jueves, julio 25, 2024
Google search engine
InicioOpiniónEn defensa de Iñigo Martínez

En defensa de Iñigo Martínez

Ya conocen la noticia. El Athletic ha pagado los 32 millones de euros de la cláusula de rescisión de Iñigo Martínez, que dejará la Real Sociedad y se trasladará cien kilómetros en dirección oeste. También les habrán llegado los comentarios asociados. Los más repetidos son que el jugador es un mercenario, un pesetero y un desagradecido. Y, además, carece de palabra, cosa intolerable. En cierta ocasión dijo que él nunca se “cambiaría de bando”.

Hay que entender que quienes se indignan, algunos estimados amigos, no dejarían su empleo por uno mejor pagado si se lo ofreciera la competencia; debemos pensar que ellos, esgrimiendo razones de pertenencia y amor a los colores, rechazarían cualquier proposición económica por mareante que resultara. El argumento principal ya lo he escuchado otras veces y plantea la cuestión como el enfrentamiento filosófico entre dos bandos, los que defienden el sentimiento y los se rigen por las reglas del negocio. Ya de inicio advierto la primera trampa. Si la fidelidad sentimental se fija como principio, convendrán conmigo que Íñigo Martínez (y cualquiera en su lugar) está más obligado sentimentalmente con su familia que con su club de origen, por profunda que sea su vinculación. Y es obvio que el nuevo contrato significará una tranquilidad financiera de la que se beneficiarán, por lo menos, un par de generaciones de la familia Martínez. Lo que propicia el cambio de aires del trabajador Martínez es que su descendencia pueda jugar despreocupadamente en la Playa de la Concha… con la camiseta de la Real Sociedad.

Es curioso que un país como Italia, con un estricto sentido de la traición y la lealtad (al menos en las reuniones con pistola), aplique la tolerancia máxima en situaciones parecidas. Pippo Inzaghi ha sido estrella en Juventus y Milán; Pirlo lo fue en Milán y Juventus, y Vieri lo ha sido en Juve, Atlético, Lazio, Inter o Fiorentina, y en cada caso me abstengo de citar clubes de paso fugaz. Y lo mismo ocurre con los entrenadores: Allegri ha saltado con naturalidad del Milán a la Juventus, tal y como pasó Ancelotti de la Juve al Milán. Da la sensación de que allí tienen más claro que la familia es la familia y el club de fútbol, otra cosa.

En Inglaterra tampoco se rasgan las vestiduras (quizá por el frío) y el trasvase de profesionales (insistamos en el concepto, pro-fe-sio-na-les) es más frecuente y menos traumático, Alexis Sánchez puede dar fe. Sobre lo que ocurre en Alemania me faltan referencias, pero me cuentan que en el valle del Ruhr no ha sentado bien que Goretzka haya cambiado el Schalke por el Bayern. Una pancarta lo resume: “Ni el dinero ni los títulos son más importantes que el club; el que no lo entienda, se puede ir a la mierda”.

Ahora sean sinceros y digan a quién se quieren parecer. A los de la pancarta o a los otros. Ahora piensen, no más de cinco segundos (no reviente nadie), en un fútbol que hiciera compatible el amor a un club con el respeto al devenir profesional de los futbolistas. ¿Sería menos apasionante o tal vez solo más civilizado?

No hay traición en Íñigo Martínez, en ningún caso; podrá discutirse, y tampoco lo recomiendo, que el Athletic afronte un fichaje que debilita a un equipo (vecino, paisano) a seis puntos del descenso. En el fondo, no es más que un dibujo de la cadena alimenticia: el pez grande se come al chico y el City dio la primera dentellada al llevarse a Laporte. Y permitan una pregunta capciosa: ¿Habría ayudado más Íñigo Martínez sobre el campo que dejando en la caja de la Real 32 millones de euros?

Tengo para mí que quienes critican a Íñigo Martínez son apóstoles de la castidad forzosa. Si no se mueven no es por convicción, sino porque nadie les reclama. Es fácil ser fiel dentro de la cueva; en sociedad se hace más arduo.

Juanma Trueba
Juanma Trueba
Periodista, ciclista en sueños, cronista de variedades y cinéfilo (sector La La Land). Capitán del equipo para que le dejen jugar. Después de tantos años, sigue pensando que lo contrario del buenismo es el malismo. Fue subdirector del diario AS hasta que le tiraron del tren. Luego se lanzó a una aventura a la que puso por nombre A la Contra. Y en ella sigue.
RELATED ARTICLES

10 COMENTARIOS

  1. Seria conveniente, estimado Sr. Trueba, que le pidiese a su jefe en la radio nocturna, un poquito de la dignidad y la objetividad con la que Ud. ha tratado el tema.
    El trato que le da el Sr. De la Morena al Athletic Club desde el caso Gurpegui le deja en mal lugar como profesional de los medios de comunicación. Una cosa es discrepar de la linea dirigente del club y la otra es faltarle al respeto noche tras noche de manera que raya la verguenza ajena.
    Gracias por su objetividad, especialmente en un tema en que lo habitual es el exabrupto y el periodismo de bufanda, desgraciadamente.

  2. No creo que sus hijos jueguen en la playa de la Concha con la camiseta de la Real. Iñigo Martínez es vizcaíno, de Ondarroa como Kepa, y toda su familia y sus amigos del pueblo son del Athletic.

    • Ondárroa está ya en el límite con guipúzcoa.Además, este jugador lleva desde los 13 años en la real.Si lo que ha hecho no es de ser traidor…

  3. Comparas el sentimiento que una persona pueda tener hacia la empresa en la que trabaja con el amor a unos colores que se defienden desde alevín. Ningún trabajador de Movistar le tiene un especial amor a la empresa, al menos no tanto como para no aceptar una oferta laboral mejor de Vodafone. Eso es comprensible. Lo que muchos no entendemos es que un futbolista criado y formado en las categorías inferiores de un club se vaya por dinero al eterno rival. Un jugador del Betis puede marcharse a cualquier equipo menos al Sevilla. Uno del Madrid podría hacerlo al que le diera la gana excepto al Barcelona. Igualmente uno de la Real debería tener un solo equipo prohibido: precisamente el que ha escogido Íñigo Martínez.

  4. Lo más penoso que veo yo en todo este asunto es la posición de la Real Sociedad. En vez de romper relaciones con el Bilbao ante semejante afrenta, adopta una postura de sumisión cercana al masoquismo. Son demasiados ya los jugadores fichados a golpe de talonario que han cruzado el puente, siempre en la misma dirección. Y la Real permanece impasible mientras el club y su afición son masacrados y ridiculizados por su máximo rival. Entiendo que vendan jugadores a clubs de más categoría pero que venga tu mayor enemigo, te clave un puñal por la espalda el último día de mercado y tú no reacciones me resulta sonrojante. Y lo peor de todo será que dentro de unos años volverán a recibir con los brazos abiertos al ínclito Íñigo Martínez, como si nada hubiera pasado, como ya hicieron con Loren. El complejo de inferioridad que tiene la Real con el Bilbao es vergonzoso. Si parece que es su filial!

  5. No me convence el argumento del progreso profesional. Los futbolistas de élite viven en otro mundo, uno en el que su porvenir económico está garantizado desde el momento en el que encuentran un equipo del nivel de la Real Sociedad. Son millonarios, no trabajadores de clase media con posibilidades de mejorar sus condiciones de vida. En ese contexto, yo personalmente creo que tanto dinero debería ser un medio liberador, que les permitiría plantear su carrera desde el sentimiento y no desde el pragmatismo. Por otra parte, y ya lo han dicho más arriba, un club de fútbol no es sólo una empresa, es una entidad que tiene aficionados, gente que desarrolla un vínculo emocional con el club. Bajo mi punto de vista, Íñigo es libre de ir adonde quiera, pero no deja de ser un gesto doloroso para un aficionado de la Real que haya elegido al Athletic.

  6. Juanma creo que bastantes diferencias entre cambiar de curro a cambiar de equipo. Primero Iñigo no creo que note mucho en calidad de vida que cobra un millón o dos millones mas al año, cuando a un currito 200 euros al mes es la diferencia de llegar a final de mes o no. Segundo, Iñigo es libre de irse donde quiera, vivimos en democracia, pero a mi mis padres me enseñaron que es de bien nacido ser agradecido, la Real fue la que aposto por el cuando Lezama le mando a tomar por donde todos sabemos.
    Este caso no es comparable con los que expones, no es ni comparable con el caso de Figo, Iñigo es canterano, toda su vida profesional se la debe a la Real (si y a su trabajo también).
    Y por ultimo, estas las razones extraordinarias, la Real esta en un momento muy jodido de la temporada, un par de resbalones y lo mismo se mete en un lio muy gordo. Bajarse del tren ahora y dejar tirado al equipo, cuando encima eres tu uno de los capitanes a mi me parece bastante rastrero, en fin, a mi no me gustaría que el Atleti fichara un jugador del Rayo, Getafe o incluso Real Madrid de la forma que Iñigo se ha ido, solo se ve la catadura moral del personaje.

  7. Pero es que en todo esto, Sr. Trueba, no se menciona la posición en la que se deja a la Real. Sí, son 32 kilos. El lunes, Martínez va a entrenar y no dice ni mu. El martes se desata todo (bueno, el lunes a las 22.00). ¿Qué hace la Real ahora con esos 32 millones? En el mercado nacional no van a encontrar a nadie de ese valor y esa calidad, así que tienen hasta la medianoche de hoy. Dicen que sus ya ex-compañeros no fueron especialment afectuosos con él cuando fue a despedirse, y es más que comprensible. No, esto ha sido una verdadera ratería. Y el Athletic siempre va a mirar a Donosti para desestabilizar, tocando a los jugadores, sus entornos. Creo que la Real tiene que ponerse muchísimo más firmes con los de Ibaigane, pero esto no puede continuar así. Y no me vale que Martínez fuera más joven cuando declaró aquello de «no me iría nunca al otro bando». No estaba en parvulitos y, habiendo estado en la Real desde los 13 años, conocía exactamente las implicaciones

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -
Google search engine

Most Popular

Recent Comments

Perikorro en Con contundencia
Alberto Patiño Varela en Los antimadridistas
Xavi Verger en Vinicius saca el cañón
Perikorro en Vivos con Fati-ga
Diego en Los sufridores
Diego en Viva el rey
Juan De Dios Luna Cijanes en La posesión y los tulipanes
Perikorro en Minority Report
Dr en Las viudas
Diego en Las viudas
Perikorro en Las viudas
Perikorro en Gaspartismo Reloaded
Diego en Viva la Vuelta
Dr en Viva Irlanda
Diego en Viva Irlanda
Diego en Decíamos ayer
Diego en Paz y amor
Dr en Paz y amor
Diego en Paz y amor
Diego en Vuela Supermán
Diego en Vuela Supermán
Diego en El trampolín
Perikorro en Salvar a Barrabás
Coral en Truman
Jose Avellaneda Perez en Los ídolos
María en Calles vacías
Amiguel en El pendejo de turno
Silvia Nebreda en Palabras y lágrimas
Manitu69 en This is Atleti
Alejandro Rincón Rubio en ¿Es Jovic un mediapunta?
Diego A. en Elogio de la locura
Juan De Dios Luna Cijanes en Efectividad máxima
Alfrez en Oda al populismo
Alfrez en Oda al populismo
Diego en Oda al populismo
Manitu69 en Oda al populismo
Fiodor Dostoievski en ¿Suerte o talento?
EUGENIO JORDAN en El cisne blanco
Frank Terraces en Historia del segundo Atleti
Hassandudeim en Historia del segundo Atleti
Perikorro en Aquí un Zidanista
Hassansudeim en Fichar a Descartes
Frank Terraces en Fichar a Descartes
Michael en Nacho y la tristeza
Irene García en Entre cero y nada
Roberto Gómez González en Entre cero y nada
Hassansudeim en Primeras impresiones
Rafael Sánchez Sánchez en Correa, Oblak y feliz año nuevo
Juanma Jiménez en Sólo fútbol
Jules en Sólo fútbol
Che en Trigo limpio
Gracias Faubert en Trigo limpio
Hassansudeim en Trigo limpio
Xabier en Trigo limpio
Juan carlos en Trigo limpio
Óscar Laguna en Ansiedad
Juan De Dios Luna Cijanes en El mundo se derrumba y nosotros nos enamoramos
Joan Del Valle en El tamaño importa (y mucho)
Jose Carlos Torrenova Lozano en Mucho más importante que todo eso
Pascual Vicente Martínez Gimeno en Dos años A La Contra
Vicente Martin-Pozuelo Cantos en Good Bye, Lenin!
yerry en Don Cenizo
IGWT en Relatividad
Manitu69 en Hacerse viejo
Tony en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Grandes éxitos de ayer y hoy
Esuardo en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Victoria sin identidad
Frank Terraces en Bendita normalidad
Francisco en Victoria sin identidad
Julián Martín Fernández en Rodrygo hace viejo a Vinicius
J. J. Creamer en Los héroes de Bowie
Joselito en Éxito sin cimientos
Juan de Dios Luna Cijanes en Ansufatización
Juan De Dios Luna Cijanes en El ciclismo se ablanda
Frank Terraces en Desapego
Juan De Dios Luna Cijanes en Movistar no se rinde
Juan de Dios Luna Cijanes en Queremos tanto a Roglic
Frank Terraces en Hace dos meses
Juan De Dios Luna Cijanes en Nada por aquí, Neymar por allá
Juan De Dios Luna Cijanes en Hoy me he acordado de Lucho Herrera
Juan De Dios Luna Cijanes en Un colombiano en la luna
Juan De Dios Luna Cijanes en El Tour se achica ante Bernal
Juan de Dios Luna Cijanes en Bernal rompe el cielo
Juan De Dios Luna Cijanes en Bernal quiere el Tour
Eberhard Torres Calderón en Cuarenta años de La vida de Brian
Juan De Dios Luna Cijanes en Pinot quiere el Tour y Mikel Landa no se rinde
Frank Terraces en El Atlético más merengue
Juan De Dios Luna Cijanes en La suerte dispara contra Landa
Diego en El fugitivo
Diego en Sopor de France
Juan De Dios Luna Cijanes en El Talento Desperdiciado I: George Best
Juan De Dios Luna Cijanes en Friedenreich: Pelé antes de Pelé
Frank Terraces en La Feria de la Carne
Frank Terraces en El altar de Pérgamo
Juan De Dios Luna Cijanes en Ni cinco de bola
José Antonio Gutiérrez en No cambies tus sueños, cambia el mundo
Antonio Lopez Lobeto en Los doce trabajos de Hércules
Francisco Pedrajas Raya en Ramos-Florentino: Pimpinela en el Madrid
Antonio Lopez Lobeto en Mi pájaro es mejor que el tuyo
Stockton en Bon voyage
Juan De Dios Luna Cijanes en El problema del Barça es el relato
Perikorro en Tantas mareas, marean
Perikorro en No me gusta el cricket
Carmelo en La venda ya cayó
Antonio Jesús Zarza Moreno en ¿Marino o submarino?
Lorenzo Dominguez Sanchez en Gracias, Florentino
Joaquín en Camino a Vitoria
Robert Lee en El que se va, ya no es
victor martín marron en Quiten de ahí a esa loca
Martín Vallejo platero en El borde de la piscina
Diego en Gracias, Johan
jose antonio medrano en Gracias, Johan
Jorge Florido en Gracias, Johan
Javier en Gracias, Johan
Esteban en Gracias, Johan
Fran en Gracias, Johan
5contraelcalvo en Esperando a Zidane
Perikorro en Esperando a Zidane
Elaine Cristina en Casillas, el homenaje pendiente
Tomás Luis de Victoria en No, lo ponemos todo al centro
Tomás Luís de Victoria en Casillas, el homenaje pendiente
Lucas en Benzema FC
Carlos Antonio Suárez fornelino en Jugarse «nada»
Antonio Lopez Lobeto en Siete equipos para tres descensos
Víctor Raúl Valladares en El Real Madrid se queda solo
IÑAKI ASENSIO CALATAYUD en Ter Stegen, el portero de la T-10
José Ramón García en Ilusión en el nuevo White Hart Lane
JOSE ANTONIO FERNANDEZ PLAZA en Héctor del Mar, tal como éramos
Lucas en Oh, capitán
José Luis Heras en Usted tiene el faro roto
Juan J Rodriguez en Usted tiene el faro roto
Jairo Castillo en El Madrid de la triste figura
Rod en Au revoir
Cristian Galván en Motociclismo e hipocresía
Hassansudeim en La trampa perfecta
Juan De Dios Luna Cijanes en La trampa perfecta
Antonio Lopez Lobeto en Cuestión de fe
Martín Vallejo platero en Marcó Isco, ganó Zidane
Eliseo en Vuelve Zidane
Juan De Dios Luna Cijanes en La esperanza
Juan de Dios Luna Cijanes en La muerte del emperador
Maria Jose en Tropismo
María Jesús en Tropismo
Antonio Lopez Lobeto en El amor no siempre gana
SanEmeterio For Atle en Bienvenidos al espectáculo de minstrel
Elaine Cristina en El empate perfecto
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en La revancha perpetua
Antonio Lopez Lobeto en Al límite de la filosofía
Juan de Dios Luna Cijanes en La ley del mínimo esfuerzo
Antonio Lopez Lobeto en Milagro Kvitova
Carlos Leo Castellanos en Cristiano ya no va de farol
Marcos Da Silva en El tamaño importa (y mucho)
Antonio Lopez Lobeto en Promesas que todavía lo son
Gustavo Del río manzano en Quince años sin el mejor: Chava Jiménez
ROSA MARIA cuesta guerrero en A propósito de Laura
Irene García en Vidrio roto
AA - Rod en Vidrio roto
Juan Luna Cijanes en Solari y la teoría del melón
Antonio Lopez Lobeto en El valor de las palabras
Raúl Ávila en El traje de toda la vida
Miguel Morán en Godín es El Cid Campeador
Ricardo Moreno Castillo en La adolescencia duele
Aminie Filippi en La adolescencia duele
Miguel Angel Hidalgo Mena en Historia de un superviviente
Alfrez en Por los cojones
Paulino en Por los cojones
ROSA MARIA cuesta guerrero en La adolescencia duele
Luis Miguel en Y el presidente, ¿qué?
Oscar Redondo Callado en Tour 2019: Un espanto de recorrido
Santiago Peraza en A LA CONTRA, primer aniversario
Teddy Sagarrasantos@hotmail.com en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Conchita Minguez en Cinco apuntes para seis carreras