jueves, julio 25, 2024
Google search engine
InicioFútbolInternacionalLa decisión de Rice

La decisión de Rice

Tu país de nacimiento o el de tu familia? ¿Jugar para Inglaterra o para Irlanda? Declan Rice se enfrenta a una de las decisiones más importantes, ya no de su carrera, sino de su vida. Nacido en Londres pero con ascendencia irlandesa, el jugador de 19 años del West Ham estaría a un paso de cambiar de bandera. A pesar de sus tres internacionalidades con Irlanda (en partidos amistosos), Rice habría decidido jugar a partir de ahora con la selección inglesa. Un debate interno que ha vuelto a avivar la llama entre dos países con varios siglos de enfrentamiento.

Las dudas de Rice pasaron de rumor a realidad cuando el seleccionador irlandés Martin O’Neill le excluyó de la lista de convocados para los compromisos oficiales de la Liga de las Naciones. La cadena de televisión británica Sky Sports anunció horas después que el futbolista deseaba jugar para Inglaterra y había hecho oídos sordos a dos llamadas de Irlanda. Desde entonces, se ha desatado un huracán de declaraciones de uno y otro bando. El entrenador de Rice en el West Ham, Manuel Pellegrini, ha dicho que “el chico necesita tiempo y espacio. No deberíamos presionarle para tomar una decisión tan importante”. Por contra, Martin O’Neill sigue esperanzado en que el futbolista se decida finalmente por el país al que ya ha representado en tres amistosos.

Chris Hughton, el actual técnico del Brighton, estuvo en su época de jugador ante una decisión similar a la que ahora afronta Rice. Nacido en Inglaterra, su padre era de Ghana y su madre de Irlanda. Hughton, a la hora de la verdad, decidió vestir la camiseta del trébol, con la que llegó a ser capitán hasta en 53 partidos. “No hay nadie que pueda tomar la decisión por él. En todo caso, siempre simpatizaría con él”, reconoció en rueda de prensa. Según The Independent, el futbolista estaría recibiendo presiones de su propia familia para que “se comprometa con la selección irlandesa”. Todo el mundo coincide en que el talento de 19 años necesita un tiempo para madurar su decisión, aunque parece bastante claro que, a día de hoy, está más cerca de Londres que de Dublín.

Lo que sucedió a lo largo del siglo XX entre Irlanda e Inglaterra es fundamental para entender la tensión que está provocando, probablemente de forma inconsciente, el joven Rice. En 1916, republicanos irlandeses se alzaron en Dublín contra la autoridad inglesa proclamando la independencia de la isla con el Reino Unido. Esta insurrección, conocida como El alzamiento de Pascua, comenzó a fraguarse en 1914 cuando el gobierno de Londres pactó la autonomía de Irlanda una vez terminara la Primera Guerra Mundial. El autonomismo que propuso la corona fue insuficiente para el sector republicanista irlandés, que decidió rebelarse contra las limitaciones de poder que suponía la medida y las condiciones de extrema precariedad que padecían.

Las autoridades británicas comenzaron a perseguir a los insurgentes y las consecuencias de la rebelión fueron muy severas. Muchos de ellos fueron torturados y fusilados, lo que contribuyó a un cambio de parecer en la opinión pública y al despertar de un sentimiento cada vez más independentista. Entre 1919 y 1921 se libró la Guerra de Independencia entre el IRA (Ejército Republicano Irlandés) y las fuerzas policiales del Reino Unido. La violencia contra los que defendían la república fue especialmente dura en Belfast por su carácter sectario y la cantidad de víctimas católicas (la religión mayoritaria en Irlanda) que dejó. El conflicto bélico terminó con la liberación irlandesa tras siete siglos de dominación británica y la creación del estado de Irlanda del Norte.

En 1968, toda esta tensión que venía cocinándose durante décadas terminó por estallar en Irlanda del Norte. La población católica del país norteño se rebeló ante el gobierno de Londres al considerar que se estaban tomando decisiones sin tener en cuenta su mejoría. Esta guerra de guerrillas enfrentó a los protestantes unionistas, en ligera mayoría y defensores de la pertenencia en el Reino Unido, contra los católicos independentistas, que defendían la adhesión de la región con la República de Irlanda. El conflicto, también conocido como The Troubles, dejó un reguero de 725 muertes y miles de heridos en los enfrentamientos entre la policía británica y el IRA. En 1998, tras tres décadas de negociaciones, se alcanzó un acuerdo de paz.

Declan Rice se encuentra entre la espada y la pared. Este más que probable cambio de isla ha provocado la ira de los aficionados de una nación muy sensible a la cuestión identitaria… más aún cuando está Inglaterra de por medio. La hemeroteca tampoco ayuda: en junio de este año, cuando al centrocampista del West Ham le preguntaron si su futuro podría estar ligado al de los tres leones, el hammer catalogó los rumores como “una carga de basura. Nunca hubo decisión, siempre fue Irlanda”. Una forma de resumir cómo ha manejado la situación el joven Rice es que de ahora en adelante, decida lo que decida, va a tener en contra o a su país de nacimiento o al país de su familia.

RELATED ARTICLES

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -
Google search engine

Most Popular

Recent Comments

Perikorro en Con contundencia
Alberto Patiño Varela en Los antimadridistas
Xavi Verger en Vinicius saca el cañón
Perikorro en Vivos con Fati-ga
Diego en Los sufridores
Diego en Viva el rey
Juan De Dios Luna Cijanes en La posesión y los tulipanes
Perikorro en Minority Report
Dr en Las viudas
Diego en Las viudas
Perikorro en Las viudas
Perikorro en Gaspartismo Reloaded
Diego en Viva la Vuelta
Dr en Viva Irlanda
Diego en Viva Irlanda
Diego en Decíamos ayer
Diego en Paz y amor
Dr en Paz y amor
Diego en Paz y amor
Diego en Vuela Supermán
Diego en Vuela Supermán
Diego en El trampolín
Perikorro en Salvar a Barrabás
Coral en Truman
Jose Avellaneda Perez en Los ídolos
María en Calles vacías
Amiguel en El pendejo de turno
Silvia Nebreda en Palabras y lágrimas
Manitu69 en This is Atleti
Alejandro Rincón Rubio en ¿Es Jovic un mediapunta?
Diego A. en Elogio de la locura
Juan De Dios Luna Cijanes en Efectividad máxima
Alfrez en Oda al populismo
Alfrez en Oda al populismo
Diego en Oda al populismo
Manitu69 en Oda al populismo
Fiodor Dostoievski en ¿Suerte o talento?
EUGENIO JORDAN en El cisne blanco
Frank Terraces en Historia del segundo Atleti
Hassandudeim en Historia del segundo Atleti
Perikorro en Aquí un Zidanista
Hassansudeim en Fichar a Descartes
Frank Terraces en Fichar a Descartes
Michael en Nacho y la tristeza
Irene García en Entre cero y nada
Roberto Gómez González en Entre cero y nada
Hassansudeim en Primeras impresiones
Rafael Sánchez Sánchez en Correa, Oblak y feliz año nuevo
Juanma Jiménez en Sólo fútbol
Jules en Sólo fútbol
Che en Trigo limpio
Gracias Faubert en Trigo limpio
Hassansudeim en Trigo limpio
Xabier en Trigo limpio
Juan carlos en Trigo limpio
Óscar Laguna en Ansiedad
Juan De Dios Luna Cijanes en El mundo se derrumba y nosotros nos enamoramos
Joan Del Valle en El tamaño importa (y mucho)
Jose Carlos Torrenova Lozano en Mucho más importante que todo eso
Pascual Vicente Martínez Gimeno en Dos años A La Contra
Vicente Martin-Pozuelo Cantos en Good Bye, Lenin!
yerry en Don Cenizo
IGWT en Relatividad
Manitu69 en Hacerse viejo
Tony en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Grandes éxitos de ayer y hoy
Esuardo en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Victoria sin identidad
Frank Terraces en Bendita normalidad
Francisco en Victoria sin identidad
Julián Martín Fernández en Rodrygo hace viejo a Vinicius
J. J. Creamer en Los héroes de Bowie
Joselito en Éxito sin cimientos
Juan de Dios Luna Cijanes en Ansufatización
Juan De Dios Luna Cijanes en El ciclismo se ablanda
Frank Terraces en Desapego
Juan De Dios Luna Cijanes en Movistar no se rinde
Juan de Dios Luna Cijanes en Queremos tanto a Roglic
Frank Terraces en Hace dos meses
Juan De Dios Luna Cijanes en Nada por aquí, Neymar por allá
Juan De Dios Luna Cijanes en Hoy me he acordado de Lucho Herrera
Juan De Dios Luna Cijanes en Un colombiano en la luna
Juan De Dios Luna Cijanes en El Tour se achica ante Bernal
Juan de Dios Luna Cijanes en Bernal rompe el cielo
Juan De Dios Luna Cijanes en Bernal quiere el Tour
Eberhard Torres Calderón en Cuarenta años de La vida de Brian
Juan De Dios Luna Cijanes en Pinot quiere el Tour y Mikel Landa no se rinde
Frank Terraces en El Atlético más merengue
Juan De Dios Luna Cijanes en La suerte dispara contra Landa
Diego en El fugitivo
Diego en Sopor de France
Juan De Dios Luna Cijanes en El Talento Desperdiciado I: George Best
Juan De Dios Luna Cijanes en Friedenreich: Pelé antes de Pelé
Frank Terraces en La Feria de la Carne
Frank Terraces en El altar de Pérgamo
Juan De Dios Luna Cijanes en Ni cinco de bola
José Antonio Gutiérrez en No cambies tus sueños, cambia el mundo
Antonio Lopez Lobeto en Los doce trabajos de Hércules
Francisco Pedrajas Raya en Ramos-Florentino: Pimpinela en el Madrid
Antonio Lopez Lobeto en Mi pájaro es mejor que el tuyo
Stockton en Bon voyage
Juan De Dios Luna Cijanes en El problema del Barça es el relato
Perikorro en Tantas mareas, marean
Perikorro en No me gusta el cricket
Carmelo en La venda ya cayó
Antonio Jesús Zarza Moreno en ¿Marino o submarino?
Lorenzo Dominguez Sanchez en Gracias, Florentino
Joaquín en Camino a Vitoria
Robert Lee en El que se va, ya no es
victor martín marron en Quiten de ahí a esa loca
Martín Vallejo platero en El borde de la piscina
Diego en Gracias, Johan
jose antonio medrano en Gracias, Johan
Jorge Florido en Gracias, Johan
Javier en Gracias, Johan
Esteban en Gracias, Johan
Fran en Gracias, Johan
5contraelcalvo en Esperando a Zidane
Perikorro en Esperando a Zidane
Elaine Cristina en Casillas, el homenaje pendiente
Tomás Luis de Victoria en No, lo ponemos todo al centro
Tomás Luís de Victoria en Casillas, el homenaje pendiente
Lucas en Benzema FC
Carlos Antonio Suárez fornelino en Jugarse «nada»
Antonio Lopez Lobeto en Siete equipos para tres descensos
Víctor Raúl Valladares en El Real Madrid se queda solo
IÑAKI ASENSIO CALATAYUD en Ter Stegen, el portero de la T-10
José Ramón García en Ilusión en el nuevo White Hart Lane
JOSE ANTONIO FERNANDEZ PLAZA en Héctor del Mar, tal como éramos
Lucas en Oh, capitán
José Luis Heras en Usted tiene el faro roto
Juan J Rodriguez en Usted tiene el faro roto
Jairo Castillo en El Madrid de la triste figura
Rod en Au revoir
Cristian Galván en Motociclismo e hipocresía
Hassansudeim en La trampa perfecta
Juan De Dios Luna Cijanes en La trampa perfecta
Antonio Lopez Lobeto en Cuestión de fe
Martín Vallejo platero en Marcó Isco, ganó Zidane
Eliseo en Vuelve Zidane
Juan De Dios Luna Cijanes en La esperanza
Juan de Dios Luna Cijanes en La muerte del emperador
Maria Jose en Tropismo
María Jesús en Tropismo
Antonio Lopez Lobeto en El amor no siempre gana
SanEmeterio For Atle en Bienvenidos al espectáculo de minstrel
Elaine Cristina en El empate perfecto
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en La revancha perpetua
Antonio Lopez Lobeto en Al límite de la filosofía
Juan de Dios Luna Cijanes en La ley del mínimo esfuerzo
Antonio Lopez Lobeto en Milagro Kvitova
Carlos Leo Castellanos en Cristiano ya no va de farol
Marcos Da Silva en El tamaño importa (y mucho)
Antonio Lopez Lobeto en Promesas que todavía lo son
Gustavo Del río manzano en Quince años sin el mejor: Chava Jiménez
ROSA MARIA cuesta guerrero en A propósito de Laura
Irene García en Vidrio roto
AA - Rod en Vidrio roto
Juan Luna Cijanes en Solari y la teoría del melón
Antonio Lopez Lobeto en El valor de las palabras
Raúl Ávila en El traje de toda la vida
Miguel Morán en Godín es El Cid Campeador
Ricardo Moreno Castillo en La adolescencia duele
Aminie Filippi en La adolescencia duele
Miguel Angel Hidalgo Mena en Historia de un superviviente
Alfrez en Por los cojones
Paulino en Por los cojones
ROSA MARIA cuesta guerrero en La adolescencia duele
Luis Miguel en Y el presidente, ¿qué?
Oscar Redondo Callado en Tour 2019: Un espanto de recorrido
Santiago Peraza en A LA CONTRA, primer aniversario
Teddy Sagarrasantos@hotmail.com en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Conchita Minguez en Cinco apuntes para seis carreras