jueves, julio 25, 2024
Google search engine
InicioFútbolLiga SmartbankEl Zaragoza de Idiakez regresa de su entierro

El Zaragoza de Idiakez regresa de su entierro

El titular debe tener el aliño exacto. Si no está arreglado con algo de aceite y vinagre, espanta la posterior lectura del texto. Pero si se comete cualquier exceso, el efecto llamada logrado se vuelve en contra, porque ni el redactor más brillante es capaz de sostener el ingenio en cada línea. Aquí se corre el riesgo porque la causa siempre es más importante que uno
mismo y la causa siempre pasa por ser honestos con lo que se ha vivido y con cómo se ha vivido.

Al descanso del partido en el Carlos Belmonte contra el Albacete, correspondiente a la séptima jornada de la actual Liga 123, parecía estarse oficiando el entierro del Zaragoza de Imanol Idiakez. Sólo perdía dos a cero y, no crea, lo peor de la frase no estaba en el ‘dos a cero’… residía en el ‘sólo’. Porque el Albacete, sin darse nunca a la poesía ni en sus minutos más felices, pareció varios mundos por delante de un conjunto aragonés sin plan, sin patrón y sin aparente vida futura. Abrazados al plan de Ramis y sosteniendo un rigor táctico propio de otras culturas, el equipo local destruyó a su rival apenas cortocircuitando la conexión de sus aquí erráticos centrales con Eguarás en el progreso inicial de la jugada. En media hora sólo comparable a una tormenta en alta mar, llegaron las pérdidas en campo propio, los desajustes defensivos, la fiebre con temblores en el eje de la zaga y dos goles, uno de ellos en propia puerta de Verdasca y otro, obra del filoso delantero marroquí Manaj. Pudieron y debieron de ser más si el Zaragoza no hubiera parecido un espectro rogando clemencia.

Quizá al Albacete se le acumulara la humanidad y le conmoviera la impotencia de su oponente o quizá empezó a mirar el resultado y el marcador demasiado pronto. En la segunda opción, se anota una mano que no fue del central Arroyo justo delante de la medialuna de su área, que invitó a Zapater a ensayar una falta peligrosa. Una falta a 35 metros hubiese parecido peligrosa con la primera mitad que estaba perpetrando el conjunto aragonés… pero ésta era objetivamente peligrosa. Y aunque se marchó holgada por encima del larguero, los chicos del Belmonte parecieron pensar: ‘Mira que si nos vamos 2-1 al descanso cuando el encuentro está de 4-0 mínimo…’. Y así no dejaron de mirar lo que llevaban y lo que quedaba, y se olvidaron de mirar la pelota hasta el descanso. Y hasta el final.

Todo esto se supo luego. Después de los 15 minutos que dura un descanso y que ahí parecieron 15 días. Nadie se parecía a nadie y nada se parecería a nada a la vuelta. El zaragocismo vivió el intermedio como un entierro. Tercera derrota seguida,
tras un arranque de temporada más que prometedor, y cada derrota por más margen y con peores sensaciones. No se podía rescatar a nadie, ni había nada a lo que agarrarse. A Idiakez se le afeaba todo, casi hasta lo rizado de su pelo. Porque cuando nos da por despellejar se nos da muy majo. Nacho, dos semanas atrás quemado en una hoguera de ira irracional, regresaba del averno en las improvisadas y breves tertulias de los aficionados para ser dueño de algún que otro elogio que ya parecía imposible conjugar en presente. Y ahí, justo ahí, cuando unos se sentaron delante del televisor por obligación profesional y otros por una frontera difusa entre el amor y el masoquismo, el Zaragoza de Idiakez volvió de su prematuro entierro para colorear su mortecina piel, querer la pelota, animarse a alguna combinación, ofrecer desmarques, atreverse con algún regate, disparar a puerta, levantar la cabeza, cruzar las miradas y sentirse vivos de nuevo.

Hacía falta un gol para que luego fuese necesario otro. El segundo sería necesario para empatar, pero el primero hacia falta porque nunca es lo mismo perder habiendo competido que perder por incomparecencia y sonrojo. Y el que hacía falta lo marcó quien más falta le hacía, Marc Gual, para estrenarse como goleador en partido oficial e ir despejando alguno de los fantasmas agoreros que llevaban una hora dando vueltas en círculo alrededor de un cuerpo inerte. El desmarque al espacio de Zapater, cayendo desde la banda izquierda, y su pase exacto para que Gual apenas la empujara merecen una loa y una ola, las dos cosas, porque Zapater no está en el fútbol para hacer esos trayectos… Y los hace pese a todo porque Zapa siempre ha puesto por encima la causa que a sí mismo.

El necesario lo anotó Álvaro Vázquez, tras mandar a por tabaco a Tejero en una ruta sin balón de delantero de superior categoría y un control más definición de la misma categoría. No hubo tercero, el que hubiera completado una remontada que hace 20 meses que no se firma. Se estuvo cerca, sin ocasiones claras, pero rondando el área rival hasta el pitido final. Y haciéndolo, apenas con el ingrávido cambio de Soro por Pombo en los cuatro últimos minutos, con los mismos que acabaron sin pulso la primera mitad. Las lesiones de Papu y Verdasca en el acto inicial obligaron a gastar dos cambios antes de tiempo y ni siquiera parecía quedar el consuelo de agitar el escenario con los cambios.

El escenario se agitó por completo, en realidad. Y lo hizo con los mismos que estaban y ya no se les esperaba. Se logró hasta con Perone, que no levantó el nivel en todo el partido y convirtió en un misterio la ausencia del solvente Álex Muñoz de la alineación… ¡y de la convocatoria! Y, sobre el mérito coral, se logró gracias al enésimo milagro de Cristian, negándole un cabezazo casi sobre la hora a Ortuño, y gracias a un Lasure que tuvo un segundo de desatención en el primer gol manchego y 90 minutos de cuarto creciente… para terminar en luna llena. Llena y poderosa, para devolverle la vida a los presuntos muertos y permitir al Zaragoza de Idiakez regresar de su entierro.

Artículo anterior
Artículo siguiente
Javier Hernández
Javier Hernández
Cefalópodo. Activista de imposibles renovables. Dueño, como nadador, de un diploma paralímpico único en Londres 2012. Único... porque no ganó más (50 espalda) y porque nunca nadie ha alcanzado uno igual: con 33 años y sin haber entrenado nunca antes de los treinta. Doctor Honoris Causa en México y conferenciante motivacional sin fronteras en www.delospiesalacabeza.org, regresa a la redacción deportiva tras fatigar teclados en Heraldo de Aragón y en As a principios del siglo
RELATED ARTICLES

2 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -
Google search engine

Most Popular

Recent Comments

Perikorro en Con contundencia
Alberto Patiño Varela en Los antimadridistas
Xavi Verger en Vinicius saca el cañón
Perikorro en Vivos con Fati-ga
Diego en Los sufridores
Diego en Viva el rey
Juan De Dios Luna Cijanes en La posesión y los tulipanes
Perikorro en Minority Report
Dr en Las viudas
Diego en Las viudas
Perikorro en Las viudas
Perikorro en Gaspartismo Reloaded
Diego en Viva la Vuelta
Dr en Viva Irlanda
Diego en Viva Irlanda
Diego en Decíamos ayer
Diego en Paz y amor
Dr en Paz y amor
Diego en Paz y amor
Diego en Vuela Supermán
Diego en Vuela Supermán
Diego en El trampolín
Perikorro en Salvar a Barrabás
Coral en Truman
Jose Avellaneda Perez en Los ídolos
María en Calles vacías
Amiguel en El pendejo de turno
Silvia Nebreda en Palabras y lágrimas
Manitu69 en This is Atleti
Alejandro Rincón Rubio en ¿Es Jovic un mediapunta?
Diego A. en Elogio de la locura
Juan De Dios Luna Cijanes en Efectividad máxima
Alfrez en Oda al populismo
Alfrez en Oda al populismo
Diego en Oda al populismo
Manitu69 en Oda al populismo
Fiodor Dostoievski en ¿Suerte o talento?
EUGENIO JORDAN en El cisne blanco
Frank Terraces en Historia del segundo Atleti
Hassandudeim en Historia del segundo Atleti
Perikorro en Aquí un Zidanista
Hassansudeim en Fichar a Descartes
Frank Terraces en Fichar a Descartes
Michael en Nacho y la tristeza
Irene García en Entre cero y nada
Roberto Gómez González en Entre cero y nada
Hassansudeim en Primeras impresiones
Rafael Sánchez Sánchez en Correa, Oblak y feliz año nuevo
Juanma Jiménez en Sólo fútbol
Jules en Sólo fútbol
Che en Trigo limpio
Gracias Faubert en Trigo limpio
Hassansudeim en Trigo limpio
Xabier en Trigo limpio
Juan carlos en Trigo limpio
Óscar Laguna en Ansiedad
Juan De Dios Luna Cijanes en El mundo se derrumba y nosotros nos enamoramos
Joan Del Valle en El tamaño importa (y mucho)
Jose Carlos Torrenova Lozano en Mucho más importante que todo eso
Pascual Vicente Martínez Gimeno en Dos años A La Contra
Vicente Martin-Pozuelo Cantos en Good Bye, Lenin!
yerry en Don Cenizo
IGWT en Relatividad
Manitu69 en Hacerse viejo
Tony en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Grandes éxitos de ayer y hoy
Esuardo en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Victoria sin identidad
Frank Terraces en Bendita normalidad
Francisco en Victoria sin identidad
Julián Martín Fernández en Rodrygo hace viejo a Vinicius
J. J. Creamer en Los héroes de Bowie
Joselito en Éxito sin cimientos
Juan de Dios Luna Cijanes en Ansufatización
Juan De Dios Luna Cijanes en El ciclismo se ablanda
Frank Terraces en Desapego
Juan De Dios Luna Cijanes en Movistar no se rinde
Juan de Dios Luna Cijanes en Queremos tanto a Roglic
Frank Terraces en Hace dos meses
Juan De Dios Luna Cijanes en Nada por aquí, Neymar por allá
Juan De Dios Luna Cijanes en Hoy me he acordado de Lucho Herrera
Juan De Dios Luna Cijanes en Un colombiano en la luna
Juan De Dios Luna Cijanes en El Tour se achica ante Bernal
Juan de Dios Luna Cijanes en Bernal rompe el cielo
Juan De Dios Luna Cijanes en Bernal quiere el Tour
Eberhard Torres Calderón en Cuarenta años de La vida de Brian
Juan De Dios Luna Cijanes en Pinot quiere el Tour y Mikel Landa no se rinde
Frank Terraces en El Atlético más merengue
Juan De Dios Luna Cijanes en La suerte dispara contra Landa
Diego en El fugitivo
Diego en Sopor de France
Juan De Dios Luna Cijanes en El Talento Desperdiciado I: George Best
Juan De Dios Luna Cijanes en Friedenreich: Pelé antes de Pelé
Frank Terraces en La Feria de la Carne
Frank Terraces en El altar de Pérgamo
Juan De Dios Luna Cijanes en Ni cinco de bola
José Antonio Gutiérrez en No cambies tus sueños, cambia el mundo
Antonio Lopez Lobeto en Los doce trabajos de Hércules
Francisco Pedrajas Raya en Ramos-Florentino: Pimpinela en el Madrid
Antonio Lopez Lobeto en Mi pájaro es mejor que el tuyo
Stockton en Bon voyage
Juan De Dios Luna Cijanes en El problema del Barça es el relato
Perikorro en Tantas mareas, marean
Perikorro en No me gusta el cricket
Carmelo en La venda ya cayó
Antonio Jesús Zarza Moreno en ¿Marino o submarino?
Lorenzo Dominguez Sanchez en Gracias, Florentino
Joaquín en Camino a Vitoria
Robert Lee en El que se va, ya no es
victor martín marron en Quiten de ahí a esa loca
Martín Vallejo platero en El borde de la piscina
Diego en Gracias, Johan
jose antonio medrano en Gracias, Johan
Jorge Florido en Gracias, Johan
Javier en Gracias, Johan
Esteban en Gracias, Johan
Fran en Gracias, Johan
5contraelcalvo en Esperando a Zidane
Perikorro en Esperando a Zidane
Elaine Cristina en Casillas, el homenaje pendiente
Tomás Luis de Victoria en No, lo ponemos todo al centro
Tomás Luís de Victoria en Casillas, el homenaje pendiente
Lucas en Benzema FC
Carlos Antonio Suárez fornelino en Jugarse «nada»
Antonio Lopez Lobeto en Siete equipos para tres descensos
Víctor Raúl Valladares en El Real Madrid se queda solo
IÑAKI ASENSIO CALATAYUD en Ter Stegen, el portero de la T-10
José Ramón García en Ilusión en el nuevo White Hart Lane
JOSE ANTONIO FERNANDEZ PLAZA en Héctor del Mar, tal como éramos
Lucas en Oh, capitán
José Luis Heras en Usted tiene el faro roto
Juan J Rodriguez en Usted tiene el faro roto
Jairo Castillo en El Madrid de la triste figura
Rod en Au revoir
Cristian Galván en Motociclismo e hipocresía
Hassansudeim en La trampa perfecta
Juan De Dios Luna Cijanes en La trampa perfecta
Antonio Lopez Lobeto en Cuestión de fe
Martín Vallejo platero en Marcó Isco, ganó Zidane
Eliseo en Vuelve Zidane
Juan De Dios Luna Cijanes en La esperanza
Juan de Dios Luna Cijanes en La muerte del emperador
Maria Jose en Tropismo
María Jesús en Tropismo
Antonio Lopez Lobeto en El amor no siempre gana
SanEmeterio For Atle en Bienvenidos al espectáculo de minstrel
Elaine Cristina en El empate perfecto
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en La revancha perpetua
Antonio Lopez Lobeto en Al límite de la filosofía
Juan de Dios Luna Cijanes en La ley del mínimo esfuerzo
Antonio Lopez Lobeto en Milagro Kvitova
Carlos Leo Castellanos en Cristiano ya no va de farol
Marcos Da Silva en El tamaño importa (y mucho)
Antonio Lopez Lobeto en Promesas que todavía lo son
Gustavo Del río manzano en Quince años sin el mejor: Chava Jiménez
ROSA MARIA cuesta guerrero en A propósito de Laura
Irene García en Vidrio roto
AA - Rod en Vidrio roto
Juan Luna Cijanes en Solari y la teoría del melón
Antonio Lopez Lobeto en El valor de las palabras
Raúl Ávila en El traje de toda la vida
Miguel Morán en Godín es El Cid Campeador
Ricardo Moreno Castillo en La adolescencia duele
Aminie Filippi en La adolescencia duele
Miguel Angel Hidalgo Mena en Historia de un superviviente
Alfrez en Por los cojones
Paulino en Por los cojones
ROSA MARIA cuesta guerrero en La adolescencia duele
Luis Miguel en Y el presidente, ¿qué?
Oscar Redondo Callado en Tour 2019: Un espanto de recorrido
Santiago Peraza en A LA CONTRA, primer aniversario
Teddy Sagarrasantos@hotmail.com en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Conchita Minguez en Cinco apuntes para seis carreras