domingo, julio 21, 2024
Google search engine
InicioLiga SantanderReal Madrid¿Por qué sonríe Cristiano?

¿Por qué sonríe Cristiano?

Ocurrió casi al principio de la segunda parte, en el minuto 53. El Celta controlaba el partido, atacaba de forma ordenada y daba la impresión de que podía remontar el resultado del 1-2 con el que se llegó al descanso. Aún así el Madrid creaba algo de peligro a la contra, lo que provocó que en ese preciso instante hubiera un remate a puerta de Ronaldo. Fue el momento que eligió el realizador para mostrar en pantalla el primer plano de la estrella del Real Madrid. Ante mi sorpresa, sin saber aún cuál era el motivo, Cristiano Ronaldo sonrió.

La primera parte había sido emocionante, con un primer gol del Celta que hacía temer lo peor. Pero ay, cosas que tiene el fútbol, Gareth Bale aprovechó las dos ocasiones que tuvo y el marcador se puso del lado del favorito.

Nada que hablar de Cristiano Ronaldo en la primera parte, ni una sola bicicleta más allá de las habituales, ni una mala cara, ni una mala contestación. Nada. Se paseó por el juego dentro y fuera de él, como viene siendo habitual en el campeonato de Liga. Pero como el viento soplaba a favor y la tormenta no había meneado aún el barco, el capitán rellenaba sudokus.

Luego llegaría la segunda parte y el minuto 53. Pero para entender la sonrisa de Cristiano Ronaldo en el comienzo de esa segunda parte necesito aclarar que la retroactividad en el fútbol existe. A diferencia de lo que sucede con las leyes, en el deporte nacional se pueden juzgar los hechos mirando por el retrovisor. Al entrar en el minuto 53 todo importaba poco, todavía no sabíamos nada del penalti a favor del Celta, ni que el equipo gallego atacaría como un tsunami, ni que el capitán del barco estaba ausente mirando por la borda saltar a los delfines. Por eso ahora, cuando juzgo lo sucedido en el minuto 53, dicto una sentencia de condena inapelable.

Sucedió de una forma inadvertida, una sucesión de tropiezos menores, de los que no te derriban pero te hacen parecer patoso. El ataque circulaba por el carril izquierdo, fue Modric quien tomó la decisión, ya nadie las toma más que él, Toni Kroos se conforma desde hace tiempo con peinarse a raya y humedecerse los labios, ya no se los muerde. De esta forma el balón llegó a Marcelo y éste se lo pasó a Isco. El de la Costa del Sol lo mandó a trompicones al centro del área, mientras el portugués y el galés pasaban por ahí. De milagro Cristiano lo tocó con la puntera, así que volvió el balón a Modric que debió pensar “intentémoslo por la derecha”. Pasó a Achraf, éste se la devolvió miedoso, Modric hizo de nuevo una pared con él y este último, sin que le quedara ya más remedio, tuvo que adentrarse en el área para dar el único pase acertado de todo el partido. Así es como le llegó el balón a Ronaldo en el minuto 53.

Fue un pase raso, sin botes, sin dificultad, de esos que rematas a ciegas doscientas veces en cada entrenamiento. Es cierto que hacía falta algo de cintura para girarse hacia la portería, pero cintura Cristiano tiene, esa parte la trabaja. Apuntó a portería y acertó, el giro fue correcto. Pero el problema vino con la altura, el balón terminó en la grada. Y hablar de grada en Balaídos es hablar de mucha distancia. A Cristiano se le fue tres pueblos.

Hasta aquí nada que justifique un artículo entero al minuto 53, ¿un remate fallido de Ronaldo? Bueno, uno más. Lo extraño fue su sonrisa, abierta, cristalina, con toneladas de Listerine. Justo después del remate a la nube el cámara pilló a Cristiano de espaldas, aunque se intuía su sonrisa. Fue con la repetición cuando pudimos comprobar el ancho de mandíbula, sus ojos entrecerrados, la nuez en su punto más alto.

Tardé un rato en entender el motivo para sonreír. Caí en la cuenta de que, desde hace un tiempo, Cristiano sonríe cuando es víctima de lo que él considera una injusticia, no es más que un gesto de incredulidad. Si le soplan en el área y cae al suelo, sonríe porque no pitan penalti. Si su pase no llega al compañero porque este se desmarca en la dirección contraria, sonríe por el error infantil del otro. La sonrisa equivale a un no-me-lo-puedo-creer que esconde, verdaderamente, una falta de sentido de la realidad.

En el minuto 53 no había que sonreír, mucho menos en el 80 en una situación incluso más clara que la anterior, un minuto antes del empate. Sonrisas de incredulidad de dioses cuando les susurran al oído que son mortales, que esconden el miedo ante una tormenta perfecta que ya nadie puede disimular.

Me gustaría ver otra sonrisa, la de un Cristiano Ronaldo siendo sustituido en el minuto 70 sin haber marcado un gol. Una sonrisa amplísima, de una incredulidad perfecta. Una sonrisa en la que nunca se ponga el sol.

RELATED ARTICLES

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -
Google search engine

Most Popular

Recent Comments

Perikorro en Con contundencia
Alberto Patiño Varela en Los antimadridistas
Xavi Verger en Vinicius saca el cañón
Perikorro en Vivos con Fati-ga
Diego en Los sufridores
Diego en Viva el rey
Juan De Dios Luna Cijanes en La posesión y los tulipanes
Perikorro en Minority Report
Dr en Las viudas
Diego en Las viudas
Perikorro en Las viudas
Perikorro en Gaspartismo Reloaded
Diego en Viva la Vuelta
Dr en Viva Irlanda
Diego en Viva Irlanda
Diego en Decíamos ayer
Diego en Paz y amor
Dr en Paz y amor
Diego en Paz y amor
Diego en Vuela Supermán
Diego en Vuela Supermán
Diego en El trampolín
Perikorro en Salvar a Barrabás
Coral en Truman
Jose Avellaneda Perez en Los ídolos
María en Calles vacías
Amiguel en El pendejo de turno
Silvia Nebreda en Palabras y lágrimas
Manitu69 en This is Atleti
Alejandro Rincón Rubio en ¿Es Jovic un mediapunta?
Diego A. en Elogio de la locura
Juan De Dios Luna Cijanes en Efectividad máxima
Alfrez en Oda al populismo
Alfrez en Oda al populismo
Diego en Oda al populismo
Manitu69 en Oda al populismo
Fiodor Dostoievski en ¿Suerte o talento?
EUGENIO JORDAN en El cisne blanco
Frank Terraces en Historia del segundo Atleti
Hassandudeim en Historia del segundo Atleti
Perikorro en Aquí un Zidanista
Hassansudeim en Fichar a Descartes
Frank Terraces en Fichar a Descartes
Michael en Nacho y la tristeza
Irene García en Entre cero y nada
Roberto Gómez González en Entre cero y nada
Hassansudeim en Primeras impresiones
Rafael Sánchez Sánchez en Correa, Oblak y feliz año nuevo
Juanma Jiménez en Sólo fútbol
Jules en Sólo fútbol
Che en Trigo limpio
Gracias Faubert en Trigo limpio
Hassansudeim en Trigo limpio
Xabier en Trigo limpio
Juan carlos en Trigo limpio
Óscar Laguna en Ansiedad
Juan De Dios Luna Cijanes en El mundo se derrumba y nosotros nos enamoramos
Joan Del Valle en El tamaño importa (y mucho)
Jose Carlos Torrenova Lozano en Mucho más importante que todo eso
Pascual Vicente Martínez Gimeno en Dos años A La Contra
Vicente Martin-Pozuelo Cantos en Good Bye, Lenin!
yerry en Don Cenizo
IGWT en Relatividad
Manitu69 en Hacerse viejo
Tony en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Grandes éxitos de ayer y hoy
Esuardo en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Victoria sin identidad
Frank Terraces en Bendita normalidad
Francisco en Victoria sin identidad
Julián Martín Fernández en Rodrygo hace viejo a Vinicius
J. J. Creamer en Los héroes de Bowie
Joselito en Éxito sin cimientos
Juan de Dios Luna Cijanes en Ansufatización
Juan De Dios Luna Cijanes en El ciclismo se ablanda
Frank Terraces en Desapego
Juan De Dios Luna Cijanes en Movistar no se rinde
Juan de Dios Luna Cijanes en Queremos tanto a Roglic
Frank Terraces en Hace dos meses
Juan De Dios Luna Cijanes en Nada por aquí, Neymar por allá
Juan De Dios Luna Cijanes en Hoy me he acordado de Lucho Herrera
Juan De Dios Luna Cijanes en Un colombiano en la luna
Juan De Dios Luna Cijanes en El Tour se achica ante Bernal
Juan de Dios Luna Cijanes en Bernal rompe el cielo
Juan De Dios Luna Cijanes en Bernal quiere el Tour
Eberhard Torres Calderón en Cuarenta años de La vida de Brian
Juan De Dios Luna Cijanes en Pinot quiere el Tour y Mikel Landa no se rinde
Frank Terraces en El Atlético más merengue
Juan De Dios Luna Cijanes en La suerte dispara contra Landa
Diego en El fugitivo
Diego en Sopor de France
Juan De Dios Luna Cijanes en El Talento Desperdiciado I: George Best
Juan De Dios Luna Cijanes en Friedenreich: Pelé antes de Pelé
Frank Terraces en La Feria de la Carne
Frank Terraces en El altar de Pérgamo
Juan De Dios Luna Cijanes en Ni cinco de bola
José Antonio Gutiérrez en No cambies tus sueños, cambia el mundo
Antonio Lopez Lobeto en Los doce trabajos de Hércules
Francisco Pedrajas Raya en Ramos-Florentino: Pimpinela en el Madrid
Antonio Lopez Lobeto en Mi pájaro es mejor que el tuyo
Stockton en Bon voyage
Juan De Dios Luna Cijanes en El problema del Barça es el relato
Perikorro en Tantas mareas, marean
Perikorro en No me gusta el cricket
Carmelo en La venda ya cayó
Antonio Jesús Zarza Moreno en ¿Marino o submarino?
Lorenzo Dominguez Sanchez en Gracias, Florentino
Joaquín en Camino a Vitoria
Robert Lee en El que se va, ya no es
victor martín marron en Quiten de ahí a esa loca
Martín Vallejo platero en El borde de la piscina
Diego en Gracias, Johan
jose antonio medrano en Gracias, Johan
Jorge Florido en Gracias, Johan
Javier en Gracias, Johan
Esteban en Gracias, Johan
Fran en Gracias, Johan
5contraelcalvo en Esperando a Zidane
Perikorro en Esperando a Zidane
Elaine Cristina en Casillas, el homenaje pendiente
Tomás Luis de Victoria en No, lo ponemos todo al centro
Tomás Luís de Victoria en Casillas, el homenaje pendiente
Lucas en Benzema FC
Carlos Antonio Suárez fornelino en Jugarse «nada»
Antonio Lopez Lobeto en Siete equipos para tres descensos
Víctor Raúl Valladares en El Real Madrid se queda solo
IÑAKI ASENSIO CALATAYUD en Ter Stegen, el portero de la T-10
José Ramón García en Ilusión en el nuevo White Hart Lane
JOSE ANTONIO FERNANDEZ PLAZA en Héctor del Mar, tal como éramos
Lucas en Oh, capitán
José Luis Heras en Usted tiene el faro roto
Juan J Rodriguez en Usted tiene el faro roto
Jairo Castillo en El Madrid de la triste figura
Rod en Au revoir
Cristian Galván en Motociclismo e hipocresía
Hassansudeim en La trampa perfecta
Juan De Dios Luna Cijanes en La trampa perfecta
Antonio Lopez Lobeto en Cuestión de fe
Martín Vallejo platero en Marcó Isco, ganó Zidane
Eliseo en Vuelve Zidane
Juan De Dios Luna Cijanes en La esperanza
Juan de Dios Luna Cijanes en La muerte del emperador
Maria Jose en Tropismo
María Jesús en Tropismo
Antonio Lopez Lobeto en El amor no siempre gana
SanEmeterio For Atle en Bienvenidos al espectáculo de minstrel
Elaine Cristina en El empate perfecto
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en La revancha perpetua
Antonio Lopez Lobeto en Al límite de la filosofía
Juan de Dios Luna Cijanes en La ley del mínimo esfuerzo
Antonio Lopez Lobeto en Milagro Kvitova
Carlos Leo Castellanos en Cristiano ya no va de farol
Marcos Da Silva en El tamaño importa (y mucho)
Antonio Lopez Lobeto en Promesas que todavía lo son
Gustavo Del río manzano en Quince años sin el mejor: Chava Jiménez
ROSA MARIA cuesta guerrero en A propósito de Laura
Irene García en Vidrio roto
AA - Rod en Vidrio roto
Juan Luna Cijanes en Solari y la teoría del melón
Antonio Lopez Lobeto en El valor de las palabras
Raúl Ávila en El traje de toda la vida
Miguel Morán en Godín es El Cid Campeador
Ricardo Moreno Castillo en La adolescencia duele
Aminie Filippi en La adolescencia duele
Miguel Angel Hidalgo Mena en Historia de un superviviente
Alfrez en Por los cojones
Paulino en Por los cojones
ROSA MARIA cuesta guerrero en La adolescencia duele
Luis Miguel en Y el presidente, ¿qué?
Oscar Redondo Callado en Tour 2019: Un espanto de recorrido
Santiago Peraza en A LA CONTRA, primer aniversario
Teddy Sagarrasantos@hotmail.com en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Conchita Minguez en Cinco apuntes para seis carreras