lunes, mayo 20, 2024
Google search engine
InicioFútbolEl Clásico desde Cuba: madrugón, gatillazo y sofocón

El Clásico desde Cuba: madrugón, gatillazo y sofocón

Ni la intempestiva hora cubana en que se fijó el partido (7 de la mañana) para satisfacción del mercado asiático, pudo con el fervor de los habaneros por ver enfrentarse a los dos colosos del fútbol español. Antes bien, con tremendo madrugón a cuestas, por la letal combinación del horario y las dificultades en el transporte en la ciudad, unas 120 personas nos congregamos en el Salón Solidaridad del Hotel Habana Libre. Mayoritariamente merengones cubanos, aunque también muchos culés, pues la rivalidad Madrid-Barça se caracteriza en Cuba por su naturaleza apolítica, meramente futbolística, que permite coincidir a ambas aficiones con bastante buena onda («buen rollo», en jerga local).

Hubo quien no durmió para llegar a tiempo de ver el partido y, al poco de iniciado, no tuvo más remedio que echarse en un sofá del Hotel a descabezar un sueño reparador. «¡Caballero, no son fásiles estos horarios!» se oyó decir a un peñista. Otra víctima del feroz madrugón fue Javier Sotomayor, socio número 245 de nuestra Peña Madridista de La Habana en honor a su imbatido récord mundial en salto de altura. Al medallista de Oro Olímpico de Barcelona 92, madridista hasta la médula, admirado Premio Príncipe de Asturias del Deporte y Príncipe de las Alturas se le pegaron las sábanas, por lo que sólo logró llegar al Habana Libre cuando comenzaba la segunda parte.

Para entonces, el Madrid había desaprovechado la oportunidad de adelantarse en el marcador y con ello, luego lo sabríamos, de optar a la imperiosa victoria. En efecto, el partido empezó con un notable dominio del balón de los nuestros, fruto de la presión ejercida en el área barcelonista. Bien hubiera podido anotar Cristiano si no pifia su disparo de manera garrafal, al tardar una décima de segundo de más en rematar, solo, delante de Ter Stegen. Pasado tan esperanzador arreón inicial, el encuentro fue tornándose más equilibrado y soso, con un Madrid progresivamente más conformista, más especulador.

A medida que se iba llenando el habanero Salón Solidaridad de adormilados tardones y que el Madrid, en sentido contrario, levantaba el pie del acelerador, comenzamos todos a sentir un calor asfixiante, pues son proverbiales las altas temperaturas medias del inviernito cubano. ¿Se había cobrado el despiadado horario otra víctima, en la persona del técnico en refrigeración del Hotel? El sofoco casi se convierte en sofocón cuando Keylor sacó milagrosamente un potente remate a bocajarro de Paulinho. ¡Hubiera tenido bemoles, con todo el chucho (el “choteo”, como lo llaman aquí) que acompañó al fichaje del brasileño este verano, que él, precisamente él, hubiese marcado! Siguió entonces un intercambio de golpes, con Benzema estrellando un cabezazo en el poste culé y Paulinho amenazando de nuevo la portería madridista. Por fortuna para nosotros, el aire acondicionado se puso en marcha…

En la segunda parte, se le hizo de noche al Madrid. Incomprensiblemente, desapareció del terreno de juego. Dejó de buscar el partido. Trocando conformismo por escapismo, tal vez confiando en ‘resolver’ el encuentro en alguna jugada aislada, los futbolistas merengues dejaron de ponerse pa’ las cosas (“esforzarse”, dicho a lo cubano), sin percatarse de que la Liga se les escapaba de las manos como si de blanca arena de la habanera Playa de Tarará se tratara… Parecía mentira. A un espectador no avisado le hubiera costado discernir, en ese momento, cuál de los dos equipos llegaba al duelo con once puntos de desventaja, a quién le urgía ganar. Llegó entonces el gol de Luis Suárez, tras una brutal internada de Rakitic que nuestro Kovacic no frenó por no quitar ojo a Messi, decisión asaz comprensible.

Con Zidane obstinado (“empecinado”, en la acepción castellana de la palabra) en dar galones a Benzema y un sector mayoritario del madridismo, tanto habanero como universal, ostinao (“fastidiado, harto” en su versión cubana) por la misma razón, el Real Madrid siguió desangrándose. Mientras, Isco calentaba banquillo. Sin tiempo para reaccionar, cuando Asensio y Bale se aprestaban para entrar, la delantera rival nos asestó el golpe de gracia. Un rocambolesco carajal en el área propia terminó, tras una tragicómica sucesión de carambolas, en penalti claro de Carvajal, al sacar con la mano un balón que se colaba. La expulsión directa y el consiguiente penalti, materializado por Messi, liquidaron nuestras penúltimas esperanzas. De las últimas dio buena cuenta el sospechoso habitual de lo que llevamos de Liga: la falta de acierto ante el arco rival (dicho sea sin minusvalorar un ápice al hoy inexpugnable portero azulgrana).

En diez minutos de locura se nos había ido el Clásico y, a la par, gran parte del Campeonato, cuya consecución, como escribiría Eduardo Mendoza, tenemos ahora un punto por debajo de imposible y tres por encima de improbable. Lo peor es que, para derrotarnos, el Barcelona no estaba necesitando hacer nada del otro mundo. En los últimos compases del partido, no resultó posible maquillar el marcador ni evitar la goleada, al anotar Aleix Vidal el tercero, pero al menos sí la humillación. Magro consuelo.

Este Clásico, número 237, difícilmente pasará a la Historia. Si acaso, por mediocre y feo, con poco juego y acciones execrables, como la agresión de Sergio Ramos al uruguayo Suárez. Eso sí, en puridad, lo visto en el Bernabéu respondió fielmente a la primera de las acepciones etimológicas del término “clásico” recogidas en el Diccionario de la Real Academia Española (clásico: 1. adj. Dicho de un período de tiempo: De mayor plenitud de una cultura, de una civilización, de una manifestación artística o cultural, etc.). Es innegable que la rivalidad Madrid-Barcelona nunca vivió esplendor comparable al actual, en cuanto a su repercusión mediática y económica, merced a la formidable lucha por la Historia, de tintes cuasi épicos, que sostienen hace años Messi y Cristiano, Cristiano y Messi. Con puntales, no lo obviemos, de la talla de Casillas, Ramos, Modric, Xavi, Piqué o Iniesta, por citar sólo unos pocos. Casi nada. Parafraseando a Schuster, una auténtica «era de la excelencia». Pero lo vivido hoy, insistimos, fue lamentable.

La derrota es de las que duelen aunque el madridismo cubano, fiel a su incansable espíritu fiestero, no coge lucha («no se rasga las vestiduras”). Y si las penas con pan son menos (y las derrotas con Campeonatos del Mundo por supuesto también), no hay duda de que las Peñas con turrones son más. Así, los madridistas de La Habana procedimos, al finalizar el encuentro, al tradicional sorteo navideño de lotes de turrones, cortesía de uno de nuestros socios, importador murciano de productos alimenticios. Así endulzaron, unos más que otros, un tin («un poquito») el mal trago mañanero. ¡Hala Madrid en Cuba!

RELATED ARTICLES

1 COMENTARIO

  1. Demasiados partidos y viajes seguidos. Además, este año la plantilla es un poquito más floja.
    Pero la esperanza no se pierde.
    Hala Madrid!!!!

    Un fuerte abrazo, Feliz Navidad y próspero año nuevo!!!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -
Google search engine

Most Popular

Recent Comments

Perikorro en Con contundencia
Alberto Patiño Varela en Los antimadridistas
Xavi Verger en Vinicius saca el cañón
Perikorro en Vivos con Fati-ga
Perikorro en La del Pirata bueno
Diego en Los sufridores
Diego en Viva el rey
Juan De Dios Luna Cijanes en La posesión y los tulipanes
Perikorro en Minority Report
Dr en Las viudas
Diego en Las viudas
Perikorro en Las viudas
Perikorro en Gaspartismo Reloaded
Diego en Viva la Vuelta
Dr en Viva Irlanda
Diego en Viva Irlanda
Diego en Decíamos ayer
Diego en Paz y amor
Dr en Paz y amor
Diego en Paz y amor
Diego en Vuela Supermán
Diego en Vuela Supermán
Diego en El trampolín
Perikorro en Salvar a Barrabás
Coral en Truman
Jose Avellaneda Perez en Los ídolos
María en Calles vacías
Amiguel en El pendejo de turno
Silvia Nebreda en Palabras y lágrimas
Manitu69 en This is Atleti
Alejandro Rincón Rubio en ¿Es Jovic un mediapunta?
Diego A. en Elogio de la locura
Juan De Dios Luna Cijanes en Efectividad máxima
Alfrez en Oda al populismo
Alfrez en Oda al populismo
Diego en Oda al populismo
Manitu69 en Oda al populismo
Fiodor Dostoievski en ¿Suerte o talento?
EUGENIO JORDAN en El cisne blanco
Frank Terraces en Historia del segundo Atleti
Hassandudeim en Historia del segundo Atleti
Perikorro en Aquí un Zidanista
Hassansudeim en Fichar a Descartes
Frank Terraces en Fichar a Descartes
Michael en Nacho y la tristeza
Irene García en Entre cero y nada
Roberto Gómez González en Entre cero y nada
Hassansudeim en Primeras impresiones
Rafael Sánchez Sánchez en Correa, Oblak y feliz año nuevo
Juanma Jiménez en Sólo fútbol
Jules en Sólo fútbol
Che en Trigo limpio
Gracias Faubert en Trigo limpio
Hassansudeim en Trigo limpio
Xabier en Trigo limpio
Juan carlos en Trigo limpio
Óscar Laguna en Ansiedad
Juan De Dios Luna Cijanes en El mundo se derrumba y nosotros nos enamoramos
Joan Del Valle en El tamaño importa (y mucho)
Jose Carlos Torrenova Lozano en Mucho más importante que todo eso
Pascual Vicente Martínez Gimeno en Dos años A La Contra
Yessy arreola en El encanto de los Nicas
Julie Bello Abaunza en El encanto de los Nicas
Vicente Martin-Pozuelo Cantos en Good Bye, Lenin!
yerry en Don Cenizo
IGWT en Relatividad
Manitu69 en Hacerse viejo
Tony en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Grandes éxitos de ayer y hoy
Esuardo en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Victoria sin identidad
Frank Terraces en Bendita normalidad
Francisco en Victoria sin identidad
Julián Martín Fernández en Rodrygo hace viejo a Vinicius
J. J. Creamer en Los héroes de Bowie
Joselito en Éxito sin cimientos
Juan de Dios Luna Cijanes en Ansufatización
Juan De Dios Luna Cijanes en El ciclismo se ablanda
Frank Terraces en Desapego
Juan De Dios Luna Cijanes en Movistar no se rinde
Juan de Dios Luna Cijanes en Queremos tanto a Roglic
Frank Terraces en Hace dos meses
Juan De Dios Luna Cijanes en Nada por aquí, Neymar por allá
Juan De Dios Luna Cijanes en Hoy me he acordado de Lucho Herrera
Juan De Dios Luna Cijanes en Un colombiano en la luna
Juan De Dios Luna Cijanes en El Tour se achica ante Bernal
Juan de Dios Luna Cijanes en Bernal rompe el cielo
Juan De Dios Luna Cijanes en Bernal quiere el Tour
Eberhard Torres Calderón en Cuarenta años de La vida de Brian
Juan De Dios Luna Cijanes en Pinot quiere el Tour y Mikel Landa no se rinde
Frank Terraces en El Atlético más merengue
Juan De Dios Luna Cijanes en La suerte dispara contra Landa
Diego en El fugitivo
Diego en Sopor de France
Juan De Dios Luna Cijanes en El Talento Desperdiciado I: George Best
Juan De Dios Luna Cijanes en Friedenreich: Pelé antes de Pelé
Frank Terraces en La Feria de la Carne
Frank Terraces en El altar de Pérgamo
Juan De Dios Luna Cijanes en Ni cinco de bola
José Antonio Gutiérrez en No cambies tus sueños, cambia el mundo
Antonio Lopez Lobeto en Los doce trabajos de Hércules
Francisco Pedrajas Raya en Ramos-Florentino: Pimpinela en el Madrid
Antonio Lopez Lobeto en Mi pájaro es mejor que el tuyo
Stockton en Bon voyage
Juan De Dios Luna Cijanes en El problema del Barça es el relato
Perikorro en Tantas mareas, marean
Perikorro en No me gusta el cricket
Carmelo en La venda ya cayó
Antonio Jesús Zarza Moreno en ¿Marino o submarino?
Lorenzo Dominguez Sanchez en Gracias, Florentino
Joaquín en Camino a Vitoria
Robert Lee en El que se va, ya no es
victor martín marron en Quiten de ahí a esa loca
Martín Vallejo platero en El borde de la piscina
Diego en Gracias, Johan
jose antonio medrano en Gracias, Johan
Jorge Florido en Gracias, Johan
Javier en Gracias, Johan
Esteban en Gracias, Johan
Fran en Gracias, Johan
5contraelcalvo en Esperando a Zidane
Perikorro en Esperando a Zidane
Elaine Cristina en Casillas, el homenaje pendiente
Tomás Luis de Victoria en No, lo ponemos todo al centro
Tomás Luís de Victoria en Casillas, el homenaje pendiente
Lucas en Benzema FC
Carlos Antonio Suárez fornelino en Jugarse «nada»
Antonio Lopez Lobeto en Siete equipos para tres descensos
Víctor Raúl Valladares en El Real Madrid se queda solo
IÑAKI ASENSIO CALATAYUD en Ter Stegen, el portero de la T-10
José Ramón García en Ilusión en el nuevo White Hart Lane
JOSE ANTONIO FERNANDEZ PLAZA en Héctor del Mar, tal como éramos
Lucas en Oh, capitán
José Luis Heras en Usted tiene el faro roto
Juan J Rodriguez en Usted tiene el faro roto
Jairo Castillo en El Madrid de la triste figura
Rod en Au revoir
Cristian Galván en Motociclismo e hipocresía
Hassansudeim en La trampa perfecta
Juan De Dios Luna Cijanes en La trampa perfecta
Antonio Lopez Lobeto en Cuestión de fe
Martín Vallejo platero en Marcó Isco, ganó Zidane
Eliseo en Vuelve Zidane
Juan De Dios Luna Cijanes en La esperanza
Juan de Dios Luna Cijanes en La muerte del emperador
Maria Jose en Tropismo
María Jesús en Tropismo
Antonio Lopez Lobeto en El amor no siempre gana
SanEmeterio For Atle en Bienvenidos al espectáculo de minstrel
Elaine Cristina en El empate perfecto
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en La revancha perpetua
Antonio Lopez Lobeto en Al límite de la filosofía
Juan de Dios Luna Cijanes en La ley del mínimo esfuerzo
Antonio Lopez Lobeto en Milagro Kvitova
Carlos Leo Castellanos en Cristiano ya no va de farol
Marcos Da Silva en El tamaño importa (y mucho)
Antonio Lopez Lobeto en Promesas que todavía lo son
Gustavo Del río manzano en Quince años sin el mejor: Chava Jiménez
ROSA MARIA cuesta guerrero en A propósito de Laura
Irene García en Vidrio roto
AA - Rod en Vidrio roto
Juan Luna Cijanes en Solari y la teoría del melón
Antonio Lopez Lobeto en El valor de las palabras
Raúl Ávila en El traje de toda la vida
Miguel Morán en Godín es El Cid Campeador
Ricardo Moreno Castillo en La adolescencia duele
Aminie Filippi en La adolescencia duele
Miguel Angel Hidalgo Mena en Historia de un superviviente
Alfrez en Por los cojones
Paulino en Por los cojones
ROSA MARIA cuesta guerrero en La adolescencia duele
Luis Miguel en Y el presidente, ¿qué?
Oscar Redondo Callado en Tour 2019: Un espanto de recorrido
Santiago Peraza en A LA CONTRA, primer aniversario
Teddy Sagarrasantos@hotmail.com en Bienvenidos al mágico mundo de Oz