martes, mayo 21, 2024
Google search engine
InicioFútbolEl 'Maestro' ya es rector

El ‘Maestro’ ya es rector

Uruguay siempre ha crecido en la resistencia. En una resistencia activa, que no se limita a evitar derrotas, sino que aspira a las victorias más improbables desde la única condición de nunca traicionarse a sí misma. Podría considerarse una resistencia insistente. O una insistencia resistente. Lo abstracto de cualquier genética se lleva a lo concreto desde la vida y el ejemplo de sus habitantes. Y ejemplos, pasados y presentes, sobran a este lado del Río de la Plata.

Arrancando por el prócer Artigas, descendiente de aragonés y libertario en diferido, de apenas una medalla (únicamente, en toda su trayectoria como jefe militar de su pueblo, se impuso en la batalla de Las Piedras): murió voluntario en su exilio paraguayo, porque nunca quiso aceptar las invitaciones a regresar de quienes ganaron la contienda y expulsaron a los suyos. Ya muchos años después de fallecido, regresaron sus restos para descansar en un imperdible mausoleo situado bajo la Plaza Independencia de Montevideo. Artigas, ideólogo de un pueblo uruguayo que abarcaría parte del sur de Brasil, del noreste de Argentina y una amplia zona del actual Paraguay, convivió con la derrota como compañera más fiel y obtuvo la única victoria que no se mancha: la de trascender y ser reconocido a partir de nunca traicionarte a ti mismo.

El ya expresidente y exsenador, Pepe Mújica, de pasado guerrillero Tupamaro y con un historial carcelario de 15 años en prisión, canalizó su convulso periplo vital en uno de los gobiernos (2010-2015) más sociales, prósperos y honestos consigo mismos de toda América Latina. De todo el globo. Incluso Obdulio Varela, el negro jefe, capitán del Uruguay que incendió Maracaná en la final del Mundial de 1950 ante 200.011 brasileños —11 en el terreno de juego y 200.000 en las gradas— ha trascendido como figura inspiradora de la resistencia. Por ese partido y por sus cuitas personales y sociales. Cualquiera de estas tres biografías son un regalo para el alma y un espejo, con sus imperfecciones, claro, donde mirarse en la única trinchera en la que deberíamos vivir: si el mundo parece no poder cambiarse, intentemos que el mundo no nos cambie. No nos estropee, contamine y pervierta.

El mundo, su inexorable avance, no han logrado cambiar todavía la misión de Óscar Washington Tabárez en el fútbol uruguayo. El Maestro, como se le conoce en el ambiente por su pasado profesional como profesor de primaria en varios de los barrios menos favorecidos de la capital, ha renovado hace escasas semanas su vínculo como seleccionador charrúa hasta el Mundial de Catar 2022. Ni siquiera la enésima crisis directiva de la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF), intervenida por FIFA en agosto y en manos de una Comisión interventora tras la dimisión del anterior presidente del fútbol uruguayo, Wilmar Valdez, ha supuesto un impedimento para que su contrato volviera a extenderse. Será el quinto ciclo de Tabárez al frente de la selección celeste, tras una primera experiencia entre 1988 y el Mundial de Italia 90, y una segunda que prosigue desde 2006. Si clasifica a su país para el Mundial de 2022, alcanzará una histórica mayoría de edad y superará todos los récords al frente de banquillo nacional.

La figura de Tabárez muestra dos perfiles para una fotografía con marco dorado en las vitrinas del fútbol uruguayo. Y cualquiera de los dos son difíciles de superar. El perfil de los números está iluminado por datos rotundos. El 12 de octubre de 2018, en un amistoso contra Corea del Sur (2-1), dirigió su partido 186: 90 victorias, 47 empates y 49 derrotas. Hace ya tiempo, el 23 de marzo de 2017, en un encuentro contra Brasil, superó al alemán Sepp Herberger para convertirse ya entonces (con 168 partidos, 18 menos que ahora) en el técnico con más partidos al frente de una selección. El danés Morten Olsen aún asoma tercero en esta tabla, con 160.

Su dimensión, ya universal, presenta muchas más aristas. Bajo su dirección, Uruguay ha clasificado para todos los Mundiales en disputa, desde Sudáfrica 2010 hasta Rusia 2018, además de Italia 1990. Si hace lo propio en Catar 2022, donde Tabárez llegaría con 75 años de edad, y los charrúas alcanzan los cuartos de final con él al mando, el Maestro igualará a Helmut Schon con 25 partidos dirigidos en un Mundial. Ahora, tras los cinco partidos vividos en Rusia, asciende a la cuarta posición, con 20, tras el citado Schon, los brasileños Parreira (24), Scolari (21) y empatado con el también carioca Zagallo. Mitos como Bora Milutinovic, Guus Hiddink y Henri Michel ya han sido superados y, de los vigentes, ni siquiera Joachim Low (17), renovado tras la reciente debacle germana, aspira todavía a semejante laurel ya que, en el próximo Mundial, incluso con su cambio de formato de competición ya aprobado, se seguirán jugando un máximo de siete encuentros: dos en la fase de grupos y hasta cinco en las eliminatorias.

Óscar Tabárez (Washington le llaman sólo sus más próximos) fue el entrenador más veterano en dirigir a una selección durante Rusia 2018, siendo tres años más mayor que el argentino al frente de Colombia, José Néstor Pekerman. Sólo el alemán Otto Rehhagel, que en Sudáfrica 2010 dirigió a Grecia a sus 71 años y 10 meses, le supera en esta mirada histórica. Tabárez, que ya ha visto pasar nueve presidentes de la AUF desde su cargo actual y que convocó a Andrés Scotti, vicepresidente de la vigente Comisión Interventora, en su primera citación de 2006 (amistoso contra Irlanda del Norte: 1-0, Estoyanoff), sí se convirtió, con 71 años y 119 días, en el seleccionador más longevo en disputar unos cuartos de final de un Mundial de fútbol. Fue el pasado 6 de julio y ahí Uruguay cayó eliminada sin demasiada oposición por la futura campeona: Francia.

El Maestro, ya rector de este universo sin universidad, siempre ha sido más de letras que de números. Su mayor interés, desde que pusiera fin a cuatro años en el banquillo de Boca Juniors y asumiera de nuevo al frente de la Celeste (en la temporada 97-98, tras dejar el Milán, vivió en el Oviedo su única experiencia en el fútbol español), ha sido dotar de programa, programa y programa a un fútbol tan competitivo y fértil como desordenado internamente. Conseguir lo máximo y que, lo mucho o poco que se logre, sirva de legado ha sido siempre su mayor obsesión.

El central Lugano fue su primer capitán y Forlán, su primera estrella, en el inicial proyecto deportivo que, pese a clasificar con dificultad para Sudáfrica 2010, allí superó toda previsión alcanzando las semifinales. Era una Uruguay de piel áspera y pegada demoledora. Cavani, Suárez y Forlán suponían una amenaza de primer orden para cualquiera y eran sostenidos por siete gladiadores para la destrucción masiva. Arévalo Ríos, Eguren (ex Villarreal), el Ruso Pérez, Walter Gargano… dinamitaban cualquier intento de construcción rival, con la doble tranquilidad de que los tres de arriba se las arreglaban solos y los cuatro de atrás hablaban un idioma similar al suyo: Lugano, Scotti, Godín y, entre otros, Álvaro Pereira, quien, con 125 llamadas, ha sido el jugador más requerido por Tabárez desde 2006.

Esta fórmula, además, les hizo gritar campeón en la Copa América 2011 en Argentina, y legitimó un trabajo siempre bajo la influencia de los resultados en los primeros años. Ahora, en cambio, parece capaz de flotar en medio de cualquier naufragio. ‘Tabárez se irá cuando Tabárez lo considere’, se afirma en los distintos estamentos. Hay un modelo que se viene trabajando con las categorías inferiores en el muy renovado Complejo Celeste, centro de trabajo y entrenamiento de la selección nacional y de sus equipos menores, que permite vivir un cambio de ciclo continuado. Godín, Suárez, Cavani y Muslera se integraron en la generación anterior de Lugano, Forlán, Ríos y Eguren, y ahora ellos son los padrinos de Betancur, Torreira, Vecino y De Arrascaeta, quienes representan una propuesta de juego en las antípodas de la versión inicial, donde el mediocampo ya se declara zona urbanizable. Estos jóvenes deberían vivir su máximo esplendor en Catar 2022.

Ahí, tras estos años de nueva clasificación para un Mundial y con la intención de ponerse al día con la única promesa aún por cumplir, como es la de dedicarle atención y recursos a los jóvenes proyectos de futbolistas de fuera de la capital, con 75 años y, quién sabe, si con el récord de 25 o más partidos al frente de una selección en esta máxima competición, Tabárez pondrá fin a un proyecto deportivo y casi de vida que ni siquiera una neuropatía crónica ha sido capaz de afectar, más allá de a su movilidad, en los últimos años.

Su fortaleza va más allá de unas muletas y su didáctica siempre alcanza sin necesidad de inflamar las palabras y los tonos. Óscar Washington Tabárez ha ascendido a rector del fútbol mundial de selecciones, pero siempre será el Maestro.

Javier Hernández
Javier Hernández
Cefalópodo. Activista de imposibles renovables. Dueño, como nadador, de un diploma paralímpico único en Londres 2012. Único... porque no ganó más (50 espalda) y porque nunca nadie ha alcanzado uno igual: con 33 años y sin haber entrenado nunca antes de los treinta. Doctor Honoris Causa en México y conferenciante motivacional sin fronteras en www.delospiesalacabeza.org, regresa a la redacción deportiva tras fatigar teclados en Heraldo de Aragón y en As a principios del siglo
RELATED ARTICLES

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -
Google search engine

Most Popular

Recent Comments

Perikorro en Con contundencia
Alberto Patiño Varela en Los antimadridistas
Xavi Verger en Vinicius saca el cañón
Perikorro en Vivos con Fati-ga
Perikorro en La del Pirata bueno
Diego en Los sufridores
Diego en Viva el rey
Juan De Dios Luna Cijanes en La posesión y los tulipanes
Perikorro en Minority Report
Dr en Las viudas
Diego en Las viudas
Perikorro en Las viudas
Perikorro en Gaspartismo Reloaded
Diego en Viva la Vuelta
Dr en Viva Irlanda
Diego en Viva Irlanda
Diego en Decíamos ayer
Diego en Paz y amor
Dr en Paz y amor
Diego en Paz y amor
Diego en Vuela Supermán
Diego en Vuela Supermán
Diego en El trampolín
Perikorro en Salvar a Barrabás
Coral en Truman
Jose Avellaneda Perez en Los ídolos
María en Calles vacías
Amiguel en El pendejo de turno
Silvia Nebreda en Palabras y lágrimas
Manitu69 en This is Atleti
Alejandro Rincón Rubio en ¿Es Jovic un mediapunta?
Diego A. en Elogio de la locura
Juan De Dios Luna Cijanes en Efectividad máxima
Alfrez en Oda al populismo
Alfrez en Oda al populismo
Diego en Oda al populismo
Manitu69 en Oda al populismo
Fiodor Dostoievski en ¿Suerte o talento?
EUGENIO JORDAN en El cisne blanco
Frank Terraces en Historia del segundo Atleti
Hassandudeim en Historia del segundo Atleti
Perikorro en Aquí un Zidanista
Hassansudeim en Fichar a Descartes
Frank Terraces en Fichar a Descartes
Michael en Nacho y la tristeza
Irene García en Entre cero y nada
Roberto Gómez González en Entre cero y nada
Hassansudeim en Primeras impresiones
Rafael Sánchez Sánchez en Correa, Oblak y feliz año nuevo
Juanma Jiménez en Sólo fútbol
Jules en Sólo fútbol
Che en Trigo limpio
Gracias Faubert en Trigo limpio
Hassansudeim en Trigo limpio
Xabier en Trigo limpio
Juan carlos en Trigo limpio
Óscar Laguna en Ansiedad
Juan De Dios Luna Cijanes en El mundo se derrumba y nosotros nos enamoramos
Joan Del Valle en El tamaño importa (y mucho)
Jose Carlos Torrenova Lozano en Mucho más importante que todo eso
Pascual Vicente Martínez Gimeno en Dos años A La Contra
Yessy arreola en El encanto de los Nicas
Julie Bello Abaunza en El encanto de los Nicas
Vicente Martin-Pozuelo Cantos en Good Bye, Lenin!
yerry en Don Cenizo
IGWT en Relatividad
Manitu69 en Hacerse viejo
Tony en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Grandes éxitos de ayer y hoy
Esuardo en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Victoria sin identidad
Frank Terraces en Bendita normalidad
Francisco en Victoria sin identidad
Julián Martín Fernández en Rodrygo hace viejo a Vinicius
J. J. Creamer en Los héroes de Bowie
Joselito en Éxito sin cimientos
Juan de Dios Luna Cijanes en Ansufatización
Juan De Dios Luna Cijanes en El ciclismo se ablanda
Frank Terraces en Desapego
Juan De Dios Luna Cijanes en Movistar no se rinde
Juan de Dios Luna Cijanes en Queremos tanto a Roglic
Frank Terraces en Hace dos meses
Juan De Dios Luna Cijanes en Nada por aquí, Neymar por allá
Juan De Dios Luna Cijanes en Hoy me he acordado de Lucho Herrera
Juan De Dios Luna Cijanes en Un colombiano en la luna
Juan De Dios Luna Cijanes en El Tour se achica ante Bernal
Juan de Dios Luna Cijanes en Bernal rompe el cielo
Juan De Dios Luna Cijanes en Bernal quiere el Tour
Eberhard Torres Calderón en Cuarenta años de La vida de Brian
Juan De Dios Luna Cijanes en Pinot quiere el Tour y Mikel Landa no se rinde
Frank Terraces en El Atlético más merengue
Juan De Dios Luna Cijanes en La suerte dispara contra Landa
Diego en El fugitivo
Diego en Sopor de France
Juan De Dios Luna Cijanes en El Talento Desperdiciado I: George Best
Juan De Dios Luna Cijanes en Friedenreich: Pelé antes de Pelé
Frank Terraces en La Feria de la Carne
Frank Terraces en El altar de Pérgamo
Juan De Dios Luna Cijanes en Ni cinco de bola
José Antonio Gutiérrez en No cambies tus sueños, cambia el mundo
Antonio Lopez Lobeto en Los doce trabajos de Hércules
Francisco Pedrajas Raya en Ramos-Florentino: Pimpinela en el Madrid
Antonio Lopez Lobeto en Mi pájaro es mejor que el tuyo
Stockton en Bon voyage
Juan De Dios Luna Cijanes en El problema del Barça es el relato
Perikorro en Tantas mareas, marean
Perikorro en No me gusta el cricket
Carmelo en La venda ya cayó
Antonio Jesús Zarza Moreno en ¿Marino o submarino?
Lorenzo Dominguez Sanchez en Gracias, Florentino
Joaquín en Camino a Vitoria
Robert Lee en El que se va, ya no es
victor martín marron en Quiten de ahí a esa loca
Martín Vallejo platero en El borde de la piscina
Diego en Gracias, Johan
jose antonio medrano en Gracias, Johan
Jorge Florido en Gracias, Johan
Javier en Gracias, Johan
Esteban en Gracias, Johan
Fran en Gracias, Johan
5contraelcalvo en Esperando a Zidane
Perikorro en Esperando a Zidane
Elaine Cristina en Casillas, el homenaje pendiente
Tomás Luis de Victoria en No, lo ponemos todo al centro
Tomás Luís de Victoria en Casillas, el homenaje pendiente
Lucas en Benzema FC
Carlos Antonio Suárez fornelino en Jugarse «nada»
Antonio Lopez Lobeto en Siete equipos para tres descensos
Víctor Raúl Valladares en El Real Madrid se queda solo
IÑAKI ASENSIO CALATAYUD en Ter Stegen, el portero de la T-10
José Ramón García en Ilusión en el nuevo White Hart Lane
JOSE ANTONIO FERNANDEZ PLAZA en Héctor del Mar, tal como éramos
Lucas en Oh, capitán
José Luis Heras en Usted tiene el faro roto
Juan J Rodriguez en Usted tiene el faro roto
Jairo Castillo en El Madrid de la triste figura
Rod en Au revoir
Cristian Galván en Motociclismo e hipocresía
Hassansudeim en La trampa perfecta
Juan De Dios Luna Cijanes en La trampa perfecta
Antonio Lopez Lobeto en Cuestión de fe
Martín Vallejo platero en Marcó Isco, ganó Zidane
Eliseo en Vuelve Zidane
Juan De Dios Luna Cijanes en La esperanza
Juan de Dios Luna Cijanes en La muerte del emperador
Maria Jose en Tropismo
María Jesús en Tropismo
Antonio Lopez Lobeto en El amor no siempre gana
SanEmeterio For Atle en Bienvenidos al espectáculo de minstrel
Elaine Cristina en El empate perfecto
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en La revancha perpetua
Antonio Lopez Lobeto en Al límite de la filosofía
Juan de Dios Luna Cijanes en La ley del mínimo esfuerzo
Antonio Lopez Lobeto en Milagro Kvitova
Carlos Leo Castellanos en Cristiano ya no va de farol
Marcos Da Silva en El tamaño importa (y mucho)
Antonio Lopez Lobeto en Promesas que todavía lo son
Gustavo Del río manzano en Quince años sin el mejor: Chava Jiménez
ROSA MARIA cuesta guerrero en A propósito de Laura
Irene García en Vidrio roto
AA - Rod en Vidrio roto
Juan Luna Cijanes en Solari y la teoría del melón
Antonio Lopez Lobeto en El valor de las palabras
Raúl Ávila en El traje de toda la vida
Miguel Morán en Godín es El Cid Campeador
Ricardo Moreno Castillo en La adolescencia duele
Aminie Filippi en La adolescencia duele
Miguel Angel Hidalgo Mena en Historia de un superviviente
Alfrez en Por los cojones
Paulino en Por los cojones
ROSA MARIA cuesta guerrero en La adolescencia duele
Luis Miguel en Y el presidente, ¿qué?
Oscar Redondo Callado en Tour 2019: Un espanto de recorrido
Santiago Peraza en A LA CONTRA, primer aniversario
Teddy Sagarrasantos@hotmail.com en Bienvenidos al mágico mundo de Oz