jueves, junio 20, 2024
Google search engine
InicioFútbolEl árbol de Navidad

El árbol de Navidad

Como en esta vida todo trata del Real Madrid, sobre todo los partidos que juega el Real Madrid, y sus errores en el Clásico ya han sido ampliamente comentados, voy a ser original y analizar la actuación del Barça. Y haciéndolo, intentaré demostrar que la mayoría de errores del equipo blanco fueron promovidos por los jugadores blaugrana. Así, un artículo que no iba a hablar del Madrid, ya lo ha mencionado tres veces en escasas líneas. Y las que quedan. Perdonen, es Navidad.

En nuestra memoria de Clásicos, pasada la resaca y el baño veraniego de la Supercopa, preside la descorchante actuación de Messi en el duelo de Liga del pasado mes de abril. Pocas veces el dominio de un jugador sobre todos los demás fue tan abrumador. Por ello suponemos que Zidane tomó la extraña decisión del marcaje individual sobre el jugador argentino, clave táctica que había salido bien en la Supercopa, no tanto el sábado. Pero el Madrid ganó ese trofeo por juego, acierto y vigor, por sus puños de hierro, no por esa marca al hombre. Así, con la lección aprendida, salió a por el partido desde el inicio, con premura, hambre y la novedad táctica de una febril presión alta. Esta actitud le duró algo menos de media hora, el tiempo que tardó Messi en desplazarse a una banda, hacer correr a Paulinho al espacio y comenzar a desordenar al Madrid con la primera ocasión clara del partido.

Hasta entonces la batalla táctica era peculiar, igualada, con ligero dominio blanco, pero sin ocasiones. Los laterales de ambos equipos salían altos y se emparejaban en medio campo, la línea de centrocampistas era casi plana en ambas escuadras, el partido era emocionante pero escaso en creatividad. El Madrid apretaba, pero no corría, el Barça, en algo que parecía más un plan que una consecuencia de lo hecho por el rival, jugaba lento, tratando de sacar de paso al Real Madrid. El vigor físico blanco comenzó a decaer, no se sabe si por el susto de la ocasión de Paulinho o por la imposibilidad metafísica de los equipos grandes de trabajar tanto todo el partido. Desde esa jugada el Barça adoptó una disposición táctica de 4-3-2-1. Ese fue su árbol de Navidad, el dibujo táctico que usaba Ancelotti en su victorioso Milan, aunque aplicado con intención más dominante y técnica. Ter Stegen resolvió las réplicas blancas, en su línea de gran nivel.

Desde el inicio del segundo tiempo se pudo intuir lo que iba a acabar ocurriendo. El centro del campo quedó compuesto por Busquets, Rakitic e Iniesta, todos en posición bastante interior, y Paulinho se mostró como lo que es, un electrón libre. Es una manzana en un equipo de peras, pero en lugar de chirriar, otorga registros diferentes y beneficiosos. Pasó a ocupar la media punta junto a Messi, dejando a Suárez solo arriba, como le gusta matarse con el mundo. El brasileño rompía al espacio y los centrocampistas del Madrid no sabían a quién seguir. Se producían duelos de dos para dos entre los atacantes culés y los centrales madridistas. Kovacic, que había intentado cumplir como un buen soldado la imposible tarea de tapar a Messi y también la salida de Busquets, quedó derrengado y no pudo con lo uno ni con lo otro. Así, nublado el cerebro, se abrió de piernas en la jugada que destrozó el partido y al Real Madrid. Busi inició, los interiores rotaron y Rakitic, mucho mejor jugador cuando no tiene que corregir desequilibrios tácticos grupales, sino acompañar y crear como buen centrocampista, vio el pasillo y descerrajó al Madrid, acompañado de un Sergi Roberto que si solo jugara en el Bernabéu sería Balón de Oro, vaya tres últimas actuaciones.

El Barcelona siguió a lo suyo, enlenteciendo el juego hasta límites imprevisibles. Siempre que consigue jugar andando en el Bernabéu, gana. Al Madrid le gusta la libertad, el espacio, queroseno en el motor y rasgarse la camiseta. El Barça le propuso una conversación serena y el equipo blanco no supo contestar. Mientras el Real Madrid se siente, el Barça se piensa.

Iniesta disfrutaba de un menor recorrido y desgaste por su posición cercana a Busquets y Rakitic, por lo que podía desempolvar el catálogo, vestirse con vaqueros pitillo como cuando era joven.

Los goles cayeron como frutas maduras, al son de jugadores interiores que se pasaban la bola con parsimonia y aceleraban cuando le daba la gana a Messi. Las conducciones de Sergi Roberto desbordaban, mientras Paulinho se apartaba de la circulación y percutía con brío y acierto. Después de la expulsión ya no quedaba más que el arrebato para el Madrid, alguna ocasión tuvo, pero se olvidó del único jugador que le podía quitar la razón (la pelota) al Barça: Isco. Sin escalones intermedios, sin una buena corrección táctica de su entrenador, solo pudo evitar una goleada más escandalosa.

Messi decidió finalmente que iba a continuar con su proyecto de dejar imágenes legendarias para la posteridad. Añadió a la celebración del 6-1 al PSG previa a Semana Santa, en la que era sujetado por sus acólitos como la imagen de un santo en Sevilla, y a la pose con la camiseta en el coliseo blanco la pasada primavera, en la que homenajeaba a su propio talento, una imagen crística de brazos abiertos que parecía más una antítesis de los pecados de Maradona que un reto a una grada que se enfadaba con la evidencia: es el Messías. El hecho de dar el último pase de gol descalzo no hace más que confirmar sus milagros.

La vida es un juego de espejos: el partido imitó el recorrido de ambos equipos desde el verano. Salida poderosa  del Real Madrid, trabajo táctico del Barça (¡Valverde!) que le da la vuelta a la situación, regreso a los orígenes del Juego de Posición y Posesión, Messi y fin del cuento. Por ahora.

Samir Abu-Tahoun
Samir Abu-Tahoun
Escritor madrileño autor de los libros 'Cosas que he roto' y 'Cómo pudo nadie dejarte escapar' se incorpora a la familia de 'A la Contra' en calidad de barcelonista académico, como su hermano Marwan.
RELATED ARTICLES

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -
Google search engine

Most Popular

Recent Comments

Perikorro en Con contundencia
Alberto Patiño Varela en Los antimadridistas
Xavi Verger en Vinicius saca el cañón
Perikorro en Vivos con Fati-ga
Diego en Los sufridores
Diego en Viva el rey
Juan De Dios Luna Cijanes en La posesión y los tulipanes
Perikorro en Minority Report
Dr en Las viudas
Diego en Las viudas
Perikorro en Las viudas
Perikorro en Gaspartismo Reloaded
Diego en Viva la Vuelta
Dr en Viva Irlanda
Diego en Viva Irlanda
Diego en Decíamos ayer
Diego en Paz y amor
Dr en Paz y amor
Diego en Paz y amor
Diego en Vuela Supermán
Diego en Vuela Supermán
Diego en El trampolín
Perikorro en Salvar a Barrabás
Coral en Truman
Jose Avellaneda Perez en Los ídolos
María en Calles vacías
Amiguel en El pendejo de turno
Silvia Nebreda en Palabras y lágrimas
Manitu69 en This is Atleti
Alejandro Rincón Rubio en ¿Es Jovic un mediapunta?
Diego A. en Elogio de la locura
Juan De Dios Luna Cijanes en Efectividad máxima
Alfrez en Oda al populismo
Alfrez en Oda al populismo
Diego en Oda al populismo
Manitu69 en Oda al populismo
Fiodor Dostoievski en ¿Suerte o talento?
EUGENIO JORDAN en El cisne blanco
Frank Terraces en Historia del segundo Atleti
Hassandudeim en Historia del segundo Atleti
Perikorro en Aquí un Zidanista
Hassansudeim en Fichar a Descartes
Frank Terraces en Fichar a Descartes
Michael en Nacho y la tristeza
Irene García en Entre cero y nada
Roberto Gómez González en Entre cero y nada
Hassansudeim en Primeras impresiones
Rafael Sánchez Sánchez en Correa, Oblak y feliz año nuevo
Juanma Jiménez en Sólo fútbol
Jules en Sólo fútbol
Che en Trigo limpio
Gracias Faubert en Trigo limpio
Hassansudeim en Trigo limpio
Xabier en Trigo limpio
Juan carlos en Trigo limpio
Óscar Laguna en Ansiedad
Juan De Dios Luna Cijanes en El mundo se derrumba y nosotros nos enamoramos
Joan Del Valle en El tamaño importa (y mucho)
Jose Carlos Torrenova Lozano en Mucho más importante que todo eso
Pascual Vicente Martínez Gimeno en Dos años A La Contra
Vicente Martin-Pozuelo Cantos en Good Bye, Lenin!
yerry en Don Cenizo
IGWT en Relatividad
Manitu69 en Hacerse viejo
Tony en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Grandes éxitos de ayer y hoy
Esuardo en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Victoria sin identidad
Frank Terraces en Bendita normalidad
Francisco en Victoria sin identidad
Julián Martín Fernández en Rodrygo hace viejo a Vinicius
J. J. Creamer en Los héroes de Bowie
Joselito en Éxito sin cimientos
Juan de Dios Luna Cijanes en Ansufatización
Juan De Dios Luna Cijanes en El ciclismo se ablanda
Frank Terraces en Desapego
Juan De Dios Luna Cijanes en Movistar no se rinde
Juan de Dios Luna Cijanes en Queremos tanto a Roglic
Frank Terraces en Hace dos meses
Juan De Dios Luna Cijanes en Nada por aquí, Neymar por allá
Juan De Dios Luna Cijanes en Hoy me he acordado de Lucho Herrera
Juan De Dios Luna Cijanes en Un colombiano en la luna
Juan De Dios Luna Cijanes en El Tour se achica ante Bernal
Juan de Dios Luna Cijanes en Bernal rompe el cielo
Juan De Dios Luna Cijanes en Bernal quiere el Tour
Eberhard Torres Calderón en Cuarenta años de La vida de Brian
Juan De Dios Luna Cijanes en Pinot quiere el Tour y Mikel Landa no se rinde
Frank Terraces en El Atlético más merengue
Juan De Dios Luna Cijanes en La suerte dispara contra Landa
Diego en El fugitivo
Diego en Sopor de France
Juan De Dios Luna Cijanes en El Talento Desperdiciado I: George Best
Juan De Dios Luna Cijanes en Friedenreich: Pelé antes de Pelé
Frank Terraces en La Feria de la Carne
Frank Terraces en El altar de Pérgamo
Juan De Dios Luna Cijanes en Ni cinco de bola
José Antonio Gutiérrez en No cambies tus sueños, cambia el mundo
Antonio Lopez Lobeto en Los doce trabajos de Hércules
Francisco Pedrajas Raya en Ramos-Florentino: Pimpinela en el Madrid
Antonio Lopez Lobeto en Mi pájaro es mejor que el tuyo
Stockton en Bon voyage
Juan De Dios Luna Cijanes en El problema del Barça es el relato
Perikorro en Tantas mareas, marean
Perikorro en No me gusta el cricket
Carmelo en La venda ya cayó
Antonio Jesús Zarza Moreno en ¿Marino o submarino?
Lorenzo Dominguez Sanchez en Gracias, Florentino
Joaquín en Camino a Vitoria
Robert Lee en El que se va, ya no es
victor martín marron en Quiten de ahí a esa loca
Martín Vallejo platero en El borde de la piscina
Diego en Gracias, Johan
jose antonio medrano en Gracias, Johan
Jorge Florido en Gracias, Johan
Javier en Gracias, Johan
Esteban en Gracias, Johan
Fran en Gracias, Johan
5contraelcalvo en Esperando a Zidane
Perikorro en Esperando a Zidane
Elaine Cristina en Casillas, el homenaje pendiente
Tomás Luis de Victoria en No, lo ponemos todo al centro
Tomás Luís de Victoria en Casillas, el homenaje pendiente
Lucas en Benzema FC
Carlos Antonio Suárez fornelino en Jugarse «nada»
Antonio Lopez Lobeto en Siete equipos para tres descensos
Víctor Raúl Valladares en El Real Madrid se queda solo
IÑAKI ASENSIO CALATAYUD en Ter Stegen, el portero de la T-10
José Ramón García en Ilusión en el nuevo White Hart Lane
JOSE ANTONIO FERNANDEZ PLAZA en Héctor del Mar, tal como éramos
Lucas en Oh, capitán
José Luis Heras en Usted tiene el faro roto
Juan J Rodriguez en Usted tiene el faro roto
Jairo Castillo en El Madrid de la triste figura
Rod en Au revoir
Cristian Galván en Motociclismo e hipocresía
Hassansudeim en La trampa perfecta
Juan De Dios Luna Cijanes en La trampa perfecta
Antonio Lopez Lobeto en Cuestión de fe
Martín Vallejo platero en Marcó Isco, ganó Zidane
Eliseo en Vuelve Zidane
Juan De Dios Luna Cijanes en La esperanza
Juan de Dios Luna Cijanes en La muerte del emperador
Maria Jose en Tropismo
María Jesús en Tropismo
Antonio Lopez Lobeto en El amor no siempre gana
SanEmeterio For Atle en Bienvenidos al espectáculo de minstrel
Elaine Cristina en El empate perfecto
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en La revancha perpetua
Antonio Lopez Lobeto en Al límite de la filosofía
Juan de Dios Luna Cijanes en La ley del mínimo esfuerzo
Antonio Lopez Lobeto en Milagro Kvitova
Carlos Leo Castellanos en Cristiano ya no va de farol
Marcos Da Silva en El tamaño importa (y mucho)
Antonio Lopez Lobeto en Promesas que todavía lo son
Gustavo Del río manzano en Quince años sin el mejor: Chava Jiménez
ROSA MARIA cuesta guerrero en A propósito de Laura
Irene García en Vidrio roto
AA - Rod en Vidrio roto
Juan Luna Cijanes en Solari y la teoría del melón
Antonio Lopez Lobeto en El valor de las palabras
Raúl Ávila en El traje de toda la vida
Miguel Morán en Godín es El Cid Campeador
Ricardo Moreno Castillo en La adolescencia duele
Aminie Filippi en La adolescencia duele
Miguel Angel Hidalgo Mena en Historia de un superviviente
Alfrez en Por los cojones
Paulino en Por los cojones
ROSA MARIA cuesta guerrero en La adolescencia duele
Luis Miguel en Y el presidente, ¿qué?
Oscar Redondo Callado en Tour 2019: Un espanto de recorrido
Santiago Peraza en A LA CONTRA, primer aniversario
Teddy Sagarrasantos@hotmail.com en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Conchita Minguez en Cinco apuntes para seis carreras