sábado, junio 15, 2024
Google search engine
InicioOpinión¿Quién es David Ortiz? ¿A quién le importa?

¿Quién es David Ortiz? ¿A quién le importa?

Si usted, gran aficionado al “deporte”, se topase con una foto de David Ortiz sin saber quién es, jamás pensaría que se trata de un deportista de élite. Puede que incluso le entraran ganas de soltar una carcajada si alguien se lo insinuara. Estaría cometiendo un grave error. Puede que un dominicano de casi dos metros, piel oscura, tripita incipiente y evidente complexión gruesa no parezca el prototipo de atleta que se maneja por estos lares, pero les aseguro que en Boston no piensan lo mismo. Puede que Big Papi no parezca un animal de gimnasio pero resulta que era capaz de reventar cualquier pelota que le tirasen con un bate en la mano. Algo que desde la soberbia del ignorante puede parecer muy fácil pero que no lo es. Muy poca gente es capaz de hacer 541 jonrones en su carrera y por eso David Ortiz fue uno de los deportistas profesionales mejor pagados del mundo, una leyenda del Béisbol y un auténtico ídolo en Fenway Park, el mítico estadio de los Red Soxs.

Sé que hay gente que seguirá sin aceptarlo. Que en lugar de escuchar o acercarse al lejano mundo del béisbol para intentar comprender por qué un tipo sin tríceps hercúleos puede ser considerado un gran deportista, decidirá mostrar una sonrisa sarcástica a modo de desprecio. Lo sé porque lo he vivido. Lo estamos viviendo. Convertido el mundo del “deporte” en un universo mediático en el que todo lo que sea ajeno al fútbol (al Real Madrid o al Barça, concretamente) carece absolutamente de interés, lo desconocido, incluso dentro del propio fútbol, tiende a despreciarse o a ser interpretado con el único idioma ya conocido. Algo así como tratar de medir la distancia en litros.

¿Por qué les cuento esto? Pues porque creo que es una tendencia peligrosa en nuestro entorno. Es lo que está ocurriendo en una gran parte de los medios de comunicación pero es también lo que le está pasando al común de los mortales. Desconozco si fue primero el huevo o la gallina.

Todo lo que no se conoce no interesa. No es. Todo lo que no sea Real Madrid o Barça (o, en menor escala, lo mío) no merece análisis. Si tengo que analizarlo, por aquello de aparentar cordura, lo haré siempre con mi camiseta y los mismos argumentos que ya me valen a mí. Todo será además negro o blanco. Conmigo o contra mí. Todo es extremo porque lo extremo se entiende mucho mejor y además genera más público. No hay matices porque los matices complican la vida y facilitan el consenso. No hay diversidad ni integración porque eso sería como colocarnos frente al espejo. Existe una única forma de entender el “fútbol” y es la mía. El que no lo vea así que se monte un blog clandestino.

Pero los modos se contagian al otro lado también. Desde allí empezamos a ver la realidad de la misma forma. Con un color que creemos alternativo pero que empieza a estar impregnado de la misma soberbia. Como un tablero algo más pequeño pero igual de simple. Uno en el que también pretendemos colocar una línea que separe buenos y malos. Una realidad en la que todo lo que no es mío no es importante. Asimilamos las mismas reglas pero creyéndonos que son distintas.

Me consta que existen colegios en los que la práctica del fútbol está suponiendo un problema. Provoca brotes de intolerancia, comportamientos excluyentes, actitudes individualistas y hasta conflictos de género. No lo entiendo, porque el fútbol es un deporte maravilloso que, como cualquier otro deporte, no lleva implícito nada de eso. ¿De dónde vendrá? Si echo una vista al entorno empiezo a tenerlo algo más claro. Los niños son ahora más de jugadores que de equipos. Todos llevan la misma camiseta. Es como si el fútbol fuese una disciplina individual con señores feudales y siervos de gleba. Es más importante el peinado que la humildad. Son los mismos niños que ven a sus padres pelearse en la banda o que les escuchan berrear a su propio entrenador por sacar demasiado tiempo a “los malos”.

Son los niños que comen fútbol radiotelevisado, ese en el que todo lo que no sea ganar es un rotundo fracaso. En el que la derrota es siempre un imperdonable error propio y nunca un acierto ajeno. En el que uno siempre es mejor cuanto más tiene. En el que el mundo empieza y acaba siempre en el mismo color. El mío. En la que cualquier realidad se entiende siempre desde el lugar del poderoso. En el que hay que limpiar, borrar o ignorar al que pierde. Que no se juega contra rivales sino que se pelea contra enemigos. Que las muestras de superioridad, humillación o soberbia no sólo son lícitas sino que valen para vender camisetas.

¿Quién tiene la culpa? ¿Quién tiene la solución? ¿Quién es David Ortiz? ¿A quién le importa?

El drama de los problemas que son de todos es que acaban por no ser de nadie.

Ennio Sotanaz
Ennio Sotanaz
Se hace llamar "escritor intruso", pero ya se está convirtiendo en escritor de cabecera. Alimentó un blog en torno al Atleti (“Y los sueños, sueños son”) desde 2007 a 2017 así como otros blogs clandestinos sobre música, cine, series y política. Además, es compositor, cantante, guitarrista y teclista de los 'Happy Losers'. También ha publicado discos en solitario bajo el pseudónimo de Lukah Boo. Entre otras rarezas tiene un título de Ingeniero Industrial firmado por el Rey.
RELATED ARTICLES

2 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -
Google search engine

Most Popular

Recent Comments

Perikorro en Con contundencia
Alberto Patiño Varela en Los antimadridistas
Xavi Verger en Vinicius saca el cañón
Perikorro en Vivos con Fati-ga
Diego en Los sufridores
Diego en Viva el rey
Juan De Dios Luna Cijanes en La posesión y los tulipanes
Perikorro en Minority Report
Dr en Las viudas
Diego en Las viudas
Perikorro en Las viudas
Perikorro en Gaspartismo Reloaded
Diego en Viva la Vuelta
Dr en Viva Irlanda
Diego en Viva Irlanda
Diego en Decíamos ayer
Diego en Paz y amor
Dr en Paz y amor
Diego en Paz y amor
Diego en Vuela Supermán
Diego en Vuela Supermán
Diego en El trampolín
Perikorro en Salvar a Barrabás
Coral en Truman
Jose Avellaneda Perez en Los ídolos
María en Calles vacías
Amiguel en El pendejo de turno
Silvia Nebreda en Palabras y lágrimas
Manitu69 en This is Atleti
Alejandro Rincón Rubio en ¿Es Jovic un mediapunta?
Diego A. en Elogio de la locura
Juan De Dios Luna Cijanes en Efectividad máxima
Alfrez en Oda al populismo
Alfrez en Oda al populismo
Diego en Oda al populismo
Manitu69 en Oda al populismo
Fiodor Dostoievski en ¿Suerte o talento?
EUGENIO JORDAN en El cisne blanco
Frank Terraces en Historia del segundo Atleti
Hassandudeim en Historia del segundo Atleti
Perikorro en Aquí un Zidanista
Hassansudeim en Fichar a Descartes
Frank Terraces en Fichar a Descartes
Michael en Nacho y la tristeza
Irene García en Entre cero y nada
Roberto Gómez González en Entre cero y nada
Hassansudeim en Primeras impresiones
Rafael Sánchez Sánchez en Correa, Oblak y feliz año nuevo
Juanma Jiménez en Sólo fútbol
Jules en Sólo fútbol
Che en Trigo limpio
Gracias Faubert en Trigo limpio
Hassansudeim en Trigo limpio
Xabier en Trigo limpio
Juan carlos en Trigo limpio
Óscar Laguna en Ansiedad
Juan De Dios Luna Cijanes en El mundo se derrumba y nosotros nos enamoramos
Joan Del Valle en El tamaño importa (y mucho)
Jose Carlos Torrenova Lozano en Mucho más importante que todo eso
Pascual Vicente Martínez Gimeno en Dos años A La Contra
Vicente Martin-Pozuelo Cantos en Good Bye, Lenin!
yerry en Don Cenizo
IGWT en Relatividad
Manitu69 en Hacerse viejo
Tony en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Grandes éxitos de ayer y hoy
Esuardo en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Victoria sin identidad
Frank Terraces en Bendita normalidad
Francisco en Victoria sin identidad
Julián Martín Fernández en Rodrygo hace viejo a Vinicius
J. J. Creamer en Los héroes de Bowie
Joselito en Éxito sin cimientos
Juan de Dios Luna Cijanes en Ansufatización
Juan De Dios Luna Cijanes en El ciclismo se ablanda
Frank Terraces en Desapego
Juan De Dios Luna Cijanes en Movistar no se rinde
Juan de Dios Luna Cijanes en Queremos tanto a Roglic
Frank Terraces en Hace dos meses
Juan De Dios Luna Cijanes en Nada por aquí, Neymar por allá
Juan De Dios Luna Cijanes en Hoy me he acordado de Lucho Herrera
Juan De Dios Luna Cijanes en Un colombiano en la luna
Juan De Dios Luna Cijanes en El Tour se achica ante Bernal
Juan de Dios Luna Cijanes en Bernal rompe el cielo
Juan De Dios Luna Cijanes en Bernal quiere el Tour
Eberhard Torres Calderón en Cuarenta años de La vida de Brian
Juan De Dios Luna Cijanes en Pinot quiere el Tour y Mikel Landa no se rinde
Frank Terraces en El Atlético más merengue
Juan De Dios Luna Cijanes en La suerte dispara contra Landa
Diego en El fugitivo
Diego en Sopor de France
Juan De Dios Luna Cijanes en El Talento Desperdiciado I: George Best
Juan De Dios Luna Cijanes en Friedenreich: Pelé antes de Pelé
Frank Terraces en La Feria de la Carne
Frank Terraces en El altar de Pérgamo
Juan De Dios Luna Cijanes en Ni cinco de bola
José Antonio Gutiérrez en No cambies tus sueños, cambia el mundo
Antonio Lopez Lobeto en Los doce trabajos de Hércules
Francisco Pedrajas Raya en Ramos-Florentino: Pimpinela en el Madrid
Antonio Lopez Lobeto en Mi pájaro es mejor que el tuyo
Stockton en Bon voyage
Juan De Dios Luna Cijanes en El problema del Barça es el relato
Perikorro en Tantas mareas, marean
Perikorro en No me gusta el cricket
Carmelo en La venda ya cayó
Antonio Jesús Zarza Moreno en ¿Marino o submarino?
Lorenzo Dominguez Sanchez en Gracias, Florentino
Joaquín en Camino a Vitoria
Robert Lee en El que se va, ya no es
victor martín marron en Quiten de ahí a esa loca
Martín Vallejo platero en El borde de la piscina
Diego en Gracias, Johan
jose antonio medrano en Gracias, Johan
Jorge Florido en Gracias, Johan
Javier en Gracias, Johan
Esteban en Gracias, Johan
Fran en Gracias, Johan
5contraelcalvo en Esperando a Zidane
Perikorro en Esperando a Zidane
Elaine Cristina en Casillas, el homenaje pendiente
Tomás Luis de Victoria en No, lo ponemos todo al centro
Tomás Luís de Victoria en Casillas, el homenaje pendiente
Lucas en Benzema FC
Carlos Antonio Suárez fornelino en Jugarse «nada»
Antonio Lopez Lobeto en Siete equipos para tres descensos
Víctor Raúl Valladares en El Real Madrid se queda solo
IÑAKI ASENSIO CALATAYUD en Ter Stegen, el portero de la T-10
José Ramón García en Ilusión en el nuevo White Hart Lane
JOSE ANTONIO FERNANDEZ PLAZA en Héctor del Mar, tal como éramos
Lucas en Oh, capitán
José Luis Heras en Usted tiene el faro roto
Juan J Rodriguez en Usted tiene el faro roto
Jairo Castillo en El Madrid de la triste figura
Rod en Au revoir
Cristian Galván en Motociclismo e hipocresía
Hassansudeim en La trampa perfecta
Juan De Dios Luna Cijanes en La trampa perfecta
Antonio Lopez Lobeto en Cuestión de fe
Martín Vallejo platero en Marcó Isco, ganó Zidane
Eliseo en Vuelve Zidane
Juan De Dios Luna Cijanes en La esperanza
Juan de Dios Luna Cijanes en La muerte del emperador
Maria Jose en Tropismo
María Jesús en Tropismo
Antonio Lopez Lobeto en El amor no siempre gana
SanEmeterio For Atle en Bienvenidos al espectáculo de minstrel
Elaine Cristina en El empate perfecto
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en La revancha perpetua
Antonio Lopez Lobeto en Al límite de la filosofía
Juan de Dios Luna Cijanes en La ley del mínimo esfuerzo
Antonio Lopez Lobeto en Milagro Kvitova
Carlos Leo Castellanos en Cristiano ya no va de farol
Marcos Da Silva en El tamaño importa (y mucho)
Antonio Lopez Lobeto en Promesas que todavía lo son
Gustavo Del río manzano en Quince años sin el mejor: Chava Jiménez
ROSA MARIA cuesta guerrero en A propósito de Laura
Irene García en Vidrio roto
AA - Rod en Vidrio roto
Juan Luna Cijanes en Solari y la teoría del melón
Antonio Lopez Lobeto en El valor de las palabras
Raúl Ávila en El traje de toda la vida
Miguel Morán en Godín es El Cid Campeador
Ricardo Moreno Castillo en La adolescencia duele
Aminie Filippi en La adolescencia duele
Miguel Angel Hidalgo Mena en Historia de un superviviente
Alfrez en Por los cojones
Paulino en Por los cojones
ROSA MARIA cuesta guerrero en La adolescencia duele
Luis Miguel en Y el presidente, ¿qué?
Oscar Redondo Callado en Tour 2019: Un espanto de recorrido
Santiago Peraza en A LA CONTRA, primer aniversario
Teddy Sagarrasantos@hotmail.com en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Conchita Minguez en Cinco apuntes para seis carreras