martes, mayo 21, 2024
Google search engine
InicioOpiniónViaje a la cabeza de Marco Asensio

Viaje a la cabeza de Marco Asensio

Sigmund Freud dedicó su vida al estudio del psicoanálisis. No entraré en materia porque sería inquietante y, sobre todo, catastrófico para mi reputación, pero sí pretendo tumbar a Marco Asensio en el diván y echar a volar la imaginación. Para empezar, tengo que reconocer mi desasosiego por la desaparición del mallorquín. Telefoneé al FBI para que se hicieran cargo del caso, pero aborté el operativo cuando el pasado lunes contra Inglaterra vi su camiseta moverse mecida por la brisilla sureña del Villamarín con cierta soltura, pero sin criterio. Su corazón carbura, sus piernas laten, por lo que no puedo entender es que un ser dotado de tantos privilegios se deje dominar por la indolencia que últimamente gobierna el entorno del club que le da de comer. Que se acuerde de la ligereza con la que jugaba en el Playas de Calviá si es necesario. Quizá esa sea la clave para resolver el misterio.

Marco empezó la temporada de manera fulgurante. Fue uno de los mayores culpables de que lanzásemos las campanas al vuelo en las primeras jornadas, y su actuación ante la Roma propició que se me erizase la piel pensando en lo lejos que le quedaba el techo. Desde entonces, me pregunto si no soy fácilmente impresionable o si la falta de adrenalina en mi vida diaria me lleva a conformarme con ciertos placeres fugaces.

Zidane, un hombre que ganaba mucho más cuando usaba los silencios que cuando abría la boca, ya se lo advirtió, preocupado porque a la perla del Madrid y de España le distrajesen los ruidos de las afueras: «No hagas caso a lo que dicen y céntrate en mejorar». El francés, comentaban, sabía meter a Marco en cintura y enderezarle cuando se dejaba llevar por los cantos de sirena. Pero ahora, con Zidane fuera del Real Madrid y Julen Lopetegui como guía espiritual, Asensio atraviesa una mala racha de la que no consigue recuperarse. De ahí que lo que el español necesite sea un poco de terapia.

Manejar el hecho de pasar de la segunda fila de la clase a la primera línea de la batalla no es nada fácil. Tampoco lo es tener que ser el heredero del trono desde que se produjo un vacío de poder de dimensiones descomunales en verano. Ni ser el protagonista de una lenta pero incipiente transición dulce en la Selección que comanda Luis Enrique. Pero Marco ya no se puede permitir malgastar muchas más oportunidades y me disgustaría mucho verle convertido en un nuevo Benzema. No pasará porque se marchará antes si llega un equipo que le convenza de que en sus filas conseguirá sacar aquello que no pudo demostrar en el Real Madrid. Considero a Asensio y a sus consejeros lo bastante inteligentes como para saber que esa burda mentira se vende fácil, pero poquísimas veces deja beneficios reales para el interesado. Lo malo de Asensio es que nos ilusiona. Le queremos cuando cumple con nuestras expectativas y le odiamos cuando nos pincha nuestros sueños de grandeza. Tanto él como nosotros tendremos que encontrar un punto medio que nos aporte regularidad.

Es posible que Asensio eche de menos a Isco. Como todos. Ambos jugadores se han convertido en piezas imprescindibles en el once de Lopetegui dependiendo del sistema que quiera poner en juego el vasco. Isco para el 4-4-2 y Asensio para el 4-3-3. La presencia del malagueño dentro y fuera del campo hace crecer al Real Madrid y al resto de sus compañeros, por eso, para rellenar su ausencia, Marco ha tenido que buscar consuelo en Dani Ceballos. No sabemos cómo reaccionará Isco al hecho de haber perdido su silla. Espero que, por el bien de todos, donde comen dos puedan comer tres.

En el Real Madrid empiezan a temerse que Lopetegui no tenga la misma psicología (o mano izquierda) que tenía Zizou con Asensio. Una vida social muy ajetreada o las tentaciones acordes a su edad (cumplirá 23 años en enero) hacen que por los aledaños del Santiago Bernabéu estén preocupados. Es necesario que sea el propio Marco el que le lleve la contraria a los dimes y diretes. Lo tiene fácil, no se le pide más que tener la cabeza y las piernas sincronizadas, pero la carne es débil y el tiempo se va agotando, en su mente asoman los fantasmas espoleados por el halago fácil.

¿Cuándo volverá Marco Asensio a provocar más aplausos que reproches? Posiblemente, cuando dejemos de esperarle, cuando cualquier otro desvíe nuestra atención. Mientras tanto, el mallorquín tiene en sus manos seguir siendo el capitán de la revolución de la alegría en el Real Madrid y en España o caer en la mediocridad de conformarse con ser simplemente un gran futbolista. Pronto se dará cuenta (si no lo ha hecho ya) de algo de lo que ya avisó Freud: «Uno puede defenderse de los ataques; contra el elogio se está indefenso».

Irene García
Irene García
Periodista. Intento de guionista, así que escribo mucho, aunque no siempre bien. Si suena Ella Fitzgerald, mejor. Deporte. Cultura. Viajes. Me bato en duelo con cualquiera por defender a Batman y 'La La Land'. Viví dos años en Buenos Aires y por eso tengo mucha paciencia. Subdirectora de A La Contra. Emperatriz de la batcueva.
RELATED ARTICLES

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -
Google search engine

Most Popular

Recent Comments

Perikorro en Con contundencia
Alberto Patiño Varela en Los antimadridistas
Xavi Verger en Vinicius saca el cañón
Perikorro en Vivos con Fati-ga
Perikorro en La del Pirata bueno
Diego en Los sufridores
Diego en Viva el rey
Juan De Dios Luna Cijanes en La posesión y los tulipanes
Perikorro en Minority Report
Dr en Las viudas
Diego en Las viudas
Perikorro en Las viudas
Perikorro en Gaspartismo Reloaded
Diego en Viva la Vuelta
Dr en Viva Irlanda
Diego en Viva Irlanda
Diego en Decíamos ayer
Diego en Paz y amor
Dr en Paz y amor
Diego en Paz y amor
Diego en Vuela Supermán
Diego en Vuela Supermán
Diego en El trampolín
Perikorro en Salvar a Barrabás
Coral en Truman
Jose Avellaneda Perez en Los ídolos
María en Calles vacías
Amiguel en El pendejo de turno
Silvia Nebreda en Palabras y lágrimas
Manitu69 en This is Atleti
Alejandro Rincón Rubio en ¿Es Jovic un mediapunta?
Diego A. en Elogio de la locura
Juan De Dios Luna Cijanes en Efectividad máxima
Alfrez en Oda al populismo
Alfrez en Oda al populismo
Diego en Oda al populismo
Manitu69 en Oda al populismo
Fiodor Dostoievski en ¿Suerte o talento?
EUGENIO JORDAN en El cisne blanco
Frank Terraces en Historia del segundo Atleti
Hassandudeim en Historia del segundo Atleti
Perikorro en Aquí un Zidanista
Hassansudeim en Fichar a Descartes
Frank Terraces en Fichar a Descartes
Michael en Nacho y la tristeza
Irene García en Entre cero y nada
Roberto Gómez González en Entre cero y nada
Hassansudeim en Primeras impresiones
Rafael Sánchez Sánchez en Correa, Oblak y feliz año nuevo
Juanma Jiménez en Sólo fútbol
Jules en Sólo fútbol
Che en Trigo limpio
Gracias Faubert en Trigo limpio
Hassansudeim en Trigo limpio
Xabier en Trigo limpio
Juan carlos en Trigo limpio
Óscar Laguna en Ansiedad
Juan De Dios Luna Cijanes en El mundo se derrumba y nosotros nos enamoramos
Joan Del Valle en El tamaño importa (y mucho)
Jose Carlos Torrenova Lozano en Mucho más importante que todo eso
Pascual Vicente Martínez Gimeno en Dos años A La Contra
Yessy arreola en El encanto de los Nicas
Julie Bello Abaunza en El encanto de los Nicas
Vicente Martin-Pozuelo Cantos en Good Bye, Lenin!
yerry en Don Cenizo
IGWT en Relatividad
Manitu69 en Hacerse viejo
Tony en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Grandes éxitos de ayer y hoy
Esuardo en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Victoria sin identidad
Frank Terraces en Bendita normalidad
Francisco en Victoria sin identidad
Julián Martín Fernández en Rodrygo hace viejo a Vinicius
J. J. Creamer en Los héroes de Bowie
Joselito en Éxito sin cimientos
Juan de Dios Luna Cijanes en Ansufatización
Juan De Dios Luna Cijanes en El ciclismo se ablanda
Frank Terraces en Desapego
Juan De Dios Luna Cijanes en Movistar no se rinde
Juan de Dios Luna Cijanes en Queremos tanto a Roglic
Frank Terraces en Hace dos meses
Juan De Dios Luna Cijanes en Nada por aquí, Neymar por allá
Juan De Dios Luna Cijanes en Hoy me he acordado de Lucho Herrera
Juan De Dios Luna Cijanes en Un colombiano en la luna
Juan De Dios Luna Cijanes en El Tour se achica ante Bernal
Juan de Dios Luna Cijanes en Bernal rompe el cielo
Juan De Dios Luna Cijanes en Bernal quiere el Tour
Eberhard Torres Calderón en Cuarenta años de La vida de Brian
Juan De Dios Luna Cijanes en Pinot quiere el Tour y Mikel Landa no se rinde
Frank Terraces en El Atlético más merengue
Juan De Dios Luna Cijanes en La suerte dispara contra Landa
Diego en El fugitivo
Diego en Sopor de France
Juan De Dios Luna Cijanes en El Talento Desperdiciado I: George Best
Juan De Dios Luna Cijanes en Friedenreich: Pelé antes de Pelé
Frank Terraces en La Feria de la Carne
Frank Terraces en El altar de Pérgamo
Juan De Dios Luna Cijanes en Ni cinco de bola
José Antonio Gutiérrez en No cambies tus sueños, cambia el mundo
Antonio Lopez Lobeto en Los doce trabajos de Hércules
Francisco Pedrajas Raya en Ramos-Florentino: Pimpinela en el Madrid
Antonio Lopez Lobeto en Mi pájaro es mejor que el tuyo
Stockton en Bon voyage
Juan De Dios Luna Cijanes en El problema del Barça es el relato
Perikorro en Tantas mareas, marean
Perikorro en No me gusta el cricket
Carmelo en La venda ya cayó
Antonio Jesús Zarza Moreno en ¿Marino o submarino?
Lorenzo Dominguez Sanchez en Gracias, Florentino
Joaquín en Camino a Vitoria
Robert Lee en El que se va, ya no es
victor martín marron en Quiten de ahí a esa loca
Martín Vallejo platero en El borde de la piscina
Diego en Gracias, Johan
jose antonio medrano en Gracias, Johan
Jorge Florido en Gracias, Johan
Javier en Gracias, Johan
Esteban en Gracias, Johan
Fran en Gracias, Johan
5contraelcalvo en Esperando a Zidane
Perikorro en Esperando a Zidane
Elaine Cristina en Casillas, el homenaje pendiente
Tomás Luis de Victoria en No, lo ponemos todo al centro
Tomás Luís de Victoria en Casillas, el homenaje pendiente
Lucas en Benzema FC
Carlos Antonio Suárez fornelino en Jugarse «nada»
Antonio Lopez Lobeto en Siete equipos para tres descensos
Víctor Raúl Valladares en El Real Madrid se queda solo
IÑAKI ASENSIO CALATAYUD en Ter Stegen, el portero de la T-10
José Ramón García en Ilusión en el nuevo White Hart Lane
JOSE ANTONIO FERNANDEZ PLAZA en Héctor del Mar, tal como éramos
Lucas en Oh, capitán
José Luis Heras en Usted tiene el faro roto
Juan J Rodriguez en Usted tiene el faro roto
Jairo Castillo en El Madrid de la triste figura
Rod en Au revoir
Cristian Galván en Motociclismo e hipocresía
Hassansudeim en La trampa perfecta
Juan De Dios Luna Cijanes en La trampa perfecta
Antonio Lopez Lobeto en Cuestión de fe
Martín Vallejo platero en Marcó Isco, ganó Zidane
Eliseo en Vuelve Zidane
Juan De Dios Luna Cijanes en La esperanza
Juan de Dios Luna Cijanes en La muerte del emperador
Maria Jose en Tropismo
María Jesús en Tropismo
Antonio Lopez Lobeto en El amor no siempre gana
SanEmeterio For Atle en Bienvenidos al espectáculo de minstrel
Elaine Cristina en El empate perfecto
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en La revancha perpetua
Antonio Lopez Lobeto en Al límite de la filosofía
Juan de Dios Luna Cijanes en La ley del mínimo esfuerzo
Antonio Lopez Lobeto en Milagro Kvitova
Carlos Leo Castellanos en Cristiano ya no va de farol
Marcos Da Silva en El tamaño importa (y mucho)
Antonio Lopez Lobeto en Promesas que todavía lo son
Gustavo Del río manzano en Quince años sin el mejor: Chava Jiménez
ROSA MARIA cuesta guerrero en A propósito de Laura
Irene García en Vidrio roto
AA - Rod en Vidrio roto
Juan Luna Cijanes en Solari y la teoría del melón
Antonio Lopez Lobeto en El valor de las palabras
Raúl Ávila en El traje de toda la vida
Miguel Morán en Godín es El Cid Campeador
Ricardo Moreno Castillo en La adolescencia duele
Aminie Filippi en La adolescencia duele
Miguel Angel Hidalgo Mena en Historia de un superviviente
Alfrez en Por los cojones
Paulino en Por los cojones
ROSA MARIA cuesta guerrero en La adolescencia duele
Luis Miguel en Y el presidente, ¿qué?
Oscar Redondo Callado en Tour 2019: Un espanto de recorrido
Santiago Peraza en A LA CONTRA, primer aniversario
Teddy Sagarrasantos@hotmail.com en Bienvenidos al mágico mundo de Oz