jueves, junio 20, 2024
Google search engine
InicioCulturaSeriesEl amor es de psicópatas

El amor es de psicópatas

Debo confesar que tengo muchas, pero muchas ganas de volver a tener 17, robarme el coche de mis viejos, sentarme al lado de una pelirroja tan hermosa como desabrida y largarnos a manejar por carreteras despintadas de la campiña inglesa. (Podría ser también en el Perú, quién sabe, pero el acento británico lo vuelve todo un poco más punk). Confieso que estoy considerando comprarme una de esas correas de cuero que te atas en el tobillo junto con un cuchillo. Por si las moscas, digo.

Y quiero verme así, también. Quiero ser un adolescente palidón, imperturbable, de ojos cristalinos y mirada demoníaca. Quiero tener esa brutal personalidad, tan invisible como aplastante, como si eso fuera posible. Y quiero amar. Quiero amar como James ama a Alyssa; quiero odiar como Alyssa odia el mundo.

The end of the f***ing world ha pasado un poco desapercibida entre los grandes estrenos de Netflix. Ha pasado desapercibida, incluso, entre las series que abordan temas parecidos: 13 Reasons Why o Atypical han sido bastante más elogiadas y tratadas en los medios. Y puedo entender por qué: el humor británico puede ser un poco demasiado cínico, negro, ofensivo. Y de eso, básicamente, va la serie.

James es un hiperconsciente adolescente con tendencias psicopáticas: de niño, solía matar animales con un cuchillo y disecarlos, y su plan de vida es asesinar a una presa más grande: un ser humano. Esa persona es Alyssa, una chica de último año de secundaria que adora a su padre ausente, odia a su madre y desprecia a su padrastro —un cabrón con letras mayúsculas—, lo cual la convierte en una suerte de adolescente maníaco depresiva. El vínculo entre ambos es evidente: dos desadaptados, víctimas de la disfuncionalidad de sus familias, del sopor de la vida de suburbio, de la letanía de una sociedad pasmada, que, de alguna manera (o de todas), se necesitan.

Alyssa lo busca y James la acepta. Él decide que tiene que enamorarla para acercarse a ella y poder matarla. Ella se siente atraída por ese chico sin sonrisa, y cree que podría, incluso, amarlo. Ambos deciden dejarlo todo: la escuela, a sus familias, para ir en busca del padre de ella, que es casi lo mismo que ir a ninguna parte. En el camino, cometerán delitos y se meterán en un sinfín de problemas. Y, en el camino, el amor se abrirá camino, a trompicones, incómodo, incendiario.

Walking all day with my mind on fire
I can’t stop thinking of you.

La banda sonora de la serie no podría ser mucho mejor. La canción original ha sido compuesta por Graham Coxon, de Blur, y la letra es el resumen perfecto de la historia. Caminando todo el día con la mente en llamas/no puedo parar de pensar en ti. Es eso: dos adolescentes con la cabeza caliente, iracundos, enamorados, inmundos, atípicamente sensuales.

Pero también es dulzura:
Give me all your love now
cause for all we know we might be dead by tomorrow.
Dame todo tu amor ahora/porque podríamos estar muertos para mañana.

La canción es de SoKo (Stéphanie Sokolinski, cantante y actriz francesa), y termina:
Let’s love loud,
Cause soon enough we’ll die.
Amemos alto y fuerte/porque pronto moriremos.

La fuerza del amor, que implica amar hasta la muerte, como si decidir querer fuera, de alguna forma, decidir suicidarse.

Hay muchos guiños al cine y la música norteamericanos: en la banda sonora, predominan las canciones de blues y country de los años 50 y 60, y, en el inicio del segundo capítulo, después de que han estrellado el auto del padre de James, él pregunta: “¿Crees que el coche explote?”, a lo que ella responde: “No es una película”, y piensa, “Si fuera una película, seríamos americanos”. En el fondo, The end of the f***ing world es una serie con un humor totalmente británico, pero narrada como un clásico norteamericano. Es, podría decirse, el punto de encuentro de dos tradiciones exquisitas.

Desde el punto de vista narrativo, la serie también es impecable. Desde el principio, tenemos a dos narradores (James y Alyssa), contándonos la misma historia desde dos puntos de vista. La voz en off de ambos aporta intimidad y perspectiva a lo que sucede, de manera que, rápidamente, estamos dentro de las laberínticas y torturadas mentes de nuestros dos personajes, lo cual hace que sea más difícil saber qué sentir con respecto a ellos. La complejidad de la mente humana está muy bien retratada.

Me parece evidente, también, la influencia de Wes Anderson en varios aspectos de la serie. Desde cómo está filmada y editada (los momentos en cámara lenta, los rótulos que aparecen cada cierto tiempo) hasta la interesante aproximación hacia las mentes adolescentes, el peso del director de Life Aquatic como referencia está claro.

Podrán discutirse aspectos estructurales de la serie, como que un psicópata no deja de serlo porque se enamora, pero lo cierto es que como producto audiovisual es de lo mejor que hemos visto este año. Esa difícil armonía entre buenas actuaciones, buen guion y extraordinaria banda sonora ha sido conseguida con holgura.

Y no se ha acabado el mundo.

Dan Lerner
Dan Lerner
Periodista y defensa central que no le teme al choque, salvo el que le planteó la realidad. Entrenador top en Football Manager. Lejano y solitario aficionado de la Fiorentina gracias a un melenudo llamado Gabriel Omar. Vive el fútbol como su país le enseñó: con taquicardia y el ceño fruncido. Trabajó en AS durante un año y ahora está de vuelta en Lima, su ciudad, donde escribe para una revista local, y desde donde intentará contarnos qué pasa en esas latitudes (o cómo se ve desde allí el otro lado del mundo).
RELATED ARTICLES

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -
Google search engine

Most Popular

Recent Comments

Perikorro en Con contundencia
Alberto Patiño Varela en Los antimadridistas
Xavi Verger en Vinicius saca el cañón
Perikorro en Vivos con Fati-ga
Diego en Los sufridores
Diego en Viva el rey
Juan De Dios Luna Cijanes en La posesión y los tulipanes
Perikorro en Minority Report
Dr en Las viudas
Diego en Las viudas
Perikorro en Las viudas
Perikorro en Gaspartismo Reloaded
Diego en Viva la Vuelta
Dr en Viva Irlanda
Diego en Viva Irlanda
Diego en Decíamos ayer
Diego en Paz y amor
Dr en Paz y amor
Diego en Paz y amor
Diego en Vuela Supermán
Diego en Vuela Supermán
Diego en El trampolín
Perikorro en Salvar a Barrabás
Coral en Truman
Jose Avellaneda Perez en Los ídolos
María en Calles vacías
Amiguel en El pendejo de turno
Silvia Nebreda en Palabras y lágrimas
Manitu69 en This is Atleti
Alejandro Rincón Rubio en ¿Es Jovic un mediapunta?
Diego A. en Elogio de la locura
Juan De Dios Luna Cijanes en Efectividad máxima
Alfrez en Oda al populismo
Alfrez en Oda al populismo
Diego en Oda al populismo
Manitu69 en Oda al populismo
Fiodor Dostoievski en ¿Suerte o talento?
EUGENIO JORDAN en El cisne blanco
Frank Terraces en Historia del segundo Atleti
Hassandudeim en Historia del segundo Atleti
Perikorro en Aquí un Zidanista
Hassansudeim en Fichar a Descartes
Frank Terraces en Fichar a Descartes
Michael en Nacho y la tristeza
Irene García en Entre cero y nada
Roberto Gómez González en Entre cero y nada
Hassansudeim en Primeras impresiones
Rafael Sánchez Sánchez en Correa, Oblak y feliz año nuevo
Juanma Jiménez en Sólo fútbol
Jules en Sólo fútbol
Che en Trigo limpio
Gracias Faubert en Trigo limpio
Hassansudeim en Trigo limpio
Xabier en Trigo limpio
Juan carlos en Trigo limpio
Óscar Laguna en Ansiedad
Juan De Dios Luna Cijanes en El mundo se derrumba y nosotros nos enamoramos
Joan Del Valle en El tamaño importa (y mucho)
Jose Carlos Torrenova Lozano en Mucho más importante que todo eso
Pascual Vicente Martínez Gimeno en Dos años A La Contra
Vicente Martin-Pozuelo Cantos en Good Bye, Lenin!
yerry en Don Cenizo
IGWT en Relatividad
Manitu69 en Hacerse viejo
Tony en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Grandes éxitos de ayer y hoy
Esuardo en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Victoria sin identidad
Frank Terraces en Bendita normalidad
Francisco en Victoria sin identidad
Julián Martín Fernández en Rodrygo hace viejo a Vinicius
J. J. Creamer en Los héroes de Bowie
Joselito en Éxito sin cimientos
Juan de Dios Luna Cijanes en Ansufatización
Juan De Dios Luna Cijanes en El ciclismo se ablanda
Frank Terraces en Desapego
Juan De Dios Luna Cijanes en Movistar no se rinde
Juan de Dios Luna Cijanes en Queremos tanto a Roglic
Frank Terraces en Hace dos meses
Juan De Dios Luna Cijanes en Nada por aquí, Neymar por allá
Juan De Dios Luna Cijanes en Hoy me he acordado de Lucho Herrera
Juan De Dios Luna Cijanes en Un colombiano en la luna
Juan De Dios Luna Cijanes en El Tour se achica ante Bernal
Juan de Dios Luna Cijanes en Bernal rompe el cielo
Juan De Dios Luna Cijanes en Bernal quiere el Tour
Eberhard Torres Calderón en Cuarenta años de La vida de Brian
Juan De Dios Luna Cijanes en Pinot quiere el Tour y Mikel Landa no se rinde
Frank Terraces en El Atlético más merengue
Juan De Dios Luna Cijanes en La suerte dispara contra Landa
Diego en El fugitivo
Diego en Sopor de France
Juan De Dios Luna Cijanes en El Talento Desperdiciado I: George Best
Juan De Dios Luna Cijanes en Friedenreich: Pelé antes de Pelé
Frank Terraces en La Feria de la Carne
Frank Terraces en El altar de Pérgamo
Juan De Dios Luna Cijanes en Ni cinco de bola
José Antonio Gutiérrez en No cambies tus sueños, cambia el mundo
Antonio Lopez Lobeto en Los doce trabajos de Hércules
Francisco Pedrajas Raya en Ramos-Florentino: Pimpinela en el Madrid
Antonio Lopez Lobeto en Mi pájaro es mejor que el tuyo
Stockton en Bon voyage
Juan De Dios Luna Cijanes en El problema del Barça es el relato
Perikorro en Tantas mareas, marean
Perikorro en No me gusta el cricket
Carmelo en La venda ya cayó
Antonio Jesús Zarza Moreno en ¿Marino o submarino?
Lorenzo Dominguez Sanchez en Gracias, Florentino
Joaquín en Camino a Vitoria
Robert Lee en El que se va, ya no es
victor martín marron en Quiten de ahí a esa loca
Martín Vallejo platero en El borde de la piscina
Diego en Gracias, Johan
jose antonio medrano en Gracias, Johan
Jorge Florido en Gracias, Johan
Javier en Gracias, Johan
Esteban en Gracias, Johan
Fran en Gracias, Johan
5contraelcalvo en Esperando a Zidane
Perikorro en Esperando a Zidane
Elaine Cristina en Casillas, el homenaje pendiente
Tomás Luis de Victoria en No, lo ponemos todo al centro
Tomás Luís de Victoria en Casillas, el homenaje pendiente
Lucas en Benzema FC
Carlos Antonio Suárez fornelino en Jugarse «nada»
Antonio Lopez Lobeto en Siete equipos para tres descensos
Víctor Raúl Valladares en El Real Madrid se queda solo
IÑAKI ASENSIO CALATAYUD en Ter Stegen, el portero de la T-10
José Ramón García en Ilusión en el nuevo White Hart Lane
JOSE ANTONIO FERNANDEZ PLAZA en Héctor del Mar, tal como éramos
Lucas en Oh, capitán
José Luis Heras en Usted tiene el faro roto
Juan J Rodriguez en Usted tiene el faro roto
Jairo Castillo en El Madrid de la triste figura
Rod en Au revoir
Cristian Galván en Motociclismo e hipocresía
Hassansudeim en La trampa perfecta
Juan De Dios Luna Cijanes en La trampa perfecta
Antonio Lopez Lobeto en Cuestión de fe
Martín Vallejo platero en Marcó Isco, ganó Zidane
Eliseo en Vuelve Zidane
Juan De Dios Luna Cijanes en La esperanza
Juan de Dios Luna Cijanes en La muerte del emperador
Maria Jose en Tropismo
María Jesús en Tropismo
Antonio Lopez Lobeto en El amor no siempre gana
SanEmeterio For Atle en Bienvenidos al espectáculo de minstrel
Elaine Cristina en El empate perfecto
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en La revancha perpetua
Antonio Lopez Lobeto en Al límite de la filosofía
Juan de Dios Luna Cijanes en La ley del mínimo esfuerzo
Antonio Lopez Lobeto en Milagro Kvitova
Carlos Leo Castellanos en Cristiano ya no va de farol
Marcos Da Silva en El tamaño importa (y mucho)
Antonio Lopez Lobeto en Promesas que todavía lo son
Gustavo Del río manzano en Quince años sin el mejor: Chava Jiménez
ROSA MARIA cuesta guerrero en A propósito de Laura
Irene García en Vidrio roto
AA - Rod en Vidrio roto
Juan Luna Cijanes en Solari y la teoría del melón
Antonio Lopez Lobeto en El valor de las palabras
Raúl Ávila en El traje de toda la vida
Miguel Morán en Godín es El Cid Campeador
Ricardo Moreno Castillo en La adolescencia duele
Aminie Filippi en La adolescencia duele
Miguel Angel Hidalgo Mena en Historia de un superviviente
Alfrez en Por los cojones
Paulino en Por los cojones
ROSA MARIA cuesta guerrero en La adolescencia duele
Luis Miguel en Y el presidente, ¿qué?
Oscar Redondo Callado en Tour 2019: Un espanto de recorrido
Santiago Peraza en A LA CONTRA, primer aniversario
Teddy Sagarrasantos@hotmail.com en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Conchita Minguez en Cinco apuntes para seis carreras