martes, mayo 21, 2024
Google search engine
InicioDeporte USADez Bryant tendrá que volver a salir del agujero

Dez Bryant tendrá que volver a salir del agujero

La vida de Dez Bryant es una montaña rusa de buenos y malos momentos, ha tenido que superar distintas piedras que la vida le ha ido poniendo por el camino. Ahora, tras haber encontrado equipo, se enfrenta a una rotura del tendón de Aquiles que se produjo en su primer entrenamiento con los New Orleans Saints. Sus compañeros le dedicaron cada touchdown que anotaron este fin de semana con su símbolo de la ‘X’ (gesto que utiliza el jugador para tachar la errónea imagen que la gente tiene de él).

Para Bryant será un bache más en un largo camino empedrado de problemas financieros, sociales y familiares. Su madre, Angela Bryant, se quedó embarazada con 14 años tras haber sido violada por el novio de la abuela de Dez. Cuando la abuela se enteró del suceso, abandonó a la familia y acabó enganchada al crack y Angela Bryant pasó a ser la mujer de la casa que quería MacArthur Hatton (el padre biológico de Dez Bryant y la expareja de su abuela). Angela siguió sufriendo las violaciones de Hatton y se quedó embarazada dos veces más. Años después, cuando se le preguntó por aquellos sucesos, la madre del jugador dijo: “No era consciente, tenía otras preocupaciones como alimentar a mis hijos y mantenerlos bajo un techo”.

Dez Bryant se crió en Lufkin, un pequeño pueblo texano de 35.000 habitantes rodeado por grandes industrias. En aquellas fabricas trabajó Hatton hasta que se lesionó la espalda y tuvo que dejarlo. Su sueldo era muy bajo y la madre tuvo que hacer horas extras en un hotel para poder alimentar a sus hijos. Para poder cenar, muchos días la familia tuvo que visitar al Ejercito de Salvación. Por este mismo motivo, Angela Bryant empezó a vender crack. Muchas veces, cuando el jugador de los Saints llegaba a su hogar, se encontraba a drogadictos en casa. Este estilo de vida le acabó pasando factura a la madre: año y medio en prisión por la venta de estupefacientes.

El día que Angela Bryant salió de la cárcel tuvo una cosa clara: alejar a su hijo de las drogas y las malas influencias. La mejor solución que se le ocurrió fue inscribir a Dez Bryant en el equipo de fútbol del colegio. Al principio no podía entrar en el equipo, la familia era pobre y no tenía recursos para pagar las protecciones necesarias para practicar el deporte. Dez Bryant confesó a la revista Rolling Stones que esa misma tarde robó una equipación y gracias a eso pudo entrar en el equipo de la escuela.

Cuando entró en el equipo del Lufkin High School, sus entrenadores no tardaron en ver el potencial que tenía, pero había un problema: las notas del jugador no acompañaban y así difícilmente conseguiría beca para la NCAA. Brooke Stanford, entrenadora y maestra del jugador, jugó un papel fundamental para que la carrera de Bryant no se terminase en el colegio. Reclutó a un equipo de maestros para mejorar sus calificaciones con clases extraescolares. Además, comprobaron que Dez Bryant tenía un problema de desnutrición (durante mucho tiempo la nueva pareja de su padre biológico le ponía un candado a la nevera para que no cogiese comida) y le llevaron meriendas pagadas de sus propios bolsillos.

Tenían mucho trabajo por delante, pero Dez Bryant también puso de su parte. El exjugador de Cowboys consiguió avanzar tres años de aprendizaje en tan solo dieciocho meses. Stanford reconoció que sus discapacidades tan solo eran emocionales, nunca fueron intelectuales. Todo el esfuerzo que Bryant se dejó en las aulas y en los terrenos de juego tuvo su recompensa: consiguió una beca para la NCAA con la Universidad de Oklahoma.

Dez Bryant recuerda su etapa universitaria como una de las mejores de su vida. Entonces tenía para comer, se dedicaba todo el día a jugar al fútbol y era feliz. Gunter Brever, entrenador de receptores de la Universidad de North Carolina (donde entrenó a Randy Moss) y de la Universidad de Oklahoma, recuerda a Bryant como un jugador que “deseaba hacer siempre lo correcto, pero que le costaba ir a clase”. Con los Oklahoma Sooners estaba registrando grandes números (2.100 yardas, 130 recepciones y 25 touchdowns) hasta que la fortuna volvió a desaparecer.

En su tercer año universitario, Dez Bryant quedó para cenar con Deion Sanders (ídolo futbolístico suyo y analista de la NFL); sin embargo, cuando el comisionado de la NCAA le preguntó si había quedado con el exjugador, el ex de Cowboys en un arrebato de nerviosismo y miedo mintió a la comisión. Cuando se descubrió la verdad, el jugador fue sancionado durante toda su tercera temporada sin poder jugar ningún partido. Como consecuencia del castigo, el jugador decidió salir a la elección del draft ese mismo año.

Durante esa negada campaña, Dez Bryant conoció a David Wells, un «reparador urbano que rescata almas perdidas». Wells le acogió, le costeó todo lo que necesitaba y Bryant confió en él todos sus asuntos financieros, aunque más adelante acabaría siendo una de las decisiones más erróneas en su carrera. La negociación de sus contratos fue pésima; además, las cuentas de Bryant tenían movimientos de dinero a lugares desconocidos o el pago de 80.000 dólares para varios seguros de coche que no estaban a nombre de Bryant. David Wells, tras la acusación de Bryant, dijo que no necesitaba robar a una persona con la que había ganado diez millones de dólares.

Su carrera deportiva en Dallas tampoco fue muy agradecida. A pesar de que el receptor fue recibido con especial ilusión el la ciudad tejana, desde el primer día en el club desconfiaron del jugador. La gente tenía una imagen errónea de él, de una persona con malas compañías y derrochadora. La única realidad, según él, es que solo se gastó dinero en ropa y dos coches (uno para él y otro para su novia). Casi nunca se le ha visto con una copa en la mano, nunca ha probado las drogas y siempre ha tenido una obsesión vigoréxica. Tony Romo, exquarterback de Cowboys, asegura que “una de sus mejores virtudes es la pasión e intensidad que le pone a los partidos”.

Tres temporadas buenas (2012/13/14), en las que registró mas de 1.200 yardas por temporada, más de 90 recepciones y 14 touchdowns de media, fueron tapadas por incidentes extradeportivos: un arresto por pegar a su madre (un incidente doméstico en el que la acabó golpeando); una demanda por impago de unas joyas durante su etapa universitaria (el denunciante acusó a Bryant de deberle casi 900.000 dólares —el asunto se zanjó con un pago cercano a 500.000 dólares—) y los malos gestos con sus compañeros por las históricas novatadas que se suelen hacer a los rookies (Roy Williams le obligó a llevar sus armaduras, pero él se negó expresando: “Yo no estoy aquí para llevar las protecciones de nadie, estoy para jugar al football. Williams le quitó importancia al encontronazo ante los medios reconociendo que no estaba molesto por el gesto).

Tras varias temporadas en las que el jugador no rindió como se esperaba, por diferentes motivos, y no consiguió encajar bien con el nuevo quarterback de los Cowboys, Dak Prescott, el resultado fue que el equipo tejano decidió cortar al final de la campaña pasada a Dez Bryant. Su primera idea fue ir a un equipo de su misma división (Redskins, Eagles o Giants) para enfrentarse contra Dallas con ganas de venganza, pero ninguna franquicia apostó por él. La semana pasada firmó con los Saints, pero desafortunadamente en su primer entrenamiento se rompió el tendón de Aquiles. Ahora, el jugador tendrá que volver a salir de otro agujero negro que ha aparecido en su camino.

Luis Bustos
Luis Bustos
Describe su cabeza como el garaje de Homer Simpson: siempre desorganizado. Le promete a diario a una Marge imaginaria llamada conciencia que luego más tarde lo organizará, pero nunca lo hace. Un sillón, su cerveza Düff, el mando a distancia y el televisor con retransmisiones deportivas son sus acompañantes en el día a día. En A La Contra encontró el lugar donde puede contar esas hazañas del deporte que tanto le gusta ver.
RELATED ARTICLES

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -
Google search engine

Most Popular

Recent Comments

Perikorro en Con contundencia
Alberto Patiño Varela en Los antimadridistas
Xavi Verger en Vinicius saca el cañón
Perikorro en Vivos con Fati-ga
Perikorro en La del Pirata bueno
Diego en Los sufridores
Diego en Viva el rey
Juan De Dios Luna Cijanes en La posesión y los tulipanes
Perikorro en Minority Report
Dr en Las viudas
Diego en Las viudas
Perikorro en Las viudas
Perikorro en Gaspartismo Reloaded
Diego en Viva la Vuelta
Dr en Viva Irlanda
Diego en Viva Irlanda
Diego en Decíamos ayer
Diego en Paz y amor
Dr en Paz y amor
Diego en Paz y amor
Diego en Vuela Supermán
Diego en Vuela Supermán
Diego en El trampolín
Perikorro en Salvar a Barrabás
Coral en Truman
Jose Avellaneda Perez en Los ídolos
María en Calles vacías
Amiguel en El pendejo de turno
Silvia Nebreda en Palabras y lágrimas
Manitu69 en This is Atleti
Alejandro Rincón Rubio en ¿Es Jovic un mediapunta?
Diego A. en Elogio de la locura
Juan De Dios Luna Cijanes en Efectividad máxima
Alfrez en Oda al populismo
Alfrez en Oda al populismo
Diego en Oda al populismo
Manitu69 en Oda al populismo
Fiodor Dostoievski en ¿Suerte o talento?
EUGENIO JORDAN en El cisne blanco
Frank Terraces en Historia del segundo Atleti
Hassandudeim en Historia del segundo Atleti
Perikorro en Aquí un Zidanista
Hassansudeim en Fichar a Descartes
Frank Terraces en Fichar a Descartes
Michael en Nacho y la tristeza
Irene García en Entre cero y nada
Roberto Gómez González en Entre cero y nada
Hassansudeim en Primeras impresiones
Rafael Sánchez Sánchez en Correa, Oblak y feliz año nuevo
Juanma Jiménez en Sólo fútbol
Jules en Sólo fútbol
Che en Trigo limpio
Gracias Faubert en Trigo limpio
Hassansudeim en Trigo limpio
Xabier en Trigo limpio
Juan carlos en Trigo limpio
Óscar Laguna en Ansiedad
Juan De Dios Luna Cijanes en El mundo se derrumba y nosotros nos enamoramos
Joan Del Valle en El tamaño importa (y mucho)
Jose Carlos Torrenova Lozano en Mucho más importante que todo eso
Pascual Vicente Martínez Gimeno en Dos años A La Contra
Yessy arreola en El encanto de los Nicas
Julie Bello Abaunza en El encanto de los Nicas
Vicente Martin-Pozuelo Cantos en Good Bye, Lenin!
yerry en Don Cenizo
IGWT en Relatividad
Manitu69 en Hacerse viejo
Tony en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Grandes éxitos de ayer y hoy
Esuardo en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Victoria sin identidad
Frank Terraces en Bendita normalidad
Francisco en Victoria sin identidad
Julián Martín Fernández en Rodrygo hace viejo a Vinicius
J. J. Creamer en Los héroes de Bowie
Joselito en Éxito sin cimientos
Juan de Dios Luna Cijanes en Ansufatización
Juan De Dios Luna Cijanes en El ciclismo se ablanda
Frank Terraces en Desapego
Juan De Dios Luna Cijanes en Movistar no se rinde
Juan de Dios Luna Cijanes en Queremos tanto a Roglic
Frank Terraces en Hace dos meses
Juan De Dios Luna Cijanes en Nada por aquí, Neymar por allá
Juan De Dios Luna Cijanes en Hoy me he acordado de Lucho Herrera
Juan De Dios Luna Cijanes en Un colombiano en la luna
Juan De Dios Luna Cijanes en El Tour se achica ante Bernal
Juan de Dios Luna Cijanes en Bernal rompe el cielo
Juan De Dios Luna Cijanes en Bernal quiere el Tour
Eberhard Torres Calderón en Cuarenta años de La vida de Brian
Juan De Dios Luna Cijanes en Pinot quiere el Tour y Mikel Landa no se rinde
Frank Terraces en El Atlético más merengue
Juan De Dios Luna Cijanes en La suerte dispara contra Landa
Diego en El fugitivo
Diego en Sopor de France
Juan De Dios Luna Cijanes en El Talento Desperdiciado I: George Best
Juan De Dios Luna Cijanes en Friedenreich: Pelé antes de Pelé
Frank Terraces en La Feria de la Carne
Frank Terraces en El altar de Pérgamo
Juan De Dios Luna Cijanes en Ni cinco de bola
José Antonio Gutiérrez en No cambies tus sueños, cambia el mundo
Antonio Lopez Lobeto en Los doce trabajos de Hércules
Francisco Pedrajas Raya en Ramos-Florentino: Pimpinela en el Madrid
Antonio Lopez Lobeto en Mi pájaro es mejor que el tuyo
Stockton en Bon voyage
Juan De Dios Luna Cijanes en El problema del Barça es el relato
Perikorro en Tantas mareas, marean
Perikorro en No me gusta el cricket
Carmelo en La venda ya cayó
Antonio Jesús Zarza Moreno en ¿Marino o submarino?
Lorenzo Dominguez Sanchez en Gracias, Florentino
Joaquín en Camino a Vitoria
Robert Lee en El que se va, ya no es
victor martín marron en Quiten de ahí a esa loca
Martín Vallejo platero en El borde de la piscina
Diego en Gracias, Johan
jose antonio medrano en Gracias, Johan
Jorge Florido en Gracias, Johan
Javier en Gracias, Johan
Esteban en Gracias, Johan
Fran en Gracias, Johan
5contraelcalvo en Esperando a Zidane
Perikorro en Esperando a Zidane
Elaine Cristina en Casillas, el homenaje pendiente
Tomás Luis de Victoria en No, lo ponemos todo al centro
Tomás Luís de Victoria en Casillas, el homenaje pendiente
Lucas en Benzema FC
Carlos Antonio Suárez fornelino en Jugarse «nada»
Antonio Lopez Lobeto en Siete equipos para tres descensos
Víctor Raúl Valladares en El Real Madrid se queda solo
IÑAKI ASENSIO CALATAYUD en Ter Stegen, el portero de la T-10
José Ramón García en Ilusión en el nuevo White Hart Lane
JOSE ANTONIO FERNANDEZ PLAZA en Héctor del Mar, tal como éramos
Lucas en Oh, capitán
José Luis Heras en Usted tiene el faro roto
Juan J Rodriguez en Usted tiene el faro roto
Jairo Castillo en El Madrid de la triste figura
Rod en Au revoir
Cristian Galván en Motociclismo e hipocresía
Hassansudeim en La trampa perfecta
Juan De Dios Luna Cijanes en La trampa perfecta
Antonio Lopez Lobeto en Cuestión de fe
Martín Vallejo platero en Marcó Isco, ganó Zidane
Eliseo en Vuelve Zidane
Juan De Dios Luna Cijanes en La esperanza
Juan de Dios Luna Cijanes en La muerte del emperador
Maria Jose en Tropismo
María Jesús en Tropismo
Antonio Lopez Lobeto en El amor no siempre gana
SanEmeterio For Atle en Bienvenidos al espectáculo de minstrel
Elaine Cristina en El empate perfecto
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en La revancha perpetua
Antonio Lopez Lobeto en Al límite de la filosofía
Juan de Dios Luna Cijanes en La ley del mínimo esfuerzo
Antonio Lopez Lobeto en Milagro Kvitova
Carlos Leo Castellanos en Cristiano ya no va de farol
Marcos Da Silva en El tamaño importa (y mucho)
Antonio Lopez Lobeto en Promesas que todavía lo son
Gustavo Del río manzano en Quince años sin el mejor: Chava Jiménez
ROSA MARIA cuesta guerrero en A propósito de Laura
Irene García en Vidrio roto
AA - Rod en Vidrio roto
Juan Luna Cijanes en Solari y la teoría del melón
Antonio Lopez Lobeto en El valor de las palabras
Raúl Ávila en El traje de toda la vida
Miguel Morán en Godín es El Cid Campeador
Ricardo Moreno Castillo en La adolescencia duele
Aminie Filippi en La adolescencia duele
Miguel Angel Hidalgo Mena en Historia de un superviviente
Alfrez en Por los cojones
Paulino en Por los cojones
ROSA MARIA cuesta guerrero en La adolescencia duele
Luis Miguel en Y el presidente, ¿qué?
Oscar Redondo Callado en Tour 2019: Un espanto de recorrido
Santiago Peraza en A LA CONTRA, primer aniversario
Teddy Sagarrasantos@hotmail.com en Bienvenidos al mágico mundo de Oz