jueves, junio 20, 2024
Google search engine
InicioFútbolLa leyenda del Qarabag es la última esperanza del Atlético

La leyenda del Qarabag es la última esperanza del Atlético

La valiente descendencia del karabakh resopla mientras vaga en la penumbra sobre la espuma del río: ¡El camino para hacer temblar a los más valientes!”. Así rezan algunos versos del poema Demonio de Mikhail Lermontov. Hacía referencia el poeta ruso del romanticismo a la bravura de la raza de caballos karabakh (qarabag, en azerí) originaria de la zona del Cáucaso.

La legendaria bravura de los qarabag es la última esperanza del Atlético de Madrid para seguir vivo en la Champions: un equipo de Azerbaiyán que decora su escudo con esos caballos debe puntuar ante la Roma. “Pero juega fuera…” dirá el aficionado pesimista. “Como siempre” responderá el optimista.

Y es que el equipo azerí aún no ha jugado ningún partido internacional en su estadio: la fase de grupos de esta Champions la ha disputado en el Estadio Olímpico de Bakú, ya que solicitó a la federación de su país jugar allí al disponer de más capacidad.

Durante la fase previa, el Qarabag jugó en su recinto habitual en Bakú: el Tofik Bahramov Stadium, que lleva el nombre del célebre árbitro azerbaiyano que, como juez de línea, concedió al inglés Geoff Hurst un gol tras un disparo que golpeó el travesaño y botó sobre la línea de meta durante la final de la Copa Mundial de Fútbol de 1966, en Wembley. El gol fantasma más famoso de la historia del fútbol.  Muy adecuado para un equipo de una ciudad fantasma. Porque el Qarabag es un club de fútbol que perdió su estadio, su ciudad, su región y su lugar en el mundo por una guerra.

Hagamos historia. Agdam se encuentra en plena región del Nagorno-Karabaj, una zona oficialmente dentro de Azerbaiyán pero de población mayoritariamente armenia y controlada por el gobierno armenio. Ya en los primeros 20 años del siglo XX, armenios y azerbaiyanos habían protagonizado incidentes violentos en la zona y Agdam había visto una cruel matanza de civiles armenios en 1905. El puño de hierro de Stalin calmó los ánimos de los nacionalistas de ambos lados durante décadas aunque, como escribía Albert Camus, “el bacilo de la peste siguió escondido en los armarios”. Y despertó con fuerza de nuevo en 1988.

Aquel año los fantasmas del pasado volvieron. La población armenia de la zona votó a favor de unirse a la república de Armenia. Todos intuían ya que era cuestión de meses que estas repúblicas se convirtieran en estados independientes, y los armenios del Karabaj querían formar parte de un estado armenio y no ser una minoría dentro de Azerbaiyán, tal y como habían decidido los gobernantes rusos que en el pasado habían trazado las artificiales fronteras. Los azeríes de la región, por su parte, se negaron a unirse a Armenia. Y la violencia estalló. Cuando la Unión Soviética desapareció, Karabaj ya llevaba tres años de guerra entre armenios y azeríes, con el componente religioso que añadía gasolina al fuego: cristianos contra musulmanes.

A principios de los 90, con la guerra llegando a su fin, los armenios, en plena ofensiva victoriosa, conquistaron Agdam, justo en la frontera del Karabaj, la base del ejército azerí y ocuparon la ciudad. Incluso se autoproclamó la República Independiente de Nagorno-Karabaj que,​ hasta el día de hoy, no ha sido reconocida por ningún estado. La población civil azerí local huyó como pudo a Azerbaiyán.

Casi 25 años después del fin de esa guerra, la zona continúa estando en un vacío legal. Un agujero en el mapa político de Europa. De facto, forma parte de Azerbaiyán. Pero, en realidad, es un estado armenio no reconocido que sobrevive como puede tras una guerra donde militarmente ganaron los armenios.

Defendiendo su seguridad, los armenios decidieron que Agdam y el territorio adyacente sería un colchón militar, de manera que la mayoritaria población local azerí, en torno a 60.000, que había huido durante la guerra, no pudo volver a sus casas. Y se quedó en el exilio en Azerbaiyán. Incluidos los jugadores, directivos y socios del FK Qarabaq, el club de fútbol local fundado en 1951. En los tiempos de la Unión Soviética fue un club de categoría regional, demasiado débil para jugar fuera del campeonato local azerbayano pero lo suficientemente bueno para formar parte de la primera división de Azerbaiyán cuando llegó la independencia de esta ex república soviética en 1991.

Y aunque en todas partes el FK Qarabaq figura como club de Agdam, no ha jugado en su ciudad desde 1993. Básicamente porque la ciudad ya no existe. Hoy, Agdam es una ciudad fantasma, vacía, abandonada. Pero el club mantiene viva a la ciudad. En 1993, el mismo año que su ciudad era conquistada por los armenios, el club de Agdam ganaba la liga de Azerbaiyán jugando como local en Bakú. En los últimos partidos de ese campeonato, el entrenador Bagirov prefirió defender con las armas la ciudad de Agdam, perdiendo allí la vida. Una mística que le ha dado al FK Qarabaq el estatus de club mártir dentro de Azerbaiyán.

Los azerbayanos de Agdam siguen soñando con el día en el que puedan volver a su casa en el Karabaj. En cambio, los armenios de esta zona sueñan con poder formar parte del estado armenio sin salir de casa. Dos intereses demasiado opuestos, con negociaciones entre los diferentes bandos que ya duran 20 años. En espera del día en que comience la reconstrucción de Agdam, el club juega en ocasiones en Quzanli, la ciudad más cercana. Una zona, la de la frontera de Nagorno-Karabaj, donde el club ha impulsado proyectos humanitarios y escuelas de fútbol para los hijos de los refugiados de la guerra. Con acciones así, el FK Qarabag, que juega en Bakú los partidos importantes, se mantiene sentimentalmente unido a Agdam.

Así que el Atleti puede tener esperanza: a este equipo no le importa jugar en Stanford Bridge, en el Wanda Metropolitano o en el Olímpico de Roma. Es un equipo errante que, jugando de visitante o de local donde pudo, se las ha ingeniado para colarse entre los equipos con más historia y con más poderío económico y deportivo. Los atléticos aún pueden apostar a un caballo ganador: el qarabag.

Juan Rodríguez Briso
Juan Rodríguez Briso
Una vida de extremo a extremo: de los secarrales de Castilla a la húmeda yunga tucumana. De Perico Alonso a Messi. De la ingeniería al cine. De la A de Argentina a la Z de Zambia.
RELATED ARTICLES

5 COMENTARIOS

  1. Gran artículo, esperemos que la mística ayude al atlético, solo hay que pensar que si el atleti fuese jugá Roma tendríamos miedo… Quizá lo tengan los romanos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -
Google search engine

Most Popular

Recent Comments

Perikorro en Con contundencia
Alberto Patiño Varela en Los antimadridistas
Xavi Verger en Vinicius saca el cañón
Perikorro en Vivos con Fati-ga
Diego en Los sufridores
Diego en Viva el rey
Juan De Dios Luna Cijanes en La posesión y los tulipanes
Perikorro en Minority Report
Dr en Las viudas
Diego en Las viudas
Perikorro en Las viudas
Perikorro en Gaspartismo Reloaded
Diego en Viva la Vuelta
Dr en Viva Irlanda
Diego en Viva Irlanda
Diego en Decíamos ayer
Diego en Paz y amor
Dr en Paz y amor
Diego en Paz y amor
Diego en Vuela Supermán
Diego en Vuela Supermán
Diego en El trampolín
Perikorro en Salvar a Barrabás
Coral en Truman
Jose Avellaneda Perez en Los ídolos
María en Calles vacías
Amiguel en El pendejo de turno
Silvia Nebreda en Palabras y lágrimas
Manitu69 en This is Atleti
Alejandro Rincón Rubio en ¿Es Jovic un mediapunta?
Diego A. en Elogio de la locura
Juan De Dios Luna Cijanes en Efectividad máxima
Alfrez en Oda al populismo
Alfrez en Oda al populismo
Diego en Oda al populismo
Manitu69 en Oda al populismo
Fiodor Dostoievski en ¿Suerte o talento?
EUGENIO JORDAN en El cisne blanco
Frank Terraces en Historia del segundo Atleti
Hassandudeim en Historia del segundo Atleti
Perikorro en Aquí un Zidanista
Hassansudeim en Fichar a Descartes
Frank Terraces en Fichar a Descartes
Michael en Nacho y la tristeza
Irene García en Entre cero y nada
Roberto Gómez González en Entre cero y nada
Hassansudeim en Primeras impresiones
Rafael Sánchez Sánchez en Correa, Oblak y feliz año nuevo
Juanma Jiménez en Sólo fútbol
Jules en Sólo fútbol
Che en Trigo limpio
Gracias Faubert en Trigo limpio
Hassansudeim en Trigo limpio
Xabier en Trigo limpio
Juan carlos en Trigo limpio
Óscar Laguna en Ansiedad
Juan De Dios Luna Cijanes en El mundo se derrumba y nosotros nos enamoramos
Joan Del Valle en El tamaño importa (y mucho)
Jose Carlos Torrenova Lozano en Mucho más importante que todo eso
Pascual Vicente Martínez Gimeno en Dos años A La Contra
Vicente Martin-Pozuelo Cantos en Good Bye, Lenin!
yerry en Don Cenizo
IGWT en Relatividad
Manitu69 en Hacerse viejo
Tony en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Grandes éxitos de ayer y hoy
Esuardo en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Victoria sin identidad
Frank Terraces en Bendita normalidad
Francisco en Victoria sin identidad
Julián Martín Fernández en Rodrygo hace viejo a Vinicius
J. J. Creamer en Los héroes de Bowie
Joselito en Éxito sin cimientos
Juan de Dios Luna Cijanes en Ansufatización
Juan De Dios Luna Cijanes en El ciclismo se ablanda
Frank Terraces en Desapego
Juan De Dios Luna Cijanes en Movistar no se rinde
Juan de Dios Luna Cijanes en Queremos tanto a Roglic
Frank Terraces en Hace dos meses
Juan De Dios Luna Cijanes en Nada por aquí, Neymar por allá
Juan De Dios Luna Cijanes en Hoy me he acordado de Lucho Herrera
Juan De Dios Luna Cijanes en Un colombiano en la luna
Juan De Dios Luna Cijanes en El Tour se achica ante Bernal
Juan de Dios Luna Cijanes en Bernal rompe el cielo
Juan De Dios Luna Cijanes en Bernal quiere el Tour
Eberhard Torres Calderón en Cuarenta años de La vida de Brian
Juan De Dios Luna Cijanes en Pinot quiere el Tour y Mikel Landa no se rinde
Frank Terraces en El Atlético más merengue
Juan De Dios Luna Cijanes en La suerte dispara contra Landa
Diego en El fugitivo
Diego en Sopor de France
Juan De Dios Luna Cijanes en El Talento Desperdiciado I: George Best
Juan De Dios Luna Cijanes en Friedenreich: Pelé antes de Pelé
Frank Terraces en La Feria de la Carne
Frank Terraces en El altar de Pérgamo
Juan De Dios Luna Cijanes en Ni cinco de bola
José Antonio Gutiérrez en No cambies tus sueños, cambia el mundo
Antonio Lopez Lobeto en Los doce trabajos de Hércules
Francisco Pedrajas Raya en Ramos-Florentino: Pimpinela en el Madrid
Antonio Lopez Lobeto en Mi pájaro es mejor que el tuyo
Stockton en Bon voyage
Juan De Dios Luna Cijanes en El problema del Barça es el relato
Perikorro en Tantas mareas, marean
Perikorro en No me gusta el cricket
Carmelo en La venda ya cayó
Antonio Jesús Zarza Moreno en ¿Marino o submarino?
Lorenzo Dominguez Sanchez en Gracias, Florentino
Joaquín en Camino a Vitoria
Robert Lee en El que se va, ya no es
victor martín marron en Quiten de ahí a esa loca
Martín Vallejo platero en El borde de la piscina
Diego en Gracias, Johan
jose antonio medrano en Gracias, Johan
Jorge Florido en Gracias, Johan
Javier en Gracias, Johan
Esteban en Gracias, Johan
Fran en Gracias, Johan
5contraelcalvo en Esperando a Zidane
Perikorro en Esperando a Zidane
Elaine Cristina en Casillas, el homenaje pendiente
Tomás Luis de Victoria en No, lo ponemos todo al centro
Tomás Luís de Victoria en Casillas, el homenaje pendiente
Lucas en Benzema FC
Carlos Antonio Suárez fornelino en Jugarse «nada»
Antonio Lopez Lobeto en Siete equipos para tres descensos
Víctor Raúl Valladares en El Real Madrid se queda solo
IÑAKI ASENSIO CALATAYUD en Ter Stegen, el portero de la T-10
José Ramón García en Ilusión en el nuevo White Hart Lane
JOSE ANTONIO FERNANDEZ PLAZA en Héctor del Mar, tal como éramos
Lucas en Oh, capitán
José Luis Heras en Usted tiene el faro roto
Juan J Rodriguez en Usted tiene el faro roto
Jairo Castillo en El Madrid de la triste figura
Rod en Au revoir
Cristian Galván en Motociclismo e hipocresía
Hassansudeim en La trampa perfecta
Juan De Dios Luna Cijanes en La trampa perfecta
Antonio Lopez Lobeto en Cuestión de fe
Martín Vallejo platero en Marcó Isco, ganó Zidane
Eliseo en Vuelve Zidane
Juan De Dios Luna Cijanes en La esperanza
Juan de Dios Luna Cijanes en La muerte del emperador
Maria Jose en Tropismo
María Jesús en Tropismo
Antonio Lopez Lobeto en El amor no siempre gana
SanEmeterio For Atle en Bienvenidos al espectáculo de minstrel
Elaine Cristina en El empate perfecto
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en La revancha perpetua
Antonio Lopez Lobeto en Al límite de la filosofía
Juan de Dios Luna Cijanes en La ley del mínimo esfuerzo
Antonio Lopez Lobeto en Milagro Kvitova
Carlos Leo Castellanos en Cristiano ya no va de farol
Marcos Da Silva en El tamaño importa (y mucho)
Antonio Lopez Lobeto en Promesas que todavía lo son
Gustavo Del río manzano en Quince años sin el mejor: Chava Jiménez
ROSA MARIA cuesta guerrero en A propósito de Laura
Irene García en Vidrio roto
AA - Rod en Vidrio roto
Juan Luna Cijanes en Solari y la teoría del melón
Antonio Lopez Lobeto en El valor de las palabras
Raúl Ávila en El traje de toda la vida
Miguel Morán en Godín es El Cid Campeador
Ricardo Moreno Castillo en La adolescencia duele
Aminie Filippi en La adolescencia duele
Miguel Angel Hidalgo Mena en Historia de un superviviente
Alfrez en Por los cojones
Paulino en Por los cojones
ROSA MARIA cuesta guerrero en La adolescencia duele
Luis Miguel en Y el presidente, ¿qué?
Oscar Redondo Callado en Tour 2019: Un espanto de recorrido
Santiago Peraza en A LA CONTRA, primer aniversario
Teddy Sagarrasantos@hotmail.com en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Conchita Minguez en Cinco apuntes para seis carreras