jueves, julio 25, 2024
Google search engine
InicioLiga SantanderAtléticoEsto no ha hecho más que comenzar

Esto no ha hecho más que comenzar

Hace poco menos de un mes, coincidiendo con el primer parón de selecciones, el Atlético de Madrid encaraba su día a día sumido en una profunda melancolía. Se había marchado perdiendo en Vigo, tras hacer un partido desastroso, y la vuelta a la vida no había supuesto una mejora sustancial. Un pobre empate en casa frente al Eibar, gracias a un gol en el último minuto marcado por un canterano del que la mitad del estadio desconocía el nombre.

Estábamos en la cuarta jornada de Liga. Doce puntos disputados. Nada, como aquel que dice. Dio igual. Se mascaba la tragedia. Los depredadores posmodernos salivaban con profusión. Los aficionados colchoneros más «informados», esos que viven apegados a la realidad televisada, sacaban su alfanje reparador y repetían las consignas dogmáticas de los que saben de esto. Ofensas, reproches y gritos. Ese era el estilo. Contra todo y contra todos. Ese era el reconstituyente diario con el que había que convivir.

Los mariscales de la Alianza Mediática, los que daban soporte teórico a todo lo anterior, hablaban ya de Liga dual. Su preferida. Esa cosa por y para dos, tan rentable y tan sugerente. La máquina blaugrana contra el equipo de Lopetegui, ese tipo, alto y serio, que por entonces parecía el inventor del fútbol.

Poco menos de un mes después, el Sevilla lidera la clasificación y el Atleti está a un punto. Empata con el Barça y supera al Real Madrid. En Barcelona todo son dudas. En Concha Espina empiezan a preguntarse (ahora) qué es lo que hizo Lopetegui para merecer ser seleccionador nacional y entrenador blanco. El Atleti, de repente, parece como si fuese un equipo que ha ganado recientemente un montón de títulos.

Desde finales de agosto, en la cafetería, en las redes sociales, y también en las gradas del Wanda Metropolitano, asisto anonadado a la propagación imparable de ese virus del nuevo fútbol. Esa especie de síndrome de abstinencia colectivo que ataca a la capacidad de disfrutar de los humanos y que afecta a un amplio sector de aficionados. Esa querencia absurda por la inmediatez, por el drama, por la impaciencia y por la exageración. Ese terror paralizante ante cualquier versión de error humano. Ese bloqueo de la razón que hace que mentes aparentemente sanas sean incapaces de asimilar la derrota como parte del juego. Esa obsesión por conceptos grandilocuentes como la exigencia, los objetivos o el fracaso. Y lo que es peor, esa incapacidad para disfrutar por el camino de las pequeñas alegrías de la vida.

Ayer, en la mejor segunda parte que ha hecho el Atleti hasta la fecha, a falta de quince minutos para terminar el partido, Correa marcó el gol de la victoria. El argentino, debilidad personal, es un jugador especial. Llegó muy joven a la disciplina colchonera, superó una dolencia crítica que pudo haberlo anulado y su posición natural está ocupada por uno de los mejores futbolistas del mundo. Aun así, se reinventó. Una y otra vez. Aun así, pide siempre el balón. A veces para hacer cosas incomprensibles y otras para hacer magia. Algo especialmente significativo en unos tiempos en los que hacer algo distinto sobre el césped es una suerte en vías de extinción. Correa es diferente. Irregular y a veces desesperante, pero ha sido ya fundamental en un montón de partidos del Atleti y sólo tiene 23 años. A pesar de ello, es uno de los jugadores más criticados (por no decir insultados con saña) por la creciente horda de aficionados impacientes. Mientras yo celebraba con toda mi alma ese gol de Correa, vi cómo un compañero de grada, de esos que acuden al estadio con un diccionario de sinónimos para no quedarse sin insultos, se limitaba a aplaudir desapasionadamente y con cara seria. «Para una vez que hace algo bien habrá que aplaudir, ¿no?», dijo justificándose.

¿Mi conclusión? Que todo esto no ha hecho más que comenzar. Que faltan muchas alegrías y muchas tragedias. Muchos nervios, muchos errores y muchos golpes de suerte. Que faltan muchos partidos y que deberíamos concentrarnos en vivir cada uno de ellos como una pequeña celebración en sí misma. Sobre todo si esperamos que esto de ir al fútbol sea algo divertido. No se puede disfrutar constreñido por el pasado y obsesionado por el futuro. Así de simple. Así de crudo. O como dijo una vez Benjamin Franklin, el que compra lo superfluo pronto tendrá que vender lo necesario.

Ennio Sotanaz
Ennio Sotanaz
Se hace llamar "escritor intruso", pero ya se está convirtiendo en escritor de cabecera. Alimentó un blog en torno al Atleti (“Y los sueños, sueños son”) desde 2007 a 2017 así como otros blogs clandestinos sobre música, cine, series y política. Además, es compositor, cantante, guitarrista y teclista de los 'Happy Losers'. También ha publicado discos en solitario bajo el pseudónimo de Lukah Boo. Entre otras rarezas tiene un título de Ingeniero Industrial firmado por el Rey.
RELATED ARTICLES

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -
Google search engine

Most Popular

Recent Comments

Perikorro en Con contundencia
Alberto Patiño Varela en Los antimadridistas
Xavi Verger en Vinicius saca el cañón
Perikorro en Vivos con Fati-ga
Diego en Los sufridores
Diego en Viva el rey
Juan De Dios Luna Cijanes en La posesión y los tulipanes
Perikorro en Minority Report
Dr en Las viudas
Diego en Las viudas
Perikorro en Las viudas
Perikorro en Gaspartismo Reloaded
Diego en Viva la Vuelta
Dr en Viva Irlanda
Diego en Viva Irlanda
Diego en Decíamos ayer
Diego en Paz y amor
Dr en Paz y amor
Diego en Paz y amor
Diego en Vuela Supermán
Diego en Vuela Supermán
Diego en El trampolín
Perikorro en Salvar a Barrabás
Coral en Truman
Jose Avellaneda Perez en Los ídolos
María en Calles vacías
Amiguel en El pendejo de turno
Silvia Nebreda en Palabras y lágrimas
Manitu69 en This is Atleti
Alejandro Rincón Rubio en ¿Es Jovic un mediapunta?
Diego A. en Elogio de la locura
Juan De Dios Luna Cijanes en Efectividad máxima
Alfrez en Oda al populismo
Alfrez en Oda al populismo
Diego en Oda al populismo
Manitu69 en Oda al populismo
Fiodor Dostoievski en ¿Suerte o talento?
EUGENIO JORDAN en El cisne blanco
Frank Terraces en Historia del segundo Atleti
Hassandudeim en Historia del segundo Atleti
Perikorro en Aquí un Zidanista
Hassansudeim en Fichar a Descartes
Frank Terraces en Fichar a Descartes
Michael en Nacho y la tristeza
Irene García en Entre cero y nada
Roberto Gómez González en Entre cero y nada
Hassansudeim en Primeras impresiones
Rafael Sánchez Sánchez en Correa, Oblak y feliz año nuevo
Juanma Jiménez en Sólo fútbol
Jules en Sólo fútbol
Che en Trigo limpio
Gracias Faubert en Trigo limpio
Hassansudeim en Trigo limpio
Xabier en Trigo limpio
Juan carlos en Trigo limpio
Óscar Laguna en Ansiedad
Juan De Dios Luna Cijanes en El mundo se derrumba y nosotros nos enamoramos
Joan Del Valle en El tamaño importa (y mucho)
Jose Carlos Torrenova Lozano en Mucho más importante que todo eso
Pascual Vicente Martínez Gimeno en Dos años A La Contra
Vicente Martin-Pozuelo Cantos en Good Bye, Lenin!
yerry en Don Cenizo
IGWT en Relatividad
Manitu69 en Hacerse viejo
Tony en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Grandes éxitos de ayer y hoy
Esuardo en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Victoria sin identidad
Frank Terraces en Bendita normalidad
Francisco en Victoria sin identidad
Julián Martín Fernández en Rodrygo hace viejo a Vinicius
J. J. Creamer en Los héroes de Bowie
Joselito en Éxito sin cimientos
Juan de Dios Luna Cijanes en Ansufatización
Juan De Dios Luna Cijanes en El ciclismo se ablanda
Frank Terraces en Desapego
Juan De Dios Luna Cijanes en Movistar no se rinde
Juan de Dios Luna Cijanes en Queremos tanto a Roglic
Frank Terraces en Hace dos meses
Juan De Dios Luna Cijanes en Nada por aquí, Neymar por allá
Juan De Dios Luna Cijanes en Hoy me he acordado de Lucho Herrera
Juan De Dios Luna Cijanes en Un colombiano en la luna
Juan De Dios Luna Cijanes en El Tour se achica ante Bernal
Juan de Dios Luna Cijanes en Bernal rompe el cielo
Juan De Dios Luna Cijanes en Bernal quiere el Tour
Eberhard Torres Calderón en Cuarenta años de La vida de Brian
Juan De Dios Luna Cijanes en Pinot quiere el Tour y Mikel Landa no se rinde
Frank Terraces en El Atlético más merengue
Juan De Dios Luna Cijanes en La suerte dispara contra Landa
Diego en El fugitivo
Diego en Sopor de France
Juan De Dios Luna Cijanes en El Talento Desperdiciado I: George Best
Juan De Dios Luna Cijanes en Friedenreich: Pelé antes de Pelé
Frank Terraces en La Feria de la Carne
Frank Terraces en El altar de Pérgamo
Juan De Dios Luna Cijanes en Ni cinco de bola
José Antonio Gutiérrez en No cambies tus sueños, cambia el mundo
Antonio Lopez Lobeto en Los doce trabajos de Hércules
Francisco Pedrajas Raya en Ramos-Florentino: Pimpinela en el Madrid
Antonio Lopez Lobeto en Mi pájaro es mejor que el tuyo
Stockton en Bon voyage
Juan De Dios Luna Cijanes en El problema del Barça es el relato
Perikorro en Tantas mareas, marean
Perikorro en No me gusta el cricket
Carmelo en La venda ya cayó
Antonio Jesús Zarza Moreno en ¿Marino o submarino?
Lorenzo Dominguez Sanchez en Gracias, Florentino
Joaquín en Camino a Vitoria
Robert Lee en El que se va, ya no es
victor martín marron en Quiten de ahí a esa loca
Martín Vallejo platero en El borde de la piscina
Diego en Gracias, Johan
jose antonio medrano en Gracias, Johan
Jorge Florido en Gracias, Johan
Javier en Gracias, Johan
Esteban en Gracias, Johan
Fran en Gracias, Johan
5contraelcalvo en Esperando a Zidane
Perikorro en Esperando a Zidane
Elaine Cristina en Casillas, el homenaje pendiente
Tomás Luis de Victoria en No, lo ponemos todo al centro
Tomás Luís de Victoria en Casillas, el homenaje pendiente
Lucas en Benzema FC
Carlos Antonio Suárez fornelino en Jugarse «nada»
Antonio Lopez Lobeto en Siete equipos para tres descensos
Víctor Raúl Valladares en El Real Madrid se queda solo
IÑAKI ASENSIO CALATAYUD en Ter Stegen, el portero de la T-10
José Ramón García en Ilusión en el nuevo White Hart Lane
JOSE ANTONIO FERNANDEZ PLAZA en Héctor del Mar, tal como éramos
Lucas en Oh, capitán
José Luis Heras en Usted tiene el faro roto
Juan J Rodriguez en Usted tiene el faro roto
Jairo Castillo en El Madrid de la triste figura
Rod en Au revoir
Cristian Galván en Motociclismo e hipocresía
Hassansudeim en La trampa perfecta
Juan De Dios Luna Cijanes en La trampa perfecta
Antonio Lopez Lobeto en Cuestión de fe
Martín Vallejo platero en Marcó Isco, ganó Zidane
Eliseo en Vuelve Zidane
Juan De Dios Luna Cijanes en La esperanza
Juan de Dios Luna Cijanes en La muerte del emperador
Maria Jose en Tropismo
María Jesús en Tropismo
Antonio Lopez Lobeto en El amor no siempre gana
SanEmeterio For Atle en Bienvenidos al espectáculo de minstrel
Elaine Cristina en El empate perfecto
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en La revancha perpetua
Antonio Lopez Lobeto en Al límite de la filosofía
Juan de Dios Luna Cijanes en La ley del mínimo esfuerzo
Antonio Lopez Lobeto en Milagro Kvitova
Carlos Leo Castellanos en Cristiano ya no va de farol
Marcos Da Silva en El tamaño importa (y mucho)
Antonio Lopez Lobeto en Promesas que todavía lo son
Gustavo Del río manzano en Quince años sin el mejor: Chava Jiménez
ROSA MARIA cuesta guerrero en A propósito de Laura
Irene García en Vidrio roto
AA - Rod en Vidrio roto
Juan Luna Cijanes en Solari y la teoría del melón
Antonio Lopez Lobeto en El valor de las palabras
Raúl Ávila en El traje de toda la vida
Miguel Morán en Godín es El Cid Campeador
Ricardo Moreno Castillo en La adolescencia duele
Aminie Filippi en La adolescencia duele
Miguel Angel Hidalgo Mena en Historia de un superviviente
Alfrez en Por los cojones
Paulino en Por los cojones
ROSA MARIA cuesta guerrero en La adolescencia duele
Luis Miguel en Y el presidente, ¿qué?
Oscar Redondo Callado en Tour 2019: Un espanto de recorrido
Santiago Peraza en A LA CONTRA, primer aniversario
Teddy Sagarrasantos@hotmail.com en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Conchita Minguez en Cinco apuntes para seis carreras