domingo, julio 21, 2024
Google search engine
InicioLiga SantanderReal MadridCristiano se cansa de no ser Messi

Cristiano se cansa de no ser Messi

Cristiano Ronaldo ha agotado su paciencia, además de la del Bernabéu. El portugués siempre ha envidiado el estatus de Lionel Messi en el Barcelona. El respaldo de la directiva culé, que nunca le ha discutido una mejora de contrato ni una renovación. El apoyo del vestuario, que se ha volcado siempre para hacer piña en torno al hombre que ha llevado al equipo azulgrana a la gloria sobre el césped. Y el calor de la grada, que no ha dedicado un solo pito a Leo en las 17 temporadas que lleva en Can Barça.

Cristiano Ronaldo añora eso. Él ya era el Messi de Old Trafford. Criado bajo el ala protectora de Sir Alex Fergusson, el portugués era la estrella indiscutible del Manchester United. Tenía la admiración del vestuario, el cariño de la grada y el respeto de la directiva. Pero su ambición le llevó a querer ser el Messi del Real Madrid. El jugador más grande en el equipo más grande. Así lo delatan las vitrinas. Llegó al Real Madrid buscando convertirse en una leyenda. Y sus goles lo han encumbrado a ese status. Tres Champions, tres Supercopas de Europa, tres Mundialitos, dos Ligas, dos Copas… Pero sobre todo, y en lo individual, cinco Balones de Oro y el galardón de máximo goleador de la historia del Real Madrid, por delante del mismísimo don Alfredo Di Stefano.

Sin embargo, Ronaldo no ha conseguido convertirse en el epicentro del madridismo. Un propósito probablemente imposible por la naturaleza intrínseca de los azulgranas, más apolíneos, y los madridistas, más dionisiacos. Rival indómito del argentino, la relación de Ronaldo con Leo ha evolucionado desde una inquina indisimulable a un respeto admirable. El mismo que profesa por el argentino el hijo del crack portugués, fan declarado del rosarino.

Jugador insaciable, los gestos de Cristiano reprobando pases que nunca llegaron de sus compañeros, su indisimulada añoranza de Old Trafford, utilizada una y mil veces como arma arrojadiza en las negociaciones, y su hambre por ser más «rico, guapo y famoso», han hecho que el madridismo no acabe de caer rendido ante sus encantos. Siempre pareció que le importaba más lo que ponía encima del dorsal que lo que lucía encima del corazón en su camiseta. El Real Madrid siempre pareció un medio más que justificaba el fin último de este descomunal futbolista: colmar su ambición individual. Ganar su eterna batalla contra el mundo.

Cristiano nunca fue un líder carismático dentro del vestuario. Tampoco lo ha sido el introspectivo Messi. Su núcleo duro siempre ha falado portugués: Pepe, Coentrao, Marcelo, Casemiro… Una limitación estratégica en una plantilla cargada de primadonas gobernada por un Sergio Ramos no ha tenido problemas en desdecir a Cristiano en público. Hoy, tras el último amago de espantada al United, el vestuario mira con desgana al portugués. Con la crisis instalada en el equipo, cada uno está a sus cosas y Ronaldo no ha encontrado complicidad en sus compañeros. Con la excepción de un Zidane incomprensiblemente empecinado en enfrentarse a Florentino Pérez perdiendo su sonrisa y su savoir fare.

Si el vestuario da por amortizado a Cris, la grada no piensa diferente. Cuatro goles en la primera vuelta de Liga evidencian su pérdida de fiabilidad ante la portería. Unido a la natural merma de velocidad que conlleva la edad, lo que es aún más alarmante para un futbolista que ha hecho de la potencia su mejor regate y del disparo su mejor pase. Cristiano ha vivido una relación de amor y odio con la exigente grada del Bernabéu. Sus goles han sido ovacionados y sus errores silbados. Sin llegar a la equidistancia, pero con la exigencia inherente a la camiseta del Real Madrid.

Y por último está su relación con Florentino Pérez. Resquebrajada desde cierta ocasión, hace ya mucho tiempo, en la que el presidente desafió al delantero en una negociación. Cristiano advirtió que se marcharía si el club no accedía a una mejora de contrato y Pérez le retó: «Si quieres irte, trae el dinero de tu cláusula y con ello ficharé a Messi». Aquel «Messi» le sentó como la peor de las puñaladas. Ronaldo, que tiene contrato hasta 2021, entonces habrá cumplido 36 años, tiene una jugosa ficha de 21 millones netos anuales. Lejos de los 40 que acaba de firmar el Barça a Leo. Excusa perfecta para que el portugués exija una mejora, quizás preventiva, ante el feo cariz que ha tomado el asunto del supuesto fraude fiscal que, dicen los expertos, podría conllevar una multa superior a los 50 millones. Ronaldo se niega a admitir el delito, lo que le ha llevado al borde del desfiladero. Y tanto el Real Madrid como su afición han entendido que lo mas higiénico es distanciarse del portugués en este peliagudo trance. Algo que atormenta a Cristiano, quien vio como Messi, que vivió una situación parecida, encontró el respaldo de su directiva y su afición con aquel embarazoso #TodosSomosLeoMessi.

Las hemerotecas recuerdan que nadie está por encima del Real Madrid. Lo que ha provocado salidas traumáticas de la Casa Blanca como las de Di Stéfano, que se marchó al Español renegando de Bernabéu, o las más cercanas de Iker Casillas o Raúl, hoy ejecutivo del florentinato sin ocupación concreta. Cristiano ha ganado todo y ocupa un lugar en el Olimpo madridista. Pero no le ha valido con ser el Cristiano Ronaldo del Real Madrid. Ha querido ser el Messi del Bernabéu. Y se ha equivocado de galaxia.

Fermín De la Calle
Fermín De la Calle
Como buen jugador de rugby le va el contacto, incluso cuando escribe. Lleva 20 años en el periodismo, 15 de ellos estuvo en el AS. Además ha tenido tiempo para comentar rugby en Canal +, Eurosport TV y Movistar, asomarse a Estudio Estadio, escribir para revistas como Esquire, GQ o Jot Down, y ser editor de deportes Terra y Vozpópuli. Actualmente escribe en El Confidencial y Eurosport y en la web de rugby '22'.
RELATED ARTICLES

1 COMENTARIO

  1. la Galaxia del Bernabéu es mas grande que un jugador, el Madrid debe de estar por encima de todo y ceder ante un jugador con ego hace que se pierda en categoria , y eso es lo unico que no se puede permitir un club como el Madrid.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -
Google search engine

Most Popular

Recent Comments

Perikorro en Con contundencia
Alberto Patiño Varela en Los antimadridistas
Xavi Verger en Vinicius saca el cañón
Perikorro en Vivos con Fati-ga
Diego en Los sufridores
Diego en Viva el rey
Juan De Dios Luna Cijanes en La posesión y los tulipanes
Perikorro en Minority Report
Dr en Las viudas
Diego en Las viudas
Perikorro en Las viudas
Perikorro en Gaspartismo Reloaded
Diego en Viva la Vuelta
Dr en Viva Irlanda
Diego en Viva Irlanda
Diego en Decíamos ayer
Diego en Paz y amor
Dr en Paz y amor
Diego en Paz y amor
Diego en Vuela Supermán
Diego en Vuela Supermán
Diego en El trampolín
Perikorro en Salvar a Barrabás
Coral en Truman
Jose Avellaneda Perez en Los ídolos
María en Calles vacías
Amiguel en El pendejo de turno
Silvia Nebreda en Palabras y lágrimas
Manitu69 en This is Atleti
Alejandro Rincón Rubio en ¿Es Jovic un mediapunta?
Diego A. en Elogio de la locura
Juan De Dios Luna Cijanes en Efectividad máxima
Alfrez en Oda al populismo
Alfrez en Oda al populismo
Diego en Oda al populismo
Manitu69 en Oda al populismo
Fiodor Dostoievski en ¿Suerte o talento?
EUGENIO JORDAN en El cisne blanco
Frank Terraces en Historia del segundo Atleti
Hassandudeim en Historia del segundo Atleti
Perikorro en Aquí un Zidanista
Hassansudeim en Fichar a Descartes
Frank Terraces en Fichar a Descartes
Michael en Nacho y la tristeza
Irene García en Entre cero y nada
Roberto Gómez González en Entre cero y nada
Hassansudeim en Primeras impresiones
Rafael Sánchez Sánchez en Correa, Oblak y feliz año nuevo
Juanma Jiménez en Sólo fútbol
Jules en Sólo fútbol
Che en Trigo limpio
Gracias Faubert en Trigo limpio
Hassansudeim en Trigo limpio
Xabier en Trigo limpio
Juan carlos en Trigo limpio
Óscar Laguna en Ansiedad
Juan De Dios Luna Cijanes en El mundo se derrumba y nosotros nos enamoramos
Joan Del Valle en El tamaño importa (y mucho)
Jose Carlos Torrenova Lozano en Mucho más importante que todo eso
Pascual Vicente Martínez Gimeno en Dos años A La Contra
Vicente Martin-Pozuelo Cantos en Good Bye, Lenin!
yerry en Don Cenizo
IGWT en Relatividad
Manitu69 en Hacerse viejo
Tony en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Grandes éxitos de ayer y hoy
Esuardo en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Victoria sin identidad
Frank Terraces en Bendita normalidad
Francisco en Victoria sin identidad
Julián Martín Fernández en Rodrygo hace viejo a Vinicius
J. J. Creamer en Los héroes de Bowie
Joselito en Éxito sin cimientos
Juan de Dios Luna Cijanes en Ansufatización
Juan De Dios Luna Cijanes en El ciclismo se ablanda
Frank Terraces en Desapego
Juan De Dios Luna Cijanes en Movistar no se rinde
Juan de Dios Luna Cijanes en Queremos tanto a Roglic
Frank Terraces en Hace dos meses
Juan De Dios Luna Cijanes en Nada por aquí, Neymar por allá
Juan De Dios Luna Cijanes en Hoy me he acordado de Lucho Herrera
Juan De Dios Luna Cijanes en Un colombiano en la luna
Juan De Dios Luna Cijanes en El Tour se achica ante Bernal
Juan de Dios Luna Cijanes en Bernal rompe el cielo
Juan De Dios Luna Cijanes en Bernal quiere el Tour
Eberhard Torres Calderón en Cuarenta años de La vida de Brian
Juan De Dios Luna Cijanes en Pinot quiere el Tour y Mikel Landa no se rinde
Frank Terraces en El Atlético más merengue
Juan De Dios Luna Cijanes en La suerte dispara contra Landa
Diego en El fugitivo
Diego en Sopor de France
Juan De Dios Luna Cijanes en El Talento Desperdiciado I: George Best
Juan De Dios Luna Cijanes en Friedenreich: Pelé antes de Pelé
Frank Terraces en La Feria de la Carne
Frank Terraces en El altar de Pérgamo
Juan De Dios Luna Cijanes en Ni cinco de bola
José Antonio Gutiérrez en No cambies tus sueños, cambia el mundo
Antonio Lopez Lobeto en Los doce trabajos de Hércules
Francisco Pedrajas Raya en Ramos-Florentino: Pimpinela en el Madrid
Antonio Lopez Lobeto en Mi pájaro es mejor que el tuyo
Stockton en Bon voyage
Juan De Dios Luna Cijanes en El problema del Barça es el relato
Perikorro en Tantas mareas, marean
Perikorro en No me gusta el cricket
Carmelo en La venda ya cayó
Antonio Jesús Zarza Moreno en ¿Marino o submarino?
Lorenzo Dominguez Sanchez en Gracias, Florentino
Joaquín en Camino a Vitoria
Robert Lee en El que se va, ya no es
victor martín marron en Quiten de ahí a esa loca
Martín Vallejo platero en El borde de la piscina
Diego en Gracias, Johan
jose antonio medrano en Gracias, Johan
Jorge Florido en Gracias, Johan
Javier en Gracias, Johan
Esteban en Gracias, Johan
Fran en Gracias, Johan
5contraelcalvo en Esperando a Zidane
Perikorro en Esperando a Zidane
Elaine Cristina en Casillas, el homenaje pendiente
Tomás Luis de Victoria en No, lo ponemos todo al centro
Tomás Luís de Victoria en Casillas, el homenaje pendiente
Lucas en Benzema FC
Carlos Antonio Suárez fornelino en Jugarse «nada»
Antonio Lopez Lobeto en Siete equipos para tres descensos
Víctor Raúl Valladares en El Real Madrid se queda solo
IÑAKI ASENSIO CALATAYUD en Ter Stegen, el portero de la T-10
José Ramón García en Ilusión en el nuevo White Hart Lane
JOSE ANTONIO FERNANDEZ PLAZA en Héctor del Mar, tal como éramos
Lucas en Oh, capitán
José Luis Heras en Usted tiene el faro roto
Juan J Rodriguez en Usted tiene el faro roto
Jairo Castillo en El Madrid de la triste figura
Rod en Au revoir
Cristian Galván en Motociclismo e hipocresía
Hassansudeim en La trampa perfecta
Juan De Dios Luna Cijanes en La trampa perfecta
Antonio Lopez Lobeto en Cuestión de fe
Martín Vallejo platero en Marcó Isco, ganó Zidane
Eliseo en Vuelve Zidane
Juan De Dios Luna Cijanes en La esperanza
Juan de Dios Luna Cijanes en La muerte del emperador
Maria Jose en Tropismo
María Jesús en Tropismo
Antonio Lopez Lobeto en El amor no siempre gana
SanEmeterio For Atle en Bienvenidos al espectáculo de minstrel
Elaine Cristina en El empate perfecto
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en La revancha perpetua
Antonio Lopez Lobeto en Al límite de la filosofía
Juan de Dios Luna Cijanes en La ley del mínimo esfuerzo
Antonio Lopez Lobeto en Milagro Kvitova
Carlos Leo Castellanos en Cristiano ya no va de farol
Marcos Da Silva en El tamaño importa (y mucho)
Antonio Lopez Lobeto en Promesas que todavía lo son
Gustavo Del río manzano en Quince años sin el mejor: Chava Jiménez
ROSA MARIA cuesta guerrero en A propósito de Laura
Irene García en Vidrio roto
AA - Rod en Vidrio roto
Juan Luna Cijanes en Solari y la teoría del melón
Antonio Lopez Lobeto en El valor de las palabras
Raúl Ávila en El traje de toda la vida
Miguel Morán en Godín es El Cid Campeador
Ricardo Moreno Castillo en La adolescencia duele
Aminie Filippi en La adolescencia duele
Miguel Angel Hidalgo Mena en Historia de un superviviente
Alfrez en Por los cojones
Paulino en Por los cojones
ROSA MARIA cuesta guerrero en La adolescencia duele
Luis Miguel en Y el presidente, ¿qué?
Oscar Redondo Callado en Tour 2019: Un espanto de recorrido
Santiago Peraza en A LA CONTRA, primer aniversario
Teddy Sagarrasantos@hotmail.com en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Conchita Minguez en Cinco apuntes para seis carreras