lunes, mayo 20, 2024
Google search engine
InicioCulturaPeriodismo30 años a tu lado: Michael Robinson

30 años a tu lado: Michael Robinson

A mí me gustaba más Sammy Lee. Pero hoy, treinta años después, casi nadie se acuerda de Sammy Lee y todavía se sigue hablando de Michael Robinson, que era como una película del Oeste en el césped. Un tipo con la carrocería de un Mercedes. Un futbolista que, sin embargo, nunca tuvo el mando de la televisión: todo lo contrario que Sammy Lee, diminuto y vehemente cada vez que cogía la pelota en medio campo. Michael Robinson, por el contrario, plantaba cara al cielo. Cuando el balón viajaba por los aires todavía existían posibilidades de que le tocase la lotería. No importaba que sus rodillas ya fuesen como dos reliquias, erosionadas por tantas cicatrices. Pero aún así hubo goles clave para Robinson en aquel Osasuna, digno de una película de Ken Loach. Porque entonces El Sadar era un monumento al fútbol sindical. Un estadio realista en el que el balón no se andaba por rodeos. Tenía los años que tenían Bustingorri, Rípodas o Pizo Gómez. Gente que aún nos escandaliza a los tipos de mi generación. No nos acordamos de ellos por su talento, sino por su facilidad para cambiar de sitio los árboles o por su capacidad para proteger a su amo frente a las grandes potencias.

Todo eso era Osasuna y El Sadar en aquella época en la que Michael Robinson y Sammy Lee nos demostraron que no existen los polos opuestos en el fútbol. Robinson era un mal futbolista con los pies que, sin embargo, era un buen futbolista. Sammy Lee era un tipo tan pequeño que cabía en un estuche y que, sin embargo, imponía sus condiciones en medio campo como si se tratase de la Reina de Inglaterra. Robinson pedía la cuenta en el área. Lee hacía la compra en el supermercado. Aquellos pocos años que estuvieron en Osasuna se convirtieron en un Plan de Pensiones que hoy, 30 años después, aún sigue siendo un buen regalo de Navidad. No por el buen gusto, sino por la vida que mostraban, porque, al final, la vida sigue siendo nuestra arma favorita para contar historias. Una manera de explicar a esos dos tipos tan distintos hasta en su manera de envejecer o de regresar a la vida civil una vez que acabaron en el fútbol.

Cromo Michael Robinson.

Sammy Lee volvió a Inglaterra y por aquí ya casi nunca se supo de él. Michael Robinson, sin embargo, se quedó y, por encima de un ex futbolista, descubrimos un personaje. Un tipo con capacidad para sacar brillo de la palabra y para hacer brillar al periodismo en estos treinta años en los que no ha falsificado el buen humor. Es más, nos ha demostrado que no hay manera de identificar el futuro. Él vino a España solo para unos meses para ajustar cuentas en aquel Osasuna de Zabalza como si fuese a realizar la auditoría de una tienda de ultramarinos. Sin embargo, 30 años después, todavía sigue aquí en contra del pronóstico que hicimos la primera vez que le vimos en el césped con la camiseta de Osasuna. La descripción parecía la de una residencia de ancianos. Corría a duras penas. A veces, hasta cojeaba y cada vez que pegaba un salto temblaba la tierra. Pero todo eso fue como su abogado defensor: lo que, en realidad, nos hizo quererle más, encajar en su perfil, acompañarle hasta el minuto 90.

A Sammy Lee también le quisimos. Pero era distinto. No sólo físicamente. También en su manera de ser. La prueba es el resto de su vida como segundo entrenador, alejado de las cámaras. Quizá porque nadie puede ir en contra de su vocación. Y Sammy Lee no era Michael Robinson, el hombre que hoy, invadido por un cáncer, está entre la espada y la pared. Y eso nos hace daño porque tenemos tanto que agradecerle que no hacerlo sería como saltarnos los semáforos en rojo. Y eso no se hace porque no nacimos para hacerlo. Hay biografías que son como estatuas, unas por falta de información como la de Sammy Lee y otras por la excesiva información con la que, pese a todo, no se puede discutir. Y Robinson no sólo fue un futbolista que supo sobrevivir. También es un hombre que ha sabido mantener la calidad del periodismo en estos tiempos tan difíciles. Un hombre que nos ha demostrado que todas las historias humanas son importantes y que, si él aguantó con esas rodillas en Osasuna, está claro que el cáncer ha elegido un mal aparcamiento. No será Michael Robinson un hombre fácil de batir. Todavía le quedan cosas que hacer y esa es la mejor asesoría jurídica que uno conoce frente a la adversidad.

RELATED ARTICLES

3 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -
Google search engine

Most Popular

Recent Comments

Perikorro en Con contundencia
Alberto Patiño Varela en Los antimadridistas
Xavi Verger en Vinicius saca el cañón
Perikorro en Vivos con Fati-ga
Perikorro en La del Pirata bueno
Diego en Los sufridores
Diego en Viva el rey
Juan De Dios Luna Cijanes en La posesión y los tulipanes
Perikorro en Minority Report
Dr en Las viudas
Diego en Las viudas
Perikorro en Las viudas
Perikorro en Gaspartismo Reloaded
Diego en Viva la Vuelta
Dr en Viva Irlanda
Diego en Viva Irlanda
Diego en Decíamos ayer
Diego en Paz y amor
Dr en Paz y amor
Diego en Paz y amor
Diego en Vuela Supermán
Diego en Vuela Supermán
Diego en El trampolín
Perikorro en Salvar a Barrabás
Coral en Truman
Jose Avellaneda Perez en Los ídolos
María en Calles vacías
Amiguel en El pendejo de turno
Silvia Nebreda en Palabras y lágrimas
Manitu69 en This is Atleti
Alejandro Rincón Rubio en ¿Es Jovic un mediapunta?
Diego A. en Elogio de la locura
Juan De Dios Luna Cijanes en Efectividad máxima
Alfrez en Oda al populismo
Alfrez en Oda al populismo
Diego en Oda al populismo
Manitu69 en Oda al populismo
Fiodor Dostoievski en ¿Suerte o talento?
EUGENIO JORDAN en El cisne blanco
Frank Terraces en Historia del segundo Atleti
Hassandudeim en Historia del segundo Atleti
Perikorro en Aquí un Zidanista
Hassansudeim en Fichar a Descartes
Frank Terraces en Fichar a Descartes
Michael en Nacho y la tristeza
Irene García en Entre cero y nada
Roberto Gómez González en Entre cero y nada
Hassansudeim en Primeras impresiones
Rafael Sánchez Sánchez en Correa, Oblak y feliz año nuevo
Juanma Jiménez en Sólo fútbol
Jules en Sólo fútbol
Che en Trigo limpio
Gracias Faubert en Trigo limpio
Hassansudeim en Trigo limpio
Xabier en Trigo limpio
Juan carlos en Trigo limpio
Óscar Laguna en Ansiedad
Juan De Dios Luna Cijanes en El mundo se derrumba y nosotros nos enamoramos
Joan Del Valle en El tamaño importa (y mucho)
Jose Carlos Torrenova Lozano en Mucho más importante que todo eso
Pascual Vicente Martínez Gimeno en Dos años A La Contra
Yessy arreola en El encanto de los Nicas
Julie Bello Abaunza en El encanto de los Nicas
Vicente Martin-Pozuelo Cantos en Good Bye, Lenin!
yerry en Don Cenizo
IGWT en Relatividad
Manitu69 en Hacerse viejo
Tony en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Grandes éxitos de ayer y hoy
Esuardo en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Victoria sin identidad
Frank Terraces en Bendita normalidad
Francisco en Victoria sin identidad
Julián Martín Fernández en Rodrygo hace viejo a Vinicius
J. J. Creamer en Los héroes de Bowie
Joselito en Éxito sin cimientos
Juan de Dios Luna Cijanes en Ansufatización
Juan De Dios Luna Cijanes en El ciclismo se ablanda
Frank Terraces en Desapego
Juan De Dios Luna Cijanes en Movistar no se rinde
Juan de Dios Luna Cijanes en Queremos tanto a Roglic
Frank Terraces en Hace dos meses
Juan De Dios Luna Cijanes en Nada por aquí, Neymar por allá
Juan De Dios Luna Cijanes en Hoy me he acordado de Lucho Herrera
Juan De Dios Luna Cijanes en Un colombiano en la luna
Juan De Dios Luna Cijanes en El Tour se achica ante Bernal
Juan de Dios Luna Cijanes en Bernal rompe el cielo
Juan De Dios Luna Cijanes en Bernal quiere el Tour
Eberhard Torres Calderón en Cuarenta años de La vida de Brian
Juan De Dios Luna Cijanes en Pinot quiere el Tour y Mikel Landa no se rinde
Frank Terraces en El Atlético más merengue
Juan De Dios Luna Cijanes en La suerte dispara contra Landa
Diego en El fugitivo
Diego en Sopor de France
Juan De Dios Luna Cijanes en El Talento Desperdiciado I: George Best
Juan De Dios Luna Cijanes en Friedenreich: Pelé antes de Pelé
Frank Terraces en La Feria de la Carne
Frank Terraces en El altar de Pérgamo
Juan De Dios Luna Cijanes en Ni cinco de bola
José Antonio Gutiérrez en No cambies tus sueños, cambia el mundo
Antonio Lopez Lobeto en Los doce trabajos de Hércules
Francisco Pedrajas Raya en Ramos-Florentino: Pimpinela en el Madrid
Antonio Lopez Lobeto en Mi pájaro es mejor que el tuyo
Stockton en Bon voyage
Juan De Dios Luna Cijanes en El problema del Barça es el relato
Perikorro en Tantas mareas, marean
Perikorro en No me gusta el cricket
Carmelo en La venda ya cayó
Antonio Jesús Zarza Moreno en ¿Marino o submarino?
Lorenzo Dominguez Sanchez en Gracias, Florentino
Joaquín en Camino a Vitoria
Robert Lee en El que se va, ya no es
victor martín marron en Quiten de ahí a esa loca
Martín Vallejo platero en El borde de la piscina
Diego en Gracias, Johan
jose antonio medrano en Gracias, Johan
Jorge Florido en Gracias, Johan
Javier en Gracias, Johan
Esteban en Gracias, Johan
Fran en Gracias, Johan
5contraelcalvo en Esperando a Zidane
Perikorro en Esperando a Zidane
Elaine Cristina en Casillas, el homenaje pendiente
Tomás Luis de Victoria en No, lo ponemos todo al centro
Tomás Luís de Victoria en Casillas, el homenaje pendiente
Lucas en Benzema FC
Carlos Antonio Suárez fornelino en Jugarse «nada»
Antonio Lopez Lobeto en Siete equipos para tres descensos
Víctor Raúl Valladares en El Real Madrid se queda solo
IÑAKI ASENSIO CALATAYUD en Ter Stegen, el portero de la T-10
José Ramón García en Ilusión en el nuevo White Hart Lane
JOSE ANTONIO FERNANDEZ PLAZA en Héctor del Mar, tal como éramos
Lucas en Oh, capitán
José Luis Heras en Usted tiene el faro roto
Juan J Rodriguez en Usted tiene el faro roto
Jairo Castillo en El Madrid de la triste figura
Rod en Au revoir
Cristian Galván en Motociclismo e hipocresía
Hassansudeim en La trampa perfecta
Juan De Dios Luna Cijanes en La trampa perfecta
Antonio Lopez Lobeto en Cuestión de fe
Martín Vallejo platero en Marcó Isco, ganó Zidane
Eliseo en Vuelve Zidane
Juan De Dios Luna Cijanes en La esperanza
Juan de Dios Luna Cijanes en La muerte del emperador
Maria Jose en Tropismo
María Jesús en Tropismo
Antonio Lopez Lobeto en El amor no siempre gana
SanEmeterio For Atle en Bienvenidos al espectáculo de minstrel
Elaine Cristina en El empate perfecto
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en La revancha perpetua
Antonio Lopez Lobeto en Al límite de la filosofía
Juan de Dios Luna Cijanes en La ley del mínimo esfuerzo
Antonio Lopez Lobeto en Milagro Kvitova
Carlos Leo Castellanos en Cristiano ya no va de farol
Marcos Da Silva en El tamaño importa (y mucho)
Antonio Lopez Lobeto en Promesas que todavía lo son
Gustavo Del río manzano en Quince años sin el mejor: Chava Jiménez
ROSA MARIA cuesta guerrero en A propósito de Laura
Irene García en Vidrio roto
AA - Rod en Vidrio roto
Juan Luna Cijanes en Solari y la teoría del melón
Antonio Lopez Lobeto en El valor de las palabras
Raúl Ávila en El traje de toda la vida
Miguel Morán en Godín es El Cid Campeador
Ricardo Moreno Castillo en La adolescencia duele
Aminie Filippi en La adolescencia duele
Miguel Angel Hidalgo Mena en Historia de un superviviente
Alfrez en Por los cojones
Paulino en Por los cojones
ROSA MARIA cuesta guerrero en La adolescencia duele
Luis Miguel en Y el presidente, ¿qué?
Oscar Redondo Callado en Tour 2019: Un espanto de recorrido
Santiago Peraza en A LA CONTRA, primer aniversario
Teddy Sagarrasantos@hotmail.com en Bienvenidos al mágico mundo de Oz