jueves, julio 25, 2024
Google search engine
InicioOpiniónSe busca asidero

Se busca asidero

El mundo del fútbol moderno vive tan sometido a la inmediatez que tiende a intentar convencernos de que la derrota no existe. Que no es posible. Que no puede ser. Como patriarcas de una exitosa familia desestructurada, llenan la casa de electrodomésticos caros que nos entretienen y en los que fácilmente se puede esconder todo lo que molesta. La enfermedad, la discrepancia, la diferencia y por supuesto la derrota. Nada de eso puede existir. Si apareciese por error, habría que tomar medidas drásticas para eliminarlo o al menos para que no se vea. Todo lo que no es un éxito será un fracaso y alguien tendrá que pagar por ello. Por suerte o por desgracia yo practico una religión distinta. En la mía, la razón que mejor explica que el Atlético de Madrid ya no esté en la Copa del Rey es que ha perdido una eliminatoria en la que su rival ha sido superior. En la mía, a veces pasan esas cosas.

Intentando analizar las causas de la derrota colchonera, algo nada fácil por mucho que alguno quiera dar a entender lo contrario, creo que, más allá de elementos puntuales, hay que buscarlas en lo mal que el equipo rojiblanco ha encarado la eliminatoria. Desde dentro y desde fuera del campo. Desde dentro porque en ningún momento fue capaz de superar a su rival, ni en juego ni en intensidad. El Atleti no supo crear fútbol en el centro del campo (preocupante el estado de forma de los jugadores de esa franja) y condicionó su destino a los balones verticales y el talento individual de sus estrellas. Algo impropio de un conjunto que hace de ser equipo su mayor virtud. Algo que es letal cuando además no tienes la suerte de cara (ese gol anulado y esos errores al final del partido) o tienes la cabeza en otro sitio (un gol a los treinta segundos de una potencial remontada y un penalti absurdo cuando tienes el éxito al alcance). Es normalmente imposible ganar cuando decides tener el balón para moverlo a ritmo de balada y cuando los jugadores que entran desde el banquillo sólo generan más caos.

Pero también hay que buscar responsabilidades fuera. El Sevilla se llevó la eliminatoria siendo el Atleti de hace pocos años. Sí. Un equipo tocado y cuestionado, que decidió olvidarse del mundo, concentrarse en hacer bien lo que sabe hacer bien, tratar de correr y pelear más que su rival y centrarse únicamente en ganar el siguiente partido. No le importó repetir tres veces alineación a pesar de tener que jugar Champions. Hubo un tiempo en que el Atleti era ese equipo. ¿Se acuerdan del partido a partido? Yo también, pero no es esa la filosofía que ha imperado en la Copa del Rey (ni en el resto de torneos de esta temporada). Ampliando el foco, mirando al final antes de empezar a moverse, gestionando al por mayor o asumiendo obligaciones que no tendría por qué asumir, el Atleti se hace vulnerable. Es evidente. Creo que Simeone traiciona su propio espíritu cuando levanta la vista y decide rotar la plantilla pensando más allá o queriendo equilibrar voluntades de vestuario que acaban dejando a tus mejores jugadores en el banquillo. Especialmente en un año en el que lo que más se necesita es un asidero sólido, reconocible y fiable.

Un asidero, sí. Eso es lo que necesitamos. Cuando tienes un escudo que todavía no te dice nada, un estadio que todavía no es tu casa y se vuelve hostil, cuando hay una plantilla mayor que no has podido renovar por la genialidad en la gestión de tus dirigentes, cuando tu estrella está en otro universo coqueteando con los rivales y dándolo todo en Instragram, cuando algunos jugadores tienen que jugar sabiendo que en verano estarán fuera y otros no pueden jugar pero tampoco irse, cuando te rodea un entorno mediático que te está esperando desde hace tiempo, cuando ya no te vale adoptar el papel de víctima y tienes que abrazar el de favorito (con todo lo que eso implica) o cuando te han llegado miles de nuevos colchoneros que han venido buscando ansiosos algo que no van a encontrar (porque el Atleti es otra cosa), lo que necesitas es algo a lo que poder agarrarte. Dejar de cambiar. Algo sólido, reconocible y fiable. Algo que te recuerde lo que siempre has sido.

Pero en contra de lo que dictan las premisas del capitalismo salvaje y del fútbol moderno (perdón por la redundancia) la derrota es una posibilidad real. Lo siento. Puede darse sin que tenga que morir nadie por ello. No siempre es una humillación y no siempre es evitable. Tu rival es bastante más parecido a ti de lo que las tertulias nocturnas te dicen. El Atlético de Madrid ha ganado diez Copas del Rey en 115 años. No parece que sea una tarea fácil. Ha dejado de ganarla bastantes más veces de las que la ha ganado así sería muy estúpido asumir que el equipo tiene la “obligación” de obtener ese trofeo. Tiene la obligación de pelearlo, que es distinto. No todos los equipos son iguales y a mí me gusta pensar que el Atleti es diferente en cosas como esta. En que no mide el éxito mediante el resultado neto del balance contable sino con el corazón. Con el nivel de orgullo. Puede que Miguel Ángel Gil o las redacciones de los Medios de Comunicación más prestigiosos apunten al Ebitda. Yo no. Normal, porque ellos cobran y yo pago. Mis predecesores me enseñaron que el Atleti está obligado a dejarlo todo para tratar de ganar todos los partidos que juegue pero que ganarlos es otra cosa que depende de muchos más factores.

Simeone comete errores y se pueden criticar (yo acabo de hacerlo). Lo que no es de recibo es estar constantemente haciendo mociones de censura a la totalidad en base al resultado del último partido. Tampoco es de recibo juzgar el éxito del entrenador argentino en base al número de títulos que ha ganado o dejado de ganar. Su labor ha sido (y está siendo) mucho más importante que todo eso. Simeone cambió la institución de arriba abajo. Desde la forma de encarar la vida hasta la mentalidad. Desde el grosor del orgullo rojiblanco hasta el volumen de ingresos económicos. Creo que sería bueno que los abanderados de la histeria recordasen todo esto antes de exigir cabezas o solicitar que nos abramos las venas en canal. Dejemos que vivan en la inmediatez los que comen de ello y, por Dios, tratemos de encontrar entre el polvo un asidero al que agarrarse.

Ennio Sotanaz
Ennio Sotanaz
Se hace llamar "escritor intruso", pero ya se está convirtiendo en escritor de cabecera. Alimentó un blog en torno al Atleti (“Y los sueños, sueños son”) desde 2007 a 2017 así como otros blogs clandestinos sobre música, cine, series y política. Además, es compositor, cantante, guitarrista y teclista de los 'Happy Losers'. También ha publicado discos en solitario bajo el pseudónimo de Lukah Boo. Entre otras rarezas tiene un título de Ingeniero Industrial firmado por el Rey.
RELATED ARTICLES

2 COMENTARIOS

  1. ¿Será posible que a cada paso haya que explicarles a los «infieles» lo que cuentas aquí y más exactamente lo del último párrafo? Ayer la fosa séptica televisiva estaba preparada para el fusilamiento del Cholo? Y quiénes portaban el arma? Justo. Esos. Los de la acera de enfrente. Los que nos dedican minutos sólo cuando se abre la veda del garrotazo. Algunos incluso tienen cara de malos. Y es que cómo molestamos… Qué nostalgia (para ellos) de aquel Atleti luchando por meterse en la UEFA via Intertoto!!!…Puajjj….Un momento. Es que me están entrando náuseas…

    • toda mi enhorabuena por tu comentario hay muchos Atléticos que no han visto llenar el campo más en 2D que en 1D y así les va pero bueno ya aprendera9

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -
Google search engine

Most Popular

Recent Comments

Perikorro en Con contundencia
Alberto Patiño Varela en Los antimadridistas
Xavi Verger en Vinicius saca el cañón
Perikorro en Vivos con Fati-ga
Diego en Los sufridores
Diego en Viva el rey
Juan De Dios Luna Cijanes en La posesión y los tulipanes
Perikorro en Minority Report
Dr en Las viudas
Diego en Las viudas
Perikorro en Las viudas
Perikorro en Gaspartismo Reloaded
Diego en Viva la Vuelta
Dr en Viva Irlanda
Diego en Viva Irlanda
Diego en Decíamos ayer
Diego en Paz y amor
Dr en Paz y amor
Diego en Paz y amor
Diego en Vuela Supermán
Diego en Vuela Supermán
Diego en El trampolín
Perikorro en Salvar a Barrabás
Coral en Truman
Jose Avellaneda Perez en Los ídolos
María en Calles vacías
Amiguel en El pendejo de turno
Silvia Nebreda en Palabras y lágrimas
Manitu69 en This is Atleti
Alejandro Rincón Rubio en ¿Es Jovic un mediapunta?
Diego A. en Elogio de la locura
Juan De Dios Luna Cijanes en Efectividad máxima
Alfrez en Oda al populismo
Alfrez en Oda al populismo
Diego en Oda al populismo
Manitu69 en Oda al populismo
Fiodor Dostoievski en ¿Suerte o talento?
EUGENIO JORDAN en El cisne blanco
Frank Terraces en Historia del segundo Atleti
Hassandudeim en Historia del segundo Atleti
Perikorro en Aquí un Zidanista
Hassansudeim en Fichar a Descartes
Frank Terraces en Fichar a Descartes
Michael en Nacho y la tristeza
Irene García en Entre cero y nada
Roberto Gómez González en Entre cero y nada
Hassansudeim en Primeras impresiones
Rafael Sánchez Sánchez en Correa, Oblak y feliz año nuevo
Juanma Jiménez en Sólo fútbol
Jules en Sólo fútbol
Che en Trigo limpio
Gracias Faubert en Trigo limpio
Hassansudeim en Trigo limpio
Xabier en Trigo limpio
Juan carlos en Trigo limpio
Óscar Laguna en Ansiedad
Juan De Dios Luna Cijanes en El mundo se derrumba y nosotros nos enamoramos
Joan Del Valle en El tamaño importa (y mucho)
Jose Carlos Torrenova Lozano en Mucho más importante que todo eso
Pascual Vicente Martínez Gimeno en Dos años A La Contra
Vicente Martin-Pozuelo Cantos en Good Bye, Lenin!
yerry en Don Cenizo
IGWT en Relatividad
Manitu69 en Hacerse viejo
Tony en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Grandes éxitos de ayer y hoy
Esuardo en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Victoria sin identidad
Frank Terraces en Bendita normalidad
Francisco en Victoria sin identidad
Julián Martín Fernández en Rodrygo hace viejo a Vinicius
J. J. Creamer en Los héroes de Bowie
Joselito en Éxito sin cimientos
Juan de Dios Luna Cijanes en Ansufatización
Juan De Dios Luna Cijanes en El ciclismo se ablanda
Frank Terraces en Desapego
Juan De Dios Luna Cijanes en Movistar no se rinde
Juan de Dios Luna Cijanes en Queremos tanto a Roglic
Frank Terraces en Hace dos meses
Juan De Dios Luna Cijanes en Nada por aquí, Neymar por allá
Juan De Dios Luna Cijanes en Hoy me he acordado de Lucho Herrera
Juan De Dios Luna Cijanes en Un colombiano en la luna
Juan De Dios Luna Cijanes en El Tour se achica ante Bernal
Juan de Dios Luna Cijanes en Bernal rompe el cielo
Juan De Dios Luna Cijanes en Bernal quiere el Tour
Eberhard Torres Calderón en Cuarenta años de La vida de Brian
Juan De Dios Luna Cijanes en Pinot quiere el Tour y Mikel Landa no se rinde
Frank Terraces en El Atlético más merengue
Juan De Dios Luna Cijanes en La suerte dispara contra Landa
Diego en El fugitivo
Diego en Sopor de France
Juan De Dios Luna Cijanes en El Talento Desperdiciado I: George Best
Juan De Dios Luna Cijanes en Friedenreich: Pelé antes de Pelé
Frank Terraces en La Feria de la Carne
Frank Terraces en El altar de Pérgamo
Juan De Dios Luna Cijanes en Ni cinco de bola
José Antonio Gutiérrez en No cambies tus sueños, cambia el mundo
Antonio Lopez Lobeto en Los doce trabajos de Hércules
Francisco Pedrajas Raya en Ramos-Florentino: Pimpinela en el Madrid
Antonio Lopez Lobeto en Mi pájaro es mejor que el tuyo
Stockton en Bon voyage
Juan De Dios Luna Cijanes en El problema del Barça es el relato
Perikorro en Tantas mareas, marean
Perikorro en No me gusta el cricket
Carmelo en La venda ya cayó
Antonio Jesús Zarza Moreno en ¿Marino o submarino?
Lorenzo Dominguez Sanchez en Gracias, Florentino
Joaquín en Camino a Vitoria
Robert Lee en El que se va, ya no es
victor martín marron en Quiten de ahí a esa loca
Martín Vallejo platero en El borde de la piscina
Diego en Gracias, Johan
jose antonio medrano en Gracias, Johan
Jorge Florido en Gracias, Johan
Javier en Gracias, Johan
Esteban en Gracias, Johan
Fran en Gracias, Johan
5contraelcalvo en Esperando a Zidane
Perikorro en Esperando a Zidane
Elaine Cristina en Casillas, el homenaje pendiente
Tomás Luis de Victoria en No, lo ponemos todo al centro
Tomás Luís de Victoria en Casillas, el homenaje pendiente
Lucas en Benzema FC
Carlos Antonio Suárez fornelino en Jugarse «nada»
Antonio Lopez Lobeto en Siete equipos para tres descensos
Víctor Raúl Valladares en El Real Madrid se queda solo
IÑAKI ASENSIO CALATAYUD en Ter Stegen, el portero de la T-10
José Ramón García en Ilusión en el nuevo White Hart Lane
JOSE ANTONIO FERNANDEZ PLAZA en Héctor del Mar, tal como éramos
Lucas en Oh, capitán
José Luis Heras en Usted tiene el faro roto
Juan J Rodriguez en Usted tiene el faro roto
Jairo Castillo en El Madrid de la triste figura
Rod en Au revoir
Cristian Galván en Motociclismo e hipocresía
Hassansudeim en La trampa perfecta
Juan De Dios Luna Cijanes en La trampa perfecta
Antonio Lopez Lobeto en Cuestión de fe
Martín Vallejo platero en Marcó Isco, ganó Zidane
Eliseo en Vuelve Zidane
Juan De Dios Luna Cijanes en La esperanza
Juan de Dios Luna Cijanes en La muerte del emperador
Maria Jose en Tropismo
María Jesús en Tropismo
Antonio Lopez Lobeto en El amor no siempre gana
SanEmeterio For Atle en Bienvenidos al espectáculo de minstrel
Elaine Cristina en El empate perfecto
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en La revancha perpetua
Antonio Lopez Lobeto en Al límite de la filosofía
Juan de Dios Luna Cijanes en La ley del mínimo esfuerzo
Antonio Lopez Lobeto en Milagro Kvitova
Carlos Leo Castellanos en Cristiano ya no va de farol
Marcos Da Silva en El tamaño importa (y mucho)
Antonio Lopez Lobeto en Promesas que todavía lo son
Gustavo Del río manzano en Quince años sin el mejor: Chava Jiménez
ROSA MARIA cuesta guerrero en A propósito de Laura
Irene García en Vidrio roto
AA - Rod en Vidrio roto
Juan Luna Cijanes en Solari y la teoría del melón
Antonio Lopez Lobeto en El valor de las palabras
Raúl Ávila en El traje de toda la vida
Miguel Morán en Godín es El Cid Campeador
Ricardo Moreno Castillo en La adolescencia duele
Aminie Filippi en La adolescencia duele
Miguel Angel Hidalgo Mena en Historia de un superviviente
Alfrez en Por los cojones
Paulino en Por los cojones
ROSA MARIA cuesta guerrero en La adolescencia duele
Luis Miguel en Y el presidente, ¿qué?
Oscar Redondo Callado en Tour 2019: Un espanto de recorrido
Santiago Peraza en A LA CONTRA, primer aniversario
Teddy Sagarrasantos@hotmail.com en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Conchita Minguez en Cinco apuntes para seis carreras