jueves, julio 25, 2024
Google search engine
InicioFútbolEl Monza de Berlusconi, un equipo hecho a su imagen y semejanza

El Monza de Berlusconi, un equipo hecho a su imagen y semejanza

Silvio Berlusconi, 82 años, está de vuelta en el fútbol y viene con la intención de cargárselo todo. El multimillonario empresario italiano, entre otras muchas cosas, pretende convertirse a sus 82 años, después de una vida digna de película, en el nuevo estandarte de la lucha contra el fútbol moderno. A finales de septiembre, compró el Monza 1912, de la Serie C, y sus primeras intenciones con el humilde conjunto lombardo van mucho más allá de lo deportivo.

En Monza, el ex Cavaliere quiere moldear un equipo a su imagen y semejanza. En primer lugar, para vestir estos colores tendrás que ser italiano. Si Messi, Cristiano o Neymar se ofrecen a jugar para el Monza, Berlusconi los rechazará a todos por no haber nacido en Italia. Es más, si llevas barba, piercings o tatuajes, ya puedes ser el militante más acérrimo de Forza Italia, que el ex presidente del Milán te rechazará sin importar lo que ponga en tu documento de identidad. Lo de los piercings y la barba tiene fácil solución, de hecho, según reconoció el propio Berlusconi en un acto de su partido, ya dispone de un peluquero dispuesto a “cortarles el pelo gratis” a los jugadores. Lo de los tatuajes, de primeras, suena bastante más complicado… y doloroso.

Evidentemente, en este equipo no está admitido vestirse con excentricidades. Hay que ir a la moda, y si se preguntan cómo se hace eso, la respuesta pasa por seguir todos los pasos anteriores, que no dejan de ser, en palabras de Berlusconi, un ejercicio de “sobriedad”. Por cierto, eso de firmar un autógrafo con un garabato cualquiera se ha terminado. A partir de ahora, a los aficionados del Monza se les “firmará con nombre y apellidos”.

Aunque no todo iban a ser cambios estéticos. Además, en el campo los futbolistas tendrán que comportarse como auténticos caballeros. Perder los nervios e increpar a un árbitro o jugador del equipo rival va contra las normas del club. “Cada vez que hagan una falta, pedirán disculpas al adversario. Al árbitro le tratarán como a un caballero”, reconoció el nuevo propietario. La edad también jugará un rol fundamental en este nuevo Monza, puesto que se confeccionará “una plantilla muy joven”.

Nadie dijo que jugar a las órdenes de Berlusconi fuera sencillo. Bajo estos dos parámetros: ser joven e italiano, hay dos futbolistas del primer equipo que, sin tener en cuenta su talento individual sobre el césped, tienen todas las papeletas para quedarse fuera del proyecto: el extremo brasileño Reginaldo Ferreira, de 35 años, y el centrocampista Otele Nnanga, que tiene 18 años pero es francés de origen camerunés.

Hace apenas diez días, se oficializó la compra del 100% de las acciones del Monza a través de la empresa Fininvest, propiedad de Berlusconi. Con este movimiento, se confirma el regreso del ex Cavaliere al mundo del fútbol después de que el año pasado vendiese el Milán a un holding chino por 740 millones de euros. En San Siro, la propiedad asiática aguantó menos de un año y sobre el cabecilla de la operación, Yonhong Li, pesa una investigación por supuestas prácticas fraudulentas en la compra del club, además de una acusación del New York Times por falsedad de identidad y, por si fuera poco, la bancarrota.

Esta inestabilidad rossoneri choca frontalmente con los 31 años que Berlusconi aguantó al frente del equipo. En ese tiempo, el Milán pasó de los números rojos y de una crisis bancaria sin precedentes a convertirse en uno de los grandes ogros del fútbol europeo. En tres décadas, los tifosi milanistas celebraron 29 títulos entre los que se incluyen ocho Scudetti y cinco Champions. Los problemas económicos y la falta de previsión de una dirección deportiva que no tuvo en cuenta que hasta las leyendas cumplen años, dieron lugar a un declive del que los rossoneri todavía intentan escapar y que obligó al eterno mandatario a poner en venta el club de su corazón.

Ahora, Berlusconi está de vuelta en los terrenos de juego con su mano derecha, Adriano Galliani. Los constructores de la edad de oro del Milán llegan al humilde Monza, de la tercera división italiana, cuyo principal logro fue militar en la Serie A durante la década de los 70. Este nuevo comienzo será muy especial para Galliani, que nació en Monza y dio sus primeros pasos en el mundo del fútbol, en 1984, siendo vicepresidente del club de su ciudad. Dos años después, dio el salto al Milán, el gran equipo de la región de Lombardía junto al Inter. Después de toda una vida en uno de los conjuntos más importantes de Europa, el hombre que negoció por algunos de los mejores jugadores del planeta ha regresado a sus orígenes.

Regresar a los orígenes es precisamente el objetivo que se ha marcado Silvio Berlusconi con este proyecto. El Monza no aspira a ganar cinco Champions como el Milán, sino que es un intento nostálgico por reconstruir los recuerdos de una de las figuras más poderosas e influyentes de la historia reciente de Italia. Los de un multimillonario que, antes de saltar a la fama, fue un tifosi más de los muchos que crecieron viendo equipos conformados por once italianos jóvenes y caballerosos. El nuevo Monza 1912 es el ideal de club que Berlusconi ha visto que era imposible de desarrollar en el fútbol moderno que domina nuestros días.

RELATED ARTICLES

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -
Google search engine

Most Popular

Recent Comments

Perikorro en Con contundencia
Alberto Patiño Varela en Los antimadridistas
Xavi Verger en Vinicius saca el cañón
Perikorro en Vivos con Fati-ga
Diego en Los sufridores
Diego en Viva el rey
Juan De Dios Luna Cijanes en La posesión y los tulipanes
Perikorro en Minority Report
Dr en Las viudas
Diego en Las viudas
Perikorro en Las viudas
Perikorro en Gaspartismo Reloaded
Diego en Viva la Vuelta
Dr en Viva Irlanda
Diego en Viva Irlanda
Diego en Decíamos ayer
Diego en Paz y amor
Dr en Paz y amor
Diego en Paz y amor
Diego en Vuela Supermán
Diego en Vuela Supermán
Diego en El trampolín
Perikorro en Salvar a Barrabás
Coral en Truman
Jose Avellaneda Perez en Los ídolos
María en Calles vacías
Amiguel en El pendejo de turno
Silvia Nebreda en Palabras y lágrimas
Manitu69 en This is Atleti
Alejandro Rincón Rubio en ¿Es Jovic un mediapunta?
Diego A. en Elogio de la locura
Juan De Dios Luna Cijanes en Efectividad máxima
Alfrez en Oda al populismo
Alfrez en Oda al populismo
Diego en Oda al populismo
Manitu69 en Oda al populismo
Fiodor Dostoievski en ¿Suerte o talento?
EUGENIO JORDAN en El cisne blanco
Frank Terraces en Historia del segundo Atleti
Hassandudeim en Historia del segundo Atleti
Perikorro en Aquí un Zidanista
Hassansudeim en Fichar a Descartes
Frank Terraces en Fichar a Descartes
Michael en Nacho y la tristeza
Irene García en Entre cero y nada
Roberto Gómez González en Entre cero y nada
Hassansudeim en Primeras impresiones
Rafael Sánchez Sánchez en Correa, Oblak y feliz año nuevo
Juanma Jiménez en Sólo fútbol
Jules en Sólo fútbol
Che en Trigo limpio
Gracias Faubert en Trigo limpio
Hassansudeim en Trigo limpio
Xabier en Trigo limpio
Juan carlos en Trigo limpio
Óscar Laguna en Ansiedad
Juan De Dios Luna Cijanes en El mundo se derrumba y nosotros nos enamoramos
Joan Del Valle en El tamaño importa (y mucho)
Jose Carlos Torrenova Lozano en Mucho más importante que todo eso
Pascual Vicente Martínez Gimeno en Dos años A La Contra
Vicente Martin-Pozuelo Cantos en Good Bye, Lenin!
yerry en Don Cenizo
IGWT en Relatividad
Manitu69 en Hacerse viejo
Tony en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Grandes éxitos de ayer y hoy
Esuardo en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Victoria sin identidad
Frank Terraces en Bendita normalidad
Francisco en Victoria sin identidad
Julián Martín Fernández en Rodrygo hace viejo a Vinicius
J. J. Creamer en Los héroes de Bowie
Joselito en Éxito sin cimientos
Juan de Dios Luna Cijanes en Ansufatización
Juan De Dios Luna Cijanes en El ciclismo se ablanda
Frank Terraces en Desapego
Juan De Dios Luna Cijanes en Movistar no se rinde
Juan de Dios Luna Cijanes en Queremos tanto a Roglic
Frank Terraces en Hace dos meses
Juan De Dios Luna Cijanes en Nada por aquí, Neymar por allá
Juan De Dios Luna Cijanes en Hoy me he acordado de Lucho Herrera
Juan De Dios Luna Cijanes en Un colombiano en la luna
Juan De Dios Luna Cijanes en El Tour se achica ante Bernal
Juan de Dios Luna Cijanes en Bernal rompe el cielo
Juan De Dios Luna Cijanes en Bernal quiere el Tour
Eberhard Torres Calderón en Cuarenta años de La vida de Brian
Juan De Dios Luna Cijanes en Pinot quiere el Tour y Mikel Landa no se rinde
Frank Terraces en El Atlético más merengue
Juan De Dios Luna Cijanes en La suerte dispara contra Landa
Diego en El fugitivo
Diego en Sopor de France
Juan De Dios Luna Cijanes en El Talento Desperdiciado I: George Best
Juan De Dios Luna Cijanes en Friedenreich: Pelé antes de Pelé
Frank Terraces en La Feria de la Carne
Frank Terraces en El altar de Pérgamo
Juan De Dios Luna Cijanes en Ni cinco de bola
José Antonio Gutiérrez en No cambies tus sueños, cambia el mundo
Antonio Lopez Lobeto en Los doce trabajos de Hércules
Francisco Pedrajas Raya en Ramos-Florentino: Pimpinela en el Madrid
Antonio Lopez Lobeto en Mi pájaro es mejor que el tuyo
Stockton en Bon voyage
Juan De Dios Luna Cijanes en El problema del Barça es el relato
Perikorro en Tantas mareas, marean
Perikorro en No me gusta el cricket
Carmelo en La venda ya cayó
Antonio Jesús Zarza Moreno en ¿Marino o submarino?
Lorenzo Dominguez Sanchez en Gracias, Florentino
Joaquín en Camino a Vitoria
Robert Lee en El que se va, ya no es
victor martín marron en Quiten de ahí a esa loca
Martín Vallejo platero en El borde de la piscina
Diego en Gracias, Johan
jose antonio medrano en Gracias, Johan
Jorge Florido en Gracias, Johan
Javier en Gracias, Johan
Esteban en Gracias, Johan
Fran en Gracias, Johan
5contraelcalvo en Esperando a Zidane
Perikorro en Esperando a Zidane
Elaine Cristina en Casillas, el homenaje pendiente
Tomás Luis de Victoria en No, lo ponemos todo al centro
Tomás Luís de Victoria en Casillas, el homenaje pendiente
Lucas en Benzema FC
Carlos Antonio Suárez fornelino en Jugarse «nada»
Antonio Lopez Lobeto en Siete equipos para tres descensos
Víctor Raúl Valladares en El Real Madrid se queda solo
IÑAKI ASENSIO CALATAYUD en Ter Stegen, el portero de la T-10
José Ramón García en Ilusión en el nuevo White Hart Lane
JOSE ANTONIO FERNANDEZ PLAZA en Héctor del Mar, tal como éramos
Lucas en Oh, capitán
José Luis Heras en Usted tiene el faro roto
Juan J Rodriguez en Usted tiene el faro roto
Jairo Castillo en El Madrid de la triste figura
Rod en Au revoir
Cristian Galván en Motociclismo e hipocresía
Hassansudeim en La trampa perfecta
Juan De Dios Luna Cijanes en La trampa perfecta
Antonio Lopez Lobeto en Cuestión de fe
Martín Vallejo platero en Marcó Isco, ganó Zidane
Eliseo en Vuelve Zidane
Juan De Dios Luna Cijanes en La esperanza
Juan de Dios Luna Cijanes en La muerte del emperador
Maria Jose en Tropismo
María Jesús en Tropismo
Antonio Lopez Lobeto en El amor no siempre gana
SanEmeterio For Atle en Bienvenidos al espectáculo de minstrel
Elaine Cristina en El empate perfecto
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en La revancha perpetua
Antonio Lopez Lobeto en Al límite de la filosofía
Juan de Dios Luna Cijanes en La ley del mínimo esfuerzo
Antonio Lopez Lobeto en Milagro Kvitova
Carlos Leo Castellanos en Cristiano ya no va de farol
Marcos Da Silva en El tamaño importa (y mucho)
Antonio Lopez Lobeto en Promesas que todavía lo son
Gustavo Del río manzano en Quince años sin el mejor: Chava Jiménez
ROSA MARIA cuesta guerrero en A propósito de Laura
Irene García en Vidrio roto
AA - Rod en Vidrio roto
Juan Luna Cijanes en Solari y la teoría del melón
Antonio Lopez Lobeto en El valor de las palabras
Raúl Ávila en El traje de toda la vida
Miguel Morán en Godín es El Cid Campeador
Ricardo Moreno Castillo en La adolescencia duele
Aminie Filippi en La adolescencia duele
Miguel Angel Hidalgo Mena en Historia de un superviviente
Alfrez en Por los cojones
Paulino en Por los cojones
ROSA MARIA cuesta guerrero en La adolescencia duele
Luis Miguel en Y el presidente, ¿qué?
Oscar Redondo Callado en Tour 2019: Un espanto de recorrido
Santiago Peraza en A LA CONTRA, primer aniversario
Teddy Sagarrasantos@hotmail.com en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Conchita Minguez en Cinco apuntes para seis carreras