sábado, junio 15, 2024
Google search engine
InicioCulturaCinePor qué Damien Chazelle puede ser el nuevo Spielberg

Por qué Damien Chazelle puede ser el nuevo Spielberg

No todas las comparaciones son odiosas, algunas son útiles, aunque conviene no abusar mucho de ellas. A veces, resulta necesario comparar para poner en valor el éxito de alguien, para comprender su magnitud, y si algo se puede decir de Damien Chazelle es que es un cineasta obsesionado con alcanzar la gloria, la fama, el triunfo en la vida, o por lo menos eso es lo que ha manifestado en sus películas.

Con First Man es la primera vez que abandona la zona de confort, la música, su otra gran pasión aparte del cine, indudable protagonista en sus tres anteriores —y primeras— películas: la pequeña Guy and Madeline o a Park Bench (2009), la cual estrenó con 24 años, Whiplash (2014) y La La Land (2016).

Esta vez, Chazelle ha viajado a la Luna y ha regresado a la Tierra para contárnoslo a todos, literalmente. Ha tornado de los cielos para volver con el resto de los de su especie. Si Whiplash, quizá la mejor obra de su filmografía, y La ciudad de las estrellas se convertirán en clásicos a los que recurrir de vez en cuando y recomendar, con First Man no está obteniendo el respaldo unánime de la crítica y el público. Paradójicamente, el pensamiento de la gente es que se ha vuelto más terrenal, más humano.

Ha dejado las zapatillas de andar por casa para calzarse unas botas de montaña y explorar nuevas aventuras, pero ha demostrado sentirse igual de cómodo con una nueva exhibición tras las cámaras —es la primera vez que dirige sin ser el guionista—. First Man lo protagoniza Armstrong, pero nada tiene que ver con el trompetista y músico de jazz. El primer hombre que pisó la Luna, de nombre Neil, es su propuesta más ambiciosa y su estructura es mucho más compleja que las otras.

A quien le haya gustado Whiplash o La La Land no es seguro que esta lo vaya a hacer, el ritmo no es tan frenético, todo lo contrario, está dominada por las pausas y los silencios siderales. Es un tema propio de Hollywood llevado a cabo de la forma más intimista. Aquí no verán clavar la bandera de Estados Unidos sobre la superficie del satélite. Chazelle, natural de Providence (Rhode Island), es medio canadiense y medio francés, por tanto, en First Man no cabe lugar para el patriotismo, porque por encima de todo es una historia humana y un hallazgo universal que nos involucra a todos. También son las memorias de un héroe que nunca quiso serlo, marcado por la muerte de su hija y sus más allegados. Si Chazelle es un prodigio, Ryan Gosling, que entiende el personaje a la perfección, también es uno de los grandes actores de nuestro tiempo.

En First Man ha contado con la producción ejecutiva de Steven Spielberg, el último gran director que había deparado la industria, cuando menos hasta la irrupción de Chazelle. Los dos dominan como nadie el pulso de la narración y el nuevo, por lo que hemos visto, destaca especialmente por su sensibilidad. Puede parecer osado compararlos, pero hay motivos, cifras reales si lo prefieren, para hacerlo.

Spielberg, con 33 años, los mismos que tiene ahora Chazelle, había dirigido también dos grandes películas: Tiburón (1975), con 29, y Encuentros en la tercera fase (1977), con 31. Lo que vino después ya lo conocemos; sin embargo, su primer Óscar como mejor director no le llegó hasta los 47 años, con La lista de Schindler (1993) —cinco años después repitió con Salvar al soldado Ryan (1998)—. Chazelle, por su parte, rompió con todos los registros, lo logró con 31 (La La Land, 2016), siendo así el más joven en conseguirlo en toda la historia.

Chazelle no solo supera a Spielberg en términos de precocidad. Martin Scorsese rodó su primera gran película a los 34 años (Taxi Driver, 1976) y ganó el Óscar con 64 (Infiltrados, 2006). Howard Hawks, que no se hizo con ninguno, solo con el honorífico, filmó Scarface, el terror del Hampa, con 36. Alfred Hitchcock estuvo nominado cinco veces, pero fue incapaz de recoger dicho premio, y a pesar de que empezó a prodigarse en el oficio con 26, no estrenó Rebecca hasta 1940, a la edad de 41. David Lean, que sí lo ganó en 1957 por El puente sobre el río Kwai y en 1962 con Lawrence de Arabia, no grabó su primera película hasta los 33 y Breve encuentro (1945) no llegó a la gran pantalla hasta que cumplió los 37. Stanley Kubrick tuvo unos orígenes muy parecidos, pues rodó Atraco perfecto con 28, Senderos de gloria con 29 y Espartaco con 32, aunque pese a estar nominado, solo ganó la estatuilla a los mejores efectos especiales (2001: una odisea en el espacio, 1968).

Los méritos de Chazelle han hecho que se le compare con los mejores, capaces de hacer dos películas buenas por cada una que dirigen. Cuando se refugia tras las cámaras parece tenerlo todo bajo control. De momento, solo se pueden relacionar sus inicios, veremos si sigue el mismo camino, solo tendrá que mantener el ritmo, pero claro que puede ser el nuevo Spielberg —o mejor—.

Antes de Spielberg hubo cine, y después de Spielberg nos quedará Chazelle.

Artículo anterior
Artículo siguiente
Marcos Martín Reboredo
Marcos Martín Reboredo
Periodista vigués. No trabaja en el Daily Planet, ha estado en el decano de la prensa nacional y ahora va A la Contra, buscando siempre la mejor opción. Colabora con Radio Marca. Su debilidad no es la kryptonita, sino la Cultura y el Deporte, pero en el buen sentido. No vive en Smallville. Su nombre no es Clark Kent, tampoco es Superman, solo es periodista.
RELATED ARTICLES

2 COMENTARIOS

  1. […] Damien Chazelle es el heredero más legítimo de cineastas como Steven Spielberg. Sin ir más lejos, es el director más joven en haber ganado un premio Óscar, por La La Land en 2016. First Man es su cuarta película y su tercera gran obra. Whiplash quizá sea la mejor de su corta filmografía. La historia del primer hombre que pisó la Luna es su largometraje más ambicioso hasta ahora y el que incorpora estructuras narrativas más complejas. Un tema propio de Hollywood llevado a cabo de la forma más intimista. Aquí, no verán al protagonista, Ryan Gosling, clavar la bandera estadounidense sobre la superficie del satélite. Chazelle es pura sensibilidad, un prodigio. […]

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -
Google search engine

Most Popular

Recent Comments

Perikorro en Con contundencia
Alberto Patiño Varela en Los antimadridistas
Xavi Verger en Vinicius saca el cañón
Perikorro en Vivos con Fati-ga
Diego en Los sufridores
Diego en Viva el rey
Juan De Dios Luna Cijanes en La posesión y los tulipanes
Perikorro en Minority Report
Dr en Las viudas
Diego en Las viudas
Perikorro en Las viudas
Perikorro en Gaspartismo Reloaded
Diego en Viva la Vuelta
Dr en Viva Irlanda
Diego en Viva Irlanda
Diego en Decíamos ayer
Diego en Paz y amor
Dr en Paz y amor
Diego en Paz y amor
Diego en Vuela Supermán
Diego en Vuela Supermán
Diego en El trampolín
Perikorro en Salvar a Barrabás
Coral en Truman
Jose Avellaneda Perez en Los ídolos
María en Calles vacías
Amiguel en El pendejo de turno
Silvia Nebreda en Palabras y lágrimas
Manitu69 en This is Atleti
Alejandro Rincón Rubio en ¿Es Jovic un mediapunta?
Diego A. en Elogio de la locura
Juan De Dios Luna Cijanes en Efectividad máxima
Alfrez en Oda al populismo
Alfrez en Oda al populismo
Diego en Oda al populismo
Manitu69 en Oda al populismo
Fiodor Dostoievski en ¿Suerte o talento?
EUGENIO JORDAN en El cisne blanco
Frank Terraces en Historia del segundo Atleti
Hassandudeim en Historia del segundo Atleti
Perikorro en Aquí un Zidanista
Hassansudeim en Fichar a Descartes
Frank Terraces en Fichar a Descartes
Michael en Nacho y la tristeza
Irene García en Entre cero y nada
Roberto Gómez González en Entre cero y nada
Hassansudeim en Primeras impresiones
Rafael Sánchez Sánchez en Correa, Oblak y feliz año nuevo
Juanma Jiménez en Sólo fútbol
Jules en Sólo fútbol
Che en Trigo limpio
Gracias Faubert en Trigo limpio
Hassansudeim en Trigo limpio
Xabier en Trigo limpio
Juan carlos en Trigo limpio
Óscar Laguna en Ansiedad
Juan De Dios Luna Cijanes en El mundo se derrumba y nosotros nos enamoramos
Joan Del Valle en El tamaño importa (y mucho)
Jose Carlos Torrenova Lozano en Mucho más importante que todo eso
Pascual Vicente Martínez Gimeno en Dos años A La Contra
Vicente Martin-Pozuelo Cantos en Good Bye, Lenin!
yerry en Don Cenizo
IGWT en Relatividad
Manitu69 en Hacerse viejo
Tony en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Grandes éxitos de ayer y hoy
Esuardo en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Victoria sin identidad
Frank Terraces en Bendita normalidad
Francisco en Victoria sin identidad
Julián Martín Fernández en Rodrygo hace viejo a Vinicius
J. J. Creamer en Los héroes de Bowie
Joselito en Éxito sin cimientos
Juan de Dios Luna Cijanes en Ansufatización
Juan De Dios Luna Cijanes en El ciclismo se ablanda
Frank Terraces en Desapego
Juan De Dios Luna Cijanes en Movistar no se rinde
Juan de Dios Luna Cijanes en Queremos tanto a Roglic
Frank Terraces en Hace dos meses
Juan De Dios Luna Cijanes en Nada por aquí, Neymar por allá
Juan De Dios Luna Cijanes en Hoy me he acordado de Lucho Herrera
Juan De Dios Luna Cijanes en Un colombiano en la luna
Juan De Dios Luna Cijanes en El Tour se achica ante Bernal
Juan de Dios Luna Cijanes en Bernal rompe el cielo
Juan De Dios Luna Cijanes en Bernal quiere el Tour
Eberhard Torres Calderón en Cuarenta años de La vida de Brian
Juan De Dios Luna Cijanes en Pinot quiere el Tour y Mikel Landa no se rinde
Frank Terraces en El Atlético más merengue
Juan De Dios Luna Cijanes en La suerte dispara contra Landa
Diego en El fugitivo
Diego en Sopor de France
Juan De Dios Luna Cijanes en El Talento Desperdiciado I: George Best
Juan De Dios Luna Cijanes en Friedenreich: Pelé antes de Pelé
Frank Terraces en La Feria de la Carne
Frank Terraces en El altar de Pérgamo
Juan De Dios Luna Cijanes en Ni cinco de bola
José Antonio Gutiérrez en No cambies tus sueños, cambia el mundo
Antonio Lopez Lobeto en Los doce trabajos de Hércules
Francisco Pedrajas Raya en Ramos-Florentino: Pimpinela en el Madrid
Antonio Lopez Lobeto en Mi pájaro es mejor que el tuyo
Stockton en Bon voyage
Juan De Dios Luna Cijanes en El problema del Barça es el relato
Perikorro en Tantas mareas, marean
Perikorro en No me gusta el cricket
Carmelo en La venda ya cayó
Antonio Jesús Zarza Moreno en ¿Marino o submarino?
Lorenzo Dominguez Sanchez en Gracias, Florentino
Joaquín en Camino a Vitoria
Robert Lee en El que se va, ya no es
victor martín marron en Quiten de ahí a esa loca
Martín Vallejo platero en El borde de la piscina
Diego en Gracias, Johan
jose antonio medrano en Gracias, Johan
Jorge Florido en Gracias, Johan
Javier en Gracias, Johan
Esteban en Gracias, Johan
Fran en Gracias, Johan
5contraelcalvo en Esperando a Zidane
Perikorro en Esperando a Zidane
Elaine Cristina en Casillas, el homenaje pendiente
Tomás Luis de Victoria en No, lo ponemos todo al centro
Tomás Luís de Victoria en Casillas, el homenaje pendiente
Lucas en Benzema FC
Carlos Antonio Suárez fornelino en Jugarse «nada»
Antonio Lopez Lobeto en Siete equipos para tres descensos
Víctor Raúl Valladares en El Real Madrid se queda solo
IÑAKI ASENSIO CALATAYUD en Ter Stegen, el portero de la T-10
José Ramón García en Ilusión en el nuevo White Hart Lane
JOSE ANTONIO FERNANDEZ PLAZA en Héctor del Mar, tal como éramos
Lucas en Oh, capitán
José Luis Heras en Usted tiene el faro roto
Juan J Rodriguez en Usted tiene el faro roto
Jairo Castillo en El Madrid de la triste figura
Rod en Au revoir
Cristian Galván en Motociclismo e hipocresía
Hassansudeim en La trampa perfecta
Juan De Dios Luna Cijanes en La trampa perfecta
Antonio Lopez Lobeto en Cuestión de fe
Martín Vallejo platero en Marcó Isco, ganó Zidane
Eliseo en Vuelve Zidane
Juan De Dios Luna Cijanes en La esperanza
Juan de Dios Luna Cijanes en La muerte del emperador
Maria Jose en Tropismo
María Jesús en Tropismo
Antonio Lopez Lobeto en El amor no siempre gana
SanEmeterio For Atle en Bienvenidos al espectáculo de minstrel
Elaine Cristina en El empate perfecto
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en La revancha perpetua
Antonio Lopez Lobeto en Al límite de la filosofía
Juan de Dios Luna Cijanes en La ley del mínimo esfuerzo
Antonio Lopez Lobeto en Milagro Kvitova
Carlos Leo Castellanos en Cristiano ya no va de farol
Marcos Da Silva en El tamaño importa (y mucho)
Antonio Lopez Lobeto en Promesas que todavía lo son
Gustavo Del río manzano en Quince años sin el mejor: Chava Jiménez
ROSA MARIA cuesta guerrero en A propósito de Laura
Irene García en Vidrio roto
AA - Rod en Vidrio roto
Juan Luna Cijanes en Solari y la teoría del melón
Antonio Lopez Lobeto en El valor de las palabras
Raúl Ávila en El traje de toda la vida
Miguel Morán en Godín es El Cid Campeador
Ricardo Moreno Castillo en La adolescencia duele
Aminie Filippi en La adolescencia duele
Miguel Angel Hidalgo Mena en Historia de un superviviente
Alfrez en Por los cojones
Paulino en Por los cojones
ROSA MARIA cuesta guerrero en La adolescencia duele
Luis Miguel en Y el presidente, ¿qué?
Oscar Redondo Callado en Tour 2019: Un espanto de recorrido
Santiago Peraza en A LA CONTRA, primer aniversario
Teddy Sagarrasantos@hotmail.com en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Conchita Minguez en Cinco apuntes para seis carreras