sábado, junio 15, 2024
Google search engine
InicioFútbolLucas, sé Alcaraz

Lucas, sé Alcaraz

Resulta agotador titular y arrancar cada crónica del Real Zaragoza apelando a la figura del entrenador. Agota intelectual y emocionalmente. Casi más que sostenerle el pulso a comentar en directo cualquiera de sus partidos posteriores al 8 de septiembre (0-4 al Oviedo). No por el resultado, aquí se intenta que los análisis nunca sean resultadistas; si bien, fue un resultado que pareció de otra época. De una época, previa al agapitismo y su posterior herencia, donde las cartas de casi todos estaban menos marcadas y esa, llamémosle ‘tierra sin quemar’, permitía un mayor margen para la maniobra en la crítica y para la esperanza en el futuro inmediato.

El fútbol tiene muchas otras aristas y multitud de protagonistas más allá del técnico de turno, pero existe una razón bisagra para esta llamada de auxilio insistente: se necesita un técnico que acierte lo más posible, pero, ante todo, se necesita un técnico que sea él mismo. Que se acerque más a lo que siempre ha sido, más allá de elogiables evoluciones formativas y pinganillos auditivos durante la primera parte. Quien, por más que haya sido el club el que te haya contratado, se aproxime a lo que le dicta su yo interior más que —con la mejor intención, no cabe duda— a lo que se le propone de la dirección deportiva hacia arriba y se corea, como una sola voz, desde los kioscos oficiales.

Rebeldía es gratitud y rebeldía es lealtad con lo que piensa el que aún resista y lo haga. Quizá haya que multiplicar las horas de filosofía en institutos y universidades para aclarar muchos conceptos y abrillantarnos, de una vez, como sociedad. Porque sólo se alcanzan los objetivos más gruesos desde la lealtad con uno mismo, con la esencia propia, por más que sepas que el entorno espera y va a agradecer otra cosa. Puede que se espere y se agradezca otra crónica, y que también ocurriera con las anteriores, pero seguimos hablando, un lunes al sol más, de un Zaragoza empeñado en girar sobre sí mismo y de entrenadores que parecen más dedicados en liderar una conga que en proponer rumbos alternativos.

Alcaraz es mejor entrenador que Idiakez, pero ayer decepcionó más que el Idiakez más decepcionante. Aguanten una línea más. Sé que incomoda pensar y vivir a la contra, en grupo se camina mejor aunque intuyamos que nos dirigimos a un precipicio —caeremos todos juntos, al fin y al cabo—; pero vamos a revisar creencias y automatismos mentales, sólo por si se puede cambiar alguna y así mejorar un rumbo, desnortado e insistente. Seamos seres pensantes y seremos seres libres, además —aunque parezca una propuesta demasiado alejada de algo tan terrenal—, seguramente, seremos aficionados de un equipo que estará más cerca de la Primera División, porque su entorno le exigirá desde el pensamiento creativo y ya no lo acunará sin alimentarlo de crítica deportiva. Gracias por aguantar más de una línea. Ahora sí, vamos con ella.

¿Por qué decepcionó más Alcaraz que Idiakez? ¿Por el juego? No necesariamente. Hubo ratos, a partir de que el Elche se adelantara y nunca presionara arriba, que pareció sentirse más cómodo en el inicio de la construcción que en partidos anteriores. ¿Por no ser capaz de cambiar la inercia de resultados en sólo tres días de entrenamientos? Tampoco, claro que no. ¿Por qué, entonces? Por no ser él. Puede parecer poco en esta esquina de la historia, pero ser uno mismo sigue siéndolo todo, por más castigos y soledad que te apliquen para que te lo pienses mejor y dejes de pensar.

En tres días, y hasta en tres horas, sobra tiempo para acomodar una alineación y una disposición táctica a cómo tú sientes el fútbol, a cómo lo has sentido siempre. En su caso —escuché ayer a Agustín Martín, en Carrusel Deportivo Aragón—, fundó, con 12 años, un club de chavales para entrenarlo. 40 después y, sobre todo, quince más tarde de alcanzar y sostener la consideración de todo el fútbol español por elevar las prestaciones imaginadas de sus equipos a base de hacerlos incómodos y exigentes para el rival, ayer el Zaragoza no pretendió ser incómodo ni exigente para el rival ya desde la formación escogida.

Decepcionó Alcaraz porque no le cambió una coma a la famosa herencia. Herencia relativa porque se venía de rozar un triunfo (casi siempre empate, cierto) con los mismos delanteros lesionados que ayer y ayer no se estuvo cerca de empatar, ya no decimos de ganar, casi nunca. Y relativa porque el juego, aunque tuvo pasajes de cierta comodidad ante un Elche más que replegado tras el 1-0, no se acercó al vuelo meritorio, e invisible para los kioscos reseñados, que tuvo el equipo en la segunda mitad del último partido de Idiakez. Su cese fue merecido, pero impuntual: una semana y dos partidos en casa tarde. Y ese despido, en reseñable diferido, ha afectado a la magnitud de la caída.

Para recuperarse de ella, habrá que hablar más de fútbol —por más que nos cueste, por más que veamos— y permitir que el equipo sea un reflejo de su entrenador y no de lo que, desde algún delirio de grandeza interno, se quiere que sea a día de hoy, mucho antes de lo posible. Alcaraz será víctima de la molicie imperante y de no ser fiel a sí mismo si no alicata, como siempre ha hecho, al equipo en un doble pivote de mucha más pierna y algo menos de pie (Verdasca-Ros), si no huye de los dos delanteros mientras sólo tenga uno, y falso (Pombo), disponible; si no enjuga el déficit de un centrocampista de banda derecha, doblando el lateral —es decir, proponiendo un Delmás y Benito uno delante del otro— o jugando con tres centrales (Zapater-Ros por delante) y así la banda derecha sólo debe ocuparse con un carrilero. Javi Ros sigue siendo insustituible mientras Guti esté lesionado, y serán una pareja más que recomendable cuando el canterano se recupere, y Álex Muñoz, menos contundente que Grippo y Verdasca según alguna opinión interna difícil de compartir desde fuera y desde lo visto hasta ahora, es un doloroso lujo en el banquillo. Grippo y Verdasca, sin templar con la necesaria compañía de Muñoz, sí son contundentes en sus errores e inexactitudes defensivas: de anoche a la tarde en Almería el catálogo es amplio. Sírvanse ustedes mismos.

Sé que la propuesta no es estimulante, y que el invierno será sufrido por más que las próximas recuperaciones de Vázquez, Gual y Papu le darán filo a la propuesta. Ese filo permitirá al equipo dañar más al oponente, pero será insuficiente si no descabalgamos del delirio de someter al contrario desde pretender gobernar los partidos. El escudo y la camiseta son las mismas que cuando solíamos hacerlo, pero las perchas son otras. No estamos para gobernar, estamos para hacer oposición y, desde una oposición seria y responsable, iremos escalando en los sondeos y en la clasificación. Poco más que añadir, señorías.

No se busca tener razón, se insiste, sino cuidar la opinión personal y compartirla pese a todo. Ser honesto y ser leal con el pensamiento propio, tratando de que sea propio y muy concreto, con propuestas y ensayos de solución desde el juego en sí mismo. Porque para hablar de tendencias, inercias, herencias, victorias por lo civil y lo criminal, y otras epopeyas intelectuales similares da igual el entrenador y da igual todo. Da tan igual que el Zaragoza sigue resbalándose hacia el descenso a Segunda B, hacia lo que sería su más que probable hoja de defunción, y continúa desdeñándose el debate de cómo jugar de un modo mínimamente alternativo, mientras se desangra con un solo dibujo, único y excluyente. Porque el dibujo importa. No lo es casi todo, pero sí es mucho.

Quizá la plantilla, algo descompensada (falta un centrocampista de banda derecha y no se entiende el fichaje del colombiano Medina), pueda estar ideada para jugar un 4-4-2 en rombo —¡oh, rombo! El concepto tabú y perseguido. Hemos tardado más de mil palabras en escribirla y confiamos en que no haga saltar ningún antivirus, oficial y sensible—, pero ni el conjunto de tus jugadores disponibles, ni la genética profesional de tu nuevo entrenador, recomiendan defenderlo con tanto empeño y tamaña sumisión.

Porque urge ganar, ganar y ganar, no hace falta pagar una universidad privada para saberlo y decirlo. Sí sería necesario que devolviesen lo pagado y volviesen a las aulas quienes desautorizan el análisis de toda propuesta divergente. No se conoce país donde se consuma más fútbol e incomode más debatir sobre el juego. Ahí nos escudamos en un batallón de lugares comunes, que se jactan, orgullosos pese a todo, en desautorizar a quien aún conserva ganas de pensar, a quien no todo le da igual y sigue privilegiando la causa colectiva sobre la comodidad personal, pese a dudar de si éste es el Zaragoza que la mayoría quieren. Si es así, adelante y el mayor de los éxitos. Serán los de todos. También los míos, porque mi éxito nunca fue tener razón, sino intentar fabricar mi propia opinión, sea o no coincidente con la general. Y si no lo es: por favor, dejen a Alcaraz ser Lucas y, por favor, estimado Lucas, permítase ser Alcaraz.

Si cada uno somos lo que debemos ser, el Real Zaragoza volverá a ser lo que siempre fue y la generación más joven de zaragocistas, por fin, lo podrán conocer.

Javier Hernández
Javier Hernández
Cefalópodo. Activista de imposibles renovables. Dueño, como nadador, de un diploma paralímpico único en Londres 2012. Único... porque no ganó más (50 espalda) y porque nunca nadie ha alcanzado uno igual: con 33 años y sin haber entrenado nunca antes de los treinta. Doctor Honoris Causa en México y conferenciante motivacional sin fronteras en www.delospiesalacabeza.org, regresa a la redacción deportiva tras fatigar teclados en Heraldo de Aragón y en As a principios del siglo
RELATED ARTICLES

3 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -
Google search engine

Most Popular

Recent Comments

Perikorro en Con contundencia
Alberto Patiño Varela en Los antimadridistas
Xavi Verger en Vinicius saca el cañón
Perikorro en Vivos con Fati-ga
Diego en Los sufridores
Diego en Viva el rey
Juan De Dios Luna Cijanes en La posesión y los tulipanes
Perikorro en Minority Report
Dr en Las viudas
Diego en Las viudas
Perikorro en Las viudas
Perikorro en Gaspartismo Reloaded
Diego en Viva la Vuelta
Dr en Viva Irlanda
Diego en Viva Irlanda
Diego en Decíamos ayer
Diego en Paz y amor
Dr en Paz y amor
Diego en Paz y amor
Diego en Vuela Supermán
Diego en Vuela Supermán
Diego en El trampolín
Perikorro en Salvar a Barrabás
Coral en Truman
Jose Avellaneda Perez en Los ídolos
María en Calles vacías
Amiguel en El pendejo de turno
Silvia Nebreda en Palabras y lágrimas
Manitu69 en This is Atleti
Alejandro Rincón Rubio en ¿Es Jovic un mediapunta?
Diego A. en Elogio de la locura
Juan De Dios Luna Cijanes en Efectividad máxima
Alfrez en Oda al populismo
Alfrez en Oda al populismo
Diego en Oda al populismo
Manitu69 en Oda al populismo
Fiodor Dostoievski en ¿Suerte o talento?
EUGENIO JORDAN en El cisne blanco
Frank Terraces en Historia del segundo Atleti
Hassandudeim en Historia del segundo Atleti
Perikorro en Aquí un Zidanista
Hassansudeim en Fichar a Descartes
Frank Terraces en Fichar a Descartes
Michael en Nacho y la tristeza
Irene García en Entre cero y nada
Roberto Gómez González en Entre cero y nada
Hassansudeim en Primeras impresiones
Rafael Sánchez Sánchez en Correa, Oblak y feliz año nuevo
Juanma Jiménez en Sólo fútbol
Jules en Sólo fútbol
Che en Trigo limpio
Gracias Faubert en Trigo limpio
Hassansudeim en Trigo limpio
Xabier en Trigo limpio
Juan carlos en Trigo limpio
Óscar Laguna en Ansiedad
Juan De Dios Luna Cijanes en El mundo se derrumba y nosotros nos enamoramos
Joan Del Valle en El tamaño importa (y mucho)
Jose Carlos Torrenova Lozano en Mucho más importante que todo eso
Pascual Vicente Martínez Gimeno en Dos años A La Contra
Vicente Martin-Pozuelo Cantos en Good Bye, Lenin!
yerry en Don Cenizo
IGWT en Relatividad
Manitu69 en Hacerse viejo
Tony en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Grandes éxitos de ayer y hoy
Esuardo en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Victoria sin identidad
Frank Terraces en Bendita normalidad
Francisco en Victoria sin identidad
Julián Martín Fernández en Rodrygo hace viejo a Vinicius
J. J. Creamer en Los héroes de Bowie
Joselito en Éxito sin cimientos
Juan de Dios Luna Cijanes en Ansufatización
Juan De Dios Luna Cijanes en El ciclismo se ablanda
Frank Terraces en Desapego
Juan De Dios Luna Cijanes en Movistar no se rinde
Juan de Dios Luna Cijanes en Queremos tanto a Roglic
Frank Terraces en Hace dos meses
Juan De Dios Luna Cijanes en Nada por aquí, Neymar por allá
Juan De Dios Luna Cijanes en Hoy me he acordado de Lucho Herrera
Juan De Dios Luna Cijanes en Un colombiano en la luna
Juan De Dios Luna Cijanes en El Tour se achica ante Bernal
Juan de Dios Luna Cijanes en Bernal rompe el cielo
Juan De Dios Luna Cijanes en Bernal quiere el Tour
Eberhard Torres Calderón en Cuarenta años de La vida de Brian
Juan De Dios Luna Cijanes en Pinot quiere el Tour y Mikel Landa no se rinde
Frank Terraces en El Atlético más merengue
Juan De Dios Luna Cijanes en La suerte dispara contra Landa
Diego en El fugitivo
Diego en Sopor de France
Juan De Dios Luna Cijanes en El Talento Desperdiciado I: George Best
Juan De Dios Luna Cijanes en Friedenreich: Pelé antes de Pelé
Frank Terraces en La Feria de la Carne
Frank Terraces en El altar de Pérgamo
Juan De Dios Luna Cijanes en Ni cinco de bola
José Antonio Gutiérrez en No cambies tus sueños, cambia el mundo
Antonio Lopez Lobeto en Los doce trabajos de Hércules
Francisco Pedrajas Raya en Ramos-Florentino: Pimpinela en el Madrid
Antonio Lopez Lobeto en Mi pájaro es mejor que el tuyo
Stockton en Bon voyage
Juan De Dios Luna Cijanes en El problema del Barça es el relato
Perikorro en Tantas mareas, marean
Perikorro en No me gusta el cricket
Carmelo en La venda ya cayó
Antonio Jesús Zarza Moreno en ¿Marino o submarino?
Lorenzo Dominguez Sanchez en Gracias, Florentino
Joaquín en Camino a Vitoria
Robert Lee en El que se va, ya no es
victor martín marron en Quiten de ahí a esa loca
Martín Vallejo platero en El borde de la piscina
Diego en Gracias, Johan
jose antonio medrano en Gracias, Johan
Jorge Florido en Gracias, Johan
Javier en Gracias, Johan
Esteban en Gracias, Johan
Fran en Gracias, Johan
5contraelcalvo en Esperando a Zidane
Perikorro en Esperando a Zidane
Elaine Cristina en Casillas, el homenaje pendiente
Tomás Luis de Victoria en No, lo ponemos todo al centro
Tomás Luís de Victoria en Casillas, el homenaje pendiente
Lucas en Benzema FC
Carlos Antonio Suárez fornelino en Jugarse «nada»
Antonio Lopez Lobeto en Siete equipos para tres descensos
Víctor Raúl Valladares en El Real Madrid se queda solo
IÑAKI ASENSIO CALATAYUD en Ter Stegen, el portero de la T-10
José Ramón García en Ilusión en el nuevo White Hart Lane
JOSE ANTONIO FERNANDEZ PLAZA en Héctor del Mar, tal como éramos
Lucas en Oh, capitán
José Luis Heras en Usted tiene el faro roto
Juan J Rodriguez en Usted tiene el faro roto
Jairo Castillo en El Madrid de la triste figura
Rod en Au revoir
Cristian Galván en Motociclismo e hipocresía
Hassansudeim en La trampa perfecta
Juan De Dios Luna Cijanes en La trampa perfecta
Antonio Lopez Lobeto en Cuestión de fe
Martín Vallejo platero en Marcó Isco, ganó Zidane
Eliseo en Vuelve Zidane
Juan De Dios Luna Cijanes en La esperanza
Juan de Dios Luna Cijanes en La muerte del emperador
Maria Jose en Tropismo
María Jesús en Tropismo
Antonio Lopez Lobeto en El amor no siempre gana
SanEmeterio For Atle en Bienvenidos al espectáculo de minstrel
Elaine Cristina en El empate perfecto
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en La revancha perpetua
Antonio Lopez Lobeto en Al límite de la filosofía
Juan de Dios Luna Cijanes en La ley del mínimo esfuerzo
Antonio Lopez Lobeto en Milagro Kvitova
Carlos Leo Castellanos en Cristiano ya no va de farol
Marcos Da Silva en El tamaño importa (y mucho)
Antonio Lopez Lobeto en Promesas que todavía lo son
Gustavo Del río manzano en Quince años sin el mejor: Chava Jiménez
ROSA MARIA cuesta guerrero en A propósito de Laura
Irene García en Vidrio roto
AA - Rod en Vidrio roto
Juan Luna Cijanes en Solari y la teoría del melón
Antonio Lopez Lobeto en El valor de las palabras
Raúl Ávila en El traje de toda la vida
Miguel Morán en Godín es El Cid Campeador
Ricardo Moreno Castillo en La adolescencia duele
Aminie Filippi en La adolescencia duele
Miguel Angel Hidalgo Mena en Historia de un superviviente
Alfrez en Por los cojones
Paulino en Por los cojones
ROSA MARIA cuesta guerrero en La adolescencia duele
Luis Miguel en Y el presidente, ¿qué?
Oscar Redondo Callado en Tour 2019: Un espanto de recorrido
Santiago Peraza en A LA CONTRA, primer aniversario
Teddy Sagarrasantos@hotmail.com en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Conchita Minguez en Cinco apuntes para seis carreras