martes, mayo 21, 2024
Google search engine

Entre dos tierras

Álex de Miñaur Román tiene tatuado el número 109 en el pecho, concretamente en el pectoral izquierdo, sobre el corazón. Dicha cifra y el lugar donde pace tienen un porqué. De Miñaur fue el tenista número 109 en defender los colores verde y oro de la bandera de Australia en la Copa Davis (debutó en enero de 2018 contra Alemania); sin embargo, el nombre del rival de Rafael Nadal en la tercera ronda del Open de Australia tiene más acento español que australiano. Posee la doble nacionalidad: nació en Australia y sus 19 años de vida se resumen en continuas idas y venidas entre su país de origen y España. Se formó en Alicante, se marchó a Sydney y volvió a España. Perderse con su historia es fácil, así que mejor empezar por el principio.

Su madre Esther es de Alicante, su padre Pancho de Uruguay y Álex, que tiene tres hermanos pequeños, nació el 17 de febrero de 1999 en las Antípodas, literalmente, en las islas oceánicas. Sus padres regentaban en Sydney un restaurante italiano de nombre Giovanni’s cuyo contrato de alquiler terminó y no renovaron. Se volvieron para España, donde decidieron abrir un lavado de coches a mano, típico australiano, y que todavía no había llegado a nuestras fronteras. Así que cuando De Miñaur tenía cinco años se mudó por primera vez.

En junio de 2004, al poco tiempo de empezar aquel negocio, recibieron una llamada desde Australia que les advirtió de que, finalmente, se había prorrogado la licencia del restaurante. Su padre se marchó, pero Álex se quedó con su madre en Alicante. Ya había empezado a jugar al tenis. Comenzó en varios clubes, como el Club Atlético Montemar, hasta que su actual entrenador Aldofo Gutierrez inauguró el Club Deportivo 40-15. Allí se fue con él.

Con la crisis inmobiliaria que estalló en 2008 el lavadero de coches dejó de ser rentable y la prometedora carrera como tenista de Álex corrió peligro porque sus padres no disponían del dinero suficiente para costearla. Su entrenador, hermano del también tenista Sergio Gutiérrez, lo entrenó prácticamente gratis, en trato de favor. Con 12 años, De Miñaur ya era un potencial número uno, el mejor de su edad en España. De tal modo que, sin financiación, su futuro como tenista estaba en entredicho.

A partir de ese momento, surgió el turno de ruegos y plegarias a la Real Federación Española de Tenis (RFET) para que lo ayudaran económicamente. La respuesta fue no, decisión que acabaron por lamentar. Años más tarde, desde el ente federativo se excusaron de la siguiente manera: «La RFET no ayuda a niños de 12 años y nunca lo ha hecho. No las tuvieron Nadal ni Ferrero a esa edad. En todo caso son las territoriales las que pueden ayudar en algo». La valenciana tampoco puso de su parte.

“No sé cómo ocurrió, pero ocurrió”, escribió su madre Esther en una carta publicada el año pasado. En 2011, el extenista Todd Woodbridge, especialista en dobles (ganó los cuatro Grand Slam varias veces, la Copa Davis y la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Atlanta 1996), se enteró de la situación que atravesaba De Miñaur. Lo invitó a asistir a Roland Garros para pelotear con él y hablar. El joven jugador tenía unas necesidades que satisfacer y Woodbridge, de la federación australiana de tenis, le propuso una oferta irrechazable: cubrirle todos los gastos (entrenamientos, entrenadores, viajes, etc.). Álex hizo las maletas y se marchó a Sydney, pero con su madre y su entrenador Alfonso. Regresaba a España cada verano (ahora se ha asentado, parece que definitivamente, en Alicante). La RFET intentó rectificar, pero ya era demasiado tarde. Su presidente Miguel Díaz y Antonio Cascales, vicepresidente, se reunieron varias veces con Esther para intentar convencer a su hijo para que jugase por España, pero fueron esfuerzos en vano. Australia le había dado la oportunidad que merecía. Ahora mantiene una estrecha relación con el capitán del equipo australiano y exnúmero uno Lleyton Hewitt desde que se conocieron durante una edición de Wimbledon junior.

Hewitt es el consejero del primer jugador de su generación, los nacidos en 1999, en ganar un torneo ATP (250). Ocurrió, precisamente, en Sydney, donde consiguió su primera victoria como profesional (ante Benoit Paire en 2017) y perdió la final el año pasado siendo derrotado por Daniil Medvédev. El 12 de enero, hace apenas cinco días, levantó el título tras haber ganado al experimentado italiano Adreas Seppi (7-5 y 7-6). «Es increíble lo que ha ocurrido, no pensaba que fuera capaz. No saben todo lo que significa para mí hacerlo ante ustedes, en mi casa», dijo al terminar. Hasta ahora, el de Sydney es su torneo fetiche.

Demon (demonio, en español), pues es así como lo llaman en su país natal, debutó en un torneo ATP en 2017, en Brisbane. No obstante, el año de su consolidación en la élite tenista (top 100) fue el 2018. El año pasado, ganó su primer título Challenger en Nottingham. También disputó otra final, aparte de la ya mencionada en Sydney, en Washington, a cinco sets frente al teórico sucesor de Federer, Nadal y Djockovic: Zverev. Con apenas 19 años, ha pasado de ser el número 208 del mundo al 31 (ahora ocupa el 29º lugar). De Miñaur es un caso atípico dentro del circuito profesional, ya que los jugadores cada vez maduran más tarde. Sus allegados dicen de él que es un tenista atrevido, ambicioso, que cree que puede ganar a todo el mundo. “Su mentalidad es latina. Tiene la capacidad de sacrificio española”, resume su entrenador.

De Miñaur no es el mismo tenista de hace dos años, cuando jugó su primer Open de Australia (derrotó a Gerald Melzer y perdió contra Sam Querrey). Ni siquiera es el mismo jugador al que se enfrentó Rafa Nadal hace unos meses en la pista central de Wimbledon por primera vez (1-6, 2-6 y 4-6). Entonces, se dijeron “hola” y “adiós”. Álex era el número 80 del mundo y el mallorquín el primero de ranking. «Le deseo todo lo mejor para el futuro. Es muy joven y tiene todo el talento para hacer una gran carrera. De hecho, es casi español», declaró medio año después el vencedor del Open de Australia en 2009 tras enterarse de que sería su rival el viernes (9.00 hora peninsular).

Con Nadal, aparte de profesión, comparte su gusto por el fútbol y su pasión por el Real Madrid. Aunque Roger Federer es su referente. Tampoco es zurdo, sino diestro, como su maestro. Ni siquiera defienden los mismos colores. «Mi madre es española y paso mucho tiempo allí, pero nací en Australia y siempre me he sentido australiano. He crecido aquí y recuerdo de pequeño ver la Davis y querer ser parte de eso. Creo que no hay nada mejor que representar la bandera verde y oro«, comentó en De Miñaur en una ocasión. Casi español, pero, al fin y al cabo, australiano. Tras derrotar a Pedro Sousa y Henri Laaksonen, podría ser profeta en su tierra.

Marcos Martín Reboredo
Marcos Martín Reboredo
Periodista vigués. No trabaja en el Daily Planet, ha estado en el decano de la prensa nacional y ahora va A la Contra, buscando siempre la mejor opción. Colabora con Radio Marca. Su debilidad no es la kryptonita, sino la Cultura y el Deporte, pero en el buen sentido. No vive en Smallville. Su nombre no es Clark Kent, tampoco es Superman, solo es periodista.
RELATED ARTICLES

2 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -
Google search engine

Most Popular

Recent Comments

Perikorro en Con contundencia
Alberto Patiño Varela en Los antimadridistas
Xavi Verger en Vinicius saca el cañón
Perikorro en Vivos con Fati-ga
Perikorro en La del Pirata bueno
Diego en Los sufridores
Diego en Viva el rey
Juan De Dios Luna Cijanes en La posesión y los tulipanes
Perikorro en Minority Report
Dr en Las viudas
Diego en Las viudas
Perikorro en Las viudas
Perikorro en Gaspartismo Reloaded
Diego en Viva la Vuelta
Dr en Viva Irlanda
Diego en Viva Irlanda
Diego en Decíamos ayer
Diego en Paz y amor
Dr en Paz y amor
Diego en Paz y amor
Diego en Vuela Supermán
Diego en Vuela Supermán
Diego en El trampolín
Perikorro en Salvar a Barrabás
Coral en Truman
Jose Avellaneda Perez en Los ídolos
María en Calles vacías
Amiguel en El pendejo de turno
Silvia Nebreda en Palabras y lágrimas
Manitu69 en This is Atleti
Alejandro Rincón Rubio en ¿Es Jovic un mediapunta?
Diego A. en Elogio de la locura
Juan De Dios Luna Cijanes en Efectividad máxima
Alfrez en Oda al populismo
Alfrez en Oda al populismo
Diego en Oda al populismo
Manitu69 en Oda al populismo
Fiodor Dostoievski en ¿Suerte o talento?
EUGENIO JORDAN en El cisne blanco
Frank Terraces en Historia del segundo Atleti
Hassandudeim en Historia del segundo Atleti
Perikorro en Aquí un Zidanista
Hassansudeim en Fichar a Descartes
Frank Terraces en Fichar a Descartes
Michael en Nacho y la tristeza
Irene García en Entre cero y nada
Roberto Gómez González en Entre cero y nada
Hassansudeim en Primeras impresiones
Rafael Sánchez Sánchez en Correa, Oblak y feliz año nuevo
Juanma Jiménez en Sólo fútbol
Jules en Sólo fútbol
Che en Trigo limpio
Gracias Faubert en Trigo limpio
Hassansudeim en Trigo limpio
Xabier en Trigo limpio
Juan carlos en Trigo limpio
Óscar Laguna en Ansiedad
Juan De Dios Luna Cijanes en El mundo se derrumba y nosotros nos enamoramos
Joan Del Valle en El tamaño importa (y mucho)
Jose Carlos Torrenova Lozano en Mucho más importante que todo eso
Pascual Vicente Martínez Gimeno en Dos años A La Contra
Yessy arreola en El encanto de los Nicas
Julie Bello Abaunza en El encanto de los Nicas
Vicente Martin-Pozuelo Cantos en Good Bye, Lenin!
yerry en Don Cenizo
IGWT en Relatividad
Manitu69 en Hacerse viejo
Tony en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Grandes éxitos de ayer y hoy
Esuardo en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Victoria sin identidad
Frank Terraces en Bendita normalidad
Francisco en Victoria sin identidad
Julián Martín Fernández en Rodrygo hace viejo a Vinicius
J. J. Creamer en Los héroes de Bowie
Joselito en Éxito sin cimientos
Juan de Dios Luna Cijanes en Ansufatización
Juan De Dios Luna Cijanes en El ciclismo se ablanda
Frank Terraces en Desapego
Juan De Dios Luna Cijanes en Movistar no se rinde
Juan de Dios Luna Cijanes en Queremos tanto a Roglic
Frank Terraces en Hace dos meses
Juan De Dios Luna Cijanes en Nada por aquí, Neymar por allá
Juan De Dios Luna Cijanes en Hoy me he acordado de Lucho Herrera
Juan De Dios Luna Cijanes en Un colombiano en la luna
Juan De Dios Luna Cijanes en El Tour se achica ante Bernal
Juan de Dios Luna Cijanes en Bernal rompe el cielo
Juan De Dios Luna Cijanes en Bernal quiere el Tour
Eberhard Torres Calderón en Cuarenta años de La vida de Brian
Juan De Dios Luna Cijanes en Pinot quiere el Tour y Mikel Landa no se rinde
Frank Terraces en El Atlético más merengue
Juan De Dios Luna Cijanes en La suerte dispara contra Landa
Diego en El fugitivo
Diego en Sopor de France
Juan De Dios Luna Cijanes en El Talento Desperdiciado I: George Best
Juan De Dios Luna Cijanes en Friedenreich: Pelé antes de Pelé
Frank Terraces en La Feria de la Carne
Frank Terraces en El altar de Pérgamo
Juan De Dios Luna Cijanes en Ni cinco de bola
José Antonio Gutiérrez en No cambies tus sueños, cambia el mundo
Antonio Lopez Lobeto en Los doce trabajos de Hércules
Francisco Pedrajas Raya en Ramos-Florentino: Pimpinela en el Madrid
Antonio Lopez Lobeto en Mi pájaro es mejor que el tuyo
Stockton en Bon voyage
Juan De Dios Luna Cijanes en El problema del Barça es el relato
Perikorro en Tantas mareas, marean
Perikorro en No me gusta el cricket
Carmelo en La venda ya cayó
Antonio Jesús Zarza Moreno en ¿Marino o submarino?
Lorenzo Dominguez Sanchez en Gracias, Florentino
Joaquín en Camino a Vitoria
Robert Lee en El que se va, ya no es
victor martín marron en Quiten de ahí a esa loca
Martín Vallejo platero en El borde de la piscina
Diego en Gracias, Johan
jose antonio medrano en Gracias, Johan
Jorge Florido en Gracias, Johan
Javier en Gracias, Johan
Esteban en Gracias, Johan
Fran en Gracias, Johan
5contraelcalvo en Esperando a Zidane
Perikorro en Esperando a Zidane
Elaine Cristina en Casillas, el homenaje pendiente
Tomás Luis de Victoria en No, lo ponemos todo al centro
Tomás Luís de Victoria en Casillas, el homenaje pendiente
Lucas en Benzema FC
Carlos Antonio Suárez fornelino en Jugarse «nada»
Antonio Lopez Lobeto en Siete equipos para tres descensos
Víctor Raúl Valladares en El Real Madrid se queda solo
IÑAKI ASENSIO CALATAYUD en Ter Stegen, el portero de la T-10
José Ramón García en Ilusión en el nuevo White Hart Lane
JOSE ANTONIO FERNANDEZ PLAZA en Héctor del Mar, tal como éramos
Lucas en Oh, capitán
José Luis Heras en Usted tiene el faro roto
Juan J Rodriguez en Usted tiene el faro roto
Jairo Castillo en El Madrid de la triste figura
Rod en Au revoir
Cristian Galván en Motociclismo e hipocresía
Hassansudeim en La trampa perfecta
Juan De Dios Luna Cijanes en La trampa perfecta
Antonio Lopez Lobeto en Cuestión de fe
Martín Vallejo platero en Marcó Isco, ganó Zidane
Eliseo en Vuelve Zidane
Juan De Dios Luna Cijanes en La esperanza
Juan de Dios Luna Cijanes en La muerte del emperador
Maria Jose en Tropismo
María Jesús en Tropismo
Antonio Lopez Lobeto en El amor no siempre gana
SanEmeterio For Atle en Bienvenidos al espectáculo de minstrel
Elaine Cristina en El empate perfecto
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en La revancha perpetua
Antonio Lopez Lobeto en Al límite de la filosofía
Juan de Dios Luna Cijanes en La ley del mínimo esfuerzo
Antonio Lopez Lobeto en Milagro Kvitova
Carlos Leo Castellanos en Cristiano ya no va de farol
Marcos Da Silva en El tamaño importa (y mucho)
Antonio Lopez Lobeto en Promesas que todavía lo son
Gustavo Del río manzano en Quince años sin el mejor: Chava Jiménez
ROSA MARIA cuesta guerrero en A propósito de Laura
Irene García en Vidrio roto
AA - Rod en Vidrio roto
Juan Luna Cijanes en Solari y la teoría del melón
Antonio Lopez Lobeto en El valor de las palabras
Raúl Ávila en El traje de toda la vida
Miguel Morán en Godín es El Cid Campeador
Ricardo Moreno Castillo en La adolescencia duele
Aminie Filippi en La adolescencia duele
Miguel Angel Hidalgo Mena en Historia de un superviviente
Alfrez en Por los cojones
Paulino en Por los cojones
ROSA MARIA cuesta guerrero en La adolescencia duele
Luis Miguel en Y el presidente, ¿qué?
Oscar Redondo Callado en Tour 2019: Un espanto de recorrido
Santiago Peraza en A LA CONTRA, primer aniversario
Teddy Sagarrasantos@hotmail.com en Bienvenidos al mágico mundo de Oz