ni a Marcelo, sino al chico que acaba de llegar y que todavía no sabe dónde están los cuartos de baño. Ignoro si Solari previó los riesgos de su decisión. En el momento de la sustitución pensé que no los había calculado en absoluto. De no ganar —imaginen en caso de derrota—, el reproche le habría aplastado. Ahora pienso que quizá, quién sabe, lo tenía todo medido. Supongamos que hubiera sido Isco quien marcara el gol de Ceballos. ¿Qué hubiera sido más doloroso para el entrenador? ¿Perder la cabeza o perder la razón? Es muy español preferir un espadazo en el vientre que envainar la espada propia. Y Solari lleva mucho tiempo en España.

Que el autor del gol de la victoria fuera Ceballos no es tan extraño. Los dioses del fútbol, divinidades crueles, adoran estas historias en las que el héroe debe pedir perdón a la que fue su grada. También es muy español eso de matar pidiendo disculpas. Y lo de quitarse de la barrera. Y lo de abandonar el palo propio.

Se entiende tan bien la alegría del Madrid como el alivio de Solari, y se comprende igual el desconsuelo del Betis, que hizo méritos para empatar después de una primera parte penosa. Y digo penosa porque todas las virtudes del equipo tienen tendencia a la melancolía en cuanto se traspasa la fina línea entre el fútbol combinativo y el juego inane, entre el arte y el pacifismo.

En esa primera mitad, el Real Madrid se encontró con el rival de sus sueños. Un equipo empeñado en jugar desde atrás, con lentas transiciones ofensivas y sin mordiente en ataque. Es verdad que la primera vez que el Betis salió jugando desde su área le dedicamos un suspiro elogioso. Qué forma de asumir riesgos, qué fidelidad al espíritu de su entrenador. Al rato comprobamos que el juego del Betis puede caer con facilidad en lo hermosamente insustancial. En cuanto se traspasa la fina línea. Entonces, el equipo parece más preocupado en morir bonito que en vivir despeinado. En esas condiciones, el Betis recuerda a los guerreros que se encontró Hernán Cortés en México. El objetivo de los indígenas no era matar conquistadores, sino atraparlos; eso sí, para extraer luego su corazón con una piedra de sílex. De tal manera que mientras unos jugaban al rescate, los otros solventaban cualquier encuentro a arcabuzazos.

El Real Madrid tenía bien estudiado a este Betis pacifista. Sabía que si adelantaba la presión provocaría errores mortales o casi, porque los verdiblancos no tienen el talento suficiente (¿quién lo tiene?) para escapar de una trampa bien tendida.

Cuando marcó Modric (12’), el partido todavía estaba por definirse. Con el gol se definió al instante. El Betis discurseaba sin decir nada y el Madrid se agazapaba a la espera de un contragolpe. Disfrutó de media docena, favorecido por el enemigo y por el sistema. Solari alineó a tres defensas centrales (Varane, Nacho, Ramos) y dejó que Carvajal y Reguilón subieran sin obligaciones defensivas. Por delante, Vinicius y Benzema corrieron a sus anchas. En una de esas contras, Fede Valverde encaró al portero bético y no tuvo mejor ocurrencia que practicar el taconazo de Guti, esta vez con fatales resultados; se la llevó un defensa silbando. No solo Solari debió resoplar cuando marcó Ceballos.

En la segunda parte cambió por completo el panorama. El Betis dejó los cuchillos de postre en el vestuario y agarró los puñales. El equipo encontró caminos por banda y el Madrid reculó por falta de aire o confianza, nunca queda demasiado claro. Por cierto, Cristo había reemplazado a Benzema, lesionado en una mano (perdónale, Camacho), y la delantera del equipo era la del Castilla.

Canales marcó dos veces: cuando metió el balón en la portería y cuando el VAR dio su veredicto. El Betis tuvo a su merced al Madrid, pero pecó de fantasioso. Fue en ese momento cuando Solari decidió que Brahim debía ser el salvador. Un apunte al respecto. Los entrenadores, como cualquier alto ejecutivo, debería tener como misión resolver problemas, no generarlos. Y Solari ha encontrado un problema que no sabíamos que existiera y de momento no ha dado con ninguna solución. Extirpado el tumor, suponiendo que Isco lo fuera, no ha mejorado el rendimiento del equipo, lo que demuestra que la malignidad del tumor es relativa. Si el sacrificio de Isco hubiera tenido un efecto evidente en los resultados podríamos aceptar la condena. Lo único evidente, sin embargo, es que el entrenador ha depreciado uno de los principales valores de la plantilla. La rumorología apunta a un grave pecado de indisciplina, quizá de falta de respeto al entrenador. Si todos los jugadores que han pasado por el Real Madrid en los últimos 20 años hubieran sido juzgados con tanta severidad, el galacticidio habría sido sonado.

Vuelvo a Ceballos. Tiró la falta con la inmensa fuerza del convencimiento propio y del miedo ajeno. Creo firmemente en la energía de 50.000 personas que mascullan al mismo tiempo: “A que nos lo marca Ceballos, a que nos lo marca el niño…”. Creo que eso llega al jugador que dispara y los disparados. Creo que el gol entró por ese ángulo. Creo que las invocaciones mueven más fácilmente los balones que los vasos.

 

 

Juanma Trueba
Juanma Trueba
Periodista, ciclista en sueños, cronista de variedades y cinéfilo (sector La La Land). Capitán del equipo para que le dejen jugar. Después de tantos años, sigue pensando que lo contrario del buenismo es el malismo. Fue subdirector del diario AS hasta que le tiraron del tren. Luego se lanzó a una aventura a la que puso por nombre A la Contra. Y en ella sigue.
RELATED ARTICLES

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -
Google search engine

Most Popular

Recent Comments

Perikorro en Con contundencia
Alberto Patiño Varela en Los antimadridistas
Xavi Verger en Vinicius saca el cañón
Perikorro en Vivos con Fati-ga
Perikorro en La del Pirata bueno
Diego en Los sufridores
Diego en Viva el rey
Juan De Dios Luna Cijanes en La posesión y los tulipanes
Perikorro en Minority Report
Dr en Las viudas
Diego en Las viudas
Perikorro en Las viudas
Perikorro en Gaspartismo Reloaded
Diego en Viva la Vuelta
Dr en Viva Irlanda
Diego en Viva Irlanda
Diego en Decíamos ayer
Diego en Paz y amor
Dr en Paz y amor
Diego en Paz y amor
Diego en Vuela Supermán
Diego en Vuela Supermán
Diego en El trampolín
Perikorro en Salvar a Barrabás
Coral en Truman
Jose Avellaneda Perez en Los ídolos
María en Calles vacías
Amiguel en El pendejo de turno
Silvia Nebreda en Palabras y lágrimas
Manitu69 en This is Atleti
Alejandro Rincón Rubio en ¿Es Jovic un mediapunta?
Diego A. en Elogio de la locura
Juan De Dios Luna Cijanes en Efectividad máxima
Alfrez en Oda al populismo
Alfrez en Oda al populismo
Diego en Oda al populismo
Manitu69 en Oda al populismo
Fiodor Dostoievski en ¿Suerte o talento?
EUGENIO JORDAN en El cisne blanco
Frank Terraces en Historia del segundo Atleti
Hassandudeim en Historia del segundo Atleti
Perikorro en Aquí un Zidanista
Hassansudeim en Fichar a Descartes
Frank Terraces en Fichar a Descartes
Michael en Nacho y la tristeza
Irene García en Entre cero y nada
Roberto Gómez González en Entre cero y nada
Hassansudeim en Primeras impresiones
Rafael Sánchez Sánchez en Correa, Oblak y feliz año nuevo
Juanma Jiménez en Sólo fútbol
Jules en Sólo fútbol
Che en Trigo limpio
Gracias Faubert en Trigo limpio
Hassansudeim en Trigo limpio
Xabier en Trigo limpio
Juan carlos en Trigo limpio
Óscar Laguna en Ansiedad
Juan De Dios Luna Cijanes en El mundo se derrumba y nosotros nos enamoramos
Joan Del Valle en El tamaño importa (y mucho)
Jose Carlos Torrenova Lozano en Mucho más importante que todo eso
Pascual Vicente Martínez Gimeno en Dos años A La Contra
Yessy arreola en El encanto de los Nicas
Julie Bello Abaunza en El encanto de los Nicas
Vicente Martin-Pozuelo Cantos en Good Bye, Lenin!
yerry en Don Cenizo
IGWT en Relatividad
Manitu69 en Hacerse viejo
Tony en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Grandes éxitos de ayer y hoy
Esuardo en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Victoria sin identidad
Frank Terraces en Bendita normalidad
Francisco en Victoria sin identidad
Julián Martín Fernández en Rodrygo hace viejo a Vinicius
J. J. Creamer en Los héroes de Bowie
Joselito en Éxito sin cimientos
Juan de Dios Luna Cijanes en Ansufatización
Juan De Dios Luna Cijanes en El ciclismo se ablanda
Frank Terraces en Desapego
Juan De Dios Luna Cijanes en Movistar no se rinde
Juan de Dios Luna Cijanes en Queremos tanto a Roglic
Frank Terraces en Hace dos meses
Juan De Dios Luna Cijanes en Nada por aquí, Neymar por allá
Juan De Dios Luna Cijanes en Hoy me he acordado de Lucho Herrera
Juan De Dios Luna Cijanes en Un colombiano en la luna
Juan De Dios Luna Cijanes en El Tour se achica ante Bernal
Juan de Dios Luna Cijanes en Bernal rompe el cielo
Juan De Dios Luna Cijanes en Bernal quiere el Tour
Eberhard Torres Calderón en Cuarenta años de La vida de Brian
Juan De Dios Luna Cijanes en Pinot quiere el Tour y Mikel Landa no se rinde
Frank Terraces en El Atlético más merengue
Juan De Dios Luna Cijanes en La suerte dispara contra Landa
Diego en El fugitivo
Diego en Sopor de France
Juan De Dios Luna Cijanes en El Talento Desperdiciado I: George Best
Juan De Dios Luna Cijanes en Friedenreich: Pelé antes de Pelé
Frank Terraces en La Feria de la Carne
Frank Terraces en El altar de Pérgamo
Juan De Dios Luna Cijanes en Ni cinco de bola
José Antonio Gutiérrez en No cambies tus sueños, cambia el mundo
Antonio Lopez Lobeto en Los doce trabajos de Hércules
Francisco Pedrajas Raya en Ramos-Florentino: Pimpinela en el Madrid
Antonio Lopez Lobeto en Mi pájaro es mejor que el tuyo
Stockton en Bon voyage
Juan De Dios Luna Cijanes en El problema del Barça es el relato
Perikorro en Tantas mareas, marean
Perikorro en No me gusta el cricket
Carmelo en La venda ya cayó
Antonio Jesús Zarza Moreno en ¿Marino o submarino?
Lorenzo Dominguez Sanchez en Gracias, Florentino
Joaquín en Camino a Vitoria
Robert Lee en El que se va, ya no es
victor martín marron en Quiten de ahí a esa loca
Martín Vallejo platero en El borde de la piscina
Diego en Gracias, Johan
jose antonio medrano en Gracias, Johan
Jorge Florido en Gracias, Johan
Javier en Gracias, Johan
Esteban en Gracias, Johan
Fran en Gracias, Johan
5contraelcalvo en Esperando a Zidane
Perikorro en Esperando a Zidane
Elaine Cristina en Casillas, el homenaje pendiente
Tomás Luis de Victoria en No, lo ponemos todo al centro
Tomás Luís de Victoria en Casillas, el homenaje pendiente
Lucas en Benzema FC
Carlos Antonio Suárez fornelino en Jugarse «nada»
Antonio Lopez Lobeto en Siete equipos para tres descensos
Víctor Raúl Valladares en El Real Madrid se queda solo
IÑAKI ASENSIO CALATAYUD en Ter Stegen, el portero de la T-10
José Ramón García en Ilusión en el nuevo White Hart Lane
JOSE ANTONIO FERNANDEZ PLAZA en Héctor del Mar, tal como éramos
Lucas en Oh, capitán
José Luis Heras en Usted tiene el faro roto
Juan J Rodriguez en Usted tiene el faro roto
Jairo Castillo en El Madrid de la triste figura
Rod en Au revoir
Cristian Galván en Motociclismo e hipocresía
Hassansudeim en La trampa perfecta
Juan De Dios Luna Cijanes en La trampa perfecta
Antonio Lopez Lobeto en Cuestión de fe
Martín Vallejo platero en Marcó Isco, ganó Zidane
Eliseo en Vuelve Zidane
Juan De Dios Luna Cijanes en La esperanza
Juan de Dios Luna Cijanes en La muerte del emperador
Maria Jose en Tropismo
María Jesús en Tropismo
Antonio Lopez Lobeto en El amor no siempre gana
SanEmeterio For Atle en Bienvenidos al espectáculo de minstrel
Elaine Cristina en El empate perfecto
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en La revancha perpetua
Antonio Lopez Lobeto en Al límite de la filosofía
Juan de Dios Luna Cijanes en La ley del mínimo esfuerzo
Antonio Lopez Lobeto en Milagro Kvitova
Carlos Leo Castellanos en Cristiano ya no va de farol
Marcos Da Silva en El tamaño importa (y mucho)
Antonio Lopez Lobeto en Promesas que todavía lo son
Gustavo Del río manzano en Quince años sin el mejor: Chava Jiménez
ROSA MARIA cuesta guerrero en A propósito de Laura
Irene García en Vidrio roto
AA - Rod en Vidrio roto
Juan Luna Cijanes en Solari y la teoría del melón
Antonio Lopez Lobeto en El valor de las palabras
Raúl Ávila en El traje de toda la vida
Miguel Morán en Godín es El Cid Campeador
Ricardo Moreno Castillo en La adolescencia duele
Aminie Filippi en La adolescencia duele
Miguel Angel Hidalgo Mena en Historia de un superviviente
Alfrez en Por los cojones
Paulino en Por los cojones
ROSA MARIA cuesta guerrero en La adolescencia duele
Luis Miguel en Y el presidente, ¿qué?
Oscar Redondo Callado en Tour 2019: Un espanto de recorrido
Santiago Peraza en A LA CONTRA, primer aniversario
Teddy Sagarrasantos@hotmail.com en Bienvenidos al mágico mundo de Oz