viernes, junio 21, 2024
Google search engine
InicioBaloncestoNBAMagic e Isiah Thomas cosen los lazos que Jordan cortó

Magic e Isiah Thomas cosen los lazos que Jordan cortó

Magic Johnson e Isiah Thomas, dos viejos gunslingers, par de pistoleros, lloran, lagrimean y se abrazan enternecedoramente en una grabación con el sello de la NBA —pero en un terreno más de Sálvame o de cualquier reality que se precie—… donde se sella la reconciliación entre ambos llaneros solitarios. Eso, cuando se van a cumplir 27 años de los sucesos que les separaron, en 1991. «Mi mujer, mi padre, mi madre me decían que tenía que volver a sentarme contigo», discursea Magic a un bastante delgado Isiah Lord Thomas III, nacido en el inquietante West Side de Chicago. Emocionado, Isiah observa a Earvin Magic Johnson, quien prosigue su discurso para la grabación, que va titulada como More than A Game: Más que un Juego o mejor, Más que un Partido.

«Así que cuando me llamaron no tuve dudas y dije: ‘Vamos a hacer esto… revivir esos momentos de diversión, de excelencia, de trabajo duro y de soñar a lo grande… ¿Quién se sienta a los 19 o 21 soñando con las cosas que queríamos hacer? Y ahora estamos aquí sentados, eres mi hermano, así que déjame pedirte perdón si te he hecho daño y no hemos podido estar juntos… Dios es bueno por reunirnos otra vez», relata Johnson, con esa impostada sonrisa de las grandes ocasiones por la que se le denominaba Cheesy, Quesitos, en el avieso vestuario de los Boston Celtics de los 80.

Llegados a este momento, Thomas, nada menos que Isiah, Zeke, el General de los Pistons Bad Boys se arranca a llorar entre tantos trofeos Larry O’Brien de Campeón de la NBA y cruza manos y abrazos con Cheesy Magic. Se levantan y se abrazan entre lágrimas, mientras Johnson musita: «Es una locura todo lo que nos ha pasado, pero todo ha ido mejor, hermano«. «Vamos, siempre estaré aquí», son las primeras palabras de Isiah («Lo sé, lo sé», replica Magic), ya a solo diez segundos del fin de la grabación (2:10) «…pero es que aún estoy cabreado porque me ganaste». Magic concluye: «Tú también me ganaste, ambos tenemos que estar enfadados».

Esas dos victorias de ida y vuelta a las que se refieren son, sin duda, las finales de 1988 y 1989 entre Lakers y Pistons, saldadas con 1-1… si bien Magic se lesionó con rotura de fibras en el segundo partido de la de 1989 y ya solo pudo ser utilizado durante cinco minutos del tercer partido. Magic Johnson cerró su carrera NBA con cinco anillos a través de nueve finales… e Isiah debió contentarse con dos títulos en tres intentos definitivos. Los Pistons siempre pensaron que un mal fario les arrebató los anillos de 1987 y 88. Primero, dejando escapar en manos de Larry Bird, aquel célebre mal pase bombeado de Isiah a Laimbeer en Boston, en las finales del Este en 1987, dando paso a un facilón título posterior de los Lakers. Y luego, en 1988, Isiah sufrió un fuerte esguince de tobillo en el último cuarto del sexto partido. Eso no impidió a Thomas anotar 25 puntos en ese cuarto definitivo, un récord de las NBA Finals… pero Detroit cayó por 103-102 ante Los Angeles Lakers y en el séptimo partido, un Thomas disminuido jugó hecho un dolor pero sin poder evitar el nuevo éxito de los Lakers: 108-105, el quinto y último título de Magic y el Showtime de Pat Riley.

Pero ni la grabación de la NBA —obviamente— ni los propios interesados, Thomas y Johnson, van a la verdadera raíz del problema que el mismo Magic delinea como «una locura». El asunto es que la esa raíz de ese problema tiene nombres y apellido que no son moco de pavo: un tal Michael Jeffrey Jordan. En el aire e imperio napoleónico de Air Jordan reside la clave del distanciamiento entre Thomas y Johnson, que aún se saludaban entre besos antes de cada uno de los siete partidos de las finales de 1988…

 

En 1985, en Indianápolis, durante el primer All Star Game de los 14 que Jordan disputó, ninguna de los reporteros top en aquella NBA —Sam Smith, Mark Heisler, Jan Hubbard…— dejó de narrar la evidencia de que Isiah arengó y alentó un boicot del equipo de la Conferencia Este a un rookie de los Chicago Bulls al que aún faltaba una semana para cumplir 22 años: era Jordan, que pudo jugarse nueve tiros durante sus 22 minutos en pista y que cerró aquel día con siete puntitos y 2/9 en tiros de campo: él, que promedió 28,2 puntos en aquellos Bulls de 1984-85. La gran provocación de Jordan consistió en aparecer para el Slam Dunk Contest cargado de joyas de oro y con un chándal especial de Nike sólo para él. No era la ropa oficial de su club, los Bulls, era una cosa para exhibirse (showboating) y deslumbrar. Grandes veteranos como Julius Erving o Larry Nance participaban en aquel concurso que acabó dominando Dominique Wilkins en final directa ante un Jordan… quien luego se vio congelado en el All-Star Game por el supremo desdén de los veteranos del Este (Erving, Larry Bird, Laimbeer), donde Thomas repartía el juego en pista. No importó ni que el Este perdiera por 129-140 ante el Oeste. Cuenta la leyenda que Jordan y Thomas no se hablaban ni aunque viajaran los dos solos en un ascensor. El propio Magic Johnson reconoció la existencia del boicot a la periodista Jackie MacMullan en el libro When the Game Was Ours, que MacMullan escribió en 2009 sobre Magic y Bird.

La cruda herida de Indianápolis quedó abierta en la carne viva de Jordan, quizá el más implacable competidor que ha visto el deporte profesional moderno en los últimos 50 años. Sobre la cicatriz echaron sal gorda las brutales batallas de desgaste y castigo con que los Pîstons de Isiah y su cuadrilla (Laimbeer, Dantley, Rodman, Dumars, Mahorn) iban apartando a los Bulls de Jordan de cada final de la NBA… hasta 1991. En 1990, tras la final del Este, fueron famosas las lágrimas y la decepción de un machacado Jordan al subirse al autocar de los Bulls en el Palace de Auburn Hills. Era su tercera derrota en fila ante los Pistons en los playoffs del Este. Chuck Daly no había tenido empacho en elaborar un sistema especial de grilletes y vigilancia AntiJordan, las llamadas Jordan Rules, cuyo final era, en bastantes ocasiones, el aterrizaje forzoso de Jordan… o de Scottie Pippen. «Y el General de los Pistons en la pista en todos aquellos días… era Isiah Thomas. ¿Cómo voy a olvidarlo? ¿Cómo iba a querer jugar con él?», recordó el propio Pippen en el documental oficial de la NBA sobre el inolvidable Dream Team de los Juegos barceloneses de 1992.

Las batallas entre Bulls y Pistons volcaron en 1991, cuando al fin, el Chicago del Arcángel San Michael liquidó la final del Este por 4-0 ante los Príncipes de las Tinieblas de Detroit… no sin que Isiah Thomas liderara la retirada al vestuario de Auburn Hills del equipo titular de los Pistons cuando aún se jugaba el último minuto del cuarto partido de la final del Este… que esta vez barría Chicago, con paliza de 94-115 en ese último partido. Esa acción fue calificada como «repugnante» por los grandes medios NBA del momento. Ese día, en el hoy recién clausurado Palace, Bill Laimbeer respondió con idéntica respuesta a 14 preguntas sobre la situación: «They won». «Ellos ganaron». Esos dos equipos, tan terribles como Los Ángeles del Infierno y los Esclavos de Satán… ya no volverían a chocar en playoffs. Ahí se cerraba una Era. Ahí, en realidad, iban a empezar los años 90 en la NBA, cuando los Bulls pasaron a dominar la Liga en su primer anillo ante los Lakers: la última final de un Magic Johnson al que ya acechaban… los anticuerpos del SIDA.

Pero aún quedaba el último gran acto, puente o nudo entre los 80 y los 90: la selección del Dream Team olímpico para los Juegos de Barcelona, con la irrupción de las grandes estrellas de la NBA. En septiembre de 1991, el Comité de Selección —manejado por Rod Thorn y Russ Granik, los dos principales ayudantes del Comisionado Stern— daba a conocer los diez primeros de los 12 seleccionados para Barcelona. Las dos plazas restantes (Clyde Drexler, Christian Laettner) se dieron a conocer al concluir la temporada 91-92. La ausencia de Thomas en esa lista de septiembre de 1991, donde sí estaban Jordan, Magic, Bird, Pippen, Ewing, Stockton, Robinson, Karl Malone, Barkley, todos los que tenía que estar… dejaba a Isiah Thomas con opciones rayanas en cero. Todos esos jugadores seleccionados acertaban más del 50% de sus tiros, excepto Bird (49,7%) y Pippen (49,2%). Técnicamente, Thomas (nacido en 1961) no era un base pasador como Stockton, sino un relampagueante point guard más o menos anotador… con el 45,2% de media en tiros de campo. Chuck Daly, el entrenador de los Pistons campeones en 1989 y 90, iba a dirigir al Dream Team, pero no movió un dedo por Thomas… ni cuando Stockton sufrió una pequeña fractura en el pie, en la primavera de 1992. El ya difunto Daly (que no votaba en el Comité de Selección) apuntó a tener listo el teléfono… de Joe Dumars, otro piston. Jack McCloskey, general manager de los Pistons Bad Boys de Daly asumió con tranquilidad inicial la no selección de Thomas… para luego dimitir de inmediato del Comité de Selección ante la furiosa reacción de un Isiah fuera de sí.

Pero la realidad es que ni McCloskey ni el propio Daly movieron un dedo por Isiah ante un Comité de Selección que ya era consciente de estas palabras que Michael Jordan había dejado caer ante varios miembros del Comité y que Sam Smith confirmó en su libro The Jordan Rules: «No jugaré para ningún equipo en el que esté Isiah Thomas». Los de 1992 eran unos Juegos muy especiales, a los que no querían dejar de asistir ninguno de los grandes veteranos de los 80, con Magic y Bird por delante. De hecho y tras los Juegos, Bird ya no disputaría ningún otro partido oficial en NBA. Magic, arrastrando los anticuerpos del SIDA, solo se alineó con los Lakers durante otros ocho partidos oficiales en 1996, playoffs incluidos. Johnson cerró su carrera en la pista con derrota y KO en el Summit de Houston.

Antes de los Juegos, Bird y Johnson estuvieron de acuerdo con la exclusión olímpica de Isiah Thomas, a quien Magic había tenido que preguntar en 1991-92, cuando todo el problema del SIDA si el propio Isiah había esparcido rumores de que él «era gay». La realidad es que Isiah había hecho preguntitas malévolas sobre Magic por el entorno de los vestuarios, pero al mismo tiempo y, como Presidente del Sindicato de Jugadores, había luchado de lo lindo para que Johnson tuviera su gran y más imborrable noche en el All Star Game de Orlando, en 1992. También como Presidente de la Players Union, Thomas se enfrentó duramente nada menos que con David Falk, el superagente de… Jordan, por supuesto (y también de Patrick Ewing, otra figura en el Dream Team).

En el Documental Oficial del Dream Team, Michael Jordan se limita a declarar oficialmente: «Tuve insinuaciones sólidas de que en los sitios más altos no se quería a Isiah dentro del equipo». Pero, en el libro Dream Team, Michael sí confirma al autor, Jack McCallum (de Sports Illustrated, enviado con el equipo olímpico de 1992) que él, Jordan, toma «todo el crédito por apartar a Thomas de ese equipo olímpico». Los indicios delatan que el Comité de Selección conocía las no excesivas ganas de la megaestrella Jordan para aceptar la invitación olímpica (Michael ya se había colgado el oro en 1984, en la final de Los Ángeles. ante España)… y así prefirió curarse en salud.

De hecho, el Dream Team se remató bajo otra dura exigencia de Jordan y los jefazos de Nike: en el podio de Barcelona no se podrían exhibir el logo ni los símbolos oficiales de Reebok, el patrocinador oficial de USA Basketball. En las imágenes de la entrega de medallas se comprueba como los jugadores estadounidenses del Dream Team se tapan la chaquetilla de Reebok… con la bandera de las barras y las estrellas: tal fue la solución de compromiso a la que se llegó mientras Jordan declaraba: «El mayor atractivo que tiene para mí el equipo olímpico es compartir tiempo con tipos que conozco pero a los que solo veo habitualmente cuando somos rivales en la pista».

McCallum y Smith corroboran las palabras de Jordan sobre Isiah Thomas. Peor aún y después de todo, Johnson contó en ese libro de MacMullan (2009): «Nadie en aquel equipo olímpico quería jugar con Isiah… Michael no quería jugar con él. Scottie Pippen no quería ni verle. Bird no apretó por él, Karl Malone no le quería. ¿Quién decía ‘necesitamos a este tipo’? Nadie».

Ya en 2003, cuando Larry Bird se hizo cargo de la Jefatura de Operaciones de los Indiana Pacers, la primera medida que tomó fue destituir a un entrenador llamado… Isiah Thomas. «No había comunicación y tenía el sentimiento interno de que no iba a funcionar, así que no tuve que pensar demasiado», relató Bird. Después, Thomas trabajó con los Knicks y con los New York Liberty de la WNBA, siempre a las órdenes del boss James Dolan. Allí, Isiah recibió una demanda por acoso que luego cerró con un pacto. Mantiene bajo su firma una Compañía de Inversiones Inmobiliarias en Detroit, LLC Estate, y representa a una buena marca de champán francés. Y toda esa era «la locura» a que se refería Earvin Magic Johnson, hoy presidente y copropietario de Los Angeles Lakers en esos 2:10 minutos del show NBA de la reconciliación.

Alejandro Delmás
Alejandro Delmás
Un periodista enciclopédico que conoce el deporte de alta competición como pocos. Sus crónicas de tenis, NBA, boxeo e incluso fútbol, en su versión más sevillana, han glosado páginas históricas en El Mundo y el diario AS durante las últimas décadas. Un yankee nacido en Coria del Río que igual entrevista a Kobe Bryant que visita a Joe Frazier o conversa con Rafael Nadal. Un periodista 24 horas al día.
RELATED ARTICLES

2 COMENTARIOS

  1. No entiendo que se pase por alto el origen de la disputa, nadie en ningún artículo le da importancia a que Thomas rechazara a Magic por tener VIH, además de los rumores de que era gay. Me parece mucho más grave eso, aunque el titular de que todo es culpa de Jordan sea más sensacionalista…

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -
Google search engine

Most Popular

Recent Comments

Perikorro en Con contundencia
Alberto Patiño Varela en Los antimadridistas
Xavi Verger en Vinicius saca el cañón
Perikorro en Vivos con Fati-ga
Diego en Los sufridores
Diego en Viva el rey
Juan De Dios Luna Cijanes en La posesión y los tulipanes
Perikorro en Minority Report
Dr en Las viudas
Diego en Las viudas
Perikorro en Las viudas
Perikorro en Gaspartismo Reloaded
Diego en Viva la Vuelta
Dr en Viva Irlanda
Diego en Viva Irlanda
Diego en Decíamos ayer
Diego en Paz y amor
Dr en Paz y amor
Diego en Paz y amor
Diego en Vuela Supermán
Diego en Vuela Supermán
Diego en El trampolín
Perikorro en Salvar a Barrabás
Coral en Truman
Jose Avellaneda Perez en Los ídolos
María en Calles vacías
Amiguel en El pendejo de turno
Silvia Nebreda en Palabras y lágrimas
Manitu69 en This is Atleti
Alejandro Rincón Rubio en ¿Es Jovic un mediapunta?
Diego A. en Elogio de la locura
Juan De Dios Luna Cijanes en Efectividad máxima
Alfrez en Oda al populismo
Alfrez en Oda al populismo
Diego en Oda al populismo
Manitu69 en Oda al populismo
Fiodor Dostoievski en ¿Suerte o talento?
EUGENIO JORDAN en El cisne blanco
Frank Terraces en Historia del segundo Atleti
Hassandudeim en Historia del segundo Atleti
Perikorro en Aquí un Zidanista
Hassansudeim en Fichar a Descartes
Frank Terraces en Fichar a Descartes
Michael en Nacho y la tristeza
Irene García en Entre cero y nada
Roberto Gómez González en Entre cero y nada
Hassansudeim en Primeras impresiones
Rafael Sánchez Sánchez en Correa, Oblak y feliz año nuevo
Juanma Jiménez en Sólo fútbol
Jules en Sólo fútbol
Che en Trigo limpio
Gracias Faubert en Trigo limpio
Hassansudeim en Trigo limpio
Xabier en Trigo limpio
Juan carlos en Trigo limpio
Óscar Laguna en Ansiedad
Juan De Dios Luna Cijanes en El mundo se derrumba y nosotros nos enamoramos
Joan Del Valle en El tamaño importa (y mucho)
Jose Carlos Torrenova Lozano en Mucho más importante que todo eso
Pascual Vicente Martínez Gimeno en Dos años A La Contra
Vicente Martin-Pozuelo Cantos en Good Bye, Lenin!
yerry en Don Cenizo
IGWT en Relatividad
Manitu69 en Hacerse viejo
Tony en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Grandes éxitos de ayer y hoy
Esuardo en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Victoria sin identidad
Frank Terraces en Bendita normalidad
Francisco en Victoria sin identidad
Julián Martín Fernández en Rodrygo hace viejo a Vinicius
J. J. Creamer en Los héroes de Bowie
Joselito en Éxito sin cimientos
Juan de Dios Luna Cijanes en Ansufatización
Juan De Dios Luna Cijanes en El ciclismo se ablanda
Frank Terraces en Desapego
Juan De Dios Luna Cijanes en Movistar no se rinde
Juan de Dios Luna Cijanes en Queremos tanto a Roglic
Frank Terraces en Hace dos meses
Juan De Dios Luna Cijanes en Nada por aquí, Neymar por allá
Juan De Dios Luna Cijanes en Hoy me he acordado de Lucho Herrera
Juan De Dios Luna Cijanes en Un colombiano en la luna
Juan De Dios Luna Cijanes en El Tour se achica ante Bernal
Juan de Dios Luna Cijanes en Bernal rompe el cielo
Juan De Dios Luna Cijanes en Bernal quiere el Tour
Eberhard Torres Calderón en Cuarenta años de La vida de Brian
Juan De Dios Luna Cijanes en Pinot quiere el Tour y Mikel Landa no se rinde
Frank Terraces en El Atlético más merengue
Juan De Dios Luna Cijanes en La suerte dispara contra Landa
Diego en El fugitivo
Diego en Sopor de France
Juan De Dios Luna Cijanes en El Talento Desperdiciado I: George Best
Juan De Dios Luna Cijanes en Friedenreich: Pelé antes de Pelé
Frank Terraces en La Feria de la Carne
Frank Terraces en El altar de Pérgamo
Juan De Dios Luna Cijanes en Ni cinco de bola
José Antonio Gutiérrez en No cambies tus sueños, cambia el mundo
Antonio Lopez Lobeto en Los doce trabajos de Hércules
Francisco Pedrajas Raya en Ramos-Florentino: Pimpinela en el Madrid
Antonio Lopez Lobeto en Mi pájaro es mejor que el tuyo
Stockton en Bon voyage
Juan De Dios Luna Cijanes en El problema del Barça es el relato
Perikorro en Tantas mareas, marean
Perikorro en No me gusta el cricket
Carmelo en La venda ya cayó
Antonio Jesús Zarza Moreno en ¿Marino o submarino?
Lorenzo Dominguez Sanchez en Gracias, Florentino
Joaquín en Camino a Vitoria
Robert Lee en El que se va, ya no es
victor martín marron en Quiten de ahí a esa loca
Martín Vallejo platero en El borde de la piscina
Diego en Gracias, Johan
jose antonio medrano en Gracias, Johan
Jorge Florido en Gracias, Johan
Javier en Gracias, Johan
Esteban en Gracias, Johan
Fran en Gracias, Johan
5contraelcalvo en Esperando a Zidane
Perikorro en Esperando a Zidane
Elaine Cristina en Casillas, el homenaje pendiente
Tomás Luis de Victoria en No, lo ponemos todo al centro
Tomás Luís de Victoria en Casillas, el homenaje pendiente
Lucas en Benzema FC
Carlos Antonio Suárez fornelino en Jugarse «nada»
Antonio Lopez Lobeto en Siete equipos para tres descensos
Víctor Raúl Valladares en El Real Madrid se queda solo
IÑAKI ASENSIO CALATAYUD en Ter Stegen, el portero de la T-10
José Ramón García en Ilusión en el nuevo White Hart Lane
JOSE ANTONIO FERNANDEZ PLAZA en Héctor del Mar, tal como éramos
Lucas en Oh, capitán
José Luis Heras en Usted tiene el faro roto
Juan J Rodriguez en Usted tiene el faro roto
Jairo Castillo en El Madrid de la triste figura
Rod en Au revoir
Cristian Galván en Motociclismo e hipocresía
Hassansudeim en La trampa perfecta
Juan De Dios Luna Cijanes en La trampa perfecta
Antonio Lopez Lobeto en Cuestión de fe
Martín Vallejo platero en Marcó Isco, ganó Zidane
Eliseo en Vuelve Zidane
Juan De Dios Luna Cijanes en La esperanza
Juan de Dios Luna Cijanes en La muerte del emperador
Maria Jose en Tropismo
María Jesús en Tropismo
Antonio Lopez Lobeto en El amor no siempre gana
SanEmeterio For Atle en Bienvenidos al espectáculo de minstrel
Elaine Cristina en El empate perfecto
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en La revancha perpetua
Antonio Lopez Lobeto en Al límite de la filosofía
Juan de Dios Luna Cijanes en La ley del mínimo esfuerzo
Antonio Lopez Lobeto en Milagro Kvitova
Carlos Leo Castellanos en Cristiano ya no va de farol
Marcos Da Silva en El tamaño importa (y mucho)
Antonio Lopez Lobeto en Promesas que todavía lo son
Gustavo Del río manzano en Quince años sin el mejor: Chava Jiménez
ROSA MARIA cuesta guerrero en A propósito de Laura
Irene García en Vidrio roto
AA - Rod en Vidrio roto
Juan Luna Cijanes en Solari y la teoría del melón
Antonio Lopez Lobeto en El valor de las palabras
Raúl Ávila en El traje de toda la vida
Miguel Morán en Godín es El Cid Campeador
Ricardo Moreno Castillo en La adolescencia duele
Aminie Filippi en La adolescencia duele
Miguel Angel Hidalgo Mena en Historia de un superviviente
Alfrez en Por los cojones
Paulino en Por los cojones
ROSA MARIA cuesta guerrero en La adolescencia duele
Luis Miguel en Y el presidente, ¿qué?
Oscar Redondo Callado en Tour 2019: Un espanto de recorrido
Santiago Peraza en A LA CONTRA, primer aniversario
Teddy Sagarrasantos@hotmail.com en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Conchita Minguez en Cinco apuntes para seis carreras