jueves, julio 25, 2024
Google search engine
InicioOpiniónElogio de la tranquilidad

Elogio de la tranquilidad

Según la teoría psicológica propuesta por Abraham Maslow, los seres humanos desarrollamos necesidades y deseos cada vez más elevados a medida que vamos satisfaciendo los más básicos. Imagino que eso debe ser lo que está ocurriendo al entorno del Atlético de Madrid. Desde la llegada de Simeone, el equipo rojiblanco no sólo se ha clasificado todos los años para disputar la Champions League (con relativa facilidad, además) sino que ha tenido la desfachatez de pelear casi todos los títulos que ha jugado y hasta de ganar alguno. Es difícil recordarlo ahora, pero hubo un tiempo, no hace tanto, en el que la parroquia rojiblanca festejaba como un auténtico trofeo el simple hecho de entrar en la repesca de la máxima competición europea. Sí, la misma parroquia rojiblanca que hoy está de mala leche por seguir segundos en la Liga y haber ganado al Málaga sin jugar ni a la taba.

Es lícito y humano aspirar a más. Crecer. Evolucionar dentro de un mundo en constante evolución. Es incluso sano hacerlo. Especialmente cuando crees tener potencial para ello y cuando tus necesidades vitales más básicas parecen cubiertas. Pero es muy peligroso perder la perspectiva, confundir los términos y distorsionar la realidad. Tiene mucho riesgo hacer un ejercicio de ese tipo desde la histeria, la superstición o la inmediatez. Alentados por el enemigo (algo que debería hacernos sospechar) y mezclando en la misma coctelera los sueños, los sentimientos individuales, las aspiraciones, los gustos particulares, las leyendas y las opiniones de vendedor de crecepelo. Es incluso absurdo tener que abrirse la venas pudiendo discutir relajadamente con la tranquilidad que debería dar el dormir a seis puntos del líder, a trece del Real Madrid y a quince de perder los puestos de Champions League.

El Atleti ha obtenido tres puntos en el estadio del Málaga realizando un partido horroroso. Negarlo es abrazar los terrenos de la ciencia ficción. Justificar el juego es algo que sólo puede sostenerse desde la situación de poder que te da el haber ganado el partido. De otra forma sería imposible. Sin embargo, a diferencia de esa creciente cohorte de odiadores de Simone, mi queja no se fundamenta en factores estéticos o de nivel de diversión. Se fundamente en el fútbol. En el juego, pero en un sentido amplio del concepto. No ese que encumbra los tacones imposibles y las botas de colores. Me refiero al que estudia la mejor forma de dominar los partidos, de gestionar las virtudes de tu plantilla y de superar al rival.

Personalmente no tengo ningún problema con la opción de agrupar las líneas del equipo y de minimizar los riesgos cuando el marcador está a favor. Se puede jugar muy bien al fútbol de esa manera y el Atleti es un buen ejemplo de ello. Sí, lo es. Lo siento. Es un estilo lícito y lucido (cuando se hace bien) que sirve para que tu rival juegue fuera de tu área, para que las posibilidades de sorpresa se reduzcan y para que cada recuperación se convierta en una ocasión de gol. El problema surge cuando lo que haces se parece más bien poco a esa fórmula y se limita a agrupar jugadores en torno a tu portero. No funciona cuando el balón se convierte en tu enemigo y tu máxima aspiración es que pasen los minutos. Cuando cada ataque estático es un drama renacentista y cuando cada recuperación acaba en una pérdida inmediata. O peor, cuando todo se reduce a un patadón hacia tierra de nadie. Esto es lo que hizo el Atleti en Málaga. Lo hizo frente a un equipo diezmado y en crisis que ayudó bastante a que el encuentro acabase en algo para olvidar y no en tragedia que hubiésemos catalogado de absurda y evitable.

El Atleti no juega siempre así, seamos serios y evitemos los titulares maximalistas. Es cierto, sin embargo, que esta temporada es algo que se repite más de la cuenta. Algo difícil de entender cuando da la sensación de que la configuración de la plantilla invita a pensar que no tendría por qué ocurrir tan a menudo.

No sé por qué se ha llegado a esta situación pero, con calma, habría que hacer un diagnóstico y tratar de recuperar las buenas sensaciones sin perder la capacidad de ganar puntos (fundamental esto último). Resucitar ese equipo rocoso pero también dinámico y letal del que nos enamoramos. Hay que potenciar las posibilidades que ofrecen Vitolo, Carrasco o Correa, porque son jugadores que se hacen irrelevantes en partidos así. Hay que aprovechar la cantidad de espacio que cubre Diego Costa en la delantera pero dotándole de balones de calidad y no de constantes globos aerospaciales. Hay que cuidar a Griezmann. Hay que arreglar el problema del medio del campo y que probablemente sea la clave de todo. Esa velocidad en el desplazamiento de balón impropia de un equipo en la elite y esa incapacidad para superar con solvencia una presión avanzada.

Creo sinceramente que hay que dejar trabajar a Simeone y su cuerpo técnico. Limpiar el espacio de francotiradores y no colaborar con aquellos que quieren transformar al actual cuerpo técnico en algo que no es. Si no lo hacemos se generará precisamente una reacción contraría, poco saludable, que nos hará enrocarnos a todos. Abrazarse al error a modo de reivindicación. Sacar pecho en el 1-0 como forma de soltar el codo. Elogiar el juego espeso como bofetada a los que constantemente cuestionan cualquier éxito del entrenador argentino. Dejémosle trabajar con tranquilidad. Eso que parece que nunca existe en este equipo.

Ennio Sotanaz
Ennio Sotanaz
Se hace llamar "escritor intruso", pero ya se está convirtiendo en escritor de cabecera. Alimentó un blog en torno al Atleti (“Y los sueños, sueños son”) desde 2007 a 2017 así como otros blogs clandestinos sobre música, cine, series y política. Además, es compositor, cantante, guitarrista y teclista de los 'Happy Losers'. También ha publicado discos en solitario bajo el pseudónimo de Lukah Boo. Entre otras rarezas tiene un título de Ingeniero Industrial firmado por el Rey.
RELATED ARTICLES

1 COMENTARIO

  1. Palabras sensatas. Yo también asisto preocupado al crecimiento de la histeria de los aficionados atléticos. Espero que sea algo pasajero.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -
Google search engine

Most Popular

Recent Comments

Perikorro en Con contundencia
Alberto Patiño Varela en Los antimadridistas
Xavi Verger en Vinicius saca el cañón
Perikorro en Vivos con Fati-ga
Diego en Los sufridores
Diego en Viva el rey
Juan De Dios Luna Cijanes en La posesión y los tulipanes
Perikorro en Minority Report
Dr en Las viudas
Diego en Las viudas
Perikorro en Las viudas
Perikorro en Gaspartismo Reloaded
Diego en Viva la Vuelta
Dr en Viva Irlanda
Diego en Viva Irlanda
Diego en Decíamos ayer
Diego en Paz y amor
Dr en Paz y amor
Diego en Paz y amor
Diego en Vuela Supermán
Diego en Vuela Supermán
Diego en El trampolín
Perikorro en Salvar a Barrabás
Coral en Truman
Jose Avellaneda Perez en Los ídolos
María en Calles vacías
Amiguel en El pendejo de turno
Silvia Nebreda en Palabras y lágrimas
Manitu69 en This is Atleti
Alejandro Rincón Rubio en ¿Es Jovic un mediapunta?
Diego A. en Elogio de la locura
Juan De Dios Luna Cijanes en Efectividad máxima
Alfrez en Oda al populismo
Alfrez en Oda al populismo
Diego en Oda al populismo
Manitu69 en Oda al populismo
Fiodor Dostoievski en ¿Suerte o talento?
EUGENIO JORDAN en El cisne blanco
Frank Terraces en Historia del segundo Atleti
Hassandudeim en Historia del segundo Atleti
Perikorro en Aquí un Zidanista
Hassansudeim en Fichar a Descartes
Frank Terraces en Fichar a Descartes
Michael en Nacho y la tristeza
Irene García en Entre cero y nada
Roberto Gómez González en Entre cero y nada
Hassansudeim en Primeras impresiones
Rafael Sánchez Sánchez en Correa, Oblak y feliz año nuevo
Juanma Jiménez en Sólo fútbol
Jules en Sólo fútbol
Che en Trigo limpio
Gracias Faubert en Trigo limpio
Hassansudeim en Trigo limpio
Xabier en Trigo limpio
Juan carlos en Trigo limpio
Óscar Laguna en Ansiedad
Juan De Dios Luna Cijanes en El mundo se derrumba y nosotros nos enamoramos
Joan Del Valle en El tamaño importa (y mucho)
Jose Carlos Torrenova Lozano en Mucho más importante que todo eso
Pascual Vicente Martínez Gimeno en Dos años A La Contra
Vicente Martin-Pozuelo Cantos en Good Bye, Lenin!
yerry en Don Cenizo
IGWT en Relatividad
Manitu69 en Hacerse viejo
Tony en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Grandes éxitos de ayer y hoy
Esuardo en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Victoria sin identidad
Frank Terraces en Bendita normalidad
Francisco en Victoria sin identidad
Julián Martín Fernández en Rodrygo hace viejo a Vinicius
J. J. Creamer en Los héroes de Bowie
Joselito en Éxito sin cimientos
Juan de Dios Luna Cijanes en Ansufatización
Juan De Dios Luna Cijanes en El ciclismo se ablanda
Frank Terraces en Desapego
Juan De Dios Luna Cijanes en Movistar no se rinde
Juan de Dios Luna Cijanes en Queremos tanto a Roglic
Frank Terraces en Hace dos meses
Juan De Dios Luna Cijanes en Nada por aquí, Neymar por allá
Juan De Dios Luna Cijanes en Hoy me he acordado de Lucho Herrera
Juan De Dios Luna Cijanes en Un colombiano en la luna
Juan De Dios Luna Cijanes en El Tour se achica ante Bernal
Juan de Dios Luna Cijanes en Bernal rompe el cielo
Juan De Dios Luna Cijanes en Bernal quiere el Tour
Eberhard Torres Calderón en Cuarenta años de La vida de Brian
Juan De Dios Luna Cijanes en Pinot quiere el Tour y Mikel Landa no se rinde
Frank Terraces en El Atlético más merengue
Juan De Dios Luna Cijanes en La suerte dispara contra Landa
Diego en El fugitivo
Diego en Sopor de France
Juan De Dios Luna Cijanes en El Talento Desperdiciado I: George Best
Juan De Dios Luna Cijanes en Friedenreich: Pelé antes de Pelé
Frank Terraces en La Feria de la Carne
Frank Terraces en El altar de Pérgamo
Juan De Dios Luna Cijanes en Ni cinco de bola
José Antonio Gutiérrez en No cambies tus sueños, cambia el mundo
Antonio Lopez Lobeto en Los doce trabajos de Hércules
Francisco Pedrajas Raya en Ramos-Florentino: Pimpinela en el Madrid
Antonio Lopez Lobeto en Mi pájaro es mejor que el tuyo
Stockton en Bon voyage
Juan De Dios Luna Cijanes en El problema del Barça es el relato
Perikorro en Tantas mareas, marean
Perikorro en No me gusta el cricket
Carmelo en La venda ya cayó
Antonio Jesús Zarza Moreno en ¿Marino o submarino?
Lorenzo Dominguez Sanchez en Gracias, Florentino
Joaquín en Camino a Vitoria
Robert Lee en El que se va, ya no es
victor martín marron en Quiten de ahí a esa loca
Martín Vallejo platero en El borde de la piscina
Diego en Gracias, Johan
jose antonio medrano en Gracias, Johan
Jorge Florido en Gracias, Johan
Javier en Gracias, Johan
Esteban en Gracias, Johan
Fran en Gracias, Johan
5contraelcalvo en Esperando a Zidane
Perikorro en Esperando a Zidane
Elaine Cristina en Casillas, el homenaje pendiente
Tomás Luis de Victoria en No, lo ponemos todo al centro
Tomás Luís de Victoria en Casillas, el homenaje pendiente
Lucas en Benzema FC
Carlos Antonio Suárez fornelino en Jugarse «nada»
Antonio Lopez Lobeto en Siete equipos para tres descensos
Víctor Raúl Valladares en El Real Madrid se queda solo
IÑAKI ASENSIO CALATAYUD en Ter Stegen, el portero de la T-10
José Ramón García en Ilusión en el nuevo White Hart Lane
JOSE ANTONIO FERNANDEZ PLAZA en Héctor del Mar, tal como éramos
Lucas en Oh, capitán
José Luis Heras en Usted tiene el faro roto
Juan J Rodriguez en Usted tiene el faro roto
Jairo Castillo en El Madrid de la triste figura
Rod en Au revoir
Cristian Galván en Motociclismo e hipocresía
Hassansudeim en La trampa perfecta
Juan De Dios Luna Cijanes en La trampa perfecta
Antonio Lopez Lobeto en Cuestión de fe
Martín Vallejo platero en Marcó Isco, ganó Zidane
Eliseo en Vuelve Zidane
Juan De Dios Luna Cijanes en La esperanza
Juan de Dios Luna Cijanes en La muerte del emperador
Maria Jose en Tropismo
María Jesús en Tropismo
Antonio Lopez Lobeto en El amor no siempre gana
SanEmeterio For Atle en Bienvenidos al espectáculo de minstrel
Elaine Cristina en El empate perfecto
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en La revancha perpetua
Antonio Lopez Lobeto en Al límite de la filosofía
Juan de Dios Luna Cijanes en La ley del mínimo esfuerzo
Antonio Lopez Lobeto en Milagro Kvitova
Carlos Leo Castellanos en Cristiano ya no va de farol
Marcos Da Silva en El tamaño importa (y mucho)
Antonio Lopez Lobeto en Promesas que todavía lo son
Gustavo Del río manzano en Quince años sin el mejor: Chava Jiménez
ROSA MARIA cuesta guerrero en A propósito de Laura
Irene García en Vidrio roto
AA - Rod en Vidrio roto
Juan Luna Cijanes en Solari y la teoría del melón
Antonio Lopez Lobeto en El valor de las palabras
Raúl Ávila en El traje de toda la vida
Miguel Morán en Godín es El Cid Campeador
Ricardo Moreno Castillo en La adolescencia duele
Aminie Filippi en La adolescencia duele
Miguel Angel Hidalgo Mena en Historia de un superviviente
Alfrez en Por los cojones
Paulino en Por los cojones
ROSA MARIA cuesta guerrero en La adolescencia duele
Luis Miguel en Y el presidente, ¿qué?
Oscar Redondo Callado en Tour 2019: Un espanto de recorrido
Santiago Peraza en A LA CONTRA, primer aniversario
Teddy Sagarrasantos@hotmail.com en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Conchita Minguez en Cinco apuntes para seis carreras