sábado, julio 13, 2024
Google search engine
InicioDeporte USARyan Fitzpatrick, el quarterback salido de Harvard

Ryan Fitzpatrick, el quarterback salido de Harvard

Después de las dos primeras jornadas de la NFL (a la espera del Chicago BearsSeattle Seahawks de esta madrugada), llaman poderosamente la atención algunas situaciones. Por ejemplo, ver a los Tampa Bay Buccaneers como invictos en la primera posición de una división tan complicada como es la NFC South de los Atlanta Falcons, los New Orleans Saints y los Carolina Panthers. Por ejemplo, ver a Ryan Fitzpatrick, QB de los citados Buccaneers, como el jugador con más yardas de pase por delante de Ben Roethlisberger, Drew Brees, Philip Rivers y Kirk Cousins. Pero es que, en este arranque liguero, los números del 14 de los bucaneros abruman (819 yardas, 13.4 yardas de media por pase, un rating de 151.5 puntos, 8 touchdowns y una única intercepción) y, de repente, la franquicia de Florida se ha encontrado con un debate que posiblemente no quería: ¿Jameis Winston o Ryan Fitzpatrick? Sí, porque, en realidad, Fitzpatrick únicamente está jugando por un motivo: la sanción de tres partidos por mala conducta (entre otras impertinencias, manoseó presuntamente a una conductora de Uber) de Winston, 24 años, número 1 del draft del 2015, probowler, rookie del año en su temporada de debut y titular absoluto e indiscutible en Tampa. O, al menos, hasta ahora.

Nacido el 24 de noviembre de 1982 en Gilbert (Arizona) y, a sus 35 años, padre de seis hijos, Ryan Fitzpatrick, pick 250 en la ronda 7 del draft del 2005, es un veterano quarterback con una amplísima trayectoria en equipos con, en su mayoría, temporadas negativas (St. Louis Rams, Cincinnati Bengals, Buffalo Bills, Tennessee Titans, Houston Texans, New York Jets y los Buccaneers) y muy lejos ya de su condición de QB titular, que tuvo su máxima expectación externa (que él, con su juego, no alcanzó) en los Bills y que contó con un cénit sonado en los Jets de la temporada 2016, sobre todo después de que Fitzpatrick en la Week 3 cometiera 8 pérdidas y lanzara 6 intercepciones en un nefasto (y, para muchos, hasta gracioso) partido ante los Kansas City Chiefs (24-3). Ese día, el día en el implosionó, el QB de Arizona, aunque tal vez no lo supiera, puso el final a su condición de titular para abrazar su nuevo puesto de trabajo: ser backup, experimentado y solvente, de la estrella en ciernes, fuera en la franquicia en la que fuera. Aunque, tal vez, definir a alguien como Fitzpatrick diciendo que es un simple suplente sería limitarle demasiado, más si tenemos en cuenta este arranque liguero. Como siempre, habrá que viajar para entenderlo.

Puede que hayan tenido suerte alguna vez en su vida y que hayan ido paseando por el Back Bay de Boston, por alguna calle mítica como Clarendon Street (allí, en Copley Square, finaliza el tercer lunes de abril de cada año el Maratón de Boston) o Beacon Street, hasta superar el río Charles (con los remeros de rojo carmesí sobre sus aguas antes de que se fundan con las aguas del río Mystic camino de la Bahía de Massachusetts) y alcanzar Cambridge, la ciudad que mira a Boston desde la otra orilla, en la margen izquierda. Puede que hayan continuado teniendo suerte y que la variedad de edificaciones del Instituto Tecnológico de Massachusetts (una recomendación, deténganse a disfrutar del cambiante Stata Center del arquitecto Frank Gehry, uno de los edificios más característicos del MIT, una universidad privada por la que han pasado 91 premios Nobel) les haya conducido, ensimismados, a Harvard Square, la plaza triangular por la que se accede al Harvard Yard, la parte más antigua de la Universidad de Harvard, con sus más de 9 hectáreas de terreno, sus edificios rojizos, su césped cuidado, sus estatua de John Harvard, su verja, sus 27 puertas de entrada y sus estudiantes caminando, presurosos, meditabundos y, bajo mi apreciación claramente subjetiva, con rasgos asiáticos (en su mayoría). Puede que, incluso, se hayan cruzado en la Pizzería Otto comiendo una porción de pizza con Barack Obama (si fue en 1991), Matt Damon (si fue de 1988 a 1992), Natalie Portman (si fue en 2003) o Ryan Fitzpatrick (si fue de 2001 a 2004, aunque, para ser del todo exactos, en la Pizzería Otto no se habrán cruzado con ninguno de ellos, ya que dicho establecimiento no abrió hasta 2016). Sí, insisto, han leído bien: también con Ryan Fitzpatrick, el actual QB de Tampa Bay Buccaneers y que, muchos años antes, también fue un estudiante de Económicas en la prestigiosa Harvard, la mejor universidad del mundo según el Academic Ranking of World Universities.

Al contrario que la mayoría de universidades estadounidenses, Harvard no concede becas deportivas, así que hay que ser tremendamente inteligente y tener un expediente de estudiante impoluto para poder entrar en la citada universidad. Fitzpatrick, que se alzó con el premio a mejor jugador de la Ivy League en 2004, lo es. Ya en 2010, SportingNews le situó en el puesto número 5 de los deportistas profesionales más listos en el deporte estadounidense (Pau Gasol, que empezó a estudiar Medicina en la Universidad de Barcelona, aparecía en el puesto 15). Motivos tenía de sobra: Fitzpatrick sacó 1580 puntos en el SAT (la prueba de acceso a la universidad en Norteamérica), se define a sí mismo como “yonki” de la tecnología Apple, se pasa todo el día jugando al Scrabble y, si no hubiera sido jugador de football, se habría especializado en finanzas y habría trabajado en Wall Street. Y, además, según The Wall Street Journal, el propio Fitzpatrick logró 48 puntos de 50 posibles tras terminar en escasos nueve minutos el Wonderlic Test, un test que mide el nivel intelectual general y que las franquicias de la NFL realizan a casi todos los rookies (la puntuación de Fitzpatrick es la máxima de la historia de un QB y la segunda mejor en general tras la conseguida por Pat McInally, también exalumno de Harvard). Porque lo que sí que define realmente a Fitzpatrick (y a su mujer Liza Barber, también exalumna de Harvard) es la inteligencia. Y, de hecho, parece que la inteligencia ha sido trasladada a sus vástagos: Brady, su hijo mayor, de 11 años, es un prodigio de las matemáticas y un experto resolviendo el Cubo de Rubik. Quizá, en el futuro, también sea un backup experimentado que muestre sobre el terreno de juego méritos de sobra para quitarle el puesto al QB titular. Tal y como su padre.

RELATED ARTICLES

2 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -
Google search engine

Most Popular

Recent Comments

Perikorro en Con contundencia
Alberto Patiño Varela en Los antimadridistas
Xavi Verger en Vinicius saca el cañón
Perikorro en Vivos con Fati-ga
Diego en Los sufridores
Diego en Viva el rey
Juan De Dios Luna Cijanes en La posesión y los tulipanes
Perikorro en Minority Report
Dr en Las viudas
Diego en Las viudas
Perikorro en Las viudas
Perikorro en Gaspartismo Reloaded
Diego en Viva la Vuelta
Dr en Viva Irlanda
Diego en Viva Irlanda
Diego en Decíamos ayer
Diego en Paz y amor
Dr en Paz y amor
Diego en Paz y amor
Diego en Vuela Supermán
Diego en Vuela Supermán
Diego en El trampolín
Perikorro en Salvar a Barrabás
Coral en Truman
Jose Avellaneda Perez en Los ídolos
María en Calles vacías
Amiguel en El pendejo de turno
Silvia Nebreda en Palabras y lágrimas
Manitu69 en This is Atleti
Alejandro Rincón Rubio en ¿Es Jovic un mediapunta?
Diego A. en Elogio de la locura
Juan De Dios Luna Cijanes en Efectividad máxima
Alfrez en Oda al populismo
Alfrez en Oda al populismo
Diego en Oda al populismo
Manitu69 en Oda al populismo
Fiodor Dostoievski en ¿Suerte o talento?
EUGENIO JORDAN en El cisne blanco
Frank Terraces en Historia del segundo Atleti
Hassandudeim en Historia del segundo Atleti
Perikorro en Aquí un Zidanista
Hassansudeim en Fichar a Descartes
Frank Terraces en Fichar a Descartes
Michael en Nacho y la tristeza
Irene García en Entre cero y nada
Roberto Gómez González en Entre cero y nada
Hassansudeim en Primeras impresiones
Rafael Sánchez Sánchez en Correa, Oblak y feliz año nuevo
Juanma Jiménez en Sólo fútbol
Jules en Sólo fútbol
Che en Trigo limpio
Gracias Faubert en Trigo limpio
Hassansudeim en Trigo limpio
Xabier en Trigo limpio
Juan carlos en Trigo limpio
Óscar Laguna en Ansiedad
Juan De Dios Luna Cijanes en El mundo se derrumba y nosotros nos enamoramos
Joan Del Valle en El tamaño importa (y mucho)
Jose Carlos Torrenova Lozano en Mucho más importante que todo eso
Pascual Vicente Martínez Gimeno en Dos años A La Contra
Vicente Martin-Pozuelo Cantos en Good Bye, Lenin!
yerry en Don Cenizo
IGWT en Relatividad
Manitu69 en Hacerse viejo
Tony en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Grandes éxitos de ayer y hoy
Esuardo en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Victoria sin identidad
Frank Terraces en Bendita normalidad
Francisco en Victoria sin identidad
Julián Martín Fernández en Rodrygo hace viejo a Vinicius
J. J. Creamer en Los héroes de Bowie
Joselito en Éxito sin cimientos
Juan de Dios Luna Cijanes en Ansufatización
Juan De Dios Luna Cijanes en El ciclismo se ablanda
Frank Terraces en Desapego
Juan De Dios Luna Cijanes en Movistar no se rinde
Juan de Dios Luna Cijanes en Queremos tanto a Roglic
Frank Terraces en Hace dos meses
Juan De Dios Luna Cijanes en Nada por aquí, Neymar por allá
Juan De Dios Luna Cijanes en Hoy me he acordado de Lucho Herrera
Juan De Dios Luna Cijanes en Un colombiano en la luna
Juan De Dios Luna Cijanes en El Tour se achica ante Bernal
Juan de Dios Luna Cijanes en Bernal rompe el cielo
Juan De Dios Luna Cijanes en Bernal quiere el Tour
Eberhard Torres Calderón en Cuarenta años de La vida de Brian
Juan De Dios Luna Cijanes en Pinot quiere el Tour y Mikel Landa no se rinde
Frank Terraces en El Atlético más merengue
Juan De Dios Luna Cijanes en La suerte dispara contra Landa
Diego en El fugitivo
Diego en Sopor de France
Juan De Dios Luna Cijanes en El Talento Desperdiciado I: George Best
Juan De Dios Luna Cijanes en Friedenreich: Pelé antes de Pelé
Frank Terraces en La Feria de la Carne
Frank Terraces en El altar de Pérgamo
Juan De Dios Luna Cijanes en Ni cinco de bola
José Antonio Gutiérrez en No cambies tus sueños, cambia el mundo
Antonio Lopez Lobeto en Los doce trabajos de Hércules
Francisco Pedrajas Raya en Ramos-Florentino: Pimpinela en el Madrid
Antonio Lopez Lobeto en Mi pájaro es mejor que el tuyo
Stockton en Bon voyage
Juan De Dios Luna Cijanes en El problema del Barça es el relato
Perikorro en Tantas mareas, marean
Perikorro en No me gusta el cricket
Carmelo en La venda ya cayó
Antonio Jesús Zarza Moreno en ¿Marino o submarino?
Lorenzo Dominguez Sanchez en Gracias, Florentino
Joaquín en Camino a Vitoria
Robert Lee en El que se va, ya no es
victor martín marron en Quiten de ahí a esa loca
Martín Vallejo platero en El borde de la piscina
Diego en Gracias, Johan
jose antonio medrano en Gracias, Johan
Jorge Florido en Gracias, Johan
Javier en Gracias, Johan
Esteban en Gracias, Johan
Fran en Gracias, Johan
5contraelcalvo en Esperando a Zidane
Perikorro en Esperando a Zidane
Elaine Cristina en Casillas, el homenaje pendiente
Tomás Luis de Victoria en No, lo ponemos todo al centro
Tomás Luís de Victoria en Casillas, el homenaje pendiente
Lucas en Benzema FC
Carlos Antonio Suárez fornelino en Jugarse «nada»
Antonio Lopez Lobeto en Siete equipos para tres descensos
Víctor Raúl Valladares en El Real Madrid se queda solo
IÑAKI ASENSIO CALATAYUD en Ter Stegen, el portero de la T-10
José Ramón García en Ilusión en el nuevo White Hart Lane
JOSE ANTONIO FERNANDEZ PLAZA en Héctor del Mar, tal como éramos
Lucas en Oh, capitán
José Luis Heras en Usted tiene el faro roto
Juan J Rodriguez en Usted tiene el faro roto
Jairo Castillo en El Madrid de la triste figura
Rod en Au revoir
Cristian Galván en Motociclismo e hipocresía
Hassansudeim en La trampa perfecta
Juan De Dios Luna Cijanes en La trampa perfecta
Antonio Lopez Lobeto en Cuestión de fe
Martín Vallejo platero en Marcó Isco, ganó Zidane
Eliseo en Vuelve Zidane
Juan De Dios Luna Cijanes en La esperanza
Juan de Dios Luna Cijanes en La muerte del emperador
Maria Jose en Tropismo
María Jesús en Tropismo
Antonio Lopez Lobeto en El amor no siempre gana
SanEmeterio For Atle en Bienvenidos al espectáculo de minstrel
Elaine Cristina en El empate perfecto
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en La revancha perpetua
Antonio Lopez Lobeto en Al límite de la filosofía
Juan de Dios Luna Cijanes en La ley del mínimo esfuerzo
Antonio Lopez Lobeto en Milagro Kvitova
Carlos Leo Castellanos en Cristiano ya no va de farol
Marcos Da Silva en El tamaño importa (y mucho)
Antonio Lopez Lobeto en Promesas que todavía lo son
Gustavo Del río manzano en Quince años sin el mejor: Chava Jiménez
ROSA MARIA cuesta guerrero en A propósito de Laura
Irene García en Vidrio roto
AA - Rod en Vidrio roto
Juan Luna Cijanes en Solari y la teoría del melón
Antonio Lopez Lobeto en El valor de las palabras
Raúl Ávila en El traje de toda la vida
Miguel Morán en Godín es El Cid Campeador
Ricardo Moreno Castillo en La adolescencia duele
Aminie Filippi en La adolescencia duele
Miguel Angel Hidalgo Mena en Historia de un superviviente
Alfrez en Por los cojones
Paulino en Por los cojones
ROSA MARIA cuesta guerrero en La adolescencia duele
Luis Miguel en Y el presidente, ¿qué?
Oscar Redondo Callado en Tour 2019: Un espanto de recorrido
Santiago Peraza en A LA CONTRA, primer aniversario
Teddy Sagarrasantos@hotmail.com en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Conchita Minguez en Cinco apuntes para seis carreras