domingo, mayo 19, 2024
Google search engine

Dirty Water

Cualquiera que se haya cruzado conmigo en los últimos días habrá notado unas ojeras algo más pronunciadas de lo normal. Tiene una explicación legal. Soy miembro de la Red Sox Nation. Sí, aficionado de los Medias Rojas de Boston. Sí, campeón desde hoy de las World Series 2018. De las Series Mundiales, sí, porque así, con esa modestia, es como se denomina el trofeo que se disputan los ganadores de las dos principales ligas de Béisbol en los EEUU (la National League y la American League). Queramos o no, el título más importante de este deporte.

Dirigidos por el debutante Alex Cora, puertorriqueño, ex jugador de la franquicia de Boston, y llamado a firmar una página de honor en la historia de este deporte, los Red Sox se han llevado el premio tras una campaña superlativa, en la que no han hecho más que derribar récords. La prensa norteamericana habla incluso de uno de los mejores equipos de todos los tiempos. Palabras mayores tratándose de un deporte cuya primera liga profesional data de 1876.

La campaña regular de los de Boston fue simplemente ejemplar. Jugando en la siempre competida División Este de la American League (donde los Red Sox pelean entre otros contra los Yankees de Nueva York) fueron capaces de sacar 108 victorias en una competición que se disputa al mejor de 162 encuentros (los equipos juegan prácticamente todos los días desde que llega la primavera). El poderío en el bate de Mookie Betts, Bogaerts, Benintendi (debilidad personal) o JD Martinez (el nuevo Bateador Designado que venía a sustituir al fallido Hanley Ramirez) era mayúsculo. El dominio ofensivo se equilibraba además con el buen picheo de la rotación de abridores (encabezada por un soberbio Chris Sale) y de un Kimbrel bastante solvente en el difícil arte de cerrar partidos. Las únicas dudas aparecían en los relevos. En ese bullpen irregular y blando, que quitaba más que daba.

Aunque las perspectivas eran buenas, cualquier aficionado sabe que una cosa es la temporada regular y otra cosa es la Postseason. Ahí las cosas son diferentes. Los enfrentamientos de Play-Off hacen que los brazos se encojan y el efecto de los focos es siempre mucho más dañino. El cuadro de los de Boston era además el peor. Necesitaban derrotar a dos equipos con 100 o más victorias en temporada regular para alcanzar la final. El primero de ellos era además especial. No era uno cualquiera. El archienemigo por excelencia. La némesis de los Medias Rojas. El equipo más laureado, más famoso y seguramente con más seguidores en el mundo del Béisbol (y fuera de él). Los odiados New York Yankees.

Venía fuerte el equipo del Bronx. 100 victorias en liga regular y una ristra de nombres que asustaban (Stanton, Judge, Severino, Hicks…). Empezaron ganando los Medias Rojas, sin embargo. Con un Sale muy solvente en el que, sorprendentemente, fue el último gran partido del Ace bostoniano. No ha vuelto a ser el mismo. Un misterio, emparentado con rumores y lesiones misteriosas, que está todavía por resolver.

El siguiente partido de la serie fue una victoria para los Yankees. Una noche aciaga de Price (el jugador con la ficha más alta de los Red Sox), del que los periodistas de Boston llegaron a decir que no debería volver a abrir un partido para los Medias Rojas. Aaron Judge, eufórico, acabó ese día poniendo a todo volumen el «New York, New York» de Frank Sinatra (una especie de himno para los neoyorquinos) cuando, saliendo de Fenway Park, pasó por delante de la puerta del vestuario del equipo bostoniano. La broma sentó a cuerno quemado en la Red Sox Nation. Eso sí, se tomaron la revancha con creces. Los de Cora barrieron a su rival en el siguiente partido por un contundente, e histórico, 16 a 1 en el Yankee Stadium. La noche acabó, como no podía ser de otra forma, con la grada vacía y todo el roster de los Red Sox cantando «New York, New York» a voz en grito. Los neoyorquinos, rotos, volvieron a caer en el siguiente partido y perdieron la serie (3-1).

Tal y como anunciaban las apuestas, había que jugarse el campeonato de la Liga Americana contra los Astros de Houston. Equipazo. Campeones de las World Series en 2017 y probablemente el conjunto más completo de la competición. Los Red Sox empezaron perdiendo en casa frente a un Verlander imperial y un Altuve muy peligroso, a pesar de jugar con la rodilla destrozada. Chris Sale estuvo absolutamente irreconocible ese día. Se encendieron todas las luces rojas. Falsa alarma. La personalidad, la maestría de Cora y la segunda fila del equipo aparecieron en el mejor momento. Desde el bullpen llegaron además dos buenas (e inesperadas) noticias. Nathan Eovaldi y la resurrección de David Price. No volvieron a perder. La serie acabó con 4-1.

La ansiada final de las World Series emparejó a los Red Sox frente a otros de los grandes clásicos de la competición. Los Dodgers, ahora en Los Angeles, que una vez fueron de Brooklyn. Un equipo plagado de estrellas como Kershaw (de los mejores pitchers del mundo), Turner, Bellinger, Muncy o ese Manny Machado por el que siguen suspirando en Baltimore. No estuvieron a la altura y en mi opinión fue la serie más sencilla de las tres. Los angelinos sólo pudieron ganar un partido. El tercero de la serie, que también fue histórico por su duración. Se llevaron la victoria tras un jonrón de Muncy en la entrada 18 (se juega a 9 entradas) y después de 7 horas de partido. Una epopeya que dejó el bullpen de los de Boston totalmente devastado.

Los expertos decían que la derrota podría marcar un punto de inflexión en la tendencia ganadora de los Medias Rojas. Se equivocaron. La personalidad de este equipo (que es la de su entrenador) es avasalladora. Ganaron los dos partidos siguientes (4-1) y con ellos el título de campeones de la Series Mundiales. Con un David Price pasando de apestado a héroe y con Steve Pearce firmando un epílogo precioso. El primera base, que no está considerado como un jugador de primea línea, había jugado hasta 2018 en todos los equipos de la División Este de la Liga Americana menos en el suyo. Del que era un fan declarado. Los Red Sox. Llegó finalmente a la franquicia de Boston hace pocos meses, en el mercado de mitad de temporada (a finales de junio). Un movimiento que mucha gente no entendió. Hoy es campeón y MVP del último partido. Lo es vestido con la camiseta del equipo de su infancia.

El de 2018 es el cuarto título en quince años para los Red Sox. No está nada mal. Con él se quitan además la presión sufrida durante gran parte de la temporada por competir con el techo salarial más alto del béisbol profesional.

Visto así, parece muy sencillo ser seguidor de los Medias Rojas. Les aseguro no lo era tanto hace más de veinte años, que es cuando me hice yo. Entonces el equipo vivía inmerso en los efectos de la melancolía. Sometido a eso que se ha denominado como La Maldición del Bambino. Esa que comenzó en 1918 cuando los de Boston, el mejor equipo del momento, vendieron a Babe Ruth a los Yankees por 100 mil dólares para que su dueño, según dicen, pudiera financiar una obra de teatro llamada «No, No, Nannette». El Bambino no sólo acabó siendo uno de los mejores jugadores de la historia sino que hizo de los Yankees uno de los equipos más importantes del mundo. Los Red Sox no volvieron a conseguir un título hasta 86 años después (en 2004).

¿Por qué me hice Red Sox entonces? Bueno, tiene que ver con ser del Atleti, zurdo, con Sam «Mayday» Malone, la mentalidad «Cowboy Up» de los años duros y con una preciosa chica bostoniana que conocí en una noche de verano en Madrid. La primera que me habló de cerca sobre Fenway y Ted Williams. Una historia para contar otro día en el que tengamos menos que celebrar. Ahora me dispongo a escuchar Dirty Water (de los Standells) por enésima vez desde la madrugada.

Ennio Sotanaz
Ennio Sotanaz
Se hace llamar "escritor intruso", pero ya se está convirtiendo en escritor de cabecera. Alimentó un blog en torno al Atleti (“Y los sueños, sueños son”) desde 2007 a 2017 así como otros blogs clandestinos sobre música, cine, series y política. Además, es compositor, cantante, guitarrista y teclista de los 'Happy Losers'. También ha publicado discos en solitario bajo el pseudónimo de Lukah Boo. Entre otras rarezas tiene un título de Ingeniero Industrial firmado por el Rey.
RELATED ARTICLES

4 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -
Google search engine

Most Popular

Recent Comments

Perikorro en Con contundencia
Alberto Patiño Varela en Los antimadridistas
Xavi Verger en Vinicius saca el cañón
Perikorro en Vivos con Fati-ga
Perikorro en La del Pirata bueno
Diego en Los sufridores
Diego en Viva el rey
Juan De Dios Luna Cijanes en La posesión y los tulipanes
Perikorro en Minority Report
Dr en Las viudas
Diego en Las viudas
Perikorro en Las viudas
Perikorro en Gaspartismo Reloaded
Diego en Viva la Vuelta
Dr en Viva Irlanda
Diego en Viva Irlanda
Diego en Decíamos ayer
Diego en Paz y amor
Dr en Paz y amor
Diego en Paz y amor
Diego en Vuela Supermán
Diego en Vuela Supermán
Diego en El trampolín
Perikorro en Salvar a Barrabás
Coral en Truman
Jose Avellaneda Perez en Los ídolos
María en Calles vacías
Amiguel en El pendejo de turno
Silvia Nebreda en Palabras y lágrimas
Manitu69 en This is Atleti
Alejandro Rincón Rubio en ¿Es Jovic un mediapunta?
Diego A. en Elogio de la locura
Juan De Dios Luna Cijanes en Efectividad máxima
Alfrez en Oda al populismo
Alfrez en Oda al populismo
Diego en Oda al populismo
Manitu69 en Oda al populismo
Fiodor Dostoievski en ¿Suerte o talento?
EUGENIO JORDAN en El cisne blanco
Frank Terraces en Historia del segundo Atleti
Hassandudeim en Historia del segundo Atleti
Perikorro en Aquí un Zidanista
Hassansudeim en Fichar a Descartes
Frank Terraces en Fichar a Descartes
Michael en Nacho y la tristeza
Irene García en Entre cero y nada
Roberto Gómez González en Entre cero y nada
Hassansudeim en Primeras impresiones
Rafael Sánchez Sánchez en Correa, Oblak y feliz año nuevo
Juanma Jiménez en Sólo fútbol
Jules en Sólo fútbol
Che en Trigo limpio
Gracias Faubert en Trigo limpio
Hassansudeim en Trigo limpio
Xabier en Trigo limpio
Juan carlos en Trigo limpio
Óscar Laguna en Ansiedad
Juan De Dios Luna Cijanes en El mundo se derrumba y nosotros nos enamoramos
Joan Del Valle en El tamaño importa (y mucho)
Jose Carlos Torrenova Lozano en Mucho más importante que todo eso
Pascual Vicente Martínez Gimeno en Dos años A La Contra
Yessy arreola en El encanto de los Nicas
Julie Bello Abaunza en El encanto de los Nicas
Vicente Martin-Pozuelo Cantos en Good Bye, Lenin!
yerry en Don Cenizo
IGWT en Relatividad
Manitu69 en Hacerse viejo
Tony en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Grandes éxitos de ayer y hoy
Esuardo en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Victoria sin identidad
Frank Terraces en Bendita normalidad
Francisco en Victoria sin identidad
Julián Martín Fernández en Rodrygo hace viejo a Vinicius
J. J. Creamer en Los héroes de Bowie
Joselito en Éxito sin cimientos
Juan de Dios Luna Cijanes en Ansufatización
Juan De Dios Luna Cijanes en El ciclismo se ablanda
Frank Terraces en Desapego
Juan De Dios Luna Cijanes en Movistar no se rinde
Juan de Dios Luna Cijanes en Queremos tanto a Roglic
Frank Terraces en Hace dos meses
Juan De Dios Luna Cijanes en Nada por aquí, Neymar por allá
Juan De Dios Luna Cijanes en Hoy me he acordado de Lucho Herrera
Juan De Dios Luna Cijanes en Un colombiano en la luna
Juan De Dios Luna Cijanes en El Tour se achica ante Bernal
Juan de Dios Luna Cijanes en Bernal rompe el cielo
Juan De Dios Luna Cijanes en Bernal quiere el Tour
Eberhard Torres Calderón en Cuarenta años de La vida de Brian
Juan De Dios Luna Cijanes en Pinot quiere el Tour y Mikel Landa no se rinde
Frank Terraces en El Atlético más merengue
Juan De Dios Luna Cijanes en La suerte dispara contra Landa
Diego en El fugitivo
Diego en Sopor de France
Juan De Dios Luna Cijanes en El Talento Desperdiciado I: George Best
Juan De Dios Luna Cijanes en Friedenreich: Pelé antes de Pelé
Frank Terraces en La Feria de la Carne
Frank Terraces en El altar de Pérgamo
Juan De Dios Luna Cijanes en Ni cinco de bola
José Antonio Gutiérrez en No cambies tus sueños, cambia el mundo
Antonio Lopez Lobeto en Los doce trabajos de Hércules
Francisco Pedrajas Raya en Ramos-Florentino: Pimpinela en el Madrid
Antonio Lopez Lobeto en Mi pájaro es mejor que el tuyo
Stockton en Bon voyage
Juan De Dios Luna Cijanes en El problema del Barça es el relato
Perikorro en Tantas mareas, marean
Perikorro en No me gusta el cricket
Carmelo en La venda ya cayó
Antonio Jesús Zarza Moreno en ¿Marino o submarino?
Lorenzo Dominguez Sanchez en Gracias, Florentino
Joaquín en Camino a Vitoria
Robert Lee en El que se va, ya no es
victor martín marron en Quiten de ahí a esa loca
Martín Vallejo platero en El borde de la piscina
Diego en Gracias, Johan
jose antonio medrano en Gracias, Johan
Jorge Florido en Gracias, Johan
Javier en Gracias, Johan
Esteban en Gracias, Johan
Fran en Gracias, Johan
5contraelcalvo en Esperando a Zidane
Perikorro en Esperando a Zidane
Elaine Cristina en Casillas, el homenaje pendiente
Tomás Luis de Victoria en No, lo ponemos todo al centro
Tomás Luís de Victoria en Casillas, el homenaje pendiente
Lucas en Benzema FC
Carlos Antonio Suárez fornelino en Jugarse «nada»
Antonio Lopez Lobeto en Siete equipos para tres descensos
Víctor Raúl Valladares en El Real Madrid se queda solo
IÑAKI ASENSIO CALATAYUD en Ter Stegen, el portero de la T-10
José Ramón García en Ilusión en el nuevo White Hart Lane
JOSE ANTONIO FERNANDEZ PLAZA en Héctor del Mar, tal como éramos
Lucas en Oh, capitán
José Luis Heras en Usted tiene el faro roto
Juan J Rodriguez en Usted tiene el faro roto
Jairo Castillo en El Madrid de la triste figura
Rod en Au revoir
Cristian Galván en Motociclismo e hipocresía
Hassansudeim en La trampa perfecta
Juan De Dios Luna Cijanes en La trampa perfecta
Antonio Lopez Lobeto en Cuestión de fe
Martín Vallejo platero en Marcó Isco, ganó Zidane
Eliseo en Vuelve Zidane
Juan De Dios Luna Cijanes en La esperanza
Juan de Dios Luna Cijanes en La muerte del emperador
Maria Jose en Tropismo
María Jesús en Tropismo
Antonio Lopez Lobeto en El amor no siempre gana
SanEmeterio For Atle en Bienvenidos al espectáculo de minstrel
Elaine Cristina en El empate perfecto
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en La revancha perpetua
Antonio Lopez Lobeto en Al límite de la filosofía
Juan de Dios Luna Cijanes en La ley del mínimo esfuerzo
Antonio Lopez Lobeto en Milagro Kvitova
Carlos Leo Castellanos en Cristiano ya no va de farol
Marcos Da Silva en El tamaño importa (y mucho)
Antonio Lopez Lobeto en Promesas que todavía lo son
Gustavo Del río manzano en Quince años sin el mejor: Chava Jiménez
ROSA MARIA cuesta guerrero en A propósito de Laura
Irene García en Vidrio roto
AA - Rod en Vidrio roto
Juan Luna Cijanes en Solari y la teoría del melón
Antonio Lopez Lobeto en El valor de las palabras
Raúl Ávila en El traje de toda la vida
Miguel Morán en Godín es El Cid Campeador
Ricardo Moreno Castillo en La adolescencia duele
Aminie Filippi en La adolescencia duele
Miguel Angel Hidalgo Mena en Historia de un superviviente
Alfrez en Por los cojones
Paulino en Por los cojones
ROSA MARIA cuesta guerrero en La adolescencia duele
Luis Miguel en Y el presidente, ¿qué?
Oscar Redondo Callado en Tour 2019: Un espanto de recorrido
Santiago Peraza en A LA CONTRA, primer aniversario
Teddy Sagarrasantos@hotmail.com en Bienvenidos al mágico mundo de Oz