jueves, julio 25, 2024
Google search engine

Lluvia engelante

Todo el mundo sabe que el agua se congela a cero grados centígrados pero existen ciertas circunstancias (impurezas o condiciones termodinámicas particulares) en las que esto puede no ser así. En el caso del agua de lluvia, hay situaciones excepcionales en las que las gotas pueden caer líquidas a temperaturas inferiores a cero. Se trata de un equilibrio tan inestable que el mero hecho de tocar el suelo (o cualquier otra cosa) hace que esas mismas gotas se congelen al instante formando una capa de hielo. A este curioso fenómeno se le conoce como Lluvia Engelante y, quizá por ser algo que estamos viendo en estos días de frío, es lo que se me vino a la cabeza viendo el Atleti-Valencia de ayer.

La dinámica ascendente de los últimos años, el espíritu ganador impuesto por Simeone, la facilidad de los medios para juzgar los puntos negativos de un equipo que entienden que compite en igualdad de condiciones con los que le cuadriplican el presupuesto, la misma facilidad de los mismos medios para minusvalorar los puntos positivos, la euforia intransigente y desquiciada de los recién llegados a la religión colchonera, la mala gestión de los fichajes, un precipitadísimo (y frustrante) traslado de estadio, un inesperado (y frustrante) mal resultado de Champions, el permanente estado de duda sobre la administración del club y ese pesadísimo esfuerzo constante (y muy artificial) de hacer creer a los aficionados colchoneros que nada les ha cambiado cuando en realidad les ha cambiado todo (y no precisamente para mejor), han instalado al Atlético de Madrid en un estado muy parecido al de la Lluvia Engelante. Una situación en la que toda tranquilidad parece cogida con pinzas y en la que sólo se puede fluir con naturalidad mientras no existan contratiempos. Al toparse con uno, el que sea, cualquier opción de gestionar los sentimientos de una manera proporcionada acabará inmediatamente congelada.

A horas intempestivas y en un día de frío y nieve más propio de las afueras de Winterfell que de Madrid, el Atleti enfrentaba su partido contra el Valencia en una situación inmejorable. Varios puntos por encima de sus rivales para alcanzar la Champions y con posibilidades de recortar distancias con el primer clasificado. Parecía motivo de fiesta pero no lo fue. Ni mucho menos. Divisé más ansiedad que alegría. En circunstancias normales, un entorno así serviría para disputar el encuentro sin la presión de no poder cometer errores, pero el equipo no vive actualmente en circunstancias normales. Incluso después de haber ganado el partido a su principal perseguidor en la tabla, la sensación que se respiraba al salir del estadio era más de “menos mal” que de “qué bien”.

Los de Simeone jugaron una primera media hora bastante buena que hoy nadie recuerda. Con una alineación ofensiva y sorprendente (Saúl y Koke en el doble pivote, dejando a Carrasco, Correa, Costa y Griezmann arriba) se quedó con el balón, mantuvo a su rival en su propio campo y dominó el partido dando buenas sensaciones. El problema es que no metió gol y eso hace que automáticamente, en las circunstancias actuales, el rival parezca mejor. No lo fue. El Valencia ganó el centro del campo finalizando la primera parte y a partir de ahí llevó el partido al lugar que quiso pero, en un encuentro igualadísimo desde ese momento, creo que fue el Atleti el que más empeño puso en ganarlo. Eso sí, sólo consiguió hacerlo a partir del talento individual de uno de los que mejor jugaron. Ángel Correa.

El efecto engelante se vio también con el árbitro. Un mal colegiado al que, por alguna razón, se le siguen premiando sus desmanes. Ayer, en un partido que no tuvo mucho problema, hizo cosas raras que provocaron la ira de una parroquia especialmente sensibilizada con este tema. Es raro que no te piten un solo penalti en 22 jornadas de Liga. Ni siquiera cuando a tu jugador le sacan dos dientes de un codazo y tiene que dejar de jugar. Es raro que minutos después no dejen entrar al sustituto por una simple cuestión de capricho o de demostrar quién es más machote. Es raro que en un partido con un nivel de intensidad muy parejo y con la estadística de balones recuperados y de posesión del balón muy igualada (prácticamente al 50% para cada uno) el árbitro pite 18 faltas a un equipo pero sólo 4 al otro.

Pero es que volvimos a ver el mismo efecto engelante en esa anécdota (sí, una anécdota en otras circunstancias) acaecida entre Griezmann y un sector de la grada. En el fragor de la batalla, con la tensión de un partido que se ganaba por la mínima pero que no terminaba nunca, el francés decidió mantener la posesión del balón en lugar de continuar un contrataque que encaraba con superioridad. Una decisión inteligente, si la pensamos con la cabeza, pero incomprensible si se analiza desde un corazón acelerado. Una parte del graderío, esa que está permanentemente enfriada por debajo de su punto de congelación, decidió pitar a Griezmann y éste, malhumorado, les ofreció un evidente (y feo) gesto de desaprobación. Personalmente no entiendo que hubiese ayer razones para pitar a Griezmann. Detesto esa actitud intransigente con los futbolistas, pero un jugador profesional no puede aceptar las críticas de esa manera. Sean justas o no. Si son profesionales para reclamar la cláusula de rescisión o para que entendamos sus ganas de mejorar en la vida, deberían ser profesionales para todo.

Al final, que parece lo menos importante, el Atleti suma tres puntos más que dejan al equipo a la misma distancia del líder que del tercero. No parece una situación muy dramática pero oye, habrá que esperar a que suban las temperaturas para disfrutarlo.

Ennio Sotanaz
Ennio Sotanaz
Se hace llamar "escritor intruso", pero ya se está convirtiendo en escritor de cabecera. Alimentó un blog en torno al Atleti (“Y los sueños, sueños son”) desde 2007 a 2017 así como otros blogs clandestinos sobre música, cine, series y política. Además, es compositor, cantante, guitarrista y teclista de los 'Happy Losers'. También ha publicado discos en solitario bajo el pseudónimo de Lukah Boo. Entre otras rarezas tiene un título de Ingeniero Industrial firmado por el Rey.
RELATED ARTICLES

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -
Google search engine

Most Popular

Recent Comments

Perikorro en Con contundencia
Alberto Patiño Varela en Los antimadridistas
Xavi Verger en Vinicius saca el cañón
Perikorro en Vivos con Fati-ga
Diego en Los sufridores
Diego en Viva el rey
Juan De Dios Luna Cijanes en La posesión y los tulipanes
Perikorro en Minority Report
Dr en Las viudas
Diego en Las viudas
Perikorro en Las viudas
Perikorro en Gaspartismo Reloaded
Diego en Viva la Vuelta
Dr en Viva Irlanda
Diego en Viva Irlanda
Diego en Decíamos ayer
Diego en Paz y amor
Dr en Paz y amor
Diego en Paz y amor
Diego en Vuela Supermán
Diego en Vuela Supermán
Diego en El trampolín
Perikorro en Salvar a Barrabás
Coral en Truman
Jose Avellaneda Perez en Los ídolos
María en Calles vacías
Amiguel en El pendejo de turno
Silvia Nebreda en Palabras y lágrimas
Manitu69 en This is Atleti
Alejandro Rincón Rubio en ¿Es Jovic un mediapunta?
Diego A. en Elogio de la locura
Juan De Dios Luna Cijanes en Efectividad máxima
Alfrez en Oda al populismo
Alfrez en Oda al populismo
Diego en Oda al populismo
Manitu69 en Oda al populismo
Fiodor Dostoievski en ¿Suerte o talento?
EUGENIO JORDAN en El cisne blanco
Frank Terraces en Historia del segundo Atleti
Hassandudeim en Historia del segundo Atleti
Perikorro en Aquí un Zidanista
Hassansudeim en Fichar a Descartes
Frank Terraces en Fichar a Descartes
Michael en Nacho y la tristeza
Irene García en Entre cero y nada
Roberto Gómez González en Entre cero y nada
Hassansudeim en Primeras impresiones
Rafael Sánchez Sánchez en Correa, Oblak y feliz año nuevo
Juanma Jiménez en Sólo fútbol
Jules en Sólo fútbol
Che en Trigo limpio
Gracias Faubert en Trigo limpio
Hassansudeim en Trigo limpio
Xabier en Trigo limpio
Juan carlos en Trigo limpio
Óscar Laguna en Ansiedad
Juan De Dios Luna Cijanes en El mundo se derrumba y nosotros nos enamoramos
Joan Del Valle en El tamaño importa (y mucho)
Jose Carlos Torrenova Lozano en Mucho más importante que todo eso
Pascual Vicente Martínez Gimeno en Dos años A La Contra
Vicente Martin-Pozuelo Cantos en Good Bye, Lenin!
yerry en Don Cenizo
IGWT en Relatividad
Manitu69 en Hacerse viejo
Tony en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Grandes éxitos de ayer y hoy
Esuardo en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Victoria sin identidad
Frank Terraces en Bendita normalidad
Francisco en Victoria sin identidad
Julián Martín Fernández en Rodrygo hace viejo a Vinicius
J. J. Creamer en Los héroes de Bowie
Joselito en Éxito sin cimientos
Juan de Dios Luna Cijanes en Ansufatización
Juan De Dios Luna Cijanes en El ciclismo se ablanda
Frank Terraces en Desapego
Juan De Dios Luna Cijanes en Movistar no se rinde
Juan de Dios Luna Cijanes en Queremos tanto a Roglic
Frank Terraces en Hace dos meses
Juan De Dios Luna Cijanes en Nada por aquí, Neymar por allá
Juan De Dios Luna Cijanes en Hoy me he acordado de Lucho Herrera
Juan De Dios Luna Cijanes en Un colombiano en la luna
Juan De Dios Luna Cijanes en El Tour se achica ante Bernal
Juan de Dios Luna Cijanes en Bernal rompe el cielo
Juan De Dios Luna Cijanes en Bernal quiere el Tour
Eberhard Torres Calderón en Cuarenta años de La vida de Brian
Juan De Dios Luna Cijanes en Pinot quiere el Tour y Mikel Landa no se rinde
Frank Terraces en El Atlético más merengue
Juan De Dios Luna Cijanes en La suerte dispara contra Landa
Diego en El fugitivo
Diego en Sopor de France
Juan De Dios Luna Cijanes en El Talento Desperdiciado I: George Best
Juan De Dios Luna Cijanes en Friedenreich: Pelé antes de Pelé
Frank Terraces en La Feria de la Carne
Frank Terraces en El altar de Pérgamo
Juan De Dios Luna Cijanes en Ni cinco de bola
José Antonio Gutiérrez en No cambies tus sueños, cambia el mundo
Antonio Lopez Lobeto en Los doce trabajos de Hércules
Francisco Pedrajas Raya en Ramos-Florentino: Pimpinela en el Madrid
Antonio Lopez Lobeto en Mi pájaro es mejor que el tuyo
Stockton en Bon voyage
Juan De Dios Luna Cijanes en El problema del Barça es el relato
Perikorro en Tantas mareas, marean
Perikorro en No me gusta el cricket
Carmelo en La venda ya cayó
Antonio Jesús Zarza Moreno en ¿Marino o submarino?
Lorenzo Dominguez Sanchez en Gracias, Florentino
Joaquín en Camino a Vitoria
Robert Lee en El que se va, ya no es
victor martín marron en Quiten de ahí a esa loca
Martín Vallejo platero en El borde de la piscina
Diego en Gracias, Johan
jose antonio medrano en Gracias, Johan
Jorge Florido en Gracias, Johan
Javier en Gracias, Johan
Esteban en Gracias, Johan
Fran en Gracias, Johan
5contraelcalvo en Esperando a Zidane
Perikorro en Esperando a Zidane
Elaine Cristina en Casillas, el homenaje pendiente
Tomás Luis de Victoria en No, lo ponemos todo al centro
Tomás Luís de Victoria en Casillas, el homenaje pendiente
Lucas en Benzema FC
Carlos Antonio Suárez fornelino en Jugarse «nada»
Antonio Lopez Lobeto en Siete equipos para tres descensos
Víctor Raúl Valladares en El Real Madrid se queda solo
IÑAKI ASENSIO CALATAYUD en Ter Stegen, el portero de la T-10
José Ramón García en Ilusión en el nuevo White Hart Lane
JOSE ANTONIO FERNANDEZ PLAZA en Héctor del Mar, tal como éramos
Lucas en Oh, capitán
José Luis Heras en Usted tiene el faro roto
Juan J Rodriguez en Usted tiene el faro roto
Jairo Castillo en El Madrid de la triste figura
Rod en Au revoir
Cristian Galván en Motociclismo e hipocresía
Hassansudeim en La trampa perfecta
Juan De Dios Luna Cijanes en La trampa perfecta
Antonio Lopez Lobeto en Cuestión de fe
Martín Vallejo platero en Marcó Isco, ganó Zidane
Eliseo en Vuelve Zidane
Juan De Dios Luna Cijanes en La esperanza
Juan de Dios Luna Cijanes en La muerte del emperador
Maria Jose en Tropismo
María Jesús en Tropismo
Antonio Lopez Lobeto en El amor no siempre gana
SanEmeterio For Atle en Bienvenidos al espectáculo de minstrel
Elaine Cristina en El empate perfecto
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en La revancha perpetua
Antonio Lopez Lobeto en Al límite de la filosofía
Juan de Dios Luna Cijanes en La ley del mínimo esfuerzo
Antonio Lopez Lobeto en Milagro Kvitova
Carlos Leo Castellanos en Cristiano ya no va de farol
Marcos Da Silva en El tamaño importa (y mucho)
Antonio Lopez Lobeto en Promesas que todavía lo son
Gustavo Del río manzano en Quince años sin el mejor: Chava Jiménez
ROSA MARIA cuesta guerrero en A propósito de Laura
Irene García en Vidrio roto
AA - Rod en Vidrio roto
Juan Luna Cijanes en Solari y la teoría del melón
Antonio Lopez Lobeto en El valor de las palabras
Raúl Ávila en El traje de toda la vida
Miguel Morán en Godín es El Cid Campeador
Ricardo Moreno Castillo en La adolescencia duele
Aminie Filippi en La adolescencia duele
Miguel Angel Hidalgo Mena en Historia de un superviviente
Alfrez en Por los cojones
Paulino en Por los cojones
ROSA MARIA cuesta guerrero en La adolescencia duele
Luis Miguel en Y el presidente, ¿qué?
Oscar Redondo Callado en Tour 2019: Un espanto de recorrido
Santiago Peraza en A LA CONTRA, primer aniversario
Teddy Sagarrasantos@hotmail.com en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Conchita Minguez en Cinco apuntes para seis carreras