domingo, mayo 19, 2024
Google search engine
InicioFútbolTres centrales, cuatro puntos

Tres centrales, cuatro puntos

Desde que el director deportivo Lalo Arantegui, mucho más intervencionista en lo que le debería trascender -cómo ha de jugar el primer equipo- y algo menos preciso en su principal cometido -el diseño de la plantilla- de lo que fue la temporada pasada, permitió públicamente a Alcaraz ser Lucas y plantear el sistema que considerara, el actual Real Zaragoza de los tres centrales suma cuatro puntos en dos partidos y respira -con el pulso agitado, pero respira- fuera de las posiciones de descenso a Segunda División B. Tres centrales en dos partidos y cuatro puntos de seis posibles. Sólo en las cuatro primeras jornadas se supo cabalgar en un ritmo así de saludable. Los datos son absolutos, como lo son sus matices y paradojas.

Se diría que el cambio de sistema, suplicado mes y medio hasta la afonía y la abrasión en la piel de las rodillas, ha permitido fortificarse atrás, y desde ese progreso, convertirse en un conjunto que suma puntos por aspereza. Nada que ver. El Zaragoza de los tres centrales sigue siendo igual de condescendiente atrás e insiste, en un empeño ridículo, en obviar a su mejor central. No hay una sola razón deportiva para que un equipo que se ordena con tres defensas centrales, y conserva sólo tres disponibles en plantilla, prefiera reconvertir a dos laterales si es necesario -Nieto y Delmás- antes que jugar con el mejor de los tres. Porque Álex Muñoz es, por conceptos defensivos y por su prestancia en la salida del balón, por ambas cosas, muy superior -nótese el ‘muy’- a los titulares Verdasca y a Perone. Lo ve todo el zaragocismo y lo ve hasta el periodismo de oídos más permeables. Haría bien el club en compartir que se trata de una medida extradeportiva porque, por más que quienes conocen al jugador digan que no pueden imaginar un castigo así, se hace imposible creer que su invisibilidad pueda responder a deméritos futbolísticos y porque así la desazón general por el asunto generaría hasta cierta empatía -si así lo hubiera decidido el club, aunque no se entrara en los detalles, sería por algo y en su legítimo derecho de aplicar los códigos internos está-, evitando así que las energías que deben empujar en la misma dirección se pierdan en misterios inauditos y contaminen el ambiente.

Con Álex Muñoz en la alineación y un buen refuerzo invernal en esta posición, que supliese la ausencia de Grippo por lesión de larga duración, se validaría la continuidad de esta nueva fórmula táctica. De ahí la insistencia en el caso. Si Muñoz sigue sin ser tenido en cuenta, podrían ser necesarios dos fichajes para sostener en pie un castillo defensivo que muestra, a día de hoy, demasiadas reconversiones. Y ahí se multiplican gastos y posibilidades de no acertar. Dos riesgos que pueden resultar fatales. Fatal es sinónimo de letal, porque la subsistencia del club depende en gran medida, por este orden, de no descender y de no agravar su deuda.

Se prioriza este foco porque el Zaragoza de los tres centrales de Alcaraz parece haber llegado para quedarse varias semanas, sino meses. Que al descanso contra el Mallorca ayer, yendo dos goles abajo y pidiendo el marcador una variante ofensiva, las entradas de los sobresalientes Benito y James por los insuficientes Verdasca y Zapater, respectivamente, no supusieran un cambio de dibujo, ni que tampoco lo hiciera la posterior apuesta por el decisivo Marc Gual en lugar de Lasure -Pep Biel pasó a ser carrilero zurdo y Gual, interior por izquierda…- denota la determinación y confianza del entrenador andaluz en este dibujo.

El 5-3-2 de Alcaraz ha generado un efecto colateral contradictorio: ha potenciado la capacidad goleadora del Zaragoza. ¿Cómo jugando con un defensa más no se coagula la sangría atrás y, sin embargo, sí se afila la delantera? La primera parte de esta pregunta doble hemos tratado de responderla en los párrafos anteriores. Y la segunda tiene una explicación muy lógica si le aplicamos razonamiento futbolístico a todo el fútbol que vemos. Respiren profundo y no se asusten: seguimos hablando del juego unos párrafos más.

Este sistema estrenado en Tarragona concede las bandas a los carrileros y permite a los dos delanteros gravitar permanentemente en el área y alrededores. Se llega más a línea de fondo porque los carrileros permiten que el equipo sea ancho y profundo al mismo tiempo, mientras ambos atacantes son una amenaza para los centros que reciben en cada ocasión. Ahí, fundamentalmente, se diluía y convertía en contraproducente el denostado rombo: al no contar con interiores capaces de progresar por afuera y obligar a un trayecto demasiado largo, e irresponsable si se convertía en frecuente, a los laterales, eran los delanteros quienes debían caer a banda permanentemente para corregir ese error en el diseño -del equipo y de la plantilla-, mientras sus centros o incursiones desde la posición del extremo resultaban inofensivos en la mayoría de las ocasiones.

Quizá las próximas recuperaciones de Ros y Guti, y aún más si Muñoz sigue sin contar, empujen al Zaragoza en unas semanas a volver al 4-4-2, no en rombo y sí con dos líneas paralelas, donde Benito y Aguirre fatiguen las bandas en el mediocampo y los delanteros no tengan excursiones sin futuro por la periferia.

Aquí llegamos a la otra insoportable debilidad del rombo, que se repite en el actual dibujo de tres centrales -en realidad, el movimiento táctico ha sido prescindir de la punta ofensiva del rombo e incrustar un jugador más entre los anteriores dos defensas centrales-, como es la insistencia en Eguaras de pivote único. Eguaras, desde que regresó de su lesión, acumula muchos más minutos de lo que merecen él y el equipo. Su desempeño de la temporada pasada sostiene una confianza ya excesiva. Se mantenga la consideración o no y siga jugando él u otro, con los actuales tres centrales o proponiendo un 4-4-2 sin rombo, Eguaras y el Zaragoza necesitan de un doble pivote por delante de los centrales. Sean éstos dos o tres, no importa. Urge abandonar los interiores al lado de un pivote único y doblar la posición de pivote, con un mediapunta por delante si se mantiene el 5-3-2 o con dos jugadores de banda a los lados del doble pivote y dos delanteros arriba si se regresa a la defensa de cuatro.

Disculpen la densidad del texto y de algunos anteriores. Quizá hablen más de táctica de lo debido y seguro que de lo que se acostumbra. Pero el periodismo -y el aficionado, por estímulo e inspiración- debe contribuir a reflexionar sobre lo que ve, más allá de lo que nos cuenten, y ha de comprometerse con intentos de solución, aunque vayan en contra del mensaje que se quiere institucionalizar. Desconfíen de quienes no lo hagan, de quienes dicen que no importa cómo se juegue, ni con qué sistema se haga. Será porque no entienden demasiado o porque no tendrán ningún interés por entender. Quizá sus intereses personales estén por encima de los de todos.

No hay oficio donde el cómo no importe; ni donde los requisitos mínimos que se presuponen terminen siendo lo único. Claro que el ejército exige valor pero, por mucho valor que le pongas, será más valioso si va armado con algo más que con pistolas de agua. En el fútbol es igual; por supuesto, que la intensidad, la concentración y otras virtudes mínimas se exigen y necesitan; sin ellas, no hay sistema ni propuesta táctica que se sostenga. Y, sin embargo, por mucho que las tengas, si no acomodas el equipo de acuerdo a las características de tus mejores hombres disponibles en cada ocasión, te convertirás en un equipo concentrado e intenso que no ganara casi nunca, porque el qué, por importante que sea, nunca puede reducir al cómo a las cenizas intelectuales que se pretenden.

El Zaragoza necesita de un zaragocismo reflexivo, crítico, constructivo, con criterio propio, valiente y respetuoso, cada uno consigo mismo y con el objetivo común: regresar a Primera División y acercarnos lo más posible a lo que casi siempre fuimos. El Zaragoza necesita que los zaragocistas hablemos de fútbol, de su fútbol, de cómo y con quién es mejor para ser lo mejor posible y ganar lo más posible. Porque si no lo hacemos, si no somos intensos y estamos concentrados en el papel constructivo que ocupamos y nos corresponde, quizá seamos nosotros quienes tengamos que pedir perdón a los jugadores después de cada derrota y no al revés.

Javier Hernández
Javier Hernández
Cefalópodo. Activista de imposibles renovables. Dueño, como nadador, de un diploma paralímpico único en Londres 2012. Único... porque no ganó más (50 espalda) y porque nunca nadie ha alcanzado uno igual: con 33 años y sin haber entrenado nunca antes de los treinta. Doctor Honoris Causa en México y conferenciante motivacional sin fronteras en www.delospiesalacabeza.org, regresa a la redacción deportiva tras fatigar teclados en Heraldo de Aragón y en As a principios del siglo
RELATED ARTICLES

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -
Google search engine

Most Popular

Recent Comments

Perikorro en Con contundencia
Alberto Patiño Varela en Los antimadridistas
Xavi Verger en Vinicius saca el cañón
Perikorro en Vivos con Fati-ga
Perikorro en La del Pirata bueno
Diego en Los sufridores
Diego en Viva el rey
Juan De Dios Luna Cijanes en La posesión y los tulipanes
Perikorro en Minority Report
Dr en Las viudas
Diego en Las viudas
Perikorro en Las viudas
Perikorro en Gaspartismo Reloaded
Diego en Viva la Vuelta
Dr en Viva Irlanda
Diego en Viva Irlanda
Diego en Decíamos ayer
Diego en Paz y amor
Dr en Paz y amor
Diego en Paz y amor
Diego en Vuela Supermán
Diego en Vuela Supermán
Diego en El trampolín
Perikorro en Salvar a Barrabás
Coral en Truman
Jose Avellaneda Perez en Los ídolos
María en Calles vacías
Amiguel en El pendejo de turno
Silvia Nebreda en Palabras y lágrimas
Manitu69 en This is Atleti
Alejandro Rincón Rubio en ¿Es Jovic un mediapunta?
Diego A. en Elogio de la locura
Juan De Dios Luna Cijanes en Efectividad máxima
Alfrez en Oda al populismo
Alfrez en Oda al populismo
Diego en Oda al populismo
Manitu69 en Oda al populismo
Fiodor Dostoievski en ¿Suerte o talento?
EUGENIO JORDAN en El cisne blanco
Frank Terraces en Historia del segundo Atleti
Hassandudeim en Historia del segundo Atleti
Perikorro en Aquí un Zidanista
Hassansudeim en Fichar a Descartes
Frank Terraces en Fichar a Descartes
Michael en Nacho y la tristeza
Irene García en Entre cero y nada
Roberto Gómez González en Entre cero y nada
Hassansudeim en Primeras impresiones
Rafael Sánchez Sánchez en Correa, Oblak y feliz año nuevo
Juanma Jiménez en Sólo fútbol
Jules en Sólo fútbol
Che en Trigo limpio
Gracias Faubert en Trigo limpio
Hassansudeim en Trigo limpio
Xabier en Trigo limpio
Juan carlos en Trigo limpio
Óscar Laguna en Ansiedad
Juan De Dios Luna Cijanes en El mundo se derrumba y nosotros nos enamoramos
Joan Del Valle en El tamaño importa (y mucho)
Jose Carlos Torrenova Lozano en Mucho más importante que todo eso
Pascual Vicente Martínez Gimeno en Dos años A La Contra
Yessy arreola en El encanto de los Nicas
Julie Bello Abaunza en El encanto de los Nicas
Vicente Martin-Pozuelo Cantos en Good Bye, Lenin!
yerry en Don Cenizo
IGWT en Relatividad
Manitu69 en Hacerse viejo
Tony en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Grandes éxitos de ayer y hoy
Esuardo en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Victoria sin identidad
Frank Terraces en Bendita normalidad
Francisco en Victoria sin identidad
Julián Martín Fernández en Rodrygo hace viejo a Vinicius
J. J. Creamer en Los héroes de Bowie
Joselito en Éxito sin cimientos
Juan de Dios Luna Cijanes en Ansufatización
Juan De Dios Luna Cijanes en El ciclismo se ablanda
Frank Terraces en Desapego
Juan De Dios Luna Cijanes en Movistar no se rinde
Juan de Dios Luna Cijanes en Queremos tanto a Roglic
Frank Terraces en Hace dos meses
Juan De Dios Luna Cijanes en Nada por aquí, Neymar por allá
Juan De Dios Luna Cijanes en Hoy me he acordado de Lucho Herrera
Juan De Dios Luna Cijanes en Un colombiano en la luna
Juan De Dios Luna Cijanes en El Tour se achica ante Bernal
Juan de Dios Luna Cijanes en Bernal rompe el cielo
Juan De Dios Luna Cijanes en Bernal quiere el Tour
Eberhard Torres Calderón en Cuarenta años de La vida de Brian
Juan De Dios Luna Cijanes en Pinot quiere el Tour y Mikel Landa no se rinde
Frank Terraces en El Atlético más merengue
Juan De Dios Luna Cijanes en La suerte dispara contra Landa
Diego en El fugitivo
Diego en Sopor de France
Juan De Dios Luna Cijanes en El Talento Desperdiciado I: George Best
Juan De Dios Luna Cijanes en Friedenreich: Pelé antes de Pelé
Frank Terraces en La Feria de la Carne
Frank Terraces en El altar de Pérgamo
Juan De Dios Luna Cijanes en Ni cinco de bola
José Antonio Gutiérrez en No cambies tus sueños, cambia el mundo
Antonio Lopez Lobeto en Los doce trabajos de Hércules
Francisco Pedrajas Raya en Ramos-Florentino: Pimpinela en el Madrid
Antonio Lopez Lobeto en Mi pájaro es mejor que el tuyo
Stockton en Bon voyage
Juan De Dios Luna Cijanes en El problema del Barça es el relato
Perikorro en Tantas mareas, marean
Perikorro en No me gusta el cricket
Carmelo en La venda ya cayó
Antonio Jesús Zarza Moreno en ¿Marino o submarino?
Lorenzo Dominguez Sanchez en Gracias, Florentino
Joaquín en Camino a Vitoria
Robert Lee en El que se va, ya no es
victor martín marron en Quiten de ahí a esa loca
Martín Vallejo platero en El borde de la piscina
Diego en Gracias, Johan
jose antonio medrano en Gracias, Johan
Jorge Florido en Gracias, Johan
Javier en Gracias, Johan
Esteban en Gracias, Johan
Fran en Gracias, Johan
5contraelcalvo en Esperando a Zidane
Perikorro en Esperando a Zidane
Elaine Cristina en Casillas, el homenaje pendiente
Tomás Luis de Victoria en No, lo ponemos todo al centro
Tomás Luís de Victoria en Casillas, el homenaje pendiente
Lucas en Benzema FC
Carlos Antonio Suárez fornelino en Jugarse «nada»
Antonio Lopez Lobeto en Siete equipos para tres descensos
Víctor Raúl Valladares en El Real Madrid se queda solo
IÑAKI ASENSIO CALATAYUD en Ter Stegen, el portero de la T-10
José Ramón García en Ilusión en el nuevo White Hart Lane
JOSE ANTONIO FERNANDEZ PLAZA en Héctor del Mar, tal como éramos
Lucas en Oh, capitán
José Luis Heras en Usted tiene el faro roto
Juan J Rodriguez en Usted tiene el faro roto
Jairo Castillo en El Madrid de la triste figura
Rod en Au revoir
Cristian Galván en Motociclismo e hipocresía
Hassansudeim en La trampa perfecta
Juan De Dios Luna Cijanes en La trampa perfecta
Antonio Lopez Lobeto en Cuestión de fe
Martín Vallejo platero en Marcó Isco, ganó Zidane
Eliseo en Vuelve Zidane
Juan De Dios Luna Cijanes en La esperanza
Juan de Dios Luna Cijanes en La muerte del emperador
Maria Jose en Tropismo
María Jesús en Tropismo
Antonio Lopez Lobeto en El amor no siempre gana
SanEmeterio For Atle en Bienvenidos al espectáculo de minstrel
Elaine Cristina en El empate perfecto
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en La revancha perpetua
Antonio Lopez Lobeto en Al límite de la filosofía
Juan de Dios Luna Cijanes en La ley del mínimo esfuerzo
Antonio Lopez Lobeto en Milagro Kvitova
Carlos Leo Castellanos en Cristiano ya no va de farol
Marcos Da Silva en El tamaño importa (y mucho)
Antonio Lopez Lobeto en Promesas que todavía lo son
Gustavo Del río manzano en Quince años sin el mejor: Chava Jiménez
ROSA MARIA cuesta guerrero en A propósito de Laura
Irene García en Vidrio roto
AA - Rod en Vidrio roto
Juan Luna Cijanes en Solari y la teoría del melón
Antonio Lopez Lobeto en El valor de las palabras
Raúl Ávila en El traje de toda la vida
Miguel Morán en Godín es El Cid Campeador
Ricardo Moreno Castillo en La adolescencia duele
Aminie Filippi en La adolescencia duele
Miguel Angel Hidalgo Mena en Historia de un superviviente
Alfrez en Por los cojones
Paulino en Por los cojones
ROSA MARIA cuesta guerrero en La adolescencia duele
Luis Miguel en Y el presidente, ¿qué?
Oscar Redondo Callado en Tour 2019: Un espanto de recorrido
Santiago Peraza en A LA CONTRA, primer aniversario
Teddy Sagarrasantos@hotmail.com en Bienvenidos al mágico mundo de Oz