jueves, julio 25, 2024
Google search engine
InicioLiga SantanderBarcelonaJavier Mascherano: de meritorio a jefe

Javier Mascherano: de meritorio a jefe

A Javier Mascherano lo recibió Pep Guardiola en verano del 2010 con un apretón de manos y un “¿sabes que vienes para ser suplente?” como frase introductoria. Estábamos en el ecuador del Guardiolato y Mascherano iba a ser escogido como pieza para completar la plantilla a la vez que Ibrahimovic era sustituido por Villa. Ese año, por lo que se ve, se cambiaba individualidad por compromiso. Y precisamente esa es la característica que ha mostrado el mediocentro argentino en sus siete años y medio en el club azulgrana.

Al segundo entrenamiento supo que Pep no le mentía, era imposible desbancar a Busquets, pieza maestra en el engranaje del Juego de Posición. Iba  a jugar amistosos, rondas de Copa y partidos en los que Sergio descansara o estuviera sancionado. A mediados de esa temporada Guardiola llamaría a Keita y Masche “las niñas de mis ojos”, en una conferencia de prensa en la que elevaba a pública la sensación que había en el vestuario. Esos dos jugadores no “hablaban” el idioma culé, pero ponían la base de percusión  y contrabajo para que los violines de la orquesta destacaran. Masche confirmaba públicamente su admiración por el talento de los “pequeños” del equipo y su dominio del juego.

En la vida todos tenemos nuestro papel, y hace falta control del ego y visión del propio lugar en el mundo para aceptar lo que somos. En el difícil y a menudo infantil universo de los jugadores de fútbol profesionales, Mascherano iba a dar un Master de madurez en cada jornada, jugara o no. Medianamente dotado en cuanto a técnica, bajito, fuerte físicamente y solo brillante en lo táctico cuando de correcciones se trataba, experto como era en cortar contraataques rivales, jugó poco hasta que varias lesiones y desgracias en el puesto de central obligaron a Pep a ponerlo en la retaguardia.

En su segundo partido como marcador le iba a sacar una bola imposible a Bendtner, cuando estaba a punto de rematar en una contra y eliminar al Barça de la Champions, que cambió su carrera de futbolista para siempre. En un estadio acostumbrado a babear con sutilezas, se jaleó tanto el tackle del Jefecito que él mismo creyó que podía ser titular. Y lo consiguió, negando sus propias carencias, su lugar en el equipo y su destino. Comenzó a vivir un sueño para el que no estaba llamado, ser central titular del FC Barcelona, convertirse en capitán, ser un miembro crucial del vestuario por sus cualidades futbolísticas y humanas.

Ese mismo año se le vio en primavera sacar balones por alto a Adebayor, en un esfuerzo conmovedor, durante la “Tormenta de Clásicos”. Les separaban 20 centímetros. Fue titular en la final de la Copa de Europa, dejando en el banco a Puyol, en el partido cumbre de la etapa de Guardiola, la máxima expresión de su desarrollo futbolístico: el Barça arrasó al Manchester en una de las mayores exhibiciones de juego que se recuerdan.

En los años posteriores se asentaría en el eje de la defensa, regresando solo ocasionalmente al mediocentro, donde cumplía, pero quedaba retratado en la comparación con Busi. Como central mostraba carencias en cuanto a  colocación y temporización, saltando a por el rival cuando convenía esperarlo (vicio de mediocentro), aunque con grandes progresos en cuanto a timing para el fuera de juego y la salida con el balón controlado. Aprendió a no rifar el pase, algo fundamental en el Barça, y mantuvo su habitual y efectiva contundencia en la corrección. En los dos últimos años, quizá por sus propias dudas para mantener el nivel, se le ha visto más acomplejado, sobre todo en comparación con centrales naturales y poderosos como Umtiti y, quién lo iba a decir, Vermaelen.

Javier Mascherano, que llegó con rizos al Barça y se va calvo, que fue internacional absoluto con la selección argentina antes de debutar en primera con River Plate, que fue la viva imagen de la dignidad en la derrota tras perder la final del Mundial contra Alemania, siendo el único jugador argentino que pudo hablar tras el final del choque, con el labio tembloroso, lágrimas en los ojos, pero la cabeza altísima, se va a jugar a China habiendo cumplido el sueño de ser mejor jugador de lo que estaba llamado a ser.

Superar los propios límites de manera tan clara y ser reconocido por ello debe ser la segunda mejor sensación del mundo. La primera se la preguntaremos a Messi.

Samir Abu-Tahoun
Samir Abu-Tahoun
Escritor madrileño autor de los libros 'Cosas que he roto' y 'Cómo pudo nadie dejarte escapar' se incorpora a la familia de 'A la Contra' en calidad de barcelonista académico, como su hermano Marwan.
RELATED ARTICLES

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -
Google search engine

Most Popular

Recent Comments

Perikorro en Con contundencia
Alberto Patiño Varela en Los antimadridistas
Xavi Verger en Vinicius saca el cañón
Perikorro en Vivos con Fati-ga
Diego en Los sufridores
Diego en Viva el rey
Juan De Dios Luna Cijanes en La posesión y los tulipanes
Perikorro en Minority Report
Dr en Las viudas
Diego en Las viudas
Perikorro en Las viudas
Perikorro en Gaspartismo Reloaded
Diego en Viva la Vuelta
Dr en Viva Irlanda
Diego en Viva Irlanda
Diego en Decíamos ayer
Diego en Paz y amor
Dr en Paz y amor
Diego en Paz y amor
Diego en Vuela Supermán
Diego en Vuela Supermán
Diego en El trampolín
Perikorro en Salvar a Barrabás
Coral en Truman
Jose Avellaneda Perez en Los ídolos
María en Calles vacías
Amiguel en El pendejo de turno
Silvia Nebreda en Palabras y lágrimas
Manitu69 en This is Atleti
Alejandro Rincón Rubio en ¿Es Jovic un mediapunta?
Diego A. en Elogio de la locura
Juan De Dios Luna Cijanes en Efectividad máxima
Alfrez en Oda al populismo
Alfrez en Oda al populismo
Diego en Oda al populismo
Manitu69 en Oda al populismo
Fiodor Dostoievski en ¿Suerte o talento?
EUGENIO JORDAN en El cisne blanco
Frank Terraces en Historia del segundo Atleti
Hassandudeim en Historia del segundo Atleti
Perikorro en Aquí un Zidanista
Hassansudeim en Fichar a Descartes
Frank Terraces en Fichar a Descartes
Michael en Nacho y la tristeza
Irene García en Entre cero y nada
Roberto Gómez González en Entre cero y nada
Hassansudeim en Primeras impresiones
Rafael Sánchez Sánchez en Correa, Oblak y feliz año nuevo
Juanma Jiménez en Sólo fútbol
Jules en Sólo fútbol
Che en Trigo limpio
Gracias Faubert en Trigo limpio
Hassansudeim en Trigo limpio
Xabier en Trigo limpio
Juan carlos en Trigo limpio
Óscar Laguna en Ansiedad
Juan De Dios Luna Cijanes en El mundo se derrumba y nosotros nos enamoramos
Joan Del Valle en El tamaño importa (y mucho)
Jose Carlos Torrenova Lozano en Mucho más importante que todo eso
Pascual Vicente Martínez Gimeno en Dos años A La Contra
Vicente Martin-Pozuelo Cantos en Good Bye, Lenin!
yerry en Don Cenizo
IGWT en Relatividad
Manitu69 en Hacerse viejo
Tony en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Grandes éxitos de ayer y hoy
Esuardo en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Victoria sin identidad
Frank Terraces en Bendita normalidad
Francisco en Victoria sin identidad
Julián Martín Fernández en Rodrygo hace viejo a Vinicius
J. J. Creamer en Los héroes de Bowie
Joselito en Éxito sin cimientos
Juan de Dios Luna Cijanes en Ansufatización
Juan De Dios Luna Cijanes en El ciclismo se ablanda
Frank Terraces en Desapego
Juan De Dios Luna Cijanes en Movistar no se rinde
Juan de Dios Luna Cijanes en Queremos tanto a Roglic
Frank Terraces en Hace dos meses
Juan De Dios Luna Cijanes en Nada por aquí, Neymar por allá
Juan De Dios Luna Cijanes en Hoy me he acordado de Lucho Herrera
Juan De Dios Luna Cijanes en Un colombiano en la luna
Juan De Dios Luna Cijanes en El Tour se achica ante Bernal
Juan de Dios Luna Cijanes en Bernal rompe el cielo
Juan De Dios Luna Cijanes en Bernal quiere el Tour
Eberhard Torres Calderón en Cuarenta años de La vida de Brian
Juan De Dios Luna Cijanes en Pinot quiere el Tour y Mikel Landa no se rinde
Frank Terraces en El Atlético más merengue
Juan De Dios Luna Cijanes en La suerte dispara contra Landa
Diego en El fugitivo
Diego en Sopor de France
Juan De Dios Luna Cijanes en El Talento Desperdiciado I: George Best
Juan De Dios Luna Cijanes en Friedenreich: Pelé antes de Pelé
Frank Terraces en La Feria de la Carne
Frank Terraces en El altar de Pérgamo
Juan De Dios Luna Cijanes en Ni cinco de bola
José Antonio Gutiérrez en No cambies tus sueños, cambia el mundo
Antonio Lopez Lobeto en Los doce trabajos de Hércules
Francisco Pedrajas Raya en Ramos-Florentino: Pimpinela en el Madrid
Antonio Lopez Lobeto en Mi pájaro es mejor que el tuyo
Stockton en Bon voyage
Juan De Dios Luna Cijanes en El problema del Barça es el relato
Perikorro en Tantas mareas, marean
Perikorro en No me gusta el cricket
Carmelo en La venda ya cayó
Antonio Jesús Zarza Moreno en ¿Marino o submarino?
Lorenzo Dominguez Sanchez en Gracias, Florentino
Joaquín en Camino a Vitoria
Robert Lee en El que se va, ya no es
victor martín marron en Quiten de ahí a esa loca
Martín Vallejo platero en El borde de la piscina
Diego en Gracias, Johan
jose antonio medrano en Gracias, Johan
Jorge Florido en Gracias, Johan
Javier en Gracias, Johan
Esteban en Gracias, Johan
Fran en Gracias, Johan
5contraelcalvo en Esperando a Zidane
Perikorro en Esperando a Zidane
Elaine Cristina en Casillas, el homenaje pendiente
Tomás Luis de Victoria en No, lo ponemos todo al centro
Tomás Luís de Victoria en Casillas, el homenaje pendiente
Lucas en Benzema FC
Carlos Antonio Suárez fornelino en Jugarse «nada»
Antonio Lopez Lobeto en Siete equipos para tres descensos
Víctor Raúl Valladares en El Real Madrid se queda solo
IÑAKI ASENSIO CALATAYUD en Ter Stegen, el portero de la T-10
José Ramón García en Ilusión en el nuevo White Hart Lane
JOSE ANTONIO FERNANDEZ PLAZA en Héctor del Mar, tal como éramos
Lucas en Oh, capitán
José Luis Heras en Usted tiene el faro roto
Juan J Rodriguez en Usted tiene el faro roto
Jairo Castillo en El Madrid de la triste figura
Rod en Au revoir
Cristian Galván en Motociclismo e hipocresía
Hassansudeim en La trampa perfecta
Juan De Dios Luna Cijanes en La trampa perfecta
Antonio Lopez Lobeto en Cuestión de fe
Martín Vallejo platero en Marcó Isco, ganó Zidane
Eliseo en Vuelve Zidane
Juan De Dios Luna Cijanes en La esperanza
Juan de Dios Luna Cijanes en La muerte del emperador
Maria Jose en Tropismo
María Jesús en Tropismo
Antonio Lopez Lobeto en El amor no siempre gana
SanEmeterio For Atle en Bienvenidos al espectáculo de minstrel
Elaine Cristina en El empate perfecto
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en La revancha perpetua
Antonio Lopez Lobeto en Al límite de la filosofía
Juan de Dios Luna Cijanes en La ley del mínimo esfuerzo
Antonio Lopez Lobeto en Milagro Kvitova
Carlos Leo Castellanos en Cristiano ya no va de farol
Marcos Da Silva en El tamaño importa (y mucho)
Antonio Lopez Lobeto en Promesas que todavía lo son
Gustavo Del río manzano en Quince años sin el mejor: Chava Jiménez
ROSA MARIA cuesta guerrero en A propósito de Laura
Irene García en Vidrio roto
AA - Rod en Vidrio roto
Juan Luna Cijanes en Solari y la teoría del melón
Antonio Lopez Lobeto en El valor de las palabras
Raúl Ávila en El traje de toda la vida
Miguel Morán en Godín es El Cid Campeador
Ricardo Moreno Castillo en La adolescencia duele
Aminie Filippi en La adolescencia duele
Miguel Angel Hidalgo Mena en Historia de un superviviente
Alfrez en Por los cojones
Paulino en Por los cojones
ROSA MARIA cuesta guerrero en La adolescencia duele
Luis Miguel en Y el presidente, ¿qué?
Oscar Redondo Callado en Tour 2019: Un espanto de recorrido
Santiago Peraza en A LA CONTRA, primer aniversario
Teddy Sagarrasantos@hotmail.com en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Conchita Minguez en Cinco apuntes para seis carreras