sábado, mayo 18, 2024
Google search engine
InicioCulturaHistoria¿Quién eres, Jackie?

¿Quién eres, Jackie?

Primera regla del club de Jackie Kennedy: Jackie Kennedy no habla de Jackie Kennedy.

Si buscan su nombre en nuestro moderno dios Google les aparecerán más de 49 millones de resultados. Y aunque se leyeran cada una de las entradas seguirían sin saber quién era Jackie. ¿La viuda doliente? ¿La mujer superficial casada con un naviero multimillonario? ¿La culta editora de libros ilustrados? ¿La esposa resignada ante las infidelidades de sus maridos?

Porque nadie en realidad supo quién era Jackie. Poliédrica, siempre ambivalente, cultivó con mimo su aura de misterio, nunca le gustó ni el foco ni la atención mediática, dio contadas entrevistas y éstas siempre fueron realizadas por personas de su círculo de confianza (nunca polémicas, nunca aclaratorias).

Ni siquiera el paso del tiempo aclara sus enigmas. Así lo quiso ella y así lo mantiene su hija Caroline, única heredera de un legado guardado bajo siete llaves. El famoso Chanel rosa que llevaba el día que asesinaron a su marido se guarda en una habitación secreta de los Archivos Nacionales, en Maryland. Las manchas de sangre del traje se mantienen gracias a que la ropa se guarda en una caja libre de ácidos y a humedad constante. Pero no se hagan ilusiones, mitómanos. Por expreso deseo de la viuda de América el traje no se expondrá hasta 2103.

Jackie tampoco quiso que su testimonio oral tras el 22/11/63 se hiciera público mientras ella viviera. En 2011 la heredera Caroline accedió a que saliesen a la luz ocho cintas de la entrevista de su madre con Arthur Schlesinger, estrecho colaborador de JFK. Las entrevistas se hicieron a instancia de Bobby Kennedy y en ellas, aunque habla de su vida en la Casa Blanca y critica a los personajes de la época («De Gaulle era un ególatra», «Luhter King, un fraude»), no hace ni una sola mención a su vida privada con el presidente ni al asesinato de éste. Las cintas en las que habla de sus sentimientos tras el magnicidio de Dallas estarán bajo llave hasta 2051 en la Biblioteca Kennedy.

Y es que Jackie nunca contribuyó con su testimonio a su leyenda, una leyenda que fue construida por los medios desde el primer momento en el que empezó la carrera presidencial de su marido. La Prensa (y Estados Unidos al completo) se vio deslumbrada por la joven que aspiraba a habitar en la Casa Blanca. Estilísticamente eran la pareja ideal, atractivos, con clase y elegancia, salidos de los más selectos colegios y universidades de la costa este. Una Realeza en un país que nunca ha tenido monarquía.

Los medios de la época resaltaban la elegancia y el estilo de Jackie y su porte de perfecta debutante. A ella le cansaban las exigentes campañas electorales y más aún el foco mediático, que siempre y sólo resaltaba su peinado o la ropa que llevaba. Fue ese el comienzo del mito y el fin de Jacqueline Lee Bouvier.

Porque Jacqueline Lee Bouvier había sido mucho más que la imagen de esposa impecable que la Prensa imprimía. Su infancia estuvo marcada por el apego incondicional a su padre, cuyas repetidas infidelidades (véase a Freud poniéndose las botas) provocaron su divorcio. Años después fue una excelente estudiante en la Universidad para mujeres de Vassar y en 1949 consiguió una beca en la Sorbona de París. De vuelta a Estados Unidos logró, tras ganar un concurso literario, un año de prácticas en la revista Vogue. Su familia (que se arrogaba un origen aristocrático francés) le impidió que las realizara, pero aún así llegó a trabajar como periodista en el Washington Times-Herald, periódico para el que cubrió la coronación de Isabel II en Londres.

Después de ese viaje se comprometió con JFK y su carrera profesional se acabó cuando empezó su matrimonio. Jackie, que en el anuario del año de su graduación había escrito que su ambición era «no ser ama de casa», se convirtió en lo que todo el mundo esperaba de ella: la fiel acompañante de un ambicioso político, brillando, pero sin eclipsar a su partenaire.

En la Casa Blanca fue una Primera Dama atípica. Porque odiaba el nombre y el cargo y siempre intentaba pasarle sus obligaciones a la esposa de Lyndon B. Johnson, Claudia Alta Taylor. Jackie se centró en la restauración de la Casa Blanca (ella fue quien remodeló el Despacho Oval tal y como lo conocemos ahora) y en convertir al edificio en un monumento histórico. La Prensa publicaba que gastaba 30.000 dolares al año en vestuario, pero su motivación en Washington fue la de crear una moderna Camelot, como ella llamaba a la corte cultural de la que se rodeaba, con dramaturgos como Tennessee Williams o músicos como Pau Casals.

Pero Camelot acabó de forma abrupta el 22/11/63. Ese día, y los días posteriores, su mito se agrandó hasta hacerse universal. Su Chanel rosa manchado con la sangre de JFK, aquel que no se quito quitar hasta pisar Washington para que todos vieran «lo que habían hecho», su dignidad en el funeral de estado, en el que se empeñó en acompañar a pie el féretro de su marido, su afligido rostro tapado por el velo negro, sus firmes manos aferrando a sus hijos, hasta que little John se le escapó para hacer el saludo militar al ataúd de su padre… Imágenes que quedaron grabadas en el imaginario colectivo estadounidense, en una nación que ya sé estaba preguntando por qué habían matado a su presidente y en quién estaba detrás.

La viuda de América intentó después rebajar su nivel de exposición mediática, y el de sus dos hijos, llevando una discreta vida en una vivienda cercana a la Casa Blanca y rechazando cualquier intento de Lyndon B. Johnson de incluirla en su Administración.

Dos años después se trasladó a Nueva York para retomar su vida social y en 1968 otro golpe le hizo irse fuera de Estados Unidos. Robert Kennedy, su pilar desde el magnicidio, era asesinado el 6 de junio de ese año y la profunda conmoción que significó para ella precipitó su boda con el naviero Aristóteles Onassis. Ya no quería vivir en un Estados Unidos en el que «están matando a los Kennedy» y el matrimonio de interés le proporcionaba a ella seguridad económica y a él estatus y glamour internacional.

Fue entonces cuando la poliédrica Jackie dejó atrás, otra vez, su cara intelectual para vestirse con el traje de mujer superficial, dejándose llevar por una vida de lujos y desenfreno consumista que sólo paró con la muerte de Onassis en 1975. Jackie volvió entonces a Nueva York y sus últimos años fueron, aparentemente, en los que encontró más paz. Retomó su carrera profesional y fue editora de libros ilustrados hasta que murió, a causa de un linfoma, en 1994.

Su mito no perdió ni un poco de su brillantez ni durante sus últimos 19 años de discreta vida ni después de su muerte. Jackie, la viuda dolente, la mujer superficial, la joven y madura intelectual, la resignada mujer de un adúltero americano. Todas ellas son Jackie. O quizá ninguna. Porque al final, a la manera existencialista, cualquier mirada del otro es un absurdo, que no nos designa. Ni nos etiqueta. Porque ella simplemente usaba el traje que más convenía en cada ocasión. O con el que le obligaban a vestirse. Porque ella, que nunca se consideró feminista, aprendió más rápido que ninguna aquello de construirse/deconstruirse. Y no quiso dejar constancia de ninguno de sus pasos. Porque como bien dijo ella: «Quiero vivir mi vida, no grabarla».

RELATED ARTICLES

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -
Google search engine

Most Popular

Recent Comments

Perikorro en Con contundencia
Alberto Patiño Varela en Los antimadridistas
Xavi Verger en Vinicius saca el cañón
Perikorro en Vivos con Fati-ga
Perikorro en La del Pirata bueno
Diego en Los sufridores
Diego en Viva el rey
Juan De Dios Luna Cijanes en La posesión y los tulipanes
Perikorro en Minority Report
Dr en Las viudas
Diego en Las viudas
Perikorro en Las viudas
Perikorro en Gaspartismo Reloaded
Diego en Viva la Vuelta
Dr en Viva Irlanda
Diego en Viva Irlanda
Diego en Decíamos ayer
Diego en Paz y amor
Dr en Paz y amor
Diego en Paz y amor
Diego en Vuela Supermán
Diego en Vuela Supermán
Diego en El trampolín
Perikorro en Salvar a Barrabás
Coral en Truman
Jose Avellaneda Perez en Los ídolos
María en Calles vacías
Amiguel en El pendejo de turno
Silvia Nebreda en Palabras y lágrimas
Manitu69 en This is Atleti
Alejandro Rincón Rubio en ¿Es Jovic un mediapunta?
Diego A. en Elogio de la locura
Juan De Dios Luna Cijanes en Efectividad máxima
Alfrez en Oda al populismo
Alfrez en Oda al populismo
Diego en Oda al populismo
Manitu69 en Oda al populismo
Fiodor Dostoievski en ¿Suerte o talento?
EUGENIO JORDAN en El cisne blanco
Frank Terraces en Historia del segundo Atleti
Hassandudeim en Historia del segundo Atleti
Perikorro en Aquí un Zidanista
Hassansudeim en Fichar a Descartes
Frank Terraces en Fichar a Descartes
Michael en Nacho y la tristeza
Irene García en Entre cero y nada
Roberto Gómez González en Entre cero y nada
Hassansudeim en Primeras impresiones
Rafael Sánchez Sánchez en Correa, Oblak y feliz año nuevo
Juanma Jiménez en Sólo fútbol
Jules en Sólo fútbol
Che en Trigo limpio
Gracias Faubert en Trigo limpio
Hassansudeim en Trigo limpio
Xabier en Trigo limpio
Juan carlos en Trigo limpio
Óscar Laguna en Ansiedad
Juan De Dios Luna Cijanes en El mundo se derrumba y nosotros nos enamoramos
Joan Del Valle en El tamaño importa (y mucho)
Jose Carlos Torrenova Lozano en Mucho más importante que todo eso
Pascual Vicente Martínez Gimeno en Dos años A La Contra
Yessy arreola en El encanto de los Nicas
Julie Bello Abaunza en El encanto de los Nicas
Vicente Martin-Pozuelo Cantos en Good Bye, Lenin!
yerry en Don Cenizo
IGWT en Relatividad
Manitu69 en Hacerse viejo
Tony en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Grandes éxitos de ayer y hoy
Esuardo en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Victoria sin identidad
Frank Terraces en Bendita normalidad
Francisco en Victoria sin identidad
Julián Martín Fernández en Rodrygo hace viejo a Vinicius
J. J. Creamer en Los héroes de Bowie
Joselito en Éxito sin cimientos
Juan de Dios Luna Cijanes en Ansufatización
Juan De Dios Luna Cijanes en El ciclismo se ablanda
Frank Terraces en Desapego
Juan De Dios Luna Cijanes en Movistar no se rinde
Juan de Dios Luna Cijanes en Queremos tanto a Roglic
Frank Terraces en Hace dos meses
Juan De Dios Luna Cijanes en Nada por aquí, Neymar por allá
Juan De Dios Luna Cijanes en Hoy me he acordado de Lucho Herrera
Juan De Dios Luna Cijanes en Un colombiano en la luna
Juan De Dios Luna Cijanes en El Tour se achica ante Bernal
Juan de Dios Luna Cijanes en Bernal rompe el cielo
Juan De Dios Luna Cijanes en Bernal quiere el Tour
Eberhard Torres Calderón en Cuarenta años de La vida de Brian
Juan De Dios Luna Cijanes en Pinot quiere el Tour y Mikel Landa no se rinde
Frank Terraces en El Atlético más merengue
Juan De Dios Luna Cijanes en La suerte dispara contra Landa
Diego en El fugitivo
Diego en Sopor de France
Juan De Dios Luna Cijanes en El Talento Desperdiciado I: George Best
Juan De Dios Luna Cijanes en Friedenreich: Pelé antes de Pelé
Frank Terraces en La Feria de la Carne
Frank Terraces en El altar de Pérgamo
Juan De Dios Luna Cijanes en Ni cinco de bola
José Antonio Gutiérrez en No cambies tus sueños, cambia el mundo
Antonio Lopez Lobeto en Los doce trabajos de Hércules
Francisco Pedrajas Raya en Ramos-Florentino: Pimpinela en el Madrid
Antonio Lopez Lobeto en Mi pájaro es mejor que el tuyo
Stockton en Bon voyage
Juan De Dios Luna Cijanes en El problema del Barça es el relato
Perikorro en Tantas mareas, marean
Perikorro en No me gusta el cricket
Carmelo en La venda ya cayó
Antonio Jesús Zarza Moreno en ¿Marino o submarino?
Lorenzo Dominguez Sanchez en Gracias, Florentino
Joaquín en Camino a Vitoria
Robert Lee en El que se va, ya no es
victor martín marron en Quiten de ahí a esa loca
Martín Vallejo platero en El borde de la piscina
Diego en Gracias, Johan
jose antonio medrano en Gracias, Johan
Jorge Florido en Gracias, Johan
Javier en Gracias, Johan
Esteban en Gracias, Johan
Fran en Gracias, Johan
5contraelcalvo en Esperando a Zidane
Perikorro en Esperando a Zidane
Elaine Cristina en Casillas, el homenaje pendiente
Tomás Luis de Victoria en No, lo ponemos todo al centro
Tomás Luís de Victoria en Casillas, el homenaje pendiente
Lucas en Benzema FC
Carlos Antonio Suárez fornelino en Jugarse «nada»
Antonio Lopez Lobeto en Siete equipos para tres descensos
Víctor Raúl Valladares en El Real Madrid se queda solo
IÑAKI ASENSIO CALATAYUD en Ter Stegen, el portero de la T-10
José Ramón García en Ilusión en el nuevo White Hart Lane
JOSE ANTONIO FERNANDEZ PLAZA en Héctor del Mar, tal como éramos
Lucas en Oh, capitán
José Luis Heras en Usted tiene el faro roto
Juan J Rodriguez en Usted tiene el faro roto
Jairo Castillo en El Madrid de la triste figura
Rod en Au revoir
Cristian Galván en Motociclismo e hipocresía
Hassansudeim en La trampa perfecta
Juan De Dios Luna Cijanes en La trampa perfecta
Antonio Lopez Lobeto en Cuestión de fe
Martín Vallejo platero en Marcó Isco, ganó Zidane
Eliseo en Vuelve Zidane
Juan De Dios Luna Cijanes en La esperanza
Juan de Dios Luna Cijanes en La muerte del emperador
Maria Jose en Tropismo
María Jesús en Tropismo
Antonio Lopez Lobeto en El amor no siempre gana
SanEmeterio For Atle en Bienvenidos al espectáculo de minstrel
Elaine Cristina en El empate perfecto
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en La revancha perpetua
Antonio Lopez Lobeto en Al límite de la filosofía
Juan de Dios Luna Cijanes en La ley del mínimo esfuerzo
Antonio Lopez Lobeto en Milagro Kvitova
Carlos Leo Castellanos en Cristiano ya no va de farol
Marcos Da Silva en El tamaño importa (y mucho)
Antonio Lopez Lobeto en Promesas que todavía lo son
Gustavo Del río manzano en Quince años sin el mejor: Chava Jiménez
ROSA MARIA cuesta guerrero en A propósito de Laura
Irene García en Vidrio roto
AA - Rod en Vidrio roto
Juan Luna Cijanes en Solari y la teoría del melón
Antonio Lopez Lobeto en El valor de las palabras
Raúl Ávila en El traje de toda la vida
Miguel Morán en Godín es El Cid Campeador
Ricardo Moreno Castillo en La adolescencia duele
Aminie Filippi en La adolescencia duele
Miguel Angel Hidalgo Mena en Historia de un superviviente
Alfrez en Por los cojones
Paulino en Por los cojones
ROSA MARIA cuesta guerrero en La adolescencia duele
Luis Miguel en Y el presidente, ¿qué?
Oscar Redondo Callado en Tour 2019: Un espanto de recorrido
Santiago Peraza en A LA CONTRA, primer aniversario
Teddy Sagarrasantos@hotmail.com en Bienvenidos al mágico mundo de Oz