domingo, julio 21, 2024
Google search engine
InicioBaloncestoNBAResuelto el misterioso asesinato de Lorenzen Wright, el amigo de Pau

Resuelto el misterioso asesinato de Lorenzen Wright, el amigo de Pau

Lorenzen Ren Wright (Memphis, 1975-2010, 2,11 de altura) jugó 793 partidos de la NBA entre 1996 y 2009, con cinco temporadas completas en los Memphis Grizzlies, junto a un tal Pau Gasol: de 2001-02 a 05-06. Wright, también formado como un Tiger en la Universidad de Memphis, ganó más de 55 millones de dólares en contratos y llegó a mantener hasta a siete acompañantes (The Wright Posse), que se repartían la obligación de despertarle cada día a las 09:15 de la mañana. Además de los chicos de la posse, todos viejos colegas de pandilla, Ren Wright pagó la manutención y estudios a sus siete hijos: Lorenzen Wright Jr., Sofia, Loren, Lamar, Shamar, Lawson y Sierra (muerta a los 11 meses de SIDS, muerte súbita); de ellos, el mayor, Lorenzen Jr. y los gemelos Lamar y Shamar ya juegan a baloncesto de alta competición en college y high school. Pero, además de todo esto, Ren, ya en caída libre en rendimiento deportivo el verano de 2010… tenía firmada una póliza de seguros de un millón de dólares cuya beneficiaria era su esposa, Sherra Wright-Robinson…

Y por los indicios de que dispone la Policía de Memphis, donde aún ayuda desde Crimestoppers el detective Buddy Chapman, que investigó en 1977 la muerte de Elvis Presley… esa póliza pudo costar la vida a Ren: el 19 de julio de 2010, poco después de la medianoche, Lorenzen Vern-Gagne Wright telefoneó desesperadamente al 911, el número de alerta del área de Germantown, donde vivió la familia Gasol en sus primeros tiempos en Memphis. Tras dos primeros ruidos sordos que ya parecen disparos, Wright lanzó a la operadora del 911 de Germantown la última palabra de su vida: «Goddamn», Maldición. Tras el «Goddamn» retumba un staccato inconfundible de nueve disparos, nueve: toc-toc-toc-toc-toc-toc-toc-toc-toc. Mientras la operadora se pierde en un ingenuo «Hello?» que ya no tiene respuesta, Ren Wright, sus 2,11 de altura y sus 110 kilogramos de peso se iban convirtiendo en cadáver, una de las 89 víctimas de sucesos violentos que Memphis y su área tuvieron en 2010, 42 años después del asesinato de Martin Luther King. Increíblemente, la operadora de Germantown no informó de la llamada hasta ocho días después, cuando ya el 22 de julio, la madre de Ren, Deborah Marion, había denunciado oficialmente la desaparición de su hijo. La esposa, Sherra, se había limitado a informar de que Ren había desaparecido aquella noche con 110.000 dólares y con la intención de «liar a alguien». En 2008-09, Wright, con problemas de espalda, había jugado sus últimos minutos NBA en los Cleveland Cavaliers, con solo 7,4 puntos y 1,5 rebotes de media diaria. En sus últimas declaraciones públicas, en 2009-10, ya con el físico bastante deteriorado y sin apenas entrenarse, Ren aseguraba hallarse «como perdido» y manifestaba considerar una oferta para arrancar algunos miles de dólares en la Liga de Israel.

Antes, ya hacia el final de sus mejores días, en 2008 y con la proa hacia el abismo, Wright había vendido a Bobby Cole, cuñado de su Jefe de Seguridad, Dennis McNeil (hoy en el staff de Seguridad de los Grizzlies) un Mercedes-Benz recién comprado y un Cadillac Escalade del año anterior. Cole estaba absolutamente conectado con Craig Petties, uno de los zares del hampa de Memphis, que acabó condenado a nueve penas de cadena perpetua en 2009. En 2012 le tocó el turno a Cole, condenado a ocho años por tráfico de cocaína entre Memphis y México. En aquel momento, Cole ofreció devolver los automóviles que había comprado con dinero del narcotráfico: entre ellos, el Mercedes y el Escalade que había adquirido a Wright. Hasta qué punto era consciente Ren de todo esto… nunca pudo saberse.

Imagen de los restos de Lorenzen Wright encontrados por la policía.

El 28 de julio de 2010, fecha oficial de la muerte de Wright, el cadáver en descomposición del excompañero de Pau Gasol fue hallado tras un rastreo masivo con perros adiestrados entre Germantown y Hacks Cross, en un paraje boscoso llamado Callis Cutoff, cerca del TPC Southwind, el lujoso club de golf del área. En el momento del hallazgo, todo lo que quedaba del majestuoso mecanismo humano que fue Lorenzen Vern-Gagne Wright (8 puntos y 6,4 rebotes de media en sus 13 temporadas en la NBA, número 7 del Draft 1996 con LA Clippers)… era una carroña de apenas 25 kilos de peso, semidevorada por bestias salvajes, tal vez no más salvajes que quienes le tirotearon. Inopinadamente, el cadáver conservaba al cuello una imponente cadena de oro y un reloj espectacular en la muñeca… Además de cinco impactos de bala, los que se pudieron localizar, dado el estado del cuerpo.

A las honras funerales, celebradas en el FedEx Forum, asistió prácticamente toda la ciudad de Memphis, incluidas sus estrellas de la NBA: Penny Hardaway, Bonzi Wells, Damon Stoudamire, Elliot Perry y Zach Randolph. AC Wharton, célebre alcalde de Memphis, juró: «Se hará justicia». Igual habló Herb Wright, padre de Lorenzen. Herb había llegado a probar en sus tiempos por Utah Jazz, pero se vio postrado en silla de ruedas tras recibir un balazo en la columna vertebral. Herb trabajaba en el Servicio de Parques de Memphis y había echado a unos chicos de un gimnasio; uno de ellos regresó y disparó a Herb por la espalda. Herb Wright y Deborah Marion se habían separado cuando su hijo Ren no era mucho más que un chiquillo. Pero, a la hora de apuntar a culpables, Herb, Deborah y Wendy Wilson, antigua asistente en casa del jugador asesinado, habían apuntado al mismo objetivo: «Mirad bien la pista y la coartada de Sherra».

Lorenzen Wright y Sherra Robinson se habían separado definitivamente en febrero de 2010, con una asignación mensual para ella de 26.000 dólares… que Ren no pagaba. En julio de ese mismo año, las deudas de Sherra remontaban la cota de tres millones de dólares… mientras su ya exmarido mantenía intacta una prima de seguro de vida por un millón de dólares. La noche del crimen, entre un calor tórrido, ardió una hoguera en el patio de la casa donde Sherra vivía, en Collierville. De allí se rescataron metales retorcidos y cenizas de papeles. Ella fue quizá la penúltima persona que vio con vida a Lorenzen, que entonces ya residía en un suburbio de Atlanta. Pero Sherra siempre dijo que Lorenzen había abandonado su residencia acompañado de un desconocido, en un automóvil también desconocido.

En 2015, en un reportaje de Sports Illustrated, Sherra Wright-Robinson no negó taxativamente que ella hubiese tenido algo que ver con el crimen. «Primero soy esposa después, madre y en tercer lugar, autora (N: de una novela, Mr.Tell Me Anything, sobre su vida con Lorenzen que vendió… siete ejemplares)… las fuerzas de la ley deben dar lo mejor de sí para encontrar al asesino. Quiero que esto se cierre, quiero saber». Se volvió a casar, se hizo ministra de un credo evangélico llamado Born 2 Prosper… y en 2012 ya solo había dejado cinco dólares en la cuenta del Seguro de Vida de Lorenzen. Solo en una nueva mansión, Sherra había gastado 339.000 dólares. ¿Hubo arreglos con deudores más sospechosos? Demandada en 2012 por Herb Wright —que sigue entrenando a jóvenes baloncestistas desde su silla de ruedas—, Sherra afirmó haber gastado el dinero «con responsabilidad hacia sus hijos»: incluyendo 32.000 dólares en otro Cadillac Escalade. Al fin, Herb y Sherra alcanzaron un acuerdo judicial y se abrazaron en el Juzgado. Sherra se marchó a vivir a Riverside, California, con su hermano Marcus. Allí, cerca de su nueva residencia en Wildomar, ya deslumbran en high school (Murrieta Mesa) los gemelos Lamar y Shamar Wright.

La Policía de Memphis —la tercera ciudad más peligrosa en EE UU, con 124 muertes violentas en 2015— ofreció un total de 21.000 dólares por una pista. Cuando el caso parecía más congelado que nunca, este mismo otoño, unos testigos lanzaron a los detectives sobre una pista remota de «vehículos desconocidos» que habían arrojado objetos en el lago de Walnut, en Mississippi. Los testigos guiaron a los detectives, que el pasado 9 de noviembre hallaron en ese Walnut Lake una pistola que, indefectiblemente y tras pruebas balísticas, se identificó como una de las armas que habían disparado a Lorenzen Wright aquel 19 de julio de 2010. La Policía de Memphis había recibido información previa desde el FBI, a partir de 2016, tras la detención de traficantes de droga en el área. Buzos del FBI recuperaron la pistola.

Tras esas pruebas, este último 5 de diciembre se detuvo en Collierville —el suburbio de Memphis donde Sherra había despedido a Ren por última vez—… a un sujeto llamado Billy R.Turner, quien no opuso la menor resistencia mientras pagaba en la caja de un supermercado. Turner había sido ministro colega de Sherra en esa extraña Iglesia de Born 2 Prosper. Quedó acusado formalmente de asesinato en primer grado, bajo fianza de un millón de dólares que ya ha sido revocada. En la noche del pasado viernes, Sherra fue ingresada en el Robert Presley Detention Center de Riverside bajo los cargos de «conspiración y asesinato en primer grado». A Turner y Sherra se les acusa de «varios intentos anteriores» para liquidar a Lorenzen Wright. Sherra comparece hoy mismo lunes en el Juzgado californiano que va a debatir su extradición inmediata a Tennessee. «Jesús ha escuchado mis plegarias… todo esto ha ocurrido por lo mucho que yo he rezado… ya la han cogido, yo siempre estuve segura de que era ella. Ahora, mi baby ya puede descansar en paz», sentenció Deborah Marion, la madre de Ren Wright.

Así fue la terrible historia del crimen de una noche de verano tropical en Memphis, la noche que vio convertirse en carroña a un gigante, Ren Wright… por culpa de un millón de dólares.

Alejandro Delmás
Alejandro Delmás
Un periodista enciclopédico que conoce el deporte de alta competición como pocos. Sus crónicas de tenis, NBA, boxeo e incluso fútbol, en su versión más sevillana, han glosado páginas históricas en El Mundo y el diario AS durante las últimas décadas. Un yankee nacido en Coria del Río que igual entrevista a Kobe Bryant que visita a Joe Frazier o conversa con Rafael Nadal. Un periodista 24 horas al día.
RELATED ARTICLES

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -
Google search engine

Most Popular

Recent Comments

Perikorro en Con contundencia
Alberto Patiño Varela en Los antimadridistas
Xavi Verger en Vinicius saca el cañón
Perikorro en Vivos con Fati-ga
Diego en Los sufridores
Diego en Viva el rey
Juan De Dios Luna Cijanes en La posesión y los tulipanes
Perikorro en Minority Report
Dr en Las viudas
Diego en Las viudas
Perikorro en Las viudas
Perikorro en Gaspartismo Reloaded
Diego en Viva la Vuelta
Dr en Viva Irlanda
Diego en Viva Irlanda
Diego en Decíamos ayer
Diego en Paz y amor
Dr en Paz y amor
Diego en Paz y amor
Diego en Vuela Supermán
Diego en Vuela Supermán
Diego en El trampolín
Perikorro en Salvar a Barrabás
Coral en Truman
Jose Avellaneda Perez en Los ídolos
María en Calles vacías
Amiguel en El pendejo de turno
Silvia Nebreda en Palabras y lágrimas
Manitu69 en This is Atleti
Alejandro Rincón Rubio en ¿Es Jovic un mediapunta?
Diego A. en Elogio de la locura
Juan De Dios Luna Cijanes en Efectividad máxima
Alfrez en Oda al populismo
Alfrez en Oda al populismo
Diego en Oda al populismo
Manitu69 en Oda al populismo
Fiodor Dostoievski en ¿Suerte o talento?
EUGENIO JORDAN en El cisne blanco
Frank Terraces en Historia del segundo Atleti
Hassandudeim en Historia del segundo Atleti
Perikorro en Aquí un Zidanista
Hassansudeim en Fichar a Descartes
Frank Terraces en Fichar a Descartes
Michael en Nacho y la tristeza
Irene García en Entre cero y nada
Roberto Gómez González en Entre cero y nada
Hassansudeim en Primeras impresiones
Rafael Sánchez Sánchez en Correa, Oblak y feliz año nuevo
Juanma Jiménez en Sólo fútbol
Jules en Sólo fútbol
Che en Trigo limpio
Gracias Faubert en Trigo limpio
Hassansudeim en Trigo limpio
Xabier en Trigo limpio
Juan carlos en Trigo limpio
Óscar Laguna en Ansiedad
Juan De Dios Luna Cijanes en El mundo se derrumba y nosotros nos enamoramos
Joan Del Valle en El tamaño importa (y mucho)
Jose Carlos Torrenova Lozano en Mucho más importante que todo eso
Pascual Vicente Martínez Gimeno en Dos años A La Contra
Vicente Martin-Pozuelo Cantos en Good Bye, Lenin!
yerry en Don Cenizo
IGWT en Relatividad
Manitu69 en Hacerse viejo
Tony en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Grandes éxitos de ayer y hoy
Esuardo en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Victoria sin identidad
Frank Terraces en Bendita normalidad
Francisco en Victoria sin identidad
Julián Martín Fernández en Rodrygo hace viejo a Vinicius
J. J. Creamer en Los héroes de Bowie
Joselito en Éxito sin cimientos
Juan de Dios Luna Cijanes en Ansufatización
Juan De Dios Luna Cijanes en El ciclismo se ablanda
Frank Terraces en Desapego
Juan De Dios Luna Cijanes en Movistar no se rinde
Juan de Dios Luna Cijanes en Queremos tanto a Roglic
Frank Terraces en Hace dos meses
Juan De Dios Luna Cijanes en Nada por aquí, Neymar por allá
Juan De Dios Luna Cijanes en Hoy me he acordado de Lucho Herrera
Juan De Dios Luna Cijanes en Un colombiano en la luna
Juan De Dios Luna Cijanes en El Tour se achica ante Bernal
Juan de Dios Luna Cijanes en Bernal rompe el cielo
Juan De Dios Luna Cijanes en Bernal quiere el Tour
Eberhard Torres Calderón en Cuarenta años de La vida de Brian
Juan De Dios Luna Cijanes en Pinot quiere el Tour y Mikel Landa no se rinde
Frank Terraces en El Atlético más merengue
Juan De Dios Luna Cijanes en La suerte dispara contra Landa
Diego en El fugitivo
Diego en Sopor de France
Juan De Dios Luna Cijanes en El Talento Desperdiciado I: George Best
Juan De Dios Luna Cijanes en Friedenreich: Pelé antes de Pelé
Frank Terraces en La Feria de la Carne
Frank Terraces en El altar de Pérgamo
Juan De Dios Luna Cijanes en Ni cinco de bola
José Antonio Gutiérrez en No cambies tus sueños, cambia el mundo
Antonio Lopez Lobeto en Los doce trabajos de Hércules
Francisco Pedrajas Raya en Ramos-Florentino: Pimpinela en el Madrid
Antonio Lopez Lobeto en Mi pájaro es mejor que el tuyo
Stockton en Bon voyage
Juan De Dios Luna Cijanes en El problema del Barça es el relato
Perikorro en Tantas mareas, marean
Perikorro en No me gusta el cricket
Carmelo en La venda ya cayó
Antonio Jesús Zarza Moreno en ¿Marino o submarino?
Lorenzo Dominguez Sanchez en Gracias, Florentino
Joaquín en Camino a Vitoria
Robert Lee en El que se va, ya no es
victor martín marron en Quiten de ahí a esa loca
Martín Vallejo platero en El borde de la piscina
Diego en Gracias, Johan
jose antonio medrano en Gracias, Johan
Jorge Florido en Gracias, Johan
Javier en Gracias, Johan
Esteban en Gracias, Johan
Fran en Gracias, Johan
5contraelcalvo en Esperando a Zidane
Perikorro en Esperando a Zidane
Elaine Cristina en Casillas, el homenaje pendiente
Tomás Luis de Victoria en No, lo ponemos todo al centro
Tomás Luís de Victoria en Casillas, el homenaje pendiente
Lucas en Benzema FC
Carlos Antonio Suárez fornelino en Jugarse «nada»
Antonio Lopez Lobeto en Siete equipos para tres descensos
Víctor Raúl Valladares en El Real Madrid se queda solo
IÑAKI ASENSIO CALATAYUD en Ter Stegen, el portero de la T-10
José Ramón García en Ilusión en el nuevo White Hart Lane
JOSE ANTONIO FERNANDEZ PLAZA en Héctor del Mar, tal como éramos
Lucas en Oh, capitán
José Luis Heras en Usted tiene el faro roto
Juan J Rodriguez en Usted tiene el faro roto
Jairo Castillo en El Madrid de la triste figura
Rod en Au revoir
Cristian Galván en Motociclismo e hipocresía
Hassansudeim en La trampa perfecta
Juan De Dios Luna Cijanes en La trampa perfecta
Antonio Lopez Lobeto en Cuestión de fe
Martín Vallejo platero en Marcó Isco, ganó Zidane
Eliseo en Vuelve Zidane
Juan De Dios Luna Cijanes en La esperanza
Juan de Dios Luna Cijanes en La muerte del emperador
Maria Jose en Tropismo
María Jesús en Tropismo
Antonio Lopez Lobeto en El amor no siempre gana
SanEmeterio For Atle en Bienvenidos al espectáculo de minstrel
Elaine Cristina en El empate perfecto
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en La revancha perpetua
Antonio Lopez Lobeto en Al límite de la filosofía
Juan de Dios Luna Cijanes en La ley del mínimo esfuerzo
Antonio Lopez Lobeto en Milagro Kvitova
Carlos Leo Castellanos en Cristiano ya no va de farol
Marcos Da Silva en El tamaño importa (y mucho)
Antonio Lopez Lobeto en Promesas que todavía lo son
Gustavo Del río manzano en Quince años sin el mejor: Chava Jiménez
ROSA MARIA cuesta guerrero en A propósito de Laura
Irene García en Vidrio roto
AA - Rod en Vidrio roto
Juan Luna Cijanes en Solari y la teoría del melón
Antonio Lopez Lobeto en El valor de las palabras
Raúl Ávila en El traje de toda la vida
Miguel Morán en Godín es El Cid Campeador
Ricardo Moreno Castillo en La adolescencia duele
Aminie Filippi en La adolescencia duele
Miguel Angel Hidalgo Mena en Historia de un superviviente
Alfrez en Por los cojones
Paulino en Por los cojones
ROSA MARIA cuesta guerrero en La adolescencia duele
Luis Miguel en Y el presidente, ¿qué?
Oscar Redondo Callado en Tour 2019: Un espanto de recorrido
Santiago Peraza en A LA CONTRA, primer aniversario
Teddy Sagarrasantos@hotmail.com en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Conchita Minguez en Cinco apuntes para seis carreras