jueves, julio 25, 2024
Google search engine
InicioDeportesGolfSpieth-Thomas, una rivalidad a la altura de la historia

Spieth-Thomas, una rivalidad a la altura de la historia

Terminada la temporada 2017, el golf afronta un nuevo ejercicio de madurez. Por un lado, encontramos a golfistas que representan una nueva generación, hambrienta y decidida a marcar su época; por otro, más personal, España enfrenta un presente muy prometedor, liderados por Sergio García y Jon Rahm. En este serial repasaremos los principales hitos de 2018, un año en el que el golf se transformará en pura pasión.


Spieth-Thomas, una rivalidad a la altura de la historia

William Ernest Henley escribió Invictus en 1875, un poema en el que reflejó, entre otras interpretaciones, el coraje al que debía recurrir para superar el sufrimiento de la enfermedad que le perseguía desde los 12 años y que le causaría la amputación de la mitad de su pierna izquierda. Lo que nunca pensó es que casi 150 años después, su obra siguiera siendo una inspiración, una explicación para muchos de los fenómenos que hoy nos rodean y que acompañó, entre otros, a personajes como Nelson Mandela durante toda su vida. Salvando las diferencias, uno de esos centenares de sentidos encaja con el golf y, especialmente, con la realidad de un deporte que puede ser extremadamente solitario y cruel.

Jordan Spieth es un ejemplo de ese pundonor que destila el poema de Henley. Sin llegar a tener una vida realmente complicada, ha aprendido a sufrir para construir su éxito, pues todo lo que le ha castigado en su ámbito personal ha sabido transformarlo en un arma para ganar. El pasado 25 de junio lo demostró una vez más. Ganó el Travelers Championship de una forma extremadamente elegante: embocaba una preciosa bola desde el bunker en el primer hoyo de desempate frente al aguerrido Daniel Berger, otro gran valor de su generación.

Minutos antes de dar el golpe, cuando todo el mundo dudaba de la fortaleza mental de Spieth, una voz emergió para darle un halo de esperanza y heroicidad a lo que iba a hacer. Mientras caminaba hacia la arena, otro joven valor del golf estadounidense, Justin Thomas, apreció unos andares apabullantes: «No me sorprendería que Jordan la embocase desde el bunker». Dos minutos después, Spieth desataba toda su pasión lanzando su palo con rabia contra la hierba y saltando para celebrar con su caddie el extraordinario golpe que acababa de forjar entre sus dedos.

 

Thomas sabía que iba a pasar. Así de simple. Porque conoce a Spieth, porque conoce todo lo que le ha llevado a forjar un carácter ganador, un perfil competitivo al alcance de unos pocos elegidos; una consecuencia de haber sido la sombra el uno del otro durante muchos años de golf, desde los inicios en el colegio hasta el profesionalismo más exigente. Una persecución que tiene el poder de convertirse en la enésima gran rivalidad de la historia del golf. Solo les falta pegarse por un major. El resto, ya lo han peleado.

La historia viene de lejos. En concreto, 10 años. Suficientes para haberse cogido todas y cada una de las medidas. La primera vez que se conocieron, Spieth fue a presentarse a Thomas. Estaban empatados tras la primera jornada de un torneo nacional amateur y Spieth, con apenas 13 años, quería saludar a su compañero de partido en la ronda final. En la cancha de prácticas, bajo el anonimato más profundo que regala la niñez, se dieron la mano sin saber que era el primer duelo de muchos, un momento que les acompañará para siempre. Entonces, Spieth demostró que iba por delante. Hasta 2017.

One step ahead

Jordan Spieth era el número uno del mundo amateur cuando decidió darle una oportunidad al profesionalismo hace solo seis años, cuando terminó de cumplir todas las etapas que el mundo amateur le ofrecía. Aunque no explotó hasta 2013, desde el año 2010 le enseñó al mundo por qué había tomado esa decisión: 16º con apenas 16 años en su primera invitación a un torneo del PGA Tour, el Byron Nelson Classic. Después, a finales de 2012, pasó unos primeros meses complicados, con problemas para generar buenos recuerdos sobre los que construir ilusión, y se plantó en la siguiente temporada sin tener claro cuánto o cómo jugaría. No es el primero al que le pasa ni será el último; sin embargo, su reacción es un ejemplo muy fiel de qué tipo de hombre es Jordan Spieth. Como dijo Henley, «Under the bludgeonings of chance, My head is bloody but unbowed». La cabeza alta y el reto siempre se quedará pequeño. La realidad de Spieth es que su 2013 fue sensacional.

Desde entonces, no ha dejado de subir. Ha ganado 11 torneos del circuito americano, incluidos tres majors: el Masters y el US Open de 2015 –estuvo a punto de hacer historia, pues dejó escapar British Open y PGA para ganar los cuatro en el mismo ejercicio, hercúleo hito solo al alcance de Bobby Jones en los años 30– y el British de 2017, como dirían en su tierra, in spectacular fashion, arrasando a su compatriota Matt Kuchar en unos cinco últimos hoyos apoteósicos: birdie, eagle, birdie, birdie y par.

Este maravilloso rendimiento le ha permitido ser, con solo 24 años, número uno del mundo, liderar las reacciones de su país en Ryder y President’s Cup, acumular más de 40 millones de dólares en premios y ser el estandarte de una generación, por delante incluso del espectacular e inestable Rory McIlroy.
Spieth es, a día de hoy, una amenaza para cualquiera. Especialmente en el Augusta National, donde ha construido un coto prácticamente privado. En solo cuatro participaciones, acumula una victoria, dos crueles segundos puestos y una undécima posición, en la última edición. Mención especial merecen las tres primeras ediciones: en 2014 luchó como pocos contra Bubba Watson, llegando a contar con dos golpes de ventaja a 11 hoyos de terminar el torneo; en 2015 arrasó, sin paliativos, igualando el record de Tiger de 1997; en 2016, sin embargo, se ahogó en el río que cruza el hoyo 12, firmando uno de los sietes más crueles que se recuerdan. Todo ello forma parte de la leyenda que Spieth ha tejido en Augusta y que, indudablemente, forma parte de su impresionante perfil profesional.

 

La presión como bendición

A pesar de ser extremadamente respetuosos y pasionales con el deporte aficionado, los aficionados en Estados Unidos pueden llegar a perder el control sobre las expectativas que se depositan en los niños. El PGA Tour está repleto de juguetes rotos que no han conseguido estar a la altura que alguien les dijo que debían estar, nombres que hoy sufren el anonimato de no haber podido o sabido ganar un torneo de golf.

Justin Thomas ha comprendido el esfuerzo mental que se necesita para no caer en el temido fracaso que agobia al deportista de élite. De hecho, hace pocas semanas y ante la pregunta de un periodista sobre cuáles son sus objetivos, Thomas respondió: «Compartí mis retos en mi año de rookie y me arrepentí de hacerlo. Por eso, me he prometido dejarlos para mi equipo y para mí mismo. Creo que es mejor así».

Realmente, Thomas no ha vivido a la sombra de nadie. Es un golfista que ha sabido pulir su propio porvenir, crear su propia motivación de hechos que podrían confundirse con celos. Ha sabido sobrevivir al éxito coral que le rodeaba, que le dejaba apartado de esa gloria que tantas veces saboreó de pequeño, como aquel día en que ganó dos torneos sin haber cumplido 10 años –The Justin Slam lo llama su padre–.

Thomas ha llegado a confesar que compartir gimnasio con Dustin Johnson ha sido uno de sus estímulos, así como que estudia con devoción las infinitas estadísticas que el circuito utiliza para contar con increíble y exagerada precisión cada aspecto del juego de los golfistas. Todo ello forma parte del Justin Thomas que ha explotado en los últimos 15 meses. En este periodo de tiempo, acumula siete victorias en el PGA Tour, incluido el PGA Championship de 2017, entre otros registros realmente impresionantes, como los 59 golpes que le llevaron a una de sus victorias en Hawaii el pasado mes de enero.

 

Mejor jugador del último año, Thomas ha asumido con sorprendente agilidad un rol complejo: el de competir con Jordan Spieth, el de parecer un villano, pues su amigo ya jugaba el papel de héroe y heredero de Tiger Woods; a Thomas le había tocado ser el segundo. Natural de Kentucky, hijo y nieto de profesionales de golf, Thomas ha aceptado el reto y las cinco victorias de 2017, incluida la millonaria FedEx Cup, le convierten en el rival a batir.

La ilusión de la diversidad

Por primera vez en varios años, el golf se adentra en una espiral de incertidumbre positiva. La generación de 1993 se ha hecho dueña de un mundo en el que cada vez hay más nombres que vigilar y, sobre todo, en el que cada vez hay menos hombres que puedan y sepan dominar. Desde la desaparición de Tiger, solo Rory McIlroy y Dustin Johnson han amenazado seriamente con controlar la escena. Ahora, la eclosión y consolidación de jugadores como Spieth y Thomas, al frente de un listado de golfistas espectaculares entre los que se encuentra Jon Rahm, nos hacen disfrutar de la diversidad e ilusionarnos con una etapa que el golf no cata desde hace medio siglo. Golfistas sin temor ni fronteras, que no han nacido bajo la tiranía del Tigre y que llevan tatuado a fuego los versos que cierran el poema de Henley: «I am the master of my fate, I am the captain of my soul».

Fernando López De Lorenzo
Fernando López De Lorenzo
No nací un bunker, pero sé bien, o eso creo, qué hacer para no pasarme la vida dentro de uno de ellos. Me gusta el golf hasta el punto de dormir en la misma habitación que mis palos, de hablarles durante la vuelta para que se sientan cómodos y de no meter una caja de bolas en la bolsa el mismo día que voy a jugar porque creo que no les ha dado tiempo a confraternizar con los hierros. Lo dicho, un friqui del golf.
RELATED ARTICLES

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -
Google search engine

Most Popular

Recent Comments

Perikorro en Con contundencia
Alberto Patiño Varela en Los antimadridistas
Xavi Verger en Vinicius saca el cañón
Perikorro en Vivos con Fati-ga
Diego en Los sufridores
Diego en Viva el rey
Juan De Dios Luna Cijanes en La posesión y los tulipanes
Perikorro en Minority Report
Dr en Las viudas
Diego en Las viudas
Perikorro en Las viudas
Perikorro en Gaspartismo Reloaded
Diego en Viva la Vuelta
Dr en Viva Irlanda
Diego en Viva Irlanda
Diego en Decíamos ayer
Diego en Paz y amor
Dr en Paz y amor
Diego en Paz y amor
Diego en Vuela Supermán
Diego en Vuela Supermán
Diego en El trampolín
Perikorro en Salvar a Barrabás
Coral en Truman
Jose Avellaneda Perez en Los ídolos
María en Calles vacías
Amiguel en El pendejo de turno
Silvia Nebreda en Palabras y lágrimas
Manitu69 en This is Atleti
Alejandro Rincón Rubio en ¿Es Jovic un mediapunta?
Diego A. en Elogio de la locura
Juan De Dios Luna Cijanes en Efectividad máxima
Alfrez en Oda al populismo
Alfrez en Oda al populismo
Diego en Oda al populismo
Manitu69 en Oda al populismo
Fiodor Dostoievski en ¿Suerte o talento?
EUGENIO JORDAN en El cisne blanco
Frank Terraces en Historia del segundo Atleti
Hassandudeim en Historia del segundo Atleti
Perikorro en Aquí un Zidanista
Hassansudeim en Fichar a Descartes
Frank Terraces en Fichar a Descartes
Michael en Nacho y la tristeza
Irene García en Entre cero y nada
Roberto Gómez González en Entre cero y nada
Hassansudeim en Primeras impresiones
Rafael Sánchez Sánchez en Correa, Oblak y feliz año nuevo
Juanma Jiménez en Sólo fútbol
Jules en Sólo fútbol
Che en Trigo limpio
Gracias Faubert en Trigo limpio
Hassansudeim en Trigo limpio
Xabier en Trigo limpio
Juan carlos en Trigo limpio
Óscar Laguna en Ansiedad
Juan De Dios Luna Cijanes en El mundo se derrumba y nosotros nos enamoramos
Joan Del Valle en El tamaño importa (y mucho)
Jose Carlos Torrenova Lozano en Mucho más importante que todo eso
Pascual Vicente Martínez Gimeno en Dos años A La Contra
Vicente Martin-Pozuelo Cantos en Good Bye, Lenin!
yerry en Don Cenizo
IGWT en Relatividad
Manitu69 en Hacerse viejo
Tony en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Grandes éxitos de ayer y hoy
Esuardo en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Victoria sin identidad
Frank Terraces en Bendita normalidad
Francisco en Victoria sin identidad
Julián Martín Fernández en Rodrygo hace viejo a Vinicius
J. J. Creamer en Los héroes de Bowie
Joselito en Éxito sin cimientos
Juan de Dios Luna Cijanes en Ansufatización
Juan De Dios Luna Cijanes en El ciclismo se ablanda
Frank Terraces en Desapego
Juan De Dios Luna Cijanes en Movistar no se rinde
Juan de Dios Luna Cijanes en Queremos tanto a Roglic
Frank Terraces en Hace dos meses
Juan De Dios Luna Cijanes en Nada por aquí, Neymar por allá
Juan De Dios Luna Cijanes en Hoy me he acordado de Lucho Herrera
Juan De Dios Luna Cijanes en Un colombiano en la luna
Juan De Dios Luna Cijanes en El Tour se achica ante Bernal
Juan de Dios Luna Cijanes en Bernal rompe el cielo
Juan De Dios Luna Cijanes en Bernal quiere el Tour
Eberhard Torres Calderón en Cuarenta años de La vida de Brian
Juan De Dios Luna Cijanes en Pinot quiere el Tour y Mikel Landa no se rinde
Frank Terraces en El Atlético más merengue
Juan De Dios Luna Cijanes en La suerte dispara contra Landa
Diego en El fugitivo
Diego en Sopor de France
Juan De Dios Luna Cijanes en El Talento Desperdiciado I: George Best
Juan De Dios Luna Cijanes en Friedenreich: Pelé antes de Pelé
Frank Terraces en La Feria de la Carne
Frank Terraces en El altar de Pérgamo
Juan De Dios Luna Cijanes en Ni cinco de bola
José Antonio Gutiérrez en No cambies tus sueños, cambia el mundo
Antonio Lopez Lobeto en Los doce trabajos de Hércules
Francisco Pedrajas Raya en Ramos-Florentino: Pimpinela en el Madrid
Antonio Lopez Lobeto en Mi pájaro es mejor que el tuyo
Stockton en Bon voyage
Juan De Dios Luna Cijanes en El problema del Barça es el relato
Perikorro en Tantas mareas, marean
Perikorro en No me gusta el cricket
Carmelo en La venda ya cayó
Antonio Jesús Zarza Moreno en ¿Marino o submarino?
Lorenzo Dominguez Sanchez en Gracias, Florentino
Joaquín en Camino a Vitoria
Robert Lee en El que se va, ya no es
victor martín marron en Quiten de ahí a esa loca
Martín Vallejo platero en El borde de la piscina
Diego en Gracias, Johan
jose antonio medrano en Gracias, Johan
Jorge Florido en Gracias, Johan
Javier en Gracias, Johan
Esteban en Gracias, Johan
Fran en Gracias, Johan
5contraelcalvo en Esperando a Zidane
Perikorro en Esperando a Zidane
Elaine Cristina en Casillas, el homenaje pendiente
Tomás Luis de Victoria en No, lo ponemos todo al centro
Tomás Luís de Victoria en Casillas, el homenaje pendiente
Lucas en Benzema FC
Carlos Antonio Suárez fornelino en Jugarse «nada»
Antonio Lopez Lobeto en Siete equipos para tres descensos
Víctor Raúl Valladares en El Real Madrid se queda solo
IÑAKI ASENSIO CALATAYUD en Ter Stegen, el portero de la T-10
José Ramón García en Ilusión en el nuevo White Hart Lane
JOSE ANTONIO FERNANDEZ PLAZA en Héctor del Mar, tal como éramos
Lucas en Oh, capitán
José Luis Heras en Usted tiene el faro roto
Juan J Rodriguez en Usted tiene el faro roto
Jairo Castillo en El Madrid de la triste figura
Rod en Au revoir
Cristian Galván en Motociclismo e hipocresía
Hassansudeim en La trampa perfecta
Juan De Dios Luna Cijanes en La trampa perfecta
Antonio Lopez Lobeto en Cuestión de fe
Martín Vallejo platero en Marcó Isco, ganó Zidane
Eliseo en Vuelve Zidane
Juan De Dios Luna Cijanes en La esperanza
Juan de Dios Luna Cijanes en La muerte del emperador
Maria Jose en Tropismo
María Jesús en Tropismo
Antonio Lopez Lobeto en El amor no siempre gana
SanEmeterio For Atle en Bienvenidos al espectáculo de minstrel
Elaine Cristina en El empate perfecto
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en La revancha perpetua
Antonio Lopez Lobeto en Al límite de la filosofía
Juan de Dios Luna Cijanes en La ley del mínimo esfuerzo
Antonio Lopez Lobeto en Milagro Kvitova
Carlos Leo Castellanos en Cristiano ya no va de farol
Marcos Da Silva en El tamaño importa (y mucho)
Antonio Lopez Lobeto en Promesas que todavía lo son
Gustavo Del río manzano en Quince años sin el mejor: Chava Jiménez
ROSA MARIA cuesta guerrero en A propósito de Laura
Irene García en Vidrio roto
AA - Rod en Vidrio roto
Juan Luna Cijanes en Solari y la teoría del melón
Antonio Lopez Lobeto en El valor de las palabras
Raúl Ávila en El traje de toda la vida
Miguel Morán en Godín es El Cid Campeador
Ricardo Moreno Castillo en La adolescencia duele
Aminie Filippi en La adolescencia duele
Miguel Angel Hidalgo Mena en Historia de un superviviente
Alfrez en Por los cojones
Paulino en Por los cojones
ROSA MARIA cuesta guerrero en La adolescencia duele
Luis Miguel en Y el presidente, ¿qué?
Oscar Redondo Callado en Tour 2019: Un espanto de recorrido
Santiago Peraza en A LA CONTRA, primer aniversario
Teddy Sagarrasantos@hotmail.com en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Conchita Minguez en Cinco apuntes para seis carreras