sábado, julio 20, 2024
Google search engine
InicioCulturaSeriesSeries de chicas

Series de chicas

Hay mucha gente que piensa que las series de chicas las componen las grandes sagas como Downton Abbey o Ana de las Tejas Verdes, adaptaciones televisivas en donde la sangre solo aparece en forma de flujo menstrual. En este tipo de telefilmes a lo más que puedes aspirar, en términos de escenas de acción, es a que alguien tire un plato a la pared y lo rompa. Nadie dice palabrotas, los silencios son eternos y el amor lo inunda todo de tal modo que va dejando un rastro de sirope de arce envenenado.

Pero lo que esa gente no sabe es que a las chicas no les gusta que las encasillen, algunas rompen los moldes y consiguen crear series inclasificables como Olive Kitteridge.

Trasladémonos a Maine, a la esquina superior derecha de los Estados Unidos de América. Allí una mujer amargada, llamada Olive Kitteridge, se esfuerza por aguar la fiesta a todo el que se le acerque. Algo parecido a lo que hacía Meryl Streep en su interpretación en Agosto. Bueno, no tanto.

Olive Kitteridge es la historia de una mujer que a lo largo de los años va dejando escapar oportunidades de merecer un amor, uno cualquiera, dilapidando su capital emocional con un nivel de prodigalidad tal que nos recuerda la famosa parábola del Evangelio. Sí, esa, ya saben a lo que me refiero, el chico que pide a su padre el dinero de la herencia para gastárselo en fiestorros contratando a Kevin Roldán como maestro de ceremonias. Eso mismo pero trasladado a la órbita de Olive, una mujer manirrota que tira a la basura todo el afecto que le regalan quienes tienen la desgracia de cruzarse en su camino.

Volviendo al tema de las chicas, situar Olive Kitteridge en la parrilla de las mejores series de la HBO ha sido posible gracias a 5 mujeres extraordinarias:

Elizabeth Strout: es la autora del libro, la causa primera, el Big Bang a quien debemos todo lo demás. Para los que necesiten contar estrellas, su obra mereció el Premio Pulitzer de ficción en el año 2009.

Jane Anderson: productora de HBO, fue ella quien se obsesionó con obtener los derechos de la obra a pesar de tener multitud de pretendientes. Logró convencer a la autora con un argumento que a la postre resultó ser el definitivo: los padres de Jane eran muy parecidos a los personajes principales de Olive Kitteridge, una mujer de emociones complicadas casada con un optimista recalcitrante que la ama de manera irracional.

Lisa Chodolenko: es la directora de la serie, una mujer judeo-ucraniana que se había batido el cobre dirigiendo un capítulo de la mítica A dos metros bajo tierra. Más tarde dirigió una película agradable de ver, Los chicos están bien, una comedia contemporánea que hace todo lo que no hizo William Wyler en los 60 con el tema de las lesbianas (La Calumnia).

Frances McDormand: ella es Olive, no podía ser otra. Saltó a la fama con Fargo y a pesar de que pueda parecer que le dieron el papel por ser la mujer de uno de los hermanos Coen, en realidad no fue así, no se puede comparar con el caso de Ariadna Gil en Soldados de Salamina, no seáis malotes. Frances McDormand es una actriz descomunal, aún resuenan mis tripas cuando recuerdo su contribución al peliculón Mississippi Burning. Su trabajo en Olive Kitteridge es descomunal.

Zoe Kazan: conocer a la nieta de Elia Kazan a través de Olive Kitteridge ha sido toda una revelación. Después de mi caída del caballo he descubierto Ruby Sparks, interpretada y escrita por ella misma, y la película estrenada hace tan solo una semana: La gran enfermedad del amor. En Olive Kitteridge, Zoe Kazan se los come a todos con su sonrisa, su cabeza baja y sus ojos pegados a las pestañas. La imagen de Denise Thibodeau ordenando los estantes de la farmacia será guardada en mi memoria por los siglos de los siglos amén.

Y así hemos llegado al final. Olive Kitteridge es una sola de las series de chicas que circulan por el mundo. Nada de almíbar, nada de comedias románticas tontorronas. El género humano, ese que vive en La Tierra desde hace millones de años, tiene una deuda impagable con aquellas que de forma invisible están abriendo la brecha.

 

RELATED ARTICLES

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -
Google search engine

Most Popular

Recent Comments

Perikorro en Con contundencia
Alberto Patiño Varela en Los antimadridistas
Xavi Verger en Vinicius saca el cañón
Perikorro en Vivos con Fati-ga
Diego en Los sufridores
Diego en Viva el rey
Juan De Dios Luna Cijanes en La posesión y los tulipanes
Perikorro en Minority Report
Dr en Las viudas
Diego en Las viudas
Perikorro en Las viudas
Perikorro en Gaspartismo Reloaded
Diego en Viva la Vuelta
Dr en Viva Irlanda
Diego en Viva Irlanda
Diego en Decíamos ayer
Diego en Paz y amor
Dr en Paz y amor
Diego en Paz y amor
Diego en Vuela Supermán
Diego en Vuela Supermán
Diego en El trampolín
Perikorro en Salvar a Barrabás
Coral en Truman
Jose Avellaneda Perez en Los ídolos
María en Calles vacías
Amiguel en El pendejo de turno
Silvia Nebreda en Palabras y lágrimas
Manitu69 en This is Atleti
Alejandro Rincón Rubio en ¿Es Jovic un mediapunta?
Diego A. en Elogio de la locura
Juan De Dios Luna Cijanes en Efectividad máxima
Alfrez en Oda al populismo
Alfrez en Oda al populismo
Diego en Oda al populismo
Manitu69 en Oda al populismo
Fiodor Dostoievski en ¿Suerte o talento?
EUGENIO JORDAN en El cisne blanco
Frank Terraces en Historia del segundo Atleti
Hassandudeim en Historia del segundo Atleti
Perikorro en Aquí un Zidanista
Hassansudeim en Fichar a Descartes
Frank Terraces en Fichar a Descartes
Michael en Nacho y la tristeza
Irene García en Entre cero y nada
Roberto Gómez González en Entre cero y nada
Hassansudeim en Primeras impresiones
Rafael Sánchez Sánchez en Correa, Oblak y feliz año nuevo
Juanma Jiménez en Sólo fútbol
Jules en Sólo fútbol
Che en Trigo limpio
Gracias Faubert en Trigo limpio
Hassansudeim en Trigo limpio
Xabier en Trigo limpio
Juan carlos en Trigo limpio
Óscar Laguna en Ansiedad
Juan De Dios Luna Cijanes en El mundo se derrumba y nosotros nos enamoramos
Joan Del Valle en El tamaño importa (y mucho)
Jose Carlos Torrenova Lozano en Mucho más importante que todo eso
Pascual Vicente Martínez Gimeno en Dos años A La Contra
Vicente Martin-Pozuelo Cantos en Good Bye, Lenin!
yerry en Don Cenizo
IGWT en Relatividad
Manitu69 en Hacerse viejo
Tony en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Grandes éxitos de ayer y hoy
Esuardo en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Victoria sin identidad
Frank Terraces en Bendita normalidad
Francisco en Victoria sin identidad
Julián Martín Fernández en Rodrygo hace viejo a Vinicius
J. J. Creamer en Los héroes de Bowie
Joselito en Éxito sin cimientos
Juan de Dios Luna Cijanes en Ansufatización
Juan De Dios Luna Cijanes en El ciclismo se ablanda
Frank Terraces en Desapego
Juan De Dios Luna Cijanes en Movistar no se rinde
Juan de Dios Luna Cijanes en Queremos tanto a Roglic
Frank Terraces en Hace dos meses
Juan De Dios Luna Cijanes en Nada por aquí, Neymar por allá
Juan De Dios Luna Cijanes en Hoy me he acordado de Lucho Herrera
Juan De Dios Luna Cijanes en Un colombiano en la luna
Juan De Dios Luna Cijanes en El Tour se achica ante Bernal
Juan de Dios Luna Cijanes en Bernal rompe el cielo
Juan De Dios Luna Cijanes en Bernal quiere el Tour
Eberhard Torres Calderón en Cuarenta años de La vida de Brian
Juan De Dios Luna Cijanes en Pinot quiere el Tour y Mikel Landa no se rinde
Frank Terraces en El Atlético más merengue
Juan De Dios Luna Cijanes en La suerte dispara contra Landa
Diego en El fugitivo
Diego en Sopor de France
Juan De Dios Luna Cijanes en El Talento Desperdiciado I: George Best
Juan De Dios Luna Cijanes en Friedenreich: Pelé antes de Pelé
Frank Terraces en La Feria de la Carne
Frank Terraces en El altar de Pérgamo
Juan De Dios Luna Cijanes en Ni cinco de bola
José Antonio Gutiérrez en No cambies tus sueños, cambia el mundo
Antonio Lopez Lobeto en Los doce trabajos de Hércules
Francisco Pedrajas Raya en Ramos-Florentino: Pimpinela en el Madrid
Antonio Lopez Lobeto en Mi pájaro es mejor que el tuyo
Stockton en Bon voyage
Juan De Dios Luna Cijanes en El problema del Barça es el relato
Perikorro en Tantas mareas, marean
Perikorro en No me gusta el cricket
Carmelo en La venda ya cayó
Antonio Jesús Zarza Moreno en ¿Marino o submarino?
Lorenzo Dominguez Sanchez en Gracias, Florentino
Joaquín en Camino a Vitoria
Robert Lee en El que se va, ya no es
victor martín marron en Quiten de ahí a esa loca
Martín Vallejo platero en El borde de la piscina
Diego en Gracias, Johan
jose antonio medrano en Gracias, Johan
Jorge Florido en Gracias, Johan
Javier en Gracias, Johan
Esteban en Gracias, Johan
Fran en Gracias, Johan
5contraelcalvo en Esperando a Zidane
Perikorro en Esperando a Zidane
Elaine Cristina en Casillas, el homenaje pendiente
Tomás Luis de Victoria en No, lo ponemos todo al centro
Tomás Luís de Victoria en Casillas, el homenaje pendiente
Lucas en Benzema FC
Carlos Antonio Suárez fornelino en Jugarse «nada»
Antonio Lopez Lobeto en Siete equipos para tres descensos
Víctor Raúl Valladares en El Real Madrid se queda solo
IÑAKI ASENSIO CALATAYUD en Ter Stegen, el portero de la T-10
José Ramón García en Ilusión en el nuevo White Hart Lane
JOSE ANTONIO FERNANDEZ PLAZA en Héctor del Mar, tal como éramos
Lucas en Oh, capitán
José Luis Heras en Usted tiene el faro roto
Juan J Rodriguez en Usted tiene el faro roto
Jairo Castillo en El Madrid de la triste figura
Rod en Au revoir
Cristian Galván en Motociclismo e hipocresía
Hassansudeim en La trampa perfecta
Juan De Dios Luna Cijanes en La trampa perfecta
Antonio Lopez Lobeto en Cuestión de fe
Martín Vallejo platero en Marcó Isco, ganó Zidane
Eliseo en Vuelve Zidane
Juan De Dios Luna Cijanes en La esperanza
Juan de Dios Luna Cijanes en La muerte del emperador
Maria Jose en Tropismo
María Jesús en Tropismo
Antonio Lopez Lobeto en El amor no siempre gana
SanEmeterio For Atle en Bienvenidos al espectáculo de minstrel
Elaine Cristina en El empate perfecto
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en La revancha perpetua
Antonio Lopez Lobeto en Al límite de la filosofía
Juan de Dios Luna Cijanes en La ley del mínimo esfuerzo
Antonio Lopez Lobeto en Milagro Kvitova
Carlos Leo Castellanos en Cristiano ya no va de farol
Marcos Da Silva en El tamaño importa (y mucho)
Antonio Lopez Lobeto en Promesas que todavía lo son
Gustavo Del río manzano en Quince años sin el mejor: Chava Jiménez
ROSA MARIA cuesta guerrero en A propósito de Laura
Irene García en Vidrio roto
AA - Rod en Vidrio roto
Juan Luna Cijanes en Solari y la teoría del melón
Antonio Lopez Lobeto en El valor de las palabras
Raúl Ávila en El traje de toda la vida
Miguel Morán en Godín es El Cid Campeador
Ricardo Moreno Castillo en La adolescencia duele
Aminie Filippi en La adolescencia duele
Miguel Angel Hidalgo Mena en Historia de un superviviente
Alfrez en Por los cojones
Paulino en Por los cojones
ROSA MARIA cuesta guerrero en La adolescencia duele
Luis Miguel en Y el presidente, ¿qué?
Oscar Redondo Callado en Tour 2019: Un espanto de recorrido
Santiago Peraza en A LA CONTRA, primer aniversario
Teddy Sagarrasantos@hotmail.com en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Conchita Minguez en Cinco apuntes para seis carreras