lunes, mayo 20, 2024
Google search engine
InicioCulturaSeguiremos con nuestras vidas, Stan Lee

Seguiremos con nuestras vidas, Stan Lee

El año pasado, R’Leigha, Gabriel y todos sus compañeros de clase se pasaron el curso jugando al mismo juego en ese colegio situado al norte de Chicago y que cuenta con un alumnado formado en su mayoría por hijos de soldados de la Navy estadounidense, afroamericanos e hispanos. Cada vez que salían al recreo, el patio se convertía en Wakanda, la ficticia nación ubicada en el África Oriental y que está rodeada de Sudán, Uganda, Kenia, Somalia y Etiopía. Y, entre juegos, R’Leigha, Gabriel y los demás, todos ellos, niños y niñas, aseguraban ser T’Challa, el hijo del rey asesinado T’Chaka y actual Black Panther (Pantera Negra), el primer superhéroe de tez negra que la Marvel creó allá por 1966. Puede que la tremenda mercadotecnia de la película hollywoodiense que se iba a estrenar el 16 de febrero de 2018 y que durante meses inundó todos los espacios publicitarios posibles en Estados Unidos fuera determinante para que esos niños (caucásicos, hispanos y, por supuesto, afroamericanos) quisieran ser un superhéroe negro como Black Panther en un país que sobresale por su segregación, pero el responsable de que todos ellos (insisto, todos ellos, niños y niñas) desearan representar la figura de un superhéroe tiene un nombre y un apellido propio: Stanley Martin Lieber, más conocido como Stan Lee, la leyenda de los cómics fallecida ayer a los 95 años de edad. Entre sus creaciones, habitualmente junto con los dibujantes Jack Kirby o Steve Ditko, se encuentran Spider-Man, The Hulk, The Fantastic Four, Thor, Iron Man, Daredevil, X-Men o el citado Black Panther. Es decir, junto al tridente de la época dorada de la DC (Superman, Batman y Wonder Woman), casi todos los miembros honorables de la élite de los personajes de la historia del cómic estadounidense.

Como tengo ya más que suficiente edad para considerarme viejo, creo que puedo empezar a contar sin problemas las típicas batallas acordes a tal condición. Hace un par de viernes por la noche paseando por Guadalajara (recuerden, soy viejo y pasear es lo que hacemos los viejos), descubrí que en mi ciudad hay al menos tres tiendas especializadas en cómics. Fue una sorpresa agradable, lo reconozco. Sobre todo al compararlo con mi época adolescente. Entonces, si mi memoria no me falla, el número de tiendas especializadas en cómics era menor: cero tiendas, para ser rigurosamente exacto. Una tienda de segunda mano era nuestra mejor oportunidad para hacernos con algún cómic en propiedad, aunque, en aquellos años estertores del siglo XX, lo que de verdad nos funcionaba con puntualidad más o menos británica (dependía del dinero que se tenía ahorrado) era la venta por catálogo y las periódicas visitas a la capital del Reino, buceando por Gran Vía y sus alrededores, entre las paredes de esas casas en las que fallecía gente como Estrellita Castro. Y eso que, en realidad, Guadalajara, una ciudad que engaña siempre en su análisis superficial, era una localidad agraciada para el mundo del cómic: los fanáticos más entregados al noveno arte (o los que, como yo, siempre fuimos fanáticos mesurados, polifacéticos, fortuitos y anárquicos) tenían su propia asociación cultural (A.C.A.N.A.), editaban un fanzine (Albur) e, incluso, contaban con talleres de cómic en la Biblioteca Pública.

En cualquier caso, mi sensación, apoyada por lo que veía a mi alrededor, siempre fue que los aficionados al cómic de mi ciudad no dejaban de ser un reducto muy pequeño dentro de una gran multitud de desinterés. Por explicarlo gráficamente: aquellos niños y aquellas niñas salían al recreo y aquel patio no se convertía en el Wakanda de R’Leigha, Gabriel y compañía al norte de Chicago. Ahora es relativamente fácil que una película de superhéroes se sitúe en los primeros puestos de las producciones más taquilleras de cada año o que una serie protagonizada por cuatro científicos frikis obsesionados con los cómics consiga superar ampliamente los diez millones de media de espectadores por capítulo en Estados Unidos, pero hace apenas unos años, poco más de dos décadas o así, créanme, era imposible haberlo ni siquiera soñado. Todo cambió cuando el cine se dio cuenta por fin que hacer películas basadas en cómics era un filón que había que aprovechar y, en ese momento decisivo, de nuevo el nombre de Stan Lee aparece como uno de los máximos responsables de esa expansión del Noveno Arte al mundo del Séptimo Arte.

Ya he dicho con anterioridad que soy viejo, así que estoy inmerso en esa época de mi vida en la que puedo seguir diciendo lo que me da la gana sin tener que tratar de agradar a nadie: querer que algo sea minoritario y que no pueda estar al alcance de la mayoría es propio de las personas obtusas, pretenciosas y reaccionarias. De cuñados y puretas antes de que la gente les llamara así. Miren a su alrededor, están rodeados por la toxicidad que desprenden. Son muchos, demasiados, y hacen mucho ruido, también demasiado. Por suerte, Stan Lee no era uno de ellos. Al igual que el cine, la música o la literatura, los cómics de la Marvel, los personajes que él creó durante tantos años (yo tenía mis favoritos y todavía los tengo, por supuesto), me ayudaron a entender un mundo que muchas veces no lograba entender. Me ayudaron, también, a entenderme a mí mismo, a conocerme, a soportarme. A, simplemente, pasar algunos buenos momentos y ser feliz. Lo más sencillo en apariencia es siempre lo más complicado de conseguir. Y él lo logró. Por lo menos conmigo, aunque estoy seguro de que no soy un caso aislado y que cada día que pasa hay más personas que se sienten así. Cada día que pasa hay más R’Leigha, Gabriel y demás que sueñan con ser T’Challa.

Gracias a la inventiva en el guión de Kevin Smith, le cuenta Stan Lee haciendo de sí mismo a Brodie, el personaje interpretrado por Jason Lee en la película fetiche de mi adolescencia (Mallrats, del propio Kevin Smith), que una vez tuvo una novia que siempre se quejaba de que gastaba mucho tiempo con sus cómics y que finalmente rompieron, pero que nunca, aunque había pasado mucho tiempo, había conseguido olvidarla. Al oírlo, Brodie le pregunta a Stan Lee: “¿Qué hiciste?”. Y el legendario escritor y editor de cómics le contesta: “Seguir con mi vida. Creé algunos y especiales superhéroes nuevos. Eran personajes que reflejaban mi propio dolor y mi propio arrepentimiento”. Por ejemplo, prosigue, “The Hulk, un hombre normal un minuto y todo ira de emociones al siguiente”. Y el propio Stan Lee sentencia: “Simplemente eran iguales a mí cuando pensaba en todo a lo que había renunciado”. En todo lo que él había perdido. En todo lo que, en definitiva, nosotros perderemos con tu ausencia, Stan Lee.

Al menos nos queda su legado. Y es inmenso. En el patio de un colegio de Chicago, debajo de la casa en la que falleció Estrellita Castro o en una solitaria habitación de Guadalajara. Las cosas que te hacen pasar buenos momentos y ser feliz siempre deberían ser mainstream, no underground. Pese a los cuñados y a los puretas.

RELATED ARTICLES

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -
Google search engine

Most Popular

Recent Comments

Perikorro en Con contundencia
Alberto Patiño Varela en Los antimadridistas
Xavi Verger en Vinicius saca el cañón
Perikorro en Vivos con Fati-ga
Perikorro en La del Pirata bueno
Diego en Los sufridores
Diego en Viva el rey
Juan De Dios Luna Cijanes en La posesión y los tulipanes
Perikorro en Minority Report
Dr en Las viudas
Diego en Las viudas
Perikorro en Las viudas
Perikorro en Gaspartismo Reloaded
Diego en Viva la Vuelta
Dr en Viva Irlanda
Diego en Viva Irlanda
Diego en Decíamos ayer
Diego en Paz y amor
Dr en Paz y amor
Diego en Paz y amor
Diego en Vuela Supermán
Diego en Vuela Supermán
Diego en El trampolín
Perikorro en Salvar a Barrabás
Coral en Truman
Jose Avellaneda Perez en Los ídolos
María en Calles vacías
Amiguel en El pendejo de turno
Silvia Nebreda en Palabras y lágrimas
Manitu69 en This is Atleti
Alejandro Rincón Rubio en ¿Es Jovic un mediapunta?
Diego A. en Elogio de la locura
Juan De Dios Luna Cijanes en Efectividad máxima
Alfrez en Oda al populismo
Alfrez en Oda al populismo
Diego en Oda al populismo
Manitu69 en Oda al populismo
Fiodor Dostoievski en ¿Suerte o talento?
EUGENIO JORDAN en El cisne blanco
Frank Terraces en Historia del segundo Atleti
Hassandudeim en Historia del segundo Atleti
Perikorro en Aquí un Zidanista
Hassansudeim en Fichar a Descartes
Frank Terraces en Fichar a Descartes
Michael en Nacho y la tristeza
Irene García en Entre cero y nada
Roberto Gómez González en Entre cero y nada
Hassansudeim en Primeras impresiones
Rafael Sánchez Sánchez en Correa, Oblak y feliz año nuevo
Juanma Jiménez en Sólo fútbol
Jules en Sólo fútbol
Che en Trigo limpio
Gracias Faubert en Trigo limpio
Hassansudeim en Trigo limpio
Xabier en Trigo limpio
Juan carlos en Trigo limpio
Óscar Laguna en Ansiedad
Juan De Dios Luna Cijanes en El mundo se derrumba y nosotros nos enamoramos
Joan Del Valle en El tamaño importa (y mucho)
Jose Carlos Torrenova Lozano en Mucho más importante que todo eso
Pascual Vicente Martínez Gimeno en Dos años A La Contra
Yessy arreola en El encanto de los Nicas
Julie Bello Abaunza en El encanto de los Nicas
Vicente Martin-Pozuelo Cantos en Good Bye, Lenin!
yerry en Don Cenizo
IGWT en Relatividad
Manitu69 en Hacerse viejo
Tony en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Grandes éxitos de ayer y hoy
Esuardo en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Victoria sin identidad
Frank Terraces en Bendita normalidad
Francisco en Victoria sin identidad
Julián Martín Fernández en Rodrygo hace viejo a Vinicius
J. J. Creamer en Los héroes de Bowie
Joselito en Éxito sin cimientos
Juan de Dios Luna Cijanes en Ansufatización
Juan De Dios Luna Cijanes en El ciclismo se ablanda
Frank Terraces en Desapego
Juan De Dios Luna Cijanes en Movistar no se rinde
Juan de Dios Luna Cijanes en Queremos tanto a Roglic
Frank Terraces en Hace dos meses
Juan De Dios Luna Cijanes en Nada por aquí, Neymar por allá
Juan De Dios Luna Cijanes en Hoy me he acordado de Lucho Herrera
Juan De Dios Luna Cijanes en Un colombiano en la luna
Juan De Dios Luna Cijanes en El Tour se achica ante Bernal
Juan de Dios Luna Cijanes en Bernal rompe el cielo
Juan De Dios Luna Cijanes en Bernal quiere el Tour
Eberhard Torres Calderón en Cuarenta años de La vida de Brian
Juan De Dios Luna Cijanes en Pinot quiere el Tour y Mikel Landa no se rinde
Frank Terraces en El Atlético más merengue
Juan De Dios Luna Cijanes en La suerte dispara contra Landa
Diego en El fugitivo
Diego en Sopor de France
Juan De Dios Luna Cijanes en El Talento Desperdiciado I: George Best
Juan De Dios Luna Cijanes en Friedenreich: Pelé antes de Pelé
Frank Terraces en La Feria de la Carne
Frank Terraces en El altar de Pérgamo
Juan De Dios Luna Cijanes en Ni cinco de bola
José Antonio Gutiérrez en No cambies tus sueños, cambia el mundo
Antonio Lopez Lobeto en Los doce trabajos de Hércules
Francisco Pedrajas Raya en Ramos-Florentino: Pimpinela en el Madrid
Antonio Lopez Lobeto en Mi pájaro es mejor que el tuyo
Stockton en Bon voyage
Juan De Dios Luna Cijanes en El problema del Barça es el relato
Perikorro en Tantas mareas, marean
Perikorro en No me gusta el cricket
Carmelo en La venda ya cayó
Antonio Jesús Zarza Moreno en ¿Marino o submarino?
Lorenzo Dominguez Sanchez en Gracias, Florentino
Joaquín en Camino a Vitoria
Robert Lee en El que se va, ya no es
victor martín marron en Quiten de ahí a esa loca
Martín Vallejo platero en El borde de la piscina
Diego en Gracias, Johan
jose antonio medrano en Gracias, Johan
Jorge Florido en Gracias, Johan
Javier en Gracias, Johan
Esteban en Gracias, Johan
Fran en Gracias, Johan
5contraelcalvo en Esperando a Zidane
Perikorro en Esperando a Zidane
Elaine Cristina en Casillas, el homenaje pendiente
Tomás Luis de Victoria en No, lo ponemos todo al centro
Tomás Luís de Victoria en Casillas, el homenaje pendiente
Lucas en Benzema FC
Carlos Antonio Suárez fornelino en Jugarse «nada»
Antonio Lopez Lobeto en Siete equipos para tres descensos
Víctor Raúl Valladares en El Real Madrid se queda solo
IÑAKI ASENSIO CALATAYUD en Ter Stegen, el portero de la T-10
José Ramón García en Ilusión en el nuevo White Hart Lane
JOSE ANTONIO FERNANDEZ PLAZA en Héctor del Mar, tal como éramos
Lucas en Oh, capitán
José Luis Heras en Usted tiene el faro roto
Juan J Rodriguez en Usted tiene el faro roto
Jairo Castillo en El Madrid de la triste figura
Rod en Au revoir
Cristian Galván en Motociclismo e hipocresía
Hassansudeim en La trampa perfecta
Juan De Dios Luna Cijanes en La trampa perfecta
Antonio Lopez Lobeto en Cuestión de fe
Martín Vallejo platero en Marcó Isco, ganó Zidane
Eliseo en Vuelve Zidane
Juan De Dios Luna Cijanes en La esperanza
Juan de Dios Luna Cijanes en La muerte del emperador
Maria Jose en Tropismo
María Jesús en Tropismo
Antonio Lopez Lobeto en El amor no siempre gana
SanEmeterio For Atle en Bienvenidos al espectáculo de minstrel
Elaine Cristina en El empate perfecto
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en La revancha perpetua
Antonio Lopez Lobeto en Al límite de la filosofía
Juan de Dios Luna Cijanes en La ley del mínimo esfuerzo
Antonio Lopez Lobeto en Milagro Kvitova
Carlos Leo Castellanos en Cristiano ya no va de farol
Marcos Da Silva en El tamaño importa (y mucho)
Antonio Lopez Lobeto en Promesas que todavía lo son
Gustavo Del río manzano en Quince años sin el mejor: Chava Jiménez
ROSA MARIA cuesta guerrero en A propósito de Laura
Irene García en Vidrio roto
AA - Rod en Vidrio roto
Juan Luna Cijanes en Solari y la teoría del melón
Antonio Lopez Lobeto en El valor de las palabras
Raúl Ávila en El traje de toda la vida
Miguel Morán en Godín es El Cid Campeador
Ricardo Moreno Castillo en La adolescencia duele
Aminie Filippi en La adolescencia duele
Miguel Angel Hidalgo Mena en Historia de un superviviente
Alfrez en Por los cojones
Paulino en Por los cojones
ROSA MARIA cuesta guerrero en La adolescencia duele
Luis Miguel en Y el presidente, ¿qué?
Oscar Redondo Callado en Tour 2019: Un espanto de recorrido
Santiago Peraza en A LA CONTRA, primer aniversario
Teddy Sagarrasantos@hotmail.com en Bienvenidos al mágico mundo de Oz