sábado, junio 15, 2024
Google search engine
InicioDeporte USAEl día de la Copa Geller

El día de la Copa Geller

Recurrir desde el titular a la magnífica serie Friends y a su archiconocido capítulo ‘The one with the football’ (el noveno capítulo de la tercera temporada, que tuvo casi 30 millones de telespectadores en Estados Unidos el día de su emisión) no es para nada aleatorio: para muchos españoles, ese capítulo en concreto (u otros capítulos de Friends) supuso su primer gran acercamiento a las tradiciones estadounidenses en Thanksgiving Day o, como se le llama por aquí, el Día de Acción de Gracias. En ese capítulo de la serie creada por Marta Kauffman y David Crane, los personajes femeninos están preparando los platos de la cena de Acción de Gracias mientras que los personajes masculinos ven en la televisión un partido de football hasta que, por diversos avatares, al final unos y otros terminan bajando a un parque para disputar un partido de football con un premio muy especial para el ganador: la Copa Geller, el trofeo que se daba en la casa de los hermanos Ross y Monica cuando eran pequeños. Ese partido callejero que disputan los protagonistas de Friends sirve para simbolizar los centenares de miles de partidos callejeros de football que disputan grupos de amigos y familiares del este al oeste y del norte al sur de Estados Unidos el cuarto jueves de noviembre de cada año (es la fecha en la que se celebra Thanksgiving Day) y que son conocidos coloquialmente con un nombre: los Turkey Bowl. Porque en el Día de Acción de Gracias sólo existen tres cosas: el desfile (principalmente, el de Macy’s en Nueva York), el pavo que se come en la cena como plato principal (o, dicho en inglés, turkey, de ahí el nombre de esos partidos callejeros) y el football.

Aunque pueda parecer extraño visto desde España y con la perspectiva de desconocimiento de una festividad con la que no tenemos nada que ver (pese a que algunos historiadores defienden que el primer Día de Acción de Gracias en lo que ahora sería suelo americano fue llevado a cabo por los colonos españoles el 9 de septiembre de 1565 en San Agustín, una ciudad que se encuentra en el estado de Florida), lo cierto es que, para los estadounidenses, Thanksgiving Day es tan o (mucho) más importante que la Navidad. Desde que Abraham Lincoln, el mítico 16º presidente norteamericano, estableciera oficialmente las vacaciones del Día de Acción de Gracias allá por 1863, el cuarto jueves del mes de noviembre y sus días posteriores se han convertido en unas fechas señaladas para regresar a los lugares de nacimiento y para compartir el tiempo con los seres queridos, con la familia y con los amigos (en un país gigantesco como Estados Unidos no es tan habitual como en España vivir en el lugar en el que has nacido y mucho menos, en el caso de vivir en otra ciudad, regresar habitualmente a la ciudad de origen a ver a tu familia). Y también, especialmente, para disfrutar de muchos partidos de football.

No en vano, los partidos de football, ya sean de high school, de college o de NFL, son una tradición centenaria tanto en el Día de Acción de Gracias como en el viernes, el sábado y el domingo posteriores a ese jueves. En 1869, apenas seis años después de que Lincoln declarara oficialmente las vacaciones de Thanksgiving, ya empezaron a disputarse partidos de football en esas fechas. Y no son partidos cualquiera, sino que la mayoría de ellos tienen una circunstancia común: son encuentros de máxima rivalidad deportiva o de máxima rivalidad estatal aprovechando que todas las familias, con sus miembros habitualmente dispersos por el país, están de nuevo reunidas en sus lugares de origen y pueden ir todos juntos a los estadios.

Por ejemplo, la liga profesional de football celebra cada año el cuarto jueves de noviembre su NFL on Thanksgiving Day, en el que, desde hace ya unos años, se adelantan dos choques del domingo al jueves para conformar siempre tres encuentros entre conjuntos rivales en sus divisiones. Este año la tradición sigue en marcha con la disputa de un Detroit Lions-Chicago Bears, un Dallas Cowboys-Washington Redskins y un New Orleans Saints-Atlanta Falcons. De todos ellos, cabe destacar la habitual cercanía de los Lions y de los Cowboys con el Día de Acción de Gracias, ya que ambas franquicias disputaban cada año partidos como locales en Thanksgiving Day desde la década de los treinta a la década de los sesenta.

En cualquier caso, las vacaciones de Acción de Gracias no son las vacaciones del football de la NFL, sino que son las vacaciones del football universitario, el verdadero motor deportivo de estas señaladas fechas. De hecho, tradicionalmente Thanksgiving Day marcaba el final de la temporada regular en la NCAAF (a excepción del partido entre la Navy y la Army, que se disputa siempre en diciembre) antes de la celebración de las finales de conferencia y de las diferentes bowls repartidas por el país. Y aunque ahora a veces no es así en la mayoría de las divisiones (en la División I, además de a las finales de conferencia, la semana 14 también está reservada para partidos aplazados, mientras que en la semana 15 únicamente se disputa el Navy-Army), tampoco deja de ser cierto que estos días suponen el punto álgido de toda la temporada competitiva. La lista de encuentros importantes que se disputan desde hoy y hasta el sábado es tan larga que lo mejor será que vayamos poco a poco.

Hoy mismo, en el propio Día de Acción de Gracias, ya se puede disfrutar en el college football de una rivalidad centenaria (empezó en 1901) que recuperó su tradicional fecha el pasado año: The Egg Bowl, que enfrenta a las universidades de Ole Miss y Mississippi State. Sin embargo, es mañana viernes cuando el nivel de encuentros entre históricos rivales empieza a subir hasta la explosión de deporte, algarabía, colorido y confeti que convierte al sábado posterior a Thanksgiving en un día inolvidable. Antes, habrá que insistir, apunten para mañana viernes: la Commonwealth Cup (enfrenta desde 1895 a Virginia Tech y Virginia), el Heroes Trophy (desde 1891 entre Iowa y Nebraska), la Civil War (desde 1894 entre Oregon State y Oregon), la Apple Cup (desde 1900 entre Washington State y Washington), la Battle Line (desde 1906 entre Missouri y Arkansas) y la novedosa pero bulliciosa War on I-4 (desde 2005 entre South Florida y UCF).

Y después llega ya el sábado, simplemente uno de los mejores días del año deportivo estadounidense y eso que en Estados Unidos hay multitud de días de deporte señalados cada año en el calendario (los que más se disfrutan, posiblemente, el NBA Christmas Day, el Superbowl Sunday, el MLB Final Day, el Kentucky Derby, el Sunday at The Masters, el Daytona 500, el Selection Sunday, el New Year’s Day Bowls, el NFL Divisional Playoff Weekend y el First Monday of April con la final nacional de la NCAA Basketball y Opening Day de la MLB). Porque el sábado posterior al Día de Acción de Gracias nos regala más de veinte encuentros de máxima rivalidad de un espectáculo tan apasionante y entretenido como es el football universitario y eso es prácticamente inigualable. Ya lo avisamos antes, la lista de partidos a destacar de ese sábado es inmensa: el Clean, Old-Fashioned Hate (desde 1893 entre Georgia y Georgia Tech), la Holy War (desde 1896 entre Utah y BYU), la Palmetto Bowl (desde 1896 entre Clemson y South Carolina), el Paul Bunyan’s Axe (desde 1890 entre Wisconsin y Minnesota; antes recibía un nombre lo más seguro que todavía mejor, Slab of Bacon), la Old Oaken Bucket (desde 1891 entre Indiana y Purdue), el Land of Lincoln Trophy (desde 1892 entre Northwestern e Illinois; antes también tenía un nombre todavía mejor, Sweet Sioux Tomahawk), la Territorial Cup (desde 1899 entre Arizona y Arizona State), el Jeweled Shillelagh (desde 1926 entre USC y Notre Dame), el Farmaggedon (desde 1917 entre Iowa State y Kansas State), la Valley Cup (desde 1921 entre Fresno State y San Jose State), The Governor’s Cup (desde 1912 entre Lousville y Kentucky, si bien es en el siglo XXI cuando la rivalidad ha aumentado), el Fremont Cannon (desde 1969 entre UNLV y Nevada) y el Sunshine Showdown (desde 1958 entre Florida State y Florida). Además, también hay que destacar otros duelos estatales o rivalidades territoriales como los que enfrentan a Vanderbilt con Tennessee (su primer encuentro fue en 1892), a North Carolina con North Carolina State (desde 1894), a Texas A&M con LSU (desde 1899), a Penn State con Maryland (desde 1917), a Texas Tech con Baylor (desde 1929), al Boston College con Syracuse (desde 1924) o a Duke con Wake Forest, dos de las cuatro universidades que forman parte de la Tobacco Road, una tradicional rivalidad entre universidades de Carolina del Norte. Y por encima de todos los partidos señalados, hay dos rivalidades eternas entre algunos de los mejores equipos de la competición y que merecen tener su propio espacio en este texto: The Iron Bowl, que enfrenta desde 1893 a Alabama contra Auburn; y The Game, que enfrenta desde 1897 a Ohio State con una Universidad de Michigan que ya lleva seis años seguidos sin conseguir vencer en, con permiso de Michigan State, su partido más importante de toda la temporada. Si este sábado únicamente tienen tiempo para ver un partido de football universitario, apuesten sin dudarlo por uno de estos dos últimos.

Y si, pese a todo, lo que quieren es ver otro tipo de deporte, no se preocupen: aunque el football sobresalga, en las vacaciones de Thanksgiving Day también hay tiempo para el baloncesto y para el hockey sobre hielo, junto al football, el otro gran deporte de invierno en Estados Unidos. La NBA detiene su competición hoy jueves, pero mañana viernes es uno de sus días de mayor producción con 14 encuentros. El resto del fin de semana tampoco le va a la zaga: el sábado se juegan 7 partidos y el domingo otros 8. Mientras, la NHL también se para hoy jueves, pero mañana viernes es uno de los días tradicionales de la temporada con 15 partidos (todos los equipos, menos uno, juegan ese día), incluido el NHL Thanksgiving Showdown entre los Flyers y los Rangers retransmitido para todo Estados Unidos por la NBC.

En definitiva, estos días hay football, baloncesto o hockey sobre hielo para conformar decenas y decenas de propuestas deportivas para la festividad familiar más importante de Estados Unidos. Y si no tienen pavo para comer hoy, tampoco deberían preocuparse: siempre pueden comer un plato cajún y pollo frito en algún restaurante de un desértico New Orleans y entrar al casino Harrah’s para ver cómo la gente en familia se juega a la ruleta o al póker sus ahorros. Me temo que no serían los primeros españoles en hacerlo. ¡Viva la Copa Geller!

RELATED ARTICLES

2 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -
Google search engine

Most Popular

Recent Comments

Perikorro en Con contundencia
Alberto Patiño Varela en Los antimadridistas
Xavi Verger en Vinicius saca el cañón
Perikorro en Vivos con Fati-ga
Diego en Los sufridores
Diego en Viva el rey
Juan De Dios Luna Cijanes en La posesión y los tulipanes
Perikorro en Minority Report
Dr en Las viudas
Diego en Las viudas
Perikorro en Las viudas
Perikorro en Gaspartismo Reloaded
Diego en Viva la Vuelta
Dr en Viva Irlanda
Diego en Viva Irlanda
Diego en Decíamos ayer
Diego en Paz y amor
Dr en Paz y amor
Diego en Paz y amor
Diego en Vuela Supermán
Diego en Vuela Supermán
Diego en El trampolín
Perikorro en Salvar a Barrabás
Coral en Truman
Jose Avellaneda Perez en Los ídolos
María en Calles vacías
Amiguel en El pendejo de turno
Silvia Nebreda en Palabras y lágrimas
Manitu69 en This is Atleti
Alejandro Rincón Rubio en ¿Es Jovic un mediapunta?
Diego A. en Elogio de la locura
Juan De Dios Luna Cijanes en Efectividad máxima
Alfrez en Oda al populismo
Alfrez en Oda al populismo
Diego en Oda al populismo
Manitu69 en Oda al populismo
Fiodor Dostoievski en ¿Suerte o talento?
EUGENIO JORDAN en El cisne blanco
Frank Terraces en Historia del segundo Atleti
Hassandudeim en Historia del segundo Atleti
Perikorro en Aquí un Zidanista
Hassansudeim en Fichar a Descartes
Frank Terraces en Fichar a Descartes
Michael en Nacho y la tristeza
Irene García en Entre cero y nada
Roberto Gómez González en Entre cero y nada
Hassansudeim en Primeras impresiones
Rafael Sánchez Sánchez en Correa, Oblak y feliz año nuevo
Juanma Jiménez en Sólo fútbol
Jules en Sólo fútbol
Che en Trigo limpio
Gracias Faubert en Trigo limpio
Hassansudeim en Trigo limpio
Xabier en Trigo limpio
Juan carlos en Trigo limpio
Óscar Laguna en Ansiedad
Juan De Dios Luna Cijanes en El mundo se derrumba y nosotros nos enamoramos
Joan Del Valle en El tamaño importa (y mucho)
Jose Carlos Torrenova Lozano en Mucho más importante que todo eso
Pascual Vicente Martínez Gimeno en Dos años A La Contra
Vicente Martin-Pozuelo Cantos en Good Bye, Lenin!
yerry en Don Cenizo
IGWT en Relatividad
Manitu69 en Hacerse viejo
Tony en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Grandes éxitos de ayer y hoy
Esuardo en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Victoria sin identidad
Frank Terraces en Bendita normalidad
Francisco en Victoria sin identidad
Julián Martín Fernández en Rodrygo hace viejo a Vinicius
J. J. Creamer en Los héroes de Bowie
Joselito en Éxito sin cimientos
Juan de Dios Luna Cijanes en Ansufatización
Juan De Dios Luna Cijanes en El ciclismo se ablanda
Frank Terraces en Desapego
Juan De Dios Luna Cijanes en Movistar no se rinde
Juan de Dios Luna Cijanes en Queremos tanto a Roglic
Frank Terraces en Hace dos meses
Juan De Dios Luna Cijanes en Nada por aquí, Neymar por allá
Juan De Dios Luna Cijanes en Hoy me he acordado de Lucho Herrera
Juan De Dios Luna Cijanes en Un colombiano en la luna
Juan De Dios Luna Cijanes en El Tour se achica ante Bernal
Juan de Dios Luna Cijanes en Bernal rompe el cielo
Juan De Dios Luna Cijanes en Bernal quiere el Tour
Eberhard Torres Calderón en Cuarenta años de La vida de Brian
Juan De Dios Luna Cijanes en Pinot quiere el Tour y Mikel Landa no se rinde
Frank Terraces en El Atlético más merengue
Juan De Dios Luna Cijanes en La suerte dispara contra Landa
Diego en El fugitivo
Diego en Sopor de France
Juan De Dios Luna Cijanes en El Talento Desperdiciado I: George Best
Juan De Dios Luna Cijanes en Friedenreich: Pelé antes de Pelé
Frank Terraces en La Feria de la Carne
Frank Terraces en El altar de Pérgamo
Juan De Dios Luna Cijanes en Ni cinco de bola
José Antonio Gutiérrez en No cambies tus sueños, cambia el mundo
Antonio Lopez Lobeto en Los doce trabajos de Hércules
Francisco Pedrajas Raya en Ramos-Florentino: Pimpinela en el Madrid
Antonio Lopez Lobeto en Mi pájaro es mejor que el tuyo
Stockton en Bon voyage
Juan De Dios Luna Cijanes en El problema del Barça es el relato
Perikorro en Tantas mareas, marean
Perikorro en No me gusta el cricket
Carmelo en La venda ya cayó
Antonio Jesús Zarza Moreno en ¿Marino o submarino?
Lorenzo Dominguez Sanchez en Gracias, Florentino
Joaquín en Camino a Vitoria
Robert Lee en El que se va, ya no es
victor martín marron en Quiten de ahí a esa loca
Martín Vallejo platero en El borde de la piscina
Diego en Gracias, Johan
jose antonio medrano en Gracias, Johan
Jorge Florido en Gracias, Johan
Javier en Gracias, Johan
Esteban en Gracias, Johan
Fran en Gracias, Johan
5contraelcalvo en Esperando a Zidane
Perikorro en Esperando a Zidane
Elaine Cristina en Casillas, el homenaje pendiente
Tomás Luis de Victoria en No, lo ponemos todo al centro
Tomás Luís de Victoria en Casillas, el homenaje pendiente
Lucas en Benzema FC
Carlos Antonio Suárez fornelino en Jugarse «nada»
Antonio Lopez Lobeto en Siete equipos para tres descensos
Víctor Raúl Valladares en El Real Madrid se queda solo
IÑAKI ASENSIO CALATAYUD en Ter Stegen, el portero de la T-10
José Ramón García en Ilusión en el nuevo White Hart Lane
JOSE ANTONIO FERNANDEZ PLAZA en Héctor del Mar, tal como éramos
Lucas en Oh, capitán
José Luis Heras en Usted tiene el faro roto
Juan J Rodriguez en Usted tiene el faro roto
Jairo Castillo en El Madrid de la triste figura
Rod en Au revoir
Cristian Galván en Motociclismo e hipocresía
Hassansudeim en La trampa perfecta
Juan De Dios Luna Cijanes en La trampa perfecta
Antonio Lopez Lobeto en Cuestión de fe
Martín Vallejo platero en Marcó Isco, ganó Zidane
Eliseo en Vuelve Zidane
Juan De Dios Luna Cijanes en La esperanza
Juan de Dios Luna Cijanes en La muerte del emperador
Maria Jose en Tropismo
María Jesús en Tropismo
Antonio Lopez Lobeto en El amor no siempre gana
SanEmeterio For Atle en Bienvenidos al espectáculo de minstrel
Elaine Cristina en El empate perfecto
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en La revancha perpetua
Antonio Lopez Lobeto en Al límite de la filosofía
Juan de Dios Luna Cijanes en La ley del mínimo esfuerzo
Antonio Lopez Lobeto en Milagro Kvitova
Carlos Leo Castellanos en Cristiano ya no va de farol
Marcos Da Silva en El tamaño importa (y mucho)
Antonio Lopez Lobeto en Promesas que todavía lo son
Gustavo Del río manzano en Quince años sin el mejor: Chava Jiménez
ROSA MARIA cuesta guerrero en A propósito de Laura
Irene García en Vidrio roto
AA - Rod en Vidrio roto
Juan Luna Cijanes en Solari y la teoría del melón
Antonio Lopez Lobeto en El valor de las palabras
Raúl Ávila en El traje de toda la vida
Miguel Morán en Godín es El Cid Campeador
Ricardo Moreno Castillo en La adolescencia duele
Aminie Filippi en La adolescencia duele
Miguel Angel Hidalgo Mena en Historia de un superviviente
Alfrez en Por los cojones
Paulino en Por los cojones
ROSA MARIA cuesta guerrero en La adolescencia duele
Luis Miguel en Y el presidente, ¿qué?
Oscar Redondo Callado en Tour 2019: Un espanto de recorrido
Santiago Peraza en A LA CONTRA, primer aniversario
Teddy Sagarrasantos@hotmail.com en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Conchita Minguez en Cinco apuntes para seis carreras