jueves, julio 25, 2024
Google search engine
InicioOcioMarketingEl patrocinio no es para perezosos

El patrocinio no es para perezosos

Sí señores, esto es un alegato, un grito furioso, un alzamiento de voz desconsolado que busca llamar la atención, lo necesito, me lo pide el cuerpo, sí, aquí y ahora, en A LA CONTRA me gustaría dignificar a unos profesionales, los del patrocinio, gente con reputación de crápulas, vividores, fiesteros… calificativos que en otros entornos no lo vería como negativo, pero que en el mundo de la empresa no son los más recomendados.

No amigo lector, el patrocinio no es para hacer fiestas. Es para hacer marketing, y ojo, marketing del bueno. El marketing hace negocios y los negocios bien gestionados suelen ser muy rentables y hacer clientes felices.

Hay muchas personas que piensan que es fácil, divertida, incluso un hobby para el directivo de marketing, pero nada más lejos de la realidad. Un patrocinio bien gestionado es un tesoro a la hora de acercarte al consumidor.

El patrocinio no es para perezosos, hay que trabajarlo, es una herramienta que exige mucho esfuerzo, dedicación, conocimiento y como todo en la vida, exige fuerza, empuje y pasión.

El patrocinio nace de la búsqueda de lo emocional, del posicionamiento y la estrategia, pero también de su integración con las personas. Establecer relaciones emocionales entre marcas y consumidor a través de las pasiones y los contenidos relevantes.

El patrocinio debe ayudar a emocionar, emociones únicas llevadas a términos y actuaciones de marketing buscando, a través de esas emociones, llegar a la gente, a ese consumidor que está en la calle y que está dispuesto a comprar tus productos.

Unos productos y servicios, en muchos casos grises y poco atractivos que a través del patrocinio se acaban integrando en un mundo especialmente atractivo y emocional como es el deporte, el espectáculo o la cultura.

Soy un defensor a ultranza de los patrocinios y conforme pasa el tiempo parece que somos muchos, ya que cada día que pasa esta herramienta que tienen los que gestionan las marcas está cogiendo más fuerza. Así se reconoce a nivel doctrinal y empresarial, y buena prueba de ello es que las grandes agencias de publicidad que, en un principio, apenas le prestaron atención, cuentan hoy con departamentos o compañías subsidiarias especializadas dedicadas a la prestación de servicios, a lo que hay que añadir el surgimiento de empresas especializadas, muchas de ellas necesarias y con extraordinarios profesionales detrás de ellas que entienden el mundo del patrocinio y lo saben adaptar a las necesidades de las empresas.

Según un informe que leí hace poco tiempo en MarketingNews, el gasto del patrocinio a escala mundial muestra una evolución creciente, con un crecimiento anual en torno al 3%, pasando de 46.300 millones de dólares del 2010 a los 62.800 en el 2017, que supone un crecimiento de 16.500 millones de dólares en apenas siete años.

El patrocinio atrae porque hoy en día es muy difícil para las marcas llegar a su consumidor. El patrocinio atrae masas, millones de personas en un momento óptimo para poder impactar y dar visibilidad a tu marca. Sin olvidar la posibilidad de poder segmentar, porque no es lo mismo el aficionado al golf, que el aficionado al balonmano.

Según la RAE la palabra patrocinio (patrocinar), del latín patrocinĭum significaría «protección, auxilio, defender, proteger, amparar, favorecer» y en un segundo lugar, «apoyar o financiar una actividad frecuentemente con fines publicitarios».

Según Word Reference, ayuda económica o de otro tipo que, generalmente con fines publicitarios o fiscales, se otorga a una persona o a una entidad para que realice la actividad a que se dedica: La AEPEME (Asociación de Empresas Profesionales Españolas de Mecenazgo y Esponsorización) define el patrocinio como una estrategia de comunicación, una inversión rentable en imagen. Consiste en la inversión por parte de una empresa o institución en un área ajena a su propia actividad (cultural, deportiva, social, humanitaria…) dirigida a materializar un supuesto beneficio para públicos objetivos predefinidos.

Y según la famosa Wikipedia, el patrocinio es el convenio entre una persona, física o jurídica y otra con el fin de que éste presente la marca o el producto que desea promover la empresa patrocinadora. A la primera se la suele llamar patrocinador y a la segunda patrocinado. El patrocinador suele buscar un posicionamiento concreto de los mismos asociándolo a una actividad de cierto prestigio.

Vamos, que patrocinar es una herramienta de que disponen los departamentos de marketing para poder cumplir sus objetivos que consiste en un acuerdo por el que dos partes (patrocinador y patrocinado) generan actividades que aportan valor añadido y satisfacen necesidades de ambos. Una relación de beneficio mutuo, y ojo, no única y necesariamente en términos económicos.

Las claves de un patrocinio son la siguientes:
• Primero trabaja desde la marca y la estrategia, es vital. Debe ser parte de un plan, no una acción aislada.
Objetivos claros, conseguibles y compartidos por toda la organización. Hazles partícipes, integra, evangeliza…
Planificación, planificación y planificación.
• Negociación: dos personas felices. Como decía el cura que me casó antes de mi boda, “dar y recibir Paco, dar y recibir…”
• Ejecución en todos los ángulos del negocio, abre la mente, seguro que puede ayudar mucho más de lo que crees.
Comunicación integrada, tanto interna como externa. Tiene que llegar, nos tiene que ayudar a comunicar más y mejor.

El patrocinio es uno de los mejores activos para las empresas, representa en muchos casos el trabajo en equipo, la humildad y el esfuerzo, el compromiso y a veces, hasta la victoria. Hay que cuidarlo y respetarlo siendo consciente de que es necesario invertir y, sobre todo, ser consciente del trabajo, esfuerzo e ilusión de la gente que lo trabaja, ya que como dice el refranero español, “se pilla antes a un mentiroso que a un cojo” y “dime con quién andas y te diré quién eres”. Un patrocinio poco profesional (que los hay) es fácilmente reconocible.

Termino con la letra de la canción de un grande, Joaquín Sabina “…Era un individuo de esos que se callan por no hacer ruido, perdedor asiduo de tantas batallas que gana el olvido”. En este caso no me callo, hago ruido, y no permito que se quede en el olvido… pasión por la gente que trabaja en los patrocinios, pasión por el patrocinio.

RELATED ARTICLES

4 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -
Google search engine

Most Popular

Recent Comments

Perikorro en Con contundencia
Alberto Patiño Varela en Los antimadridistas
Xavi Verger en Vinicius saca el cañón
Perikorro en Vivos con Fati-ga
Diego en Los sufridores
Diego en Viva el rey
Juan De Dios Luna Cijanes en La posesión y los tulipanes
Perikorro en Minority Report
Dr en Las viudas
Diego en Las viudas
Perikorro en Las viudas
Perikorro en Gaspartismo Reloaded
Diego en Viva la Vuelta
Dr en Viva Irlanda
Diego en Viva Irlanda
Diego en Decíamos ayer
Diego en Paz y amor
Dr en Paz y amor
Diego en Paz y amor
Diego en Vuela Supermán
Diego en Vuela Supermán
Diego en El trampolín
Perikorro en Salvar a Barrabás
Coral en Truman
Jose Avellaneda Perez en Los ídolos
María en Calles vacías
Amiguel en El pendejo de turno
Silvia Nebreda en Palabras y lágrimas
Manitu69 en This is Atleti
Alejandro Rincón Rubio en ¿Es Jovic un mediapunta?
Diego A. en Elogio de la locura
Juan De Dios Luna Cijanes en Efectividad máxima
Alfrez en Oda al populismo
Alfrez en Oda al populismo
Diego en Oda al populismo
Manitu69 en Oda al populismo
Fiodor Dostoievski en ¿Suerte o talento?
EUGENIO JORDAN en El cisne blanco
Frank Terraces en Historia del segundo Atleti
Hassandudeim en Historia del segundo Atleti
Perikorro en Aquí un Zidanista
Hassansudeim en Fichar a Descartes
Frank Terraces en Fichar a Descartes
Michael en Nacho y la tristeza
Irene García en Entre cero y nada
Roberto Gómez González en Entre cero y nada
Hassansudeim en Primeras impresiones
Rafael Sánchez Sánchez en Correa, Oblak y feliz año nuevo
Juanma Jiménez en Sólo fútbol
Jules en Sólo fútbol
Che en Trigo limpio
Gracias Faubert en Trigo limpio
Hassansudeim en Trigo limpio
Xabier en Trigo limpio
Juan carlos en Trigo limpio
Óscar Laguna en Ansiedad
Juan De Dios Luna Cijanes en El mundo se derrumba y nosotros nos enamoramos
Joan Del Valle en El tamaño importa (y mucho)
Jose Carlos Torrenova Lozano en Mucho más importante que todo eso
Pascual Vicente Martínez Gimeno en Dos años A La Contra
Vicente Martin-Pozuelo Cantos en Good Bye, Lenin!
yerry en Don Cenizo
IGWT en Relatividad
Manitu69 en Hacerse viejo
Tony en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Grandes éxitos de ayer y hoy
Esuardo en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Victoria sin identidad
Frank Terraces en Bendita normalidad
Francisco en Victoria sin identidad
Julián Martín Fernández en Rodrygo hace viejo a Vinicius
J. J. Creamer en Los héroes de Bowie
Joselito en Éxito sin cimientos
Juan de Dios Luna Cijanes en Ansufatización
Juan De Dios Luna Cijanes en El ciclismo se ablanda
Frank Terraces en Desapego
Juan De Dios Luna Cijanes en Movistar no se rinde
Juan de Dios Luna Cijanes en Queremos tanto a Roglic
Frank Terraces en Hace dos meses
Juan De Dios Luna Cijanes en Nada por aquí, Neymar por allá
Juan De Dios Luna Cijanes en Hoy me he acordado de Lucho Herrera
Juan De Dios Luna Cijanes en Un colombiano en la luna
Juan De Dios Luna Cijanes en El Tour se achica ante Bernal
Juan de Dios Luna Cijanes en Bernal rompe el cielo
Juan De Dios Luna Cijanes en Bernal quiere el Tour
Eberhard Torres Calderón en Cuarenta años de La vida de Brian
Juan De Dios Luna Cijanes en Pinot quiere el Tour y Mikel Landa no se rinde
Frank Terraces en El Atlético más merengue
Juan De Dios Luna Cijanes en La suerte dispara contra Landa
Diego en El fugitivo
Diego en Sopor de France
Juan De Dios Luna Cijanes en El Talento Desperdiciado I: George Best
Juan De Dios Luna Cijanes en Friedenreich: Pelé antes de Pelé
Frank Terraces en La Feria de la Carne
Frank Terraces en El altar de Pérgamo
Juan De Dios Luna Cijanes en Ni cinco de bola
José Antonio Gutiérrez en No cambies tus sueños, cambia el mundo
Antonio Lopez Lobeto en Los doce trabajos de Hércules
Francisco Pedrajas Raya en Ramos-Florentino: Pimpinela en el Madrid
Antonio Lopez Lobeto en Mi pájaro es mejor que el tuyo
Stockton en Bon voyage
Juan De Dios Luna Cijanes en El problema del Barça es el relato
Perikorro en Tantas mareas, marean
Perikorro en No me gusta el cricket
Carmelo en La venda ya cayó
Antonio Jesús Zarza Moreno en ¿Marino o submarino?
Lorenzo Dominguez Sanchez en Gracias, Florentino
Joaquín en Camino a Vitoria
Robert Lee en El que se va, ya no es
victor martín marron en Quiten de ahí a esa loca
Martín Vallejo platero en El borde de la piscina
Diego en Gracias, Johan
jose antonio medrano en Gracias, Johan
Jorge Florido en Gracias, Johan
Javier en Gracias, Johan
Esteban en Gracias, Johan
Fran en Gracias, Johan
5contraelcalvo en Esperando a Zidane
Perikorro en Esperando a Zidane
Elaine Cristina en Casillas, el homenaje pendiente
Tomás Luis de Victoria en No, lo ponemos todo al centro
Tomás Luís de Victoria en Casillas, el homenaje pendiente
Lucas en Benzema FC
Carlos Antonio Suárez fornelino en Jugarse «nada»
Antonio Lopez Lobeto en Siete equipos para tres descensos
Víctor Raúl Valladares en El Real Madrid se queda solo
IÑAKI ASENSIO CALATAYUD en Ter Stegen, el portero de la T-10
José Ramón García en Ilusión en el nuevo White Hart Lane
JOSE ANTONIO FERNANDEZ PLAZA en Héctor del Mar, tal como éramos
Lucas en Oh, capitán
José Luis Heras en Usted tiene el faro roto
Juan J Rodriguez en Usted tiene el faro roto
Jairo Castillo en El Madrid de la triste figura
Rod en Au revoir
Cristian Galván en Motociclismo e hipocresía
Hassansudeim en La trampa perfecta
Juan De Dios Luna Cijanes en La trampa perfecta
Antonio Lopez Lobeto en Cuestión de fe
Martín Vallejo platero en Marcó Isco, ganó Zidane
Eliseo en Vuelve Zidane
Juan De Dios Luna Cijanes en La esperanza
Juan de Dios Luna Cijanes en La muerte del emperador
Maria Jose en Tropismo
María Jesús en Tropismo
Antonio Lopez Lobeto en El amor no siempre gana
SanEmeterio For Atle en Bienvenidos al espectáculo de minstrel
Elaine Cristina en El empate perfecto
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en La revancha perpetua
Antonio Lopez Lobeto en Al límite de la filosofía
Juan de Dios Luna Cijanes en La ley del mínimo esfuerzo
Antonio Lopez Lobeto en Milagro Kvitova
Carlos Leo Castellanos en Cristiano ya no va de farol
Marcos Da Silva en El tamaño importa (y mucho)
Antonio Lopez Lobeto en Promesas que todavía lo son
Gustavo Del río manzano en Quince años sin el mejor: Chava Jiménez
ROSA MARIA cuesta guerrero en A propósito de Laura
Irene García en Vidrio roto
AA - Rod en Vidrio roto
Juan Luna Cijanes en Solari y la teoría del melón
Antonio Lopez Lobeto en El valor de las palabras
Raúl Ávila en El traje de toda la vida
Miguel Morán en Godín es El Cid Campeador
Ricardo Moreno Castillo en La adolescencia duele
Aminie Filippi en La adolescencia duele
Miguel Angel Hidalgo Mena en Historia de un superviviente
Alfrez en Por los cojones
Paulino en Por los cojones
ROSA MARIA cuesta guerrero en La adolescencia duele
Luis Miguel en Y el presidente, ¿qué?
Oscar Redondo Callado en Tour 2019: Un espanto de recorrido
Santiago Peraza en A LA CONTRA, primer aniversario
Teddy Sagarrasantos@hotmail.com en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Conchita Minguez en Cinco apuntes para seis carreras