viernes, junio 14, 2024
Google search engine
InicioDeportesRunningSoy maratoniana

Soy maratoniana

Hace casi dos semanas corrí mi pimera maratón y hasta ahora no he tenido las ideas y los recuerdos en orden como para poder contarles cómo fue. Digamos que el cansacio tampoco ha ayudado, para qué nos vamos a engañar. Nunca en mi vida había sufrido un agotamiento tan evidente los días después de un esfuerzo físico, partos al margen obviamente. Me ha llevado al menos una semana sentirme fuerte y con energía otra vez, y un poco más volver a entrenarme con ganas. Pero, qué quieren que les diga, ha merecido la pena.

Llegué a Florencia un viernes, dos días antes de la carrera. Unos amigos me esperaban en su casa para agasajarme con una gran cena, pasta. Pero no pasta como se imaginan sabiendo que estaba en Florencia, no. Nada de ragú, ni salsa de tomate, ni carbonara. Ni siquiera un poco de pesto. No. Pasta en blanco. Y es que, el que ha corrido estas distancias ya lo sabrá, es muy importante hacer una buena carga de carbohidratos antes de la carrera. Y yo, que soy muy aplicada (quizás mis jefes lo puedan corroborar), hice todo lo que me habían dicho que tenía que hacer antes de una maratón. También me tomé al pie de la letra eso de “no vas dormir nada la noche de antes”. Y así llegué al temido día.

 

Supongo que cada cual vive la maratón a su modo, pero, para mí, ese momento que transcurre desde el desayuno al pistoletazo de salida es el peor de todos. Estaba tan tan nerviosa que no conseguía masticar ni tragar mi calculado y metódico desayuno. Los amigos que vinieron desde España para apoyarme me ayudaron a aliviar la tensión, pero aún así, el nudo en el estómago, el tembleque de piernas y los suspiros no cesaban. Me presenté puntual a la salida, y ya allí, empecé a ver algunas caras de terror como la mía. Vi expresiones de primera maratón, pero también de experiencia. Crucé alguna mirada que me decía “tranquila, todo saldrá bien”. Y es precisamente esa expresión la que a mí más dudas me creaba los días antes. ¿Qué quiere decir salir bien en una primera maratón? ¿Que la terminas? ¿Que haces el tiempo que habías entrenado? ¿Que no te lesionas? Porque, y ahora les confesaré un defecto personal, soy tan competitiva que no me valía con acabarla, quería acabarla dignamente. Quería que todos los sacrficios que había hecho todos los meses de antes dieran sus frutos y quería, sobre todo, acabarla en menos de cuatro horas. Lo sé. No hay que ser muy exigente en tu primera vez, pero este es otro tema que dejo a la compañera Sibila Freijo, experta de sexo de A La Contra.

La realidad es que todas mis dudas, mis miedos, mis lamentaciones, se esfumaron cuando empecé a correr. Una pena que la lluvia y el frío quisieran, inesperadamente, formar también parte de este maravilloso clima maratoniano. Sufrí más el frío que cualquier otra cosa de las que me habría esperado. El muro del kilómetro 30, las piernas que pesan, el flato, el cansancio general. Nada comparado con el dolor que tenía en las manos y en los brazos producido por el frío. Corría y temblaba a la vez, algo que nunca me había pasado. Durante un momento de la carrera llegué a pensar que estaba arriesgando una hipotermia o incluso que podía perder los dedos de las manos. Puede parecer exagerado, pero cuando estas corriendo la maratón la mente te juega malas pasadas, intenta, no se por qué, mermarte, hacer que lo dejes, preguntarte si merece la pena todo ese sufrimiento. Y tu deber, cuando corres, es no darle la razón, mandarle el mensaje contrario y hablando claro, echarle un par.

Por suerte yo tenía quien me ayudaba en esta tarea. Mi marido y un nutrido grupo de amigos, estuvieron alentándome durante toda la carrera. Se dividieron para que yo tuviera siempre alguien a quien ver al menos cada 5 km, incluso menos. Y esto ayuda mucho. Me iba poniendo pequeños objetivos que se cumplián al ver sus caras y oir sus gritos. Durante los momentos de mayor sufrimiento, cuando te encuentras solo en medio de la gente, cuando te duele hasta el alma y piensas en parar, me ayudo también de una técnica que me funciona a la pefección para no tirar la toalla: pienso en el parto (natural, sin epidural) de mi hija. Y en ese instante siento que vuelo, que floto. No se asusten, seguro que hay runners que usan métodos más raros que el mío. O no, les recuerdo que yo vivo a la contra.

Por suerte, a cuatro kilómetros de la meta dejó de llover, justo en el momento en el que fui consciente de que acabaría esa maratón, de que ya nada podría impedirme cruzar la línea de los 42.195m. Así que empecé a ir más rápido, me puse a un ritmo de 4’50’’ el kilómetro y de repente me entraron ganas de llorar, lo que hizo que por un momento perdiera la respiración compasada que había conseguido mantener durante horas. Hice un esfuerzo enorme por mantenerme concentrada, quedaba poco pero no había terminado. Empecé a escalar posiciones, me sentía en la final de la Champions preparada para empujar el balón del gol de la victoria en el minuto 90. Sensaciones indescriptibles que se culminaron en la llegada. Vi a todos mis amigos, a mi marido y a mi hijo que me esperaban a pocos metros del final, abrí los brazos, empecé, ahora sí, a dejarme llevar y a dejar correr las lágrimas. En pocos segundos me pasaron mil cosas por la mente. Sentía un orgullo y una satisfacción que ni el rey en el discurso de Navidad. Lo había conseguido: 3 horas, 46 minutos y 13 segundos. Había cumplido uno de los sueños de mi vida, algo que hace años me parecía imposible. Por fin soy maratoniana. Ahora, empiezo a pensar en el próximo objetivo. Se aceptan sugerencias.

Rocío Rodríguez
Rocío Rodríguez
Pocos conocen el mundo del fútbol desde dentro como esta madrileña que lleva años afincada en Italia, junto a sus hijos y su marido, el futbolista Borja Valero. Periodista del AS durante unos años, recupera su instinto periodístico para contarnos en 'A la Contra' todo lo que pasa en el calcio. Y entre gol y gol nos hablará de su otra gran pasión: el running. Si es que podéis seguir su ritmo...
RELATED ARTICLES

3 COMENTARIOS

  1. Enhorabuena, siéntete orgullosa , muy bien la carrera…pero además has conseguido con tu crónica que estemos allí otra vez, viviendo toda la emoción

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -
Google search engine

Most Popular

Recent Comments

Perikorro en Con contundencia
Alberto Patiño Varela en Los antimadridistas
Xavi Verger en Vinicius saca el cañón
Perikorro en Vivos con Fati-ga
Perikorro en La del Pirata bueno
Diego en Los sufridores
Diego en Viva el rey
Juan De Dios Luna Cijanes en La posesión y los tulipanes
Perikorro en Minority Report
Dr en Las viudas
Diego en Las viudas
Perikorro en Las viudas
Perikorro en Gaspartismo Reloaded
Diego en Viva la Vuelta
Dr en Viva Irlanda
Diego en Viva Irlanda
Diego en Decíamos ayer
Diego en Paz y amor
Dr en Paz y amor
Diego en Paz y amor
Diego en Vuela Supermán
Diego en Vuela Supermán
Diego en El trampolín
Perikorro en Salvar a Barrabás
Coral en Truman
Jose Avellaneda Perez en Los ídolos
María en Calles vacías
Amiguel en El pendejo de turno
Silvia Nebreda en Palabras y lágrimas
Manitu69 en This is Atleti
Alejandro Rincón Rubio en ¿Es Jovic un mediapunta?
Diego A. en Elogio de la locura
Juan De Dios Luna Cijanes en Efectividad máxima
Alfrez en Oda al populismo
Alfrez en Oda al populismo
Diego en Oda al populismo
Manitu69 en Oda al populismo
Fiodor Dostoievski en ¿Suerte o talento?
EUGENIO JORDAN en El cisne blanco
Frank Terraces en Historia del segundo Atleti
Hassandudeim en Historia del segundo Atleti
Perikorro en Aquí un Zidanista
Hassansudeim en Fichar a Descartes
Frank Terraces en Fichar a Descartes
Michael en Nacho y la tristeza
Irene García en Entre cero y nada
Roberto Gómez González en Entre cero y nada
Hassansudeim en Primeras impresiones
Rafael Sánchez Sánchez en Correa, Oblak y feliz año nuevo
Juanma Jiménez en Sólo fútbol
Jules en Sólo fútbol
Che en Trigo limpio
Gracias Faubert en Trigo limpio
Hassansudeim en Trigo limpio
Xabier en Trigo limpio
Juan carlos en Trigo limpio
Óscar Laguna en Ansiedad
Juan De Dios Luna Cijanes en El mundo se derrumba y nosotros nos enamoramos
Joan Del Valle en El tamaño importa (y mucho)
Jose Carlos Torrenova Lozano en Mucho más importante que todo eso
Pascual Vicente Martínez Gimeno en Dos años A La Contra
Yessy arreola en El encanto de los Nicas
Julie Bello Abaunza en El encanto de los Nicas
Vicente Martin-Pozuelo Cantos en Good Bye, Lenin!
yerry en Don Cenizo
IGWT en Relatividad
Manitu69 en Hacerse viejo
Tony en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Grandes éxitos de ayer y hoy
Esuardo en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Victoria sin identidad
Frank Terraces en Bendita normalidad
Francisco en Victoria sin identidad
Julián Martín Fernández en Rodrygo hace viejo a Vinicius
J. J. Creamer en Los héroes de Bowie
Joselito en Éxito sin cimientos
Juan de Dios Luna Cijanes en Ansufatización
Juan De Dios Luna Cijanes en El ciclismo se ablanda
Frank Terraces en Desapego
Juan De Dios Luna Cijanes en Movistar no se rinde
Juan de Dios Luna Cijanes en Queremos tanto a Roglic
Frank Terraces en Hace dos meses
Juan De Dios Luna Cijanes en Nada por aquí, Neymar por allá
Juan De Dios Luna Cijanes en Hoy me he acordado de Lucho Herrera
Juan De Dios Luna Cijanes en Un colombiano en la luna
Juan De Dios Luna Cijanes en El Tour se achica ante Bernal
Juan de Dios Luna Cijanes en Bernal rompe el cielo
Juan De Dios Luna Cijanes en Bernal quiere el Tour
Eberhard Torres Calderón en Cuarenta años de La vida de Brian
Juan De Dios Luna Cijanes en Pinot quiere el Tour y Mikel Landa no se rinde
Frank Terraces en El Atlético más merengue
Juan De Dios Luna Cijanes en La suerte dispara contra Landa
Diego en El fugitivo
Diego en Sopor de France
Juan De Dios Luna Cijanes en El Talento Desperdiciado I: George Best
Juan De Dios Luna Cijanes en Friedenreich: Pelé antes de Pelé
Frank Terraces en La Feria de la Carne
Frank Terraces en El altar de Pérgamo
Juan De Dios Luna Cijanes en Ni cinco de bola
José Antonio Gutiérrez en No cambies tus sueños, cambia el mundo
Antonio Lopez Lobeto en Los doce trabajos de Hércules
Francisco Pedrajas Raya en Ramos-Florentino: Pimpinela en el Madrid
Antonio Lopez Lobeto en Mi pájaro es mejor que el tuyo
Stockton en Bon voyage
Juan De Dios Luna Cijanes en El problema del Barça es el relato
Perikorro en Tantas mareas, marean
Perikorro en No me gusta el cricket
Carmelo en La venda ya cayó
Antonio Jesús Zarza Moreno en ¿Marino o submarino?
Lorenzo Dominguez Sanchez en Gracias, Florentino
Joaquín en Camino a Vitoria
Robert Lee en El que se va, ya no es
victor martín marron en Quiten de ahí a esa loca
Martín Vallejo platero en El borde de la piscina
Diego en Gracias, Johan
jose antonio medrano en Gracias, Johan
Jorge Florido en Gracias, Johan
Javier en Gracias, Johan
Esteban en Gracias, Johan
Fran en Gracias, Johan
5contraelcalvo en Esperando a Zidane
Perikorro en Esperando a Zidane
Elaine Cristina en Casillas, el homenaje pendiente
Tomás Luis de Victoria en No, lo ponemos todo al centro
Tomás Luís de Victoria en Casillas, el homenaje pendiente
Lucas en Benzema FC
Carlos Antonio Suárez fornelino en Jugarse «nada»
Antonio Lopez Lobeto en Siete equipos para tres descensos
Víctor Raúl Valladares en El Real Madrid se queda solo
IÑAKI ASENSIO CALATAYUD en Ter Stegen, el portero de la T-10
José Ramón García en Ilusión en el nuevo White Hart Lane
JOSE ANTONIO FERNANDEZ PLAZA en Héctor del Mar, tal como éramos
Lucas en Oh, capitán
José Luis Heras en Usted tiene el faro roto
Juan J Rodriguez en Usted tiene el faro roto
Jairo Castillo en El Madrid de la triste figura
Rod en Au revoir
Cristian Galván en Motociclismo e hipocresía
Hassansudeim en La trampa perfecta
Juan De Dios Luna Cijanes en La trampa perfecta
Antonio Lopez Lobeto en Cuestión de fe
Martín Vallejo platero en Marcó Isco, ganó Zidane
Eliseo en Vuelve Zidane
Juan De Dios Luna Cijanes en La esperanza
Juan de Dios Luna Cijanes en La muerte del emperador
Maria Jose en Tropismo
María Jesús en Tropismo
Antonio Lopez Lobeto en El amor no siempre gana
SanEmeterio For Atle en Bienvenidos al espectáculo de minstrel
Elaine Cristina en El empate perfecto
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en La revancha perpetua
Antonio Lopez Lobeto en Al límite de la filosofía
Juan de Dios Luna Cijanes en La ley del mínimo esfuerzo
Antonio Lopez Lobeto en Milagro Kvitova
Carlos Leo Castellanos en Cristiano ya no va de farol
Marcos Da Silva en El tamaño importa (y mucho)
Antonio Lopez Lobeto en Promesas que todavía lo son
Gustavo Del río manzano en Quince años sin el mejor: Chava Jiménez
ROSA MARIA cuesta guerrero en A propósito de Laura
Irene García en Vidrio roto
AA - Rod en Vidrio roto
Juan Luna Cijanes en Solari y la teoría del melón
Antonio Lopez Lobeto en El valor de las palabras
Raúl Ávila en El traje de toda la vida
Miguel Morán en Godín es El Cid Campeador
Ricardo Moreno Castillo en La adolescencia duele
Aminie Filippi en La adolescencia duele
Miguel Angel Hidalgo Mena en Historia de un superviviente
Alfrez en Por los cojones
Paulino en Por los cojones
ROSA MARIA cuesta guerrero en La adolescencia duele
Luis Miguel en Y el presidente, ¿qué?
Oscar Redondo Callado en Tour 2019: Un espanto de recorrido
Santiago Peraza en A LA CONTRA, primer aniversario
Teddy Sagarrasantos@hotmail.com en Bienvenidos al mágico mundo de Oz