sábado, julio 13, 2024
Google search engine
InicioDeportesBoxeoLomachenko acaba con el mito de Rigondeaux

Lomachenko acaba con el mito de Rigondeaux

La gran pelea que esperaba Guillermo Rigondeaux desde que huyó de Cuba camino del profesionalismo terminó antes de tiempo. No salió en el séptimo asalto, después de sufrir el castigo de Lomachenko en los seis anteriores. Un castigo que iba a más, con el cubano rendido, buscando el abrazo al adversario que dejara correr el tiempo y con la cabeza gacha mientras el ucraniano parecía tener prisa por llegar al final.

Rigondeaux llegaba en desventaja a la pelea. Tiene 37 años, ocho más que su rival; seis centímetros menos que le obligaban a ajustar la distancia y varios kilos de diferencia a pesar de que el cubano tuvo que engordar de manera forzosa al saltarse dos categorías para poder disputar el título mundial de los superpluma contra el ucraniano. Una lesión en la mano izquierda le impidió competir desde el segundo asalto y le hizo abandonar antes de comenzar el séptimo.

Lomachenko ganó todos los asaltos en la que fue la primera derrota de Rigondeaux como profesional. El cubano llegaba con una marca inmaculada de 17 victorias en 17 combates, pero no fue rival para el ucraniano, que llegaba con nueve victorias y una única derrota contra Orlando Salido.

 

Era la primera vez que se enfrentaban dos púgiles con dos oros olímpicos cada uno. El cubano se llevó el oro en Sydney 2000 y en Atenas 2004. El ucraniano, en Pekín 2008 y en Londres 2012. Caminos paralelos que llegaron a juntarse en el Madison Square Garden en la noche del sábado. Pero mientras Vasyl Lomachenko es considerado uno de los mejores boxeadores del mundo libra por libra, los mejores momentos del Chacal ya han quedado atrás.

Lomachenko nació predestinado para el boxeo por la presencia de su padre, Anatoly, que también es su entrenador. “Es el peleador más técnico y más astuto que he visto. Hace cosas en el entrenamiento que no he visto a nadie. Y el ring para él es casi como una clínica por la forma en que pelea y prepara a su rivales para el KO. Es como si los hipnotizara”, explicaba hace unos meses el promotor Bob Arum. La clave está en Anatoly. “Lo mantuvo en el amateurismo durante mucho tiempo, hasta convertirlo en el mejor boxeador amateur de toda la historia”, añadía Arum. Como aficionado sólo perdió una de las 397 peleas que disputó. Los entrenamientos de Anatoly son diferentes. Se esfuerza por trabajar los reflejos en momentos delicados. En un vídeo el preparador Robert García explicaba lo original de los métodos de entrenamiento del padre Lomachenko. “A veces, después de un round fuerte, le hacen dar muchas vueltas hasta marearse. Luego le llevan a un lugar donde hay una pizarra con muchos números desordenados. Cuando aún está mareado le gritan números sin seguir una secuencia y tiene que golpear en el número correcto. Esta técnica le permite mejorar reflejos, ganar coordinación y puede recurrir a ella cuando necesita evitar la desorientación”, afirma García. La carrera de Lomachenko está medida para el éxito. En cada combate desde su debut profesional ha disputado un campeonato del mundo.

Rigondeaux es un boxeador más tradicional. Se crió en Cuba, bajo la sombra del gran Teófilo Stevenson, ganador de tres oros olímpicos en el peso pesado, el hombre que rechazó un millón de dólares por enfrentarse a Muhamad Ali. “¿Qué es eso ante el amor de ocho millones de cubanos?”, decía. Y ni siquiera Don King fue capaz de convencerlo para pasar al profesionalismo. Rigo nació meses después de que Stevenson ganara su último oro olímpico, en Moscú 80. Teófilo, muy ligado a la revolución de Fidel, fue durante algún tiempo delegado de deportes del Gobierno cubano. Por eso le dolió más el intento de fuga de Rigondeaux durante los Juegos Panamericanos de 2007 en Río de Janeiro junto a Erislandy Lara. “Ellos nacieron cuando el Gobierno se estabilizó y garantizó la educación a todos, su entrenamiento deportivo, las facilidades que tuvieron. No entiendo lo que hicieron. ¿Dónde queda todo ese cariño, todo ese respeto que sentía su pueblo hacia ellos?”, se lamentaba. Rigondeaux fue apartado de la selección cubana y se fugó de manera definitiva en 2009 rumbo a Miami, aunque su primera residencia estuvo en México, en una casa ocupada por 30 personas, niños, mujeres, hombres y los contrabandistas que se ocuparon de su viaje. No podía salir de la casa que ocupaban ante el riesgo de ser devuelto a su país. Allí creó una familia con la que hizo el camino hasta Miami. Tardaron una semana en llegar a la frontera. Después, sólo les costó un día llegar a su destino.

“Cuando has visto lo que yo he visto, nada en el cuadrilátero te hace temer”, decía el cubano hace unos días en ESPN. En la isla quedaron siete hermanos, una ex esposa, un hijo de 15 años y un hijastro, pero estar fuera de Cuba ya le compensaba. “Viajé mucho con la selección cubana. Siempre me entristecía cuando salía y veía a la gente cenar en esos países porque se podía alimentar a un montón de cubanos sólo con las sobras que dejaban”, relataba en la cadena estadounidense.

Hasta hace unas horas, Rigo discutía el título honorífico de mejor boxeador del mundo libra por libra. “Nací campeón. Soy talentoso. Él sólo tiene las ganas y el deseo. Esperen a que lo golpee y lo termine arrojando de cabeza a la lona”, bramaba antes de pelear contra Lomachenko. Pero nadie fue a la lona, tampoco le llegó ningún golpe al ucraniano, que se quedó con el cinturón de campeón del mundo y, quizá, con el reconocimiento de ser el mejor boxeador del momento.

Domingo García
Domingo García
Comenzó en el periodismo en 1996 y desde entonces ha jugado en Diario 16, Marca, El Mundo y La Razón. Un día decidió subirse a una bicicleta y ya lleva nueve Vueltas recorriendo España. Entre medias ha tenido tiempo para vivir tres Eurocopas de fútbol y para acercarnos la vida de los mejores boxeadores de España.
RELATED ARTICLES

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -
Google search engine

Most Popular

Recent Comments

Perikorro en Con contundencia
Alberto Patiño Varela en Los antimadridistas
Xavi Verger en Vinicius saca el cañón
Perikorro en Vivos con Fati-ga
Diego en Los sufridores
Diego en Viva el rey
Juan De Dios Luna Cijanes en La posesión y los tulipanes
Perikorro en Minority Report
Dr en Las viudas
Diego en Las viudas
Perikorro en Las viudas
Perikorro en Gaspartismo Reloaded
Diego en Viva la Vuelta
Dr en Viva Irlanda
Diego en Viva Irlanda
Diego en Decíamos ayer
Diego en Paz y amor
Dr en Paz y amor
Diego en Paz y amor
Diego en Vuela Supermán
Diego en Vuela Supermán
Diego en El trampolín
Perikorro en Salvar a Barrabás
Coral en Truman
Jose Avellaneda Perez en Los ídolos
María en Calles vacías
Amiguel en El pendejo de turno
Silvia Nebreda en Palabras y lágrimas
Manitu69 en This is Atleti
Alejandro Rincón Rubio en ¿Es Jovic un mediapunta?
Diego A. en Elogio de la locura
Juan De Dios Luna Cijanes en Efectividad máxima
Alfrez en Oda al populismo
Alfrez en Oda al populismo
Diego en Oda al populismo
Manitu69 en Oda al populismo
Fiodor Dostoievski en ¿Suerte o talento?
EUGENIO JORDAN en El cisne blanco
Frank Terraces en Historia del segundo Atleti
Hassandudeim en Historia del segundo Atleti
Perikorro en Aquí un Zidanista
Hassansudeim en Fichar a Descartes
Frank Terraces en Fichar a Descartes
Michael en Nacho y la tristeza
Irene García en Entre cero y nada
Roberto Gómez González en Entre cero y nada
Hassansudeim en Primeras impresiones
Rafael Sánchez Sánchez en Correa, Oblak y feliz año nuevo
Juanma Jiménez en Sólo fútbol
Jules en Sólo fútbol
Che en Trigo limpio
Gracias Faubert en Trigo limpio
Hassansudeim en Trigo limpio
Xabier en Trigo limpio
Juan carlos en Trigo limpio
Óscar Laguna en Ansiedad
Juan De Dios Luna Cijanes en El mundo se derrumba y nosotros nos enamoramos
Joan Del Valle en El tamaño importa (y mucho)
Jose Carlos Torrenova Lozano en Mucho más importante que todo eso
Pascual Vicente Martínez Gimeno en Dos años A La Contra
Vicente Martin-Pozuelo Cantos en Good Bye, Lenin!
yerry en Don Cenizo
IGWT en Relatividad
Manitu69 en Hacerse viejo
Tony en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Grandes éxitos de ayer y hoy
Esuardo en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Victoria sin identidad
Frank Terraces en Bendita normalidad
Francisco en Victoria sin identidad
Julián Martín Fernández en Rodrygo hace viejo a Vinicius
J. J. Creamer en Los héroes de Bowie
Joselito en Éxito sin cimientos
Juan de Dios Luna Cijanes en Ansufatización
Juan De Dios Luna Cijanes en El ciclismo se ablanda
Frank Terraces en Desapego
Juan De Dios Luna Cijanes en Movistar no se rinde
Juan de Dios Luna Cijanes en Queremos tanto a Roglic
Frank Terraces en Hace dos meses
Juan De Dios Luna Cijanes en Nada por aquí, Neymar por allá
Juan De Dios Luna Cijanes en Hoy me he acordado de Lucho Herrera
Juan De Dios Luna Cijanes en Un colombiano en la luna
Juan De Dios Luna Cijanes en El Tour se achica ante Bernal
Juan de Dios Luna Cijanes en Bernal rompe el cielo
Juan De Dios Luna Cijanes en Bernal quiere el Tour
Eberhard Torres Calderón en Cuarenta años de La vida de Brian
Juan De Dios Luna Cijanes en Pinot quiere el Tour y Mikel Landa no se rinde
Frank Terraces en El Atlético más merengue
Juan De Dios Luna Cijanes en La suerte dispara contra Landa
Diego en El fugitivo
Diego en Sopor de France
Juan De Dios Luna Cijanes en El Talento Desperdiciado I: George Best
Juan De Dios Luna Cijanes en Friedenreich: Pelé antes de Pelé
Frank Terraces en La Feria de la Carne
Frank Terraces en El altar de Pérgamo
Juan De Dios Luna Cijanes en Ni cinco de bola
José Antonio Gutiérrez en No cambies tus sueños, cambia el mundo
Antonio Lopez Lobeto en Los doce trabajos de Hércules
Francisco Pedrajas Raya en Ramos-Florentino: Pimpinela en el Madrid
Antonio Lopez Lobeto en Mi pájaro es mejor que el tuyo
Stockton en Bon voyage
Juan De Dios Luna Cijanes en El problema del Barça es el relato
Perikorro en Tantas mareas, marean
Perikorro en No me gusta el cricket
Carmelo en La venda ya cayó
Antonio Jesús Zarza Moreno en ¿Marino o submarino?
Lorenzo Dominguez Sanchez en Gracias, Florentino
Joaquín en Camino a Vitoria
Robert Lee en El que se va, ya no es
victor martín marron en Quiten de ahí a esa loca
Martín Vallejo platero en El borde de la piscina
Diego en Gracias, Johan
jose antonio medrano en Gracias, Johan
Jorge Florido en Gracias, Johan
Javier en Gracias, Johan
Esteban en Gracias, Johan
Fran en Gracias, Johan
5contraelcalvo en Esperando a Zidane
Perikorro en Esperando a Zidane
Elaine Cristina en Casillas, el homenaje pendiente
Tomás Luis de Victoria en No, lo ponemos todo al centro
Tomás Luís de Victoria en Casillas, el homenaje pendiente
Lucas en Benzema FC
Carlos Antonio Suárez fornelino en Jugarse «nada»
Antonio Lopez Lobeto en Siete equipos para tres descensos
Víctor Raúl Valladares en El Real Madrid se queda solo
IÑAKI ASENSIO CALATAYUD en Ter Stegen, el portero de la T-10
José Ramón García en Ilusión en el nuevo White Hart Lane
JOSE ANTONIO FERNANDEZ PLAZA en Héctor del Mar, tal como éramos
Lucas en Oh, capitán
José Luis Heras en Usted tiene el faro roto
Juan J Rodriguez en Usted tiene el faro roto
Jairo Castillo en El Madrid de la triste figura
Rod en Au revoir
Cristian Galván en Motociclismo e hipocresía
Hassansudeim en La trampa perfecta
Juan De Dios Luna Cijanes en La trampa perfecta
Antonio Lopez Lobeto en Cuestión de fe
Martín Vallejo platero en Marcó Isco, ganó Zidane
Eliseo en Vuelve Zidane
Juan De Dios Luna Cijanes en La esperanza
Juan de Dios Luna Cijanes en La muerte del emperador
Maria Jose en Tropismo
María Jesús en Tropismo
Antonio Lopez Lobeto en El amor no siempre gana
SanEmeterio For Atle en Bienvenidos al espectáculo de minstrel
Elaine Cristina en El empate perfecto
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en La revancha perpetua
Antonio Lopez Lobeto en Al límite de la filosofía
Juan de Dios Luna Cijanes en La ley del mínimo esfuerzo
Antonio Lopez Lobeto en Milagro Kvitova
Carlos Leo Castellanos en Cristiano ya no va de farol
Marcos Da Silva en El tamaño importa (y mucho)
Antonio Lopez Lobeto en Promesas que todavía lo son
Gustavo Del río manzano en Quince años sin el mejor: Chava Jiménez
ROSA MARIA cuesta guerrero en A propósito de Laura
Irene García en Vidrio roto
AA - Rod en Vidrio roto
Juan Luna Cijanes en Solari y la teoría del melón
Antonio Lopez Lobeto en El valor de las palabras
Raúl Ávila en El traje de toda la vida
Miguel Morán en Godín es El Cid Campeador
Ricardo Moreno Castillo en La adolescencia duele
Aminie Filippi en La adolescencia duele
Miguel Angel Hidalgo Mena en Historia de un superviviente
Alfrez en Por los cojones
Paulino en Por los cojones
ROSA MARIA cuesta guerrero en La adolescencia duele
Luis Miguel en Y el presidente, ¿qué?
Oscar Redondo Callado en Tour 2019: Un espanto de recorrido
Santiago Peraza en A LA CONTRA, primer aniversario
Teddy Sagarrasantos@hotmail.com en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Conchita Minguez en Cinco apuntes para seis carreras