sábado, junio 15, 2024
Google search engine
InicioLiga SantanderAtléticoGodín es El Cid Campeador

Godín es El Cid Campeador

Ser el capitán de un equipo también es esto. Resistir y persistir. Remar a contracorriente cuando aprieta el aguacero, cuando la soga se estrecha y el tiempo se agota. Ayudar de la manera que sea a los tuyos. Defendiendo o atacando, pero sumando al fin y al cabo. Eso pensaron Godín y Simeone cuando el técnico mandó al central al área rival, para morir a pecho descubierto, después de que hubiera caído herido en esa carrera interminable de Williams que concluyó en el 1-2. Pocos podían pensar entonces en la remontada, por mucho que la fe de los colchoneros parezca inquebrantable. Y sin embargo llegó a base de corazón y casta, al más puro estilo Simeone, con el capitán reconvertido en Cid Campeador. Godín seguirá ganando batallas aéreas muerto y hoy solo estaba lesionado.

Pese a repetir centro del campo Simeone con respecto al partido del Dortmund, no pareció el Atleti el mismo. Ni en intensidad ni en juego. No supieron en esta ocasión encontrar las rendijas en una defensa bilbaína muy bien asentada en la primera mitad. Ni siquiera la creatividad de Correa, incisivo por la derecha lograba abrir brecha, lo hizo casi más por sorpresa Arias en un par de incorporaciones que no fueron detectadas por Balenziaga. No obstante, el colombiano todavía dispara con balas de fogueo. La misma pólvora parecía utilizar un Athletic desteñido de azul eléctrico. Con fuegos de artificio avisaron Williams, primero y Susaeta, después.

En la siguiente harían diana, aunque ni siquiera eso debería difuminar otro paradón de Jan. El milagro de Oblak, en esta ocasión, consistió en una mano salvadora a la escuadra que repelió en primera instancia con ayuda del palo el gran remate de San José. No podía hacer más el esloveno, que vio como el esférico bailó sobre la línea de gol hasta que Williams apostilló la sorpresa. Por primera vez esta temporada el Atlético de Madrid recibía un gol en los primeros 45 minutos de un partido. Resoplaba Iñaki al celebrarlo tras romper una sequía que duraba ya tres partidos, una eternidad para un delantero.

Tuvo el empate Montero en un falta botada desde el lateral por Filipe Luis. El balón llovido cayó a plomo sobre el canterano que no supo dirigirlo, más que torpemente, hacia la línea de fondo, como si el GPS no supiera recalcular el camino hacia el gol. No hubo más noticias rojiblancas hasta el descanso, cuando un renqueante Diego Costa dejó su sitió a Vitolo. El hispano brasileño se movió sin la fiereza habitual y la respuesta podía estar  en que todavía no ha terminado de afilar las uñas. Sorprendió también que el recambio fuera un Vitolo que ha pasado prácticamente desapercibido en este inicio de campaña. Buscaba velocidad por banda Simeone aunque el peaje fuera convertir a Griezmann en una isla en mitad de la ría bilbaina.

 


La apuesta se redobló minutos después cuando Simeone mandó un claro mensaje a su equipo. Dentro Gelson, fuera Montero. No fue un cambio más fue un viaje en el tiempo también para Saúl que recordó sus tardes en Vallecas como central. Allí le mandó Simeone para iniciar las jugadas ante un Athletic entregado al contragolpe. Pero la claridad era bilbaína y como si Berizzo hubiera tomado notas de los apuntes del Cholo, su Athletic daba latigazos en forma de contragolpes. Oblak volvía a hacer horas extra tras un disparo raso de Williams que buscaba la cepa del palo. Todo se había iniciado con una recuperación de Unai Núñez que no solo recuperó por anticipación ante Griezmann, sino que se lanzó al ataque y tuvo tiempo de dar de tacón la asistencia al 9 del Athletic. Oblak volvería a negar a uno y otro la gloria. Corría la hora de partido y eran los peores minutos de los locales.

El guantazo, el bofetón que despertaría a los rojiblancos sería el misil de Thomas Partey. El ghanés tuvo tiempo para atusarse el pelo, levantar la mira y otear el horizonte. En ese momento decidió montar una empresa de pirotecnia y el primer cohete lo estrelló en la portería de Herrerín. Imposible para la estirada del cancerbero bilbaíno. Thomas lo celebró abriendo los brazos, como diciendo «me dais ideas y me vengo arriba». Y no le faltaba razón al mediocentro, que esta temporada ya había pegado otros petardazos, como ante el Huesca.

La respuesta del Athletic fue de león herido. Zarpazo por zarpazo. Así es la ley de la selva. Aunque Williams parezca más una pantera. Su exhuberante zancada fue demasiado para un renqueante Godín, que no pudo ni siquiera estorbarle lo suficiente.  El pase de Muniain puso en ventaja a Iñaki, prácticamente lo dejó solo ante Oblak, aunque eso más una ventaja sea escalar el Himalaya. Olvidando todos sus fantasmas, aquellos que acuden a su cabeza para recordarle que la definición es su gran talón de Aquiles, no titubeó en el área y superó a Jan con un toque sutil. Exhausto corrió hasta el córner para celebrarlo, quería coger el banderín y plantarlo como territorio conquistado, aunque cayó antes y la montaña de compañeros se vino encima. Todos excepto Muniain, que se quedó con Berizzo en un abrazo que anticipaba una victoria todavía por confirmar.

Fue entonces, ante la desesperada cuando Godín pasó a jugar de delantero centro, tras romperse en esa carrera con Williams, como él mismo declararía luego. Todavía le quedaba un cambio a Simeone pero a esas alturas de la batalla el capitán no podía abandonar la contienda. Saúl y Thomas intentarían contener las acometidas de los bilbaínos ocupando las posiciones de centrales. Nunca habrá tenido mejor salida de balón el Atleti del Cholo que en esos minutos de la segunda parte. Aunque el empate llegó en una jugada de estrategia, Made in Simeone. El balón colgado al primer palo por Thomas fue peinado por Rodrigo. No deja de ser curioso que un hombre que tuvo que abandonar la cantera rojiblanca acusado de ligero y bajito, diera una vida extra a los rojiblancos con ese rojiblanco. Así son los guiños del destino en el balompié.

Aunque el giro de guión definitivo aún estaba por llegar. Con el partido ya roto y con el Metropolitano empujando a los suyos, olió sangre Simeone y tocó a rebato. Brazos en alto dirigía a la grada y al equipo en busca de un último esfuerzo. Así llegaron ambos contendientes jadeantes y calados hasta los huesos al minuto 90 con una falta frontal que ganó primero Vitolo, prolongó luego Griezmann y cabeceó con picardía y rabia por último Godín. Era una nueva reedición del Gol del cojo que necesitó la confirmación del VAR. A Herrerín se le caía la portería encima y al Athletic un resultado que no mereció por juego pero sí por temeridad. La derrota les deja en posición comprometida, bordeando el descenso, mientras que Simeone debería aprender la moraleja que esconden sus cambios. Los mensajes que lanzas con ellos suelen tener reflejo en el marcador y hoy apostó por el ataque, el camino más corto hacia la victoria. No siempre El Cid te va a ganar las batallas.

 

RELATED ARTICLES

2 COMENTARIOS

  1. Gran artículo. El único pero es que fue Saúl y no Vitolo el que gana a Raúl García en la falta del tercer gol. Un abrazo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -
Google search engine

Most Popular

Recent Comments

Perikorro en Con contundencia
Alberto Patiño Varela en Los antimadridistas
Xavi Verger en Vinicius saca el cañón
Perikorro en Vivos con Fati-ga
Diego en Los sufridores
Diego en Viva el rey
Juan De Dios Luna Cijanes en La posesión y los tulipanes
Perikorro en Minority Report
Dr en Las viudas
Diego en Las viudas
Perikorro en Las viudas
Perikorro en Gaspartismo Reloaded
Diego en Viva la Vuelta
Dr en Viva Irlanda
Diego en Viva Irlanda
Diego en Decíamos ayer
Diego en Paz y amor
Dr en Paz y amor
Diego en Paz y amor
Diego en Vuela Supermán
Diego en Vuela Supermán
Diego en El trampolín
Perikorro en Salvar a Barrabás
Coral en Truman
Jose Avellaneda Perez en Los ídolos
María en Calles vacías
Amiguel en El pendejo de turno
Silvia Nebreda en Palabras y lágrimas
Manitu69 en This is Atleti
Alejandro Rincón Rubio en ¿Es Jovic un mediapunta?
Diego A. en Elogio de la locura
Juan De Dios Luna Cijanes en Efectividad máxima
Alfrez en Oda al populismo
Alfrez en Oda al populismo
Diego en Oda al populismo
Manitu69 en Oda al populismo
Fiodor Dostoievski en ¿Suerte o talento?
EUGENIO JORDAN en El cisne blanco
Frank Terraces en Historia del segundo Atleti
Hassandudeim en Historia del segundo Atleti
Perikorro en Aquí un Zidanista
Hassansudeim en Fichar a Descartes
Frank Terraces en Fichar a Descartes
Michael en Nacho y la tristeza
Irene García en Entre cero y nada
Roberto Gómez González en Entre cero y nada
Hassansudeim en Primeras impresiones
Rafael Sánchez Sánchez en Correa, Oblak y feliz año nuevo
Juanma Jiménez en Sólo fútbol
Jules en Sólo fútbol
Che en Trigo limpio
Gracias Faubert en Trigo limpio
Hassansudeim en Trigo limpio
Xabier en Trigo limpio
Juan carlos en Trigo limpio
Óscar Laguna en Ansiedad
Juan De Dios Luna Cijanes en El mundo se derrumba y nosotros nos enamoramos
Joan Del Valle en El tamaño importa (y mucho)
Jose Carlos Torrenova Lozano en Mucho más importante que todo eso
Pascual Vicente Martínez Gimeno en Dos años A La Contra
Vicente Martin-Pozuelo Cantos en Good Bye, Lenin!
yerry en Don Cenizo
IGWT en Relatividad
Manitu69 en Hacerse viejo
Tony en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Grandes éxitos de ayer y hoy
Esuardo en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Victoria sin identidad
Frank Terraces en Bendita normalidad
Francisco en Victoria sin identidad
Julián Martín Fernández en Rodrygo hace viejo a Vinicius
J. J. Creamer en Los héroes de Bowie
Joselito en Éxito sin cimientos
Juan de Dios Luna Cijanes en Ansufatización
Juan De Dios Luna Cijanes en El ciclismo se ablanda
Frank Terraces en Desapego
Juan De Dios Luna Cijanes en Movistar no se rinde
Juan de Dios Luna Cijanes en Queremos tanto a Roglic
Frank Terraces en Hace dos meses
Juan De Dios Luna Cijanes en Nada por aquí, Neymar por allá
Juan De Dios Luna Cijanes en Hoy me he acordado de Lucho Herrera
Juan De Dios Luna Cijanes en Un colombiano en la luna
Juan De Dios Luna Cijanes en El Tour se achica ante Bernal
Juan de Dios Luna Cijanes en Bernal rompe el cielo
Juan De Dios Luna Cijanes en Bernal quiere el Tour
Eberhard Torres Calderón en Cuarenta años de La vida de Brian
Juan De Dios Luna Cijanes en Pinot quiere el Tour y Mikel Landa no se rinde
Frank Terraces en El Atlético más merengue
Juan De Dios Luna Cijanes en La suerte dispara contra Landa
Diego en El fugitivo
Diego en Sopor de France
Juan De Dios Luna Cijanes en El Talento Desperdiciado I: George Best
Juan De Dios Luna Cijanes en Friedenreich: Pelé antes de Pelé
Frank Terraces en La Feria de la Carne
Frank Terraces en El altar de Pérgamo
Juan De Dios Luna Cijanes en Ni cinco de bola
José Antonio Gutiérrez en No cambies tus sueños, cambia el mundo
Antonio Lopez Lobeto en Los doce trabajos de Hércules
Francisco Pedrajas Raya en Ramos-Florentino: Pimpinela en el Madrid
Antonio Lopez Lobeto en Mi pájaro es mejor que el tuyo
Stockton en Bon voyage
Juan De Dios Luna Cijanes en El problema del Barça es el relato
Perikorro en Tantas mareas, marean
Perikorro en No me gusta el cricket
Carmelo en La venda ya cayó
Antonio Jesús Zarza Moreno en ¿Marino o submarino?
Lorenzo Dominguez Sanchez en Gracias, Florentino
Joaquín en Camino a Vitoria
Robert Lee en El que se va, ya no es
victor martín marron en Quiten de ahí a esa loca
Martín Vallejo platero en El borde de la piscina
Diego en Gracias, Johan
jose antonio medrano en Gracias, Johan
Jorge Florido en Gracias, Johan
Javier en Gracias, Johan
Esteban en Gracias, Johan
Fran en Gracias, Johan
5contraelcalvo en Esperando a Zidane
Perikorro en Esperando a Zidane
Elaine Cristina en Casillas, el homenaje pendiente
Tomás Luis de Victoria en No, lo ponemos todo al centro
Tomás Luís de Victoria en Casillas, el homenaje pendiente
Lucas en Benzema FC
Carlos Antonio Suárez fornelino en Jugarse «nada»
Antonio Lopez Lobeto en Siete equipos para tres descensos
Víctor Raúl Valladares en El Real Madrid se queda solo
IÑAKI ASENSIO CALATAYUD en Ter Stegen, el portero de la T-10
José Ramón García en Ilusión en el nuevo White Hart Lane
JOSE ANTONIO FERNANDEZ PLAZA en Héctor del Mar, tal como éramos
Lucas en Oh, capitán
José Luis Heras en Usted tiene el faro roto
Juan J Rodriguez en Usted tiene el faro roto
Jairo Castillo en El Madrid de la triste figura
Rod en Au revoir
Cristian Galván en Motociclismo e hipocresía
Hassansudeim en La trampa perfecta
Juan De Dios Luna Cijanes en La trampa perfecta
Antonio Lopez Lobeto en Cuestión de fe
Martín Vallejo platero en Marcó Isco, ganó Zidane
Eliseo en Vuelve Zidane
Juan De Dios Luna Cijanes en La esperanza
Juan de Dios Luna Cijanes en La muerte del emperador
Maria Jose en Tropismo
María Jesús en Tropismo
Antonio Lopez Lobeto en El amor no siempre gana
SanEmeterio For Atle en Bienvenidos al espectáculo de minstrel
Elaine Cristina en El empate perfecto
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en La revancha perpetua
Antonio Lopez Lobeto en Al límite de la filosofía
Juan de Dios Luna Cijanes en La ley del mínimo esfuerzo
Antonio Lopez Lobeto en Milagro Kvitova
Carlos Leo Castellanos en Cristiano ya no va de farol
Marcos Da Silva en El tamaño importa (y mucho)
Antonio Lopez Lobeto en Promesas que todavía lo son
Gustavo Del río manzano en Quince años sin el mejor: Chava Jiménez
ROSA MARIA cuesta guerrero en A propósito de Laura
Irene García en Vidrio roto
AA - Rod en Vidrio roto
Juan Luna Cijanes en Solari y la teoría del melón
Antonio Lopez Lobeto en El valor de las palabras
Raúl Ávila en El traje de toda la vida
Miguel Morán en Godín es El Cid Campeador
Ricardo Moreno Castillo en La adolescencia duele
Aminie Filippi en La adolescencia duele
Miguel Angel Hidalgo Mena en Historia de un superviviente
Alfrez en Por los cojones
Paulino en Por los cojones
ROSA MARIA cuesta guerrero en La adolescencia duele
Luis Miguel en Y el presidente, ¿qué?
Oscar Redondo Callado en Tour 2019: Un espanto de recorrido
Santiago Peraza en A LA CONTRA, primer aniversario
Teddy Sagarrasantos@hotmail.com en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Conchita Minguez en Cinco apuntes para seis carreras