sábado, junio 15, 2024
Google search engine
InicioInternacionalPremierCuando Kane soñaba con ser Ljungberg

Cuando Kane soñaba con ser Ljungberg

Tenía ocho años, había nacido en Londres y era un ferviente seguidor del Arsenal. También jugaba al fútbol. En la cantera gunner, precisamente. Cuando el club del que era aficionado ganó la Premier League la temporada 2003/04 sin perder ni un sólo partido, este joven proyecto de futbolista salió a las calles a celebrar el título con una camiseta del Arsenal y el pelo teñido de rojo, en homenaje al extremo sueco Freddie Ljungberg. Hoy es uno de los mejores delanteros centros del mundo. Sólo que Harry Kane no juega para el Arsenal, sino para el Tottenham, su rival de toda la vida.

 

A la izquierda, Harry Kane, de niño, con la camiseta del Arsenal y con el pelo teñido de rojo. Foto: Daily Mail

 

Es el atacante de moda en el fútbol europeo. Tanto que el Real Madrid suspiró por él para suplir los goles de Cristiano Ronaldo, pero se encontró con una barrera de más de 200 millones de euros. Fijarse en Kane cuando estás falto de gol es lógico. Además de caro. Hablamos del máximo goleador de la última Copa del Mundo con seis tantos. Del responsable de que Inglaterra sueñe con la Nations League y España la vea desde el chiringuito de la playa. Aunque antes de todo eso, Kane fue un canterano más con el sueño de debutar con el equipo de sus amores. Sin embargo, el Arsenal no le dio esa oportunidad y el Tottenham lo incorporó a su cantera cuando tenía 11 años. El tiempo les dio la razón: marcó 41 goles la temporada pasada. Y claro, los aficionados gunners están que se tiran de los pelos. Si hoy Kane no viste la camiseta del Arsenal, es por una razón tan pasmosa como habitual a esas edades: estaba, por llamarlo de alguna forma, gordito.

“Era gordito, no muy atlético y nos equivocamos. Incluso el Tottenham lo dio a préstamo tres o cuatro veces a divisiones inferiores”, dijo Liam Brady, entonces coordinador de las categorías inferiores del Arsenal, al diario italiano Corriere della Sera. Y lo cierto es que Brady tiene razón: muy poca gente le auguraba un futuro brillante al joven Kane, cuyo debut con el primer equipo de los Spurs se produjo en 2011, fallando un penalti, para colmo.

Un año antes, había estado cedido en el Leyton Orient de la League One (equivalente a la Segunda B española). Posteriormente, el punta londinense comenzó a acumular cesiones de equipo en equipo sin demasiada suerte. Primero fue al Millwall de la Championship y, una temporada después, al Norwich City. Allí se lesionó de gravedad y el Tottenham optó por recuperarlo para, 20 días después, cederlo de nuevo a un club diferente, en esta ocasión, el Leicester City. La road movie de Kane por Inglaterra terminó con la llegada de Mauricio Pochettino al banquillo de White Hart Lane. El técnico argentino apostó por él y este le devolvió la confianza a base de goles: más de 200 en poco más de cuatro años. Alguno que otro contra su querido Arsenal.

Tottenham y Arsenal mantienen una encendida rivalidad en el norte de Londres desde hace más de un siglo (el primer derbi se celebró en 1887). En 1913, los gunners, que estaban creciendo en popularidad, se mudaron del sur al norte de la capital inglesa. Sus vecinos más próximos eran los Spurs, que se encontraban a sólo siete kilómetros de distancia. Quienes desprestigian el North London Derby dicen que es un partido de rivalidad local, pero ese es precisamente su encanto: la distancia es mínima, el enfrentamiento máximo.

Uno de los episodios que más acrecentó esta hostilidad se vivió en 1919. Terminada la Gran Guerra, la Primera división de Inglaterra amplió su casillero de 20 a 22 equipos. Esta ampliación se realizó de forma peculiar: se mantuvieron en la élite los 18 primeros, ascendieron los dos primeros de la Segunda y las otras dos vacantes restantes se determinaron mediante votación. El Chelsea, que había terminado penúltimo, fue el más votado y, por tanto, no descendió a Segunda. El otro equipo con más votos fue el Arsenal, que había terminado sexto en Segunda. Así, los gunners ascendieron en contra de la opinión de muchos clubes que habían hecho más méritos deportivos. Uno de esos fue el Tottenham, colista de Primera. La votación no estuvo exenta de polémica, ya que se acusó al presidente del Arsenal de comprar el resultado. Tres años después, el derbi del norte de Londres tuvo que disputarse a puerta cerrada.

Cambiar de Arsenal a Tottenham, o viceversa, no es algo muy recomendable. El ejemplo más sonado es el de Sol Campbell. Durante diez temporadas, el central inglés vistió la camiseta de los Spurs e, incluso, llegó a ganar una Copa de la Liga y lucir el brazalete de capitán. En 2002, se oficializó su marcha al otro club del norte de Londres. En el Arsenal, estuvo menos tiempo, hasta el 2006, pero fue fundamental para que los gunners ganasen la Premier League en 2004 sin perder ni un sólo partido, esa que celebró Kane con el pelo teñido de rojo, o llegasen a su primera final de Champions de la historia, en la que marcó el único gol de los suyos. Los aficionados del Tottenham nunca le perdonaron la traición a Campbell.

Aunque sólo tenga 25 años, ya podemos decir que Harry Kane es uno de los mayores errores, por no utilizar una palabra más fuerte, de la historia deportiva del Arsenal. El niño que un día soñó con jugar en Highbury hoy marca goles con la camiseta del eterno rival. Marca tantos que se ha convertido en uno de los delanteros más cotizados del mercado. Kane ha manifestado en multitud de ocasiones que su deseo es terminar su carrera en el Tottenham. En cualquier caso, si algún día se produjese su hipotética salida de los Spurs, el punta londinense ya sabe cuál es el único equipo por el que no puede fichar: aquel al que apoyaba de niño y que lo rechazó por gordito.

RELATED ARTICLES

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -
Google search engine

Most Popular

Recent Comments

Perikorro en Con contundencia
Alberto Patiño Varela en Los antimadridistas
Xavi Verger en Vinicius saca el cañón
Perikorro en Vivos con Fati-ga
Diego en Los sufridores
Diego en Viva el rey
Juan De Dios Luna Cijanes en La posesión y los tulipanes
Perikorro en Minority Report
Dr en Las viudas
Diego en Las viudas
Perikorro en Las viudas
Perikorro en Gaspartismo Reloaded
Diego en Viva la Vuelta
Dr en Viva Irlanda
Diego en Viva Irlanda
Diego en Decíamos ayer
Diego en Paz y amor
Dr en Paz y amor
Diego en Paz y amor
Diego en Vuela Supermán
Diego en Vuela Supermán
Diego en El trampolín
Perikorro en Salvar a Barrabás
Coral en Truman
Jose Avellaneda Perez en Los ídolos
María en Calles vacías
Amiguel en El pendejo de turno
Silvia Nebreda en Palabras y lágrimas
Manitu69 en This is Atleti
Alejandro Rincón Rubio en ¿Es Jovic un mediapunta?
Diego A. en Elogio de la locura
Juan De Dios Luna Cijanes en Efectividad máxima
Alfrez en Oda al populismo
Alfrez en Oda al populismo
Diego en Oda al populismo
Manitu69 en Oda al populismo
Fiodor Dostoievski en ¿Suerte o talento?
EUGENIO JORDAN en El cisne blanco
Frank Terraces en Historia del segundo Atleti
Hassandudeim en Historia del segundo Atleti
Perikorro en Aquí un Zidanista
Hassansudeim en Fichar a Descartes
Frank Terraces en Fichar a Descartes
Michael en Nacho y la tristeza
Irene García en Entre cero y nada
Roberto Gómez González en Entre cero y nada
Hassansudeim en Primeras impresiones
Rafael Sánchez Sánchez en Correa, Oblak y feliz año nuevo
Juanma Jiménez en Sólo fútbol
Jules en Sólo fútbol
Che en Trigo limpio
Gracias Faubert en Trigo limpio
Hassansudeim en Trigo limpio
Xabier en Trigo limpio
Juan carlos en Trigo limpio
Óscar Laguna en Ansiedad
Juan De Dios Luna Cijanes en El mundo se derrumba y nosotros nos enamoramos
Joan Del Valle en El tamaño importa (y mucho)
Jose Carlos Torrenova Lozano en Mucho más importante que todo eso
Pascual Vicente Martínez Gimeno en Dos años A La Contra
Vicente Martin-Pozuelo Cantos en Good Bye, Lenin!
yerry en Don Cenizo
IGWT en Relatividad
Manitu69 en Hacerse viejo
Tony en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Grandes éxitos de ayer y hoy
Esuardo en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Victoria sin identidad
Frank Terraces en Bendita normalidad
Francisco en Victoria sin identidad
Julián Martín Fernández en Rodrygo hace viejo a Vinicius
J. J. Creamer en Los héroes de Bowie
Joselito en Éxito sin cimientos
Juan de Dios Luna Cijanes en Ansufatización
Juan De Dios Luna Cijanes en El ciclismo se ablanda
Frank Terraces en Desapego
Juan De Dios Luna Cijanes en Movistar no se rinde
Juan de Dios Luna Cijanes en Queremos tanto a Roglic
Frank Terraces en Hace dos meses
Juan De Dios Luna Cijanes en Nada por aquí, Neymar por allá
Juan De Dios Luna Cijanes en Hoy me he acordado de Lucho Herrera
Juan De Dios Luna Cijanes en Un colombiano en la luna
Juan De Dios Luna Cijanes en El Tour se achica ante Bernal
Juan de Dios Luna Cijanes en Bernal rompe el cielo
Juan De Dios Luna Cijanes en Bernal quiere el Tour
Eberhard Torres Calderón en Cuarenta años de La vida de Brian
Juan De Dios Luna Cijanes en Pinot quiere el Tour y Mikel Landa no se rinde
Frank Terraces en El Atlético más merengue
Juan De Dios Luna Cijanes en La suerte dispara contra Landa
Diego en El fugitivo
Diego en Sopor de France
Juan De Dios Luna Cijanes en El Talento Desperdiciado I: George Best
Juan De Dios Luna Cijanes en Friedenreich: Pelé antes de Pelé
Frank Terraces en La Feria de la Carne
Frank Terraces en El altar de Pérgamo
Juan De Dios Luna Cijanes en Ni cinco de bola
José Antonio Gutiérrez en No cambies tus sueños, cambia el mundo
Antonio Lopez Lobeto en Los doce trabajos de Hércules
Francisco Pedrajas Raya en Ramos-Florentino: Pimpinela en el Madrid
Antonio Lopez Lobeto en Mi pájaro es mejor que el tuyo
Stockton en Bon voyage
Juan De Dios Luna Cijanes en El problema del Barça es el relato
Perikorro en Tantas mareas, marean
Perikorro en No me gusta el cricket
Carmelo en La venda ya cayó
Antonio Jesús Zarza Moreno en ¿Marino o submarino?
Lorenzo Dominguez Sanchez en Gracias, Florentino
Joaquín en Camino a Vitoria
Robert Lee en El que se va, ya no es
victor martín marron en Quiten de ahí a esa loca
Martín Vallejo platero en El borde de la piscina
Diego en Gracias, Johan
jose antonio medrano en Gracias, Johan
Jorge Florido en Gracias, Johan
Javier en Gracias, Johan
Esteban en Gracias, Johan
Fran en Gracias, Johan
5contraelcalvo en Esperando a Zidane
Perikorro en Esperando a Zidane
Elaine Cristina en Casillas, el homenaje pendiente
Tomás Luis de Victoria en No, lo ponemos todo al centro
Tomás Luís de Victoria en Casillas, el homenaje pendiente
Lucas en Benzema FC
Carlos Antonio Suárez fornelino en Jugarse «nada»
Antonio Lopez Lobeto en Siete equipos para tres descensos
Víctor Raúl Valladares en El Real Madrid se queda solo
IÑAKI ASENSIO CALATAYUD en Ter Stegen, el portero de la T-10
José Ramón García en Ilusión en el nuevo White Hart Lane
JOSE ANTONIO FERNANDEZ PLAZA en Héctor del Mar, tal como éramos
Lucas en Oh, capitán
José Luis Heras en Usted tiene el faro roto
Juan J Rodriguez en Usted tiene el faro roto
Jairo Castillo en El Madrid de la triste figura
Rod en Au revoir
Cristian Galván en Motociclismo e hipocresía
Hassansudeim en La trampa perfecta
Juan De Dios Luna Cijanes en La trampa perfecta
Antonio Lopez Lobeto en Cuestión de fe
Martín Vallejo platero en Marcó Isco, ganó Zidane
Eliseo en Vuelve Zidane
Juan De Dios Luna Cijanes en La esperanza
Juan de Dios Luna Cijanes en La muerte del emperador
Maria Jose en Tropismo
María Jesús en Tropismo
Antonio Lopez Lobeto en El amor no siempre gana
SanEmeterio For Atle en Bienvenidos al espectáculo de minstrel
Elaine Cristina en El empate perfecto
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en La revancha perpetua
Antonio Lopez Lobeto en Al límite de la filosofía
Juan de Dios Luna Cijanes en La ley del mínimo esfuerzo
Antonio Lopez Lobeto en Milagro Kvitova
Carlos Leo Castellanos en Cristiano ya no va de farol
Marcos Da Silva en El tamaño importa (y mucho)
Antonio Lopez Lobeto en Promesas que todavía lo son
Gustavo Del río manzano en Quince años sin el mejor: Chava Jiménez
ROSA MARIA cuesta guerrero en A propósito de Laura
Irene García en Vidrio roto
AA - Rod en Vidrio roto
Juan Luna Cijanes en Solari y la teoría del melón
Antonio Lopez Lobeto en El valor de las palabras
Raúl Ávila en El traje de toda la vida
Miguel Morán en Godín es El Cid Campeador
Ricardo Moreno Castillo en La adolescencia duele
Aminie Filippi en La adolescencia duele
Miguel Angel Hidalgo Mena en Historia de un superviviente
Alfrez en Por los cojones
Paulino en Por los cojones
ROSA MARIA cuesta guerrero en La adolescencia duele
Luis Miguel en Y el presidente, ¿qué?
Oscar Redondo Callado en Tour 2019: Un espanto de recorrido
Santiago Peraza en A LA CONTRA, primer aniversario
Teddy Sagarrasantos@hotmail.com en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Conchita Minguez en Cinco apuntes para seis carreras