sábado, julio 13, 2024
Google search engine
InicioFútbolLibertadoresBoca-River: se abrió el cielo en Buenos Aires

Boca-River: se abrió el cielo en Buenos Aires

Final del mundo”, decían los argentinos, expertos en el arte de la hipérbole. Si esta era la final del mundo, eso quiere decir que Sudamérica es el mundo, que Argentina es el mundo, que Buenos Aires es el centro del mundo. Lo cual para muchos porteños es una máxima. El partido no podía haber tenido una previa más larga ni más exagerada, pero así es el fútbol de este lado del mundo: hay tanta pasión que se nubla el juicio. Y ayer, además, el juicio no fue lo único que se nubló.

Como si no hubiera suficiente épica en el cruce de Boca y River, el sábado las nubes no quisieron que se desarrollara el primer capítulo de la serie más esperada por el pueblo argentino. Lo bueno, como suele suceder en tantos campos de la vida, se hace esperar, y aunque la espera sea infinita y dolorosa, el resultado final lo compensa todo. Buenos Aires durmió empapada y ahogada en la incertidumbre: quizás alguna fuerza superior no quería que se jugara. Quizás era alguien diciéndonos que el mundo (o Buenos Aires, vamos, que es lo mismo) no estaba preparado para semejante drama.

Pero hoy se abrió el cielo en La Boca. En todos los sentidos posibles. No sólo dejó de llover, sino que incluso el sol se asomó con timidez cuando las revoluciones dentro del campo estaban a mil por hora, cuando La Bombonera ensordecía incluso a los comentaristas que luchaban para imponer sus propias voces.

También sucede que una espera prolongada colma los corazones con demasiada expectativa, y la decepción —nos recuerda la vida casi a diario— siempre espera a la vuelta de la esquina. Pero no fue el caso esta tarde. Los dos equipos salieron a La Bombonera a jugar la final como si fuera la última, como si la tormenta pudiera desatarse en cualquier momento y acabar con el mundo como lo conocemos. El portero Rossi, de los locales, había entendido perfectamente el mensaje: un gol en contra era un balazo. Por eso jugó con el corazón en la boca y una armadura sobre el pecho. Tuvo una tarde memorable.

La primera media hora se jugó bajo un cielo tapado, y el partido, como influido por el clima, también era denso. Si bien los mediocampos fungieron como meras zonas de tránsito, lo que permitió que las áreas fueran zonas de riesgo permanente, había más intensidad que buen juego, un mal que padece el fútbol argentino hace largos años.

Pero los goles cambian los partidos, abren las nubes y sacan al sol. Cuando empezaba el segundo tercio del partido, Boca hizo por fin cuatro pases seguidos que terminaron en el lugar adecuado: la taurina humanidad de Ramón Ábila, un chocador por naturaleza, una suerte de Diego Costa criollo. Estallaba la Bombonera, que había esperado demasiado para poder hacerlo, cuando de pronto se impuso, como un relámpago, el empate. Aprovechó el desasosiego de los locales Lucas Pratto, del otro lado del espejo en el que se mira Ábila: animales del área, cazadores innatos.

El empate volvía a cerrar el cielo y River buscaba con más insistencia al sol. El primer tiempo se hacía largo para Boca. Pero tenía —siempre tiene— un as bajo la manga. La lesión de Christian Pavón permitió que Darío Benedetto, autor de un doblete fantástico en la semifinal con Palmeiras, entrara antes de tiempo. Y el goleador demostró que los goleadores siempre tienen que estar. Así haya dos en el mismo plantel y se diga que no pueden convivir en la misma zona, en las finales los goleadores tienen que estar. Fue un grácil cabezazo suyo el que puso de nuevo en ventaja a los locales. La diferencia con la primera vez es que La Bombonera podía, por lo menos por quince minutos, disfrutar de la generalmente efímera alegría del gol a favor.

Después de un primer tiempo crepitante y salvaje, llegó la calma que sucede a las tormentas (este es el momento en el que me disculpo por las continuas analogías meteorológicas, que espero se detengan pasado este párrafo). Boca se sentía cómodo con la ventaja y River no se desesperaba por emparejarla, como si supiera que tarde o temprano sucedería. Y sucedió de la manera más esperable: un balón parado, arma en boga en estos tiempos, fue suficiente para nivelar el asunto. Ni Rossi, gigantesco, pudo modificar el destino.

Los visitantes apostaban a ciegas por buscar a su ariete, y los locales se apoyaban más bien en su gente. En este tipo de partidos, que se juegan sólo con la afición local, el peso del estadio es aún mayor, y puede servir para paliar ciertas deficiencias futbolísticas. Boca, en primera instancia atontado por el empate encajado, creció con su pueblo, con el ingreso de uno de los que mejor lo representan (Carlitos Tévez), y con su mediocampo combativo, pero Benedetto, generalmente clínico, se topó hacia el final con la muralla de Armani, un portero como los de antes: con cara de malo y mirada impenetrable.

El partido terminó bajo una leve resolana bonaerense. Ni los locales se sintieron abatidos, ni los visitantes triunfantes. A falta del capítulo final de esta historia convertida en épica por los medios y las aficiones, sería atrevido lanzarnos a dar un pronóstico. Y no nos referimos al clima. Sinceramente, no tenemos ni idea de lo que pueda pasar de aquí a quince días —una eternidad—, aunque sí podemos estar seguros de que lo que suceda en Núñez no tendrá nada de normal, porque esta historia la ha escrito un loco.

Artículo anterior
Artículo siguiente
Dan Lerner
Dan Lerner
Periodista y defensa central que no le teme al choque, salvo el que le planteó la realidad. Entrenador top en Football Manager. Lejano y solitario aficionado de la Fiorentina gracias a un melenudo llamado Gabriel Omar. Vive el fútbol como su país le enseñó: con taquicardia y el ceño fruncido. Trabajó en AS durante un año y ahora está de vuelta en Lima, su ciudad, donde escribe para una revista local, y desde donde intentará contarnos qué pasa en esas latitudes (o cómo se ve desde allí el otro lado del mundo).
RELATED ARTICLES

2 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -
Google search engine

Most Popular

Recent Comments

Perikorro en Con contundencia
Alberto Patiño Varela en Los antimadridistas
Xavi Verger en Vinicius saca el cañón
Perikorro en Vivos con Fati-ga
Diego en Los sufridores
Diego en Viva el rey
Juan De Dios Luna Cijanes en La posesión y los tulipanes
Perikorro en Minority Report
Dr en Las viudas
Diego en Las viudas
Perikorro en Las viudas
Perikorro en Gaspartismo Reloaded
Diego en Viva la Vuelta
Dr en Viva Irlanda
Diego en Viva Irlanda
Diego en Decíamos ayer
Diego en Paz y amor
Dr en Paz y amor
Diego en Paz y amor
Diego en Vuela Supermán
Diego en Vuela Supermán
Diego en El trampolín
Perikorro en Salvar a Barrabás
Coral en Truman
Jose Avellaneda Perez en Los ídolos
María en Calles vacías
Amiguel en El pendejo de turno
Silvia Nebreda en Palabras y lágrimas
Manitu69 en This is Atleti
Alejandro Rincón Rubio en ¿Es Jovic un mediapunta?
Diego A. en Elogio de la locura
Juan De Dios Luna Cijanes en Efectividad máxima
Alfrez en Oda al populismo
Alfrez en Oda al populismo
Diego en Oda al populismo
Manitu69 en Oda al populismo
Fiodor Dostoievski en ¿Suerte o talento?
EUGENIO JORDAN en El cisne blanco
Frank Terraces en Historia del segundo Atleti
Hassandudeim en Historia del segundo Atleti
Perikorro en Aquí un Zidanista
Hassansudeim en Fichar a Descartes
Frank Terraces en Fichar a Descartes
Michael en Nacho y la tristeza
Irene García en Entre cero y nada
Roberto Gómez González en Entre cero y nada
Hassansudeim en Primeras impresiones
Rafael Sánchez Sánchez en Correa, Oblak y feliz año nuevo
Juanma Jiménez en Sólo fútbol
Jules en Sólo fútbol
Che en Trigo limpio
Gracias Faubert en Trigo limpio
Hassansudeim en Trigo limpio
Xabier en Trigo limpio
Juan carlos en Trigo limpio
Óscar Laguna en Ansiedad
Juan De Dios Luna Cijanes en El mundo se derrumba y nosotros nos enamoramos
Joan Del Valle en El tamaño importa (y mucho)
Jose Carlos Torrenova Lozano en Mucho más importante que todo eso
Pascual Vicente Martínez Gimeno en Dos años A La Contra
Vicente Martin-Pozuelo Cantos en Good Bye, Lenin!
yerry en Don Cenizo
IGWT en Relatividad
Manitu69 en Hacerse viejo
Tony en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Grandes éxitos de ayer y hoy
Esuardo en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Victoria sin identidad
Frank Terraces en Bendita normalidad
Francisco en Victoria sin identidad
Julián Martín Fernández en Rodrygo hace viejo a Vinicius
J. J. Creamer en Los héroes de Bowie
Joselito en Éxito sin cimientos
Juan de Dios Luna Cijanes en Ansufatización
Juan De Dios Luna Cijanes en El ciclismo se ablanda
Frank Terraces en Desapego
Juan De Dios Luna Cijanes en Movistar no se rinde
Juan de Dios Luna Cijanes en Queremos tanto a Roglic
Frank Terraces en Hace dos meses
Juan De Dios Luna Cijanes en Nada por aquí, Neymar por allá
Juan De Dios Luna Cijanes en Hoy me he acordado de Lucho Herrera
Juan De Dios Luna Cijanes en Un colombiano en la luna
Juan De Dios Luna Cijanes en El Tour se achica ante Bernal
Juan de Dios Luna Cijanes en Bernal rompe el cielo
Juan De Dios Luna Cijanes en Bernal quiere el Tour
Eberhard Torres Calderón en Cuarenta años de La vida de Brian
Juan De Dios Luna Cijanes en Pinot quiere el Tour y Mikel Landa no se rinde
Frank Terraces en El Atlético más merengue
Juan De Dios Luna Cijanes en La suerte dispara contra Landa
Diego en El fugitivo
Diego en Sopor de France
Juan De Dios Luna Cijanes en El Talento Desperdiciado I: George Best
Juan De Dios Luna Cijanes en Friedenreich: Pelé antes de Pelé
Frank Terraces en La Feria de la Carne
Frank Terraces en El altar de Pérgamo
Juan De Dios Luna Cijanes en Ni cinco de bola
José Antonio Gutiérrez en No cambies tus sueños, cambia el mundo
Antonio Lopez Lobeto en Los doce trabajos de Hércules
Francisco Pedrajas Raya en Ramos-Florentino: Pimpinela en el Madrid
Antonio Lopez Lobeto en Mi pájaro es mejor que el tuyo
Stockton en Bon voyage
Juan De Dios Luna Cijanes en El problema del Barça es el relato
Perikorro en Tantas mareas, marean
Perikorro en No me gusta el cricket
Carmelo en La venda ya cayó
Antonio Jesús Zarza Moreno en ¿Marino o submarino?
Lorenzo Dominguez Sanchez en Gracias, Florentino
Joaquín en Camino a Vitoria
Robert Lee en El que se va, ya no es
victor martín marron en Quiten de ahí a esa loca
Martín Vallejo platero en El borde de la piscina
Diego en Gracias, Johan
jose antonio medrano en Gracias, Johan
Jorge Florido en Gracias, Johan
Javier en Gracias, Johan
Esteban en Gracias, Johan
Fran en Gracias, Johan
5contraelcalvo en Esperando a Zidane
Perikorro en Esperando a Zidane
Elaine Cristina en Casillas, el homenaje pendiente
Tomás Luis de Victoria en No, lo ponemos todo al centro
Tomás Luís de Victoria en Casillas, el homenaje pendiente
Lucas en Benzema FC
Carlos Antonio Suárez fornelino en Jugarse «nada»
Antonio Lopez Lobeto en Siete equipos para tres descensos
Víctor Raúl Valladares en El Real Madrid se queda solo
IÑAKI ASENSIO CALATAYUD en Ter Stegen, el portero de la T-10
José Ramón García en Ilusión en el nuevo White Hart Lane
JOSE ANTONIO FERNANDEZ PLAZA en Héctor del Mar, tal como éramos
Lucas en Oh, capitán
José Luis Heras en Usted tiene el faro roto
Juan J Rodriguez en Usted tiene el faro roto
Jairo Castillo en El Madrid de la triste figura
Rod en Au revoir
Cristian Galván en Motociclismo e hipocresía
Hassansudeim en La trampa perfecta
Juan De Dios Luna Cijanes en La trampa perfecta
Antonio Lopez Lobeto en Cuestión de fe
Martín Vallejo platero en Marcó Isco, ganó Zidane
Eliseo en Vuelve Zidane
Juan De Dios Luna Cijanes en La esperanza
Juan de Dios Luna Cijanes en La muerte del emperador
Maria Jose en Tropismo
María Jesús en Tropismo
Antonio Lopez Lobeto en El amor no siempre gana
SanEmeterio For Atle en Bienvenidos al espectáculo de minstrel
Elaine Cristina en El empate perfecto
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en La revancha perpetua
Antonio Lopez Lobeto en Al límite de la filosofía
Juan de Dios Luna Cijanes en La ley del mínimo esfuerzo
Antonio Lopez Lobeto en Milagro Kvitova
Carlos Leo Castellanos en Cristiano ya no va de farol
Marcos Da Silva en El tamaño importa (y mucho)
Antonio Lopez Lobeto en Promesas que todavía lo son
Gustavo Del río manzano en Quince años sin el mejor: Chava Jiménez
ROSA MARIA cuesta guerrero en A propósito de Laura
Irene García en Vidrio roto
AA - Rod en Vidrio roto
Juan Luna Cijanes en Solari y la teoría del melón
Antonio Lopez Lobeto en El valor de las palabras
Raúl Ávila en El traje de toda la vida
Miguel Morán en Godín es El Cid Campeador
Ricardo Moreno Castillo en La adolescencia duele
Aminie Filippi en La adolescencia duele
Miguel Angel Hidalgo Mena en Historia de un superviviente
Alfrez en Por los cojones
Paulino en Por los cojones
ROSA MARIA cuesta guerrero en La adolescencia duele
Luis Miguel en Y el presidente, ¿qué?
Oscar Redondo Callado en Tour 2019: Un espanto de recorrido
Santiago Peraza en A LA CONTRA, primer aniversario
Teddy Sagarrasantos@hotmail.com en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Conchita Minguez en Cinco apuntes para seis carreras