viernes, junio 21, 2024
Google search engine
InicioDeportesBaloncestoManute, el gigante que advirtió a EEUU sobre Bin Laden

Manute, el gigante que advirtió a EEUU sobre Bin Laden

En octubre de 1985, un coloso sudanés recién aterrizado en la NBA llamado Manute Bol respondía con escalofriante naturalidad ante la avalancha de periodistas que se agolpaban bajo sus enormes pies: “¿Le asusta el reto de enfrentarse a los mejores jugadores del mundo?”. “No me asusta nada», respondió. «Recuerdo que cuando era más joven tuve que cazar un león con mis propias manos”. 

Primer encuentro con el aro

Manute Bol nació un 16 de octubre de 1962 en Gogrial, Sudán (actual Sudán del Sur), una aldea perteneciente a la tribu de los Dinkas, etnia mayoritaria de Sudán del Sur. Se crió en un entorno salvaje, fue pastor y alcanzó la escalofriante estatura de 2,31 metros en una familia de altura. Su abuelo Malouk Bol Chol, uno de los líderes tribales, medía 2.39 (según las leyendas), su padre 2.03, su madre 2.08 y su hermana 2.03.

En 1979 el baloncesto interrumpió su vida. Un día llegó su tío desde Wau, la ciudad más grande al sur del país, y trató de convencerle para que abandonase a su familia y probara aquél deporte del que Manute nunca había oído hablar. La idea de su tío era que Bol probara en el equipo local, el cual ya participaba en la liga nacional. Bol rechazó la oferta, pero el baloncesto ya se había cruzado en su camino. Tres meses después, un primo suyo (todo quedaba en familia) Joseph Victor Bol, piloto y un hombre diferente de los que Manute acostumbraba a rodearse (debido a su trabajo Joseph poseía innumerables contactos, entre ellos dentro de los clubes del país), le habló por primera vez de la tierra de las oportunidades y de lo que significaba allí el baloncesto. Manute cayó seducido por la idea y viajó a Wau donde, por primera vez en su vida, sus manos tocaron la superficie rugosa de una pelota de baloncesto.

El adolescente de piernas interminables no conocía ninguna de las reglas básicas del baloncesto y, en uno de sus primeros entrenamientos, se partió los dientes al intentar machacar el aro. Sin embargo, su altura, era algo que venía con el ADN, algo inimitable, un aspecto que no se puede mejorar ni entrenar. Manute tenía otro primo, Nyoul Makwag Bol, base de la selección de Sudán, mediante el cual pudo empezar a jugar en su mismo equipo, el Catholic Club de Jartum. Su envergadura corría un tupido velo sobre carencias técnicas y ese año ayudó al equipo a conquistar el campeonato sudanés. ¿Qué ocurrió a continuación? Tan solo seis meses después de pisar por primera vez una cancha, Manute Bol ya formaba parte del equipo nacional.

Welcome to the United States

Hay un personaje fundamental en la historia de Manute Bol y ese fue Don Feeley. En 1982, Feeley era el técnico de Fairleigh Dickinson, una pequeña universidad de New Jersey. Feeley aterrizó en Sudán como parte de un programa de intercambio en el verano de ese mismo año para dirigir a la selección nacional. Manute fascinó a Don y meses después, junto a Deng Nihal (otro jugador del que se hablaba maravillas) el 23 de mayo de 1983, ambos aterrizabaron en el aeropuerto Logan de Boston, sin conocer una palabra de inglés y a merced de un único padrino y mecenas. La primera aventura de Manute en Estados Unidos, en la Universidad de Cleveland, fue muy breve debido a sus problemas de adaptación y educación, pero consiguió entrar en Bridgeport, una pequeña facultad de la 2ª categoría de la liga universitaria. Allí demostraría su gran virtud y aquello que le catapultó a entrar en la historia de la NBA: su don taponador.

Manute Bol durante un partido con la Universidad de Bridgeport. / guioteca.com

En 1985 es elegido en la 2ª ronda del Draft por los Washington Bullets, debutando en octubre de ese mismo año y convirtiéndose en el primer africano en jugar en la NBA. En su primer año hizo historia al lograr el récord de tapones para un rookie con la friolera de 397, una media de 4,9. Tras su paso por Washington Bullets, Golden State Warriors, Philadelphia 76ers y Miami Heat y su entrada en el Olimpo en la edad de oro de la mejor liga del mundo, Manute comenzó su decadencia debido a diversas lesiones.

¿Podría haber evitado Manute el 11-S?

En 1989, Omar Al-Bashir tomó el poder en Sudán en un golpe militar. La violencia del gobierno provocó un verdadero infierno y condujo a la muerte a miles de cristianos que vivían en el sur del país. Bol regresó a su país aterrado por los hechos, mientras el gobierno sudanés ofrecía refugio y asilo a Osama Bin Laden, expulsado de Arabia Saudí, a cambio de ayuda para mantenerse en el poder. En este período de tiempo, Bin Laden fundó Al Qaeda. En posteriores entrevistas, Bol declaró que había advertido al Departamento de Estado de los Estados Unidos (y posteriormente a los mismísimos Clinton) sobre la amenaza que se ocultaba en Sudán. Incluso llegó a reunirse en el Pentágono con 58 miembros del Congreso para avisarles de que, durante una estancia en El Cairo, había podido comprobar los movimientos estratégicos que estaba llevando a cabo el islamismo extremista. Fue ignorado, Estados Unidos se limitó a incluir a Sudán en la lista de los estados patrocinadores del terrorismo. En 1998 bombardeó Sudán y Afganistán y Bol fue considerado como una amenaza en su país. Quiso participar en las negociaciones de paz, pero fue prácticamente un prisionero en su tierra, mientras Bin Laden se hacía fuerte escondido en la sombra de una guerra civil. ¿Qué hubiese pasado si Estados Unidos no hubiese hecho oídos sordos a las advertencias de Manute sobre el tumor que estaba creciendo en su país? 

Manute Bol
Manute Bol durante un discurso. / mantenba.blogspot.com

Un guerrero por la paz en Sudán

“Al hablar de Manute en Sudán pensamos inmediatamente en todo lo que hizo por ayudar a la gente; sólo después pensamos en sus éxitos deportivos. Hizo cosas que no necesitaba hacer, pero no iba a ser feliz si no ayudaba a su gente”. “Si Manute no hubiera entregado tanto amor a su gente y no hubiese ayudado a los demás, quizá hoy yo no estaría aquí”, declaró en una entrevista Loul Deng, jugador procedente de Sudán que actualmente pertenece a Los Angeles Lakers.

En los años 90, el sur de Sudán fue masacrado por el gobierno fundamentalista del norte del país. Dos millones de civiles fueron asesinados y cuatro millones se convirtieron en refugiados. Manute, a miles de kilómetros de distancia, hizo suya la causa y asumió el deber de ayudar a sus hermanos.  “En 1991 veía las noticias sobre Sudán en televisión, y el gobierno estaba matando a mi gente –contaría en diversos reportajes en los últimos años de su vida-. Me dije que debía hacer algo, así que decidí convertirme en un guerrero. Sentía que había hecho mucho dinero y era el momento de entregarle algo a mi gente”.

Bol destinó buena parte de la fortuna que había obtenido en la NBA para reconstruir su aldea natal, la edificación de un hospital y a programas contra el hambre por todo el país. Se dedicó a apoyar la causa rebelde y recorrió el mundo para recaudar comida, medicinas y fondos económicos para salvar la vida a millones de personas en los campos de refugiados. El 19 de junio de 2010, y a los 47 años de edad, Manute Bol fallecía en el Virginia Medical Center. Hasta su último aliento, Manute Bol fue (y sigue siendo) considerado por su pueblo como un verdadero salvador, un dios, un recuerdo esperanzador al que aferrarse en medio de tanta miseria.  

Artículo anterior
Artículo siguiente
Irene García
Irene García
Periodista. Intento de guionista, así que escribo mucho, aunque no siempre bien. Si suena Ella Fitzgerald, mejor. Deporte. Cultura. Viajes. Me bato en duelo con cualquiera por defender a Batman y 'La La Land'. Viví dos años en Buenos Aires y por eso tengo mucha paciencia. Subdirectora de A La Contra. Emperatriz de la batcueva.
RELATED ARTICLES

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -
Google search engine

Most Popular

Recent Comments

Perikorro en Con contundencia
Alberto Patiño Varela en Los antimadridistas
Xavi Verger en Vinicius saca el cañón
Perikorro en Vivos con Fati-ga
Diego en Los sufridores
Diego en Viva el rey
Juan De Dios Luna Cijanes en La posesión y los tulipanes
Perikorro en Minority Report
Dr en Las viudas
Diego en Las viudas
Perikorro en Las viudas
Perikorro en Gaspartismo Reloaded
Diego en Viva la Vuelta
Dr en Viva Irlanda
Diego en Viva Irlanda
Diego en Decíamos ayer
Diego en Paz y amor
Dr en Paz y amor
Diego en Paz y amor
Diego en Vuela Supermán
Diego en Vuela Supermán
Diego en El trampolín
Perikorro en Salvar a Barrabás
Coral en Truman
Jose Avellaneda Perez en Los ídolos
María en Calles vacías
Amiguel en El pendejo de turno
Silvia Nebreda en Palabras y lágrimas
Manitu69 en This is Atleti
Alejandro Rincón Rubio en ¿Es Jovic un mediapunta?
Diego A. en Elogio de la locura
Juan De Dios Luna Cijanes en Efectividad máxima
Alfrez en Oda al populismo
Alfrez en Oda al populismo
Diego en Oda al populismo
Manitu69 en Oda al populismo
Fiodor Dostoievski en ¿Suerte o talento?
EUGENIO JORDAN en El cisne blanco
Frank Terraces en Historia del segundo Atleti
Hassandudeim en Historia del segundo Atleti
Perikorro en Aquí un Zidanista
Hassansudeim en Fichar a Descartes
Frank Terraces en Fichar a Descartes
Michael en Nacho y la tristeza
Irene García en Entre cero y nada
Roberto Gómez González en Entre cero y nada
Hassansudeim en Primeras impresiones
Rafael Sánchez Sánchez en Correa, Oblak y feliz año nuevo
Juanma Jiménez en Sólo fútbol
Jules en Sólo fútbol
Che en Trigo limpio
Gracias Faubert en Trigo limpio
Hassansudeim en Trigo limpio
Xabier en Trigo limpio
Juan carlos en Trigo limpio
Óscar Laguna en Ansiedad
Juan De Dios Luna Cijanes en El mundo se derrumba y nosotros nos enamoramos
Joan Del Valle en El tamaño importa (y mucho)
Jose Carlos Torrenova Lozano en Mucho más importante que todo eso
Pascual Vicente Martínez Gimeno en Dos años A La Contra
Vicente Martin-Pozuelo Cantos en Good Bye, Lenin!
yerry en Don Cenizo
IGWT en Relatividad
Manitu69 en Hacerse viejo
Tony en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Grandes éxitos de ayer y hoy
Esuardo en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Victoria sin identidad
Frank Terraces en Bendita normalidad
Francisco en Victoria sin identidad
Julián Martín Fernández en Rodrygo hace viejo a Vinicius
J. J. Creamer en Los héroes de Bowie
Joselito en Éxito sin cimientos
Juan de Dios Luna Cijanes en Ansufatización
Juan De Dios Luna Cijanes en El ciclismo se ablanda
Frank Terraces en Desapego
Juan De Dios Luna Cijanes en Movistar no se rinde
Juan de Dios Luna Cijanes en Queremos tanto a Roglic
Frank Terraces en Hace dos meses
Juan De Dios Luna Cijanes en Nada por aquí, Neymar por allá
Juan De Dios Luna Cijanes en Hoy me he acordado de Lucho Herrera
Juan De Dios Luna Cijanes en Un colombiano en la luna
Juan De Dios Luna Cijanes en El Tour se achica ante Bernal
Juan de Dios Luna Cijanes en Bernal rompe el cielo
Juan De Dios Luna Cijanes en Bernal quiere el Tour
Eberhard Torres Calderón en Cuarenta años de La vida de Brian
Juan De Dios Luna Cijanes en Pinot quiere el Tour y Mikel Landa no se rinde
Frank Terraces en El Atlético más merengue
Juan De Dios Luna Cijanes en La suerte dispara contra Landa
Diego en El fugitivo
Diego en Sopor de France
Juan De Dios Luna Cijanes en El Talento Desperdiciado I: George Best
Juan De Dios Luna Cijanes en Friedenreich: Pelé antes de Pelé
Frank Terraces en La Feria de la Carne
Frank Terraces en El altar de Pérgamo
Juan De Dios Luna Cijanes en Ni cinco de bola
José Antonio Gutiérrez en No cambies tus sueños, cambia el mundo
Antonio Lopez Lobeto en Los doce trabajos de Hércules
Francisco Pedrajas Raya en Ramos-Florentino: Pimpinela en el Madrid
Antonio Lopez Lobeto en Mi pájaro es mejor que el tuyo
Stockton en Bon voyage
Juan De Dios Luna Cijanes en El problema del Barça es el relato
Perikorro en Tantas mareas, marean
Perikorro en No me gusta el cricket
Carmelo en La venda ya cayó
Antonio Jesús Zarza Moreno en ¿Marino o submarino?
Lorenzo Dominguez Sanchez en Gracias, Florentino
Joaquín en Camino a Vitoria
Robert Lee en El que se va, ya no es
victor martín marron en Quiten de ahí a esa loca
Martín Vallejo platero en El borde de la piscina
Diego en Gracias, Johan
jose antonio medrano en Gracias, Johan
Jorge Florido en Gracias, Johan
Javier en Gracias, Johan
Esteban en Gracias, Johan
Fran en Gracias, Johan
5contraelcalvo en Esperando a Zidane
Perikorro en Esperando a Zidane
Elaine Cristina en Casillas, el homenaje pendiente
Tomás Luis de Victoria en No, lo ponemos todo al centro
Tomás Luís de Victoria en Casillas, el homenaje pendiente
Lucas en Benzema FC
Carlos Antonio Suárez fornelino en Jugarse «nada»
Antonio Lopez Lobeto en Siete equipos para tres descensos
Víctor Raúl Valladares en El Real Madrid se queda solo
IÑAKI ASENSIO CALATAYUD en Ter Stegen, el portero de la T-10
José Ramón García en Ilusión en el nuevo White Hart Lane
JOSE ANTONIO FERNANDEZ PLAZA en Héctor del Mar, tal como éramos
Lucas en Oh, capitán
José Luis Heras en Usted tiene el faro roto
Juan J Rodriguez en Usted tiene el faro roto
Jairo Castillo en El Madrid de la triste figura
Rod en Au revoir
Cristian Galván en Motociclismo e hipocresía
Hassansudeim en La trampa perfecta
Juan De Dios Luna Cijanes en La trampa perfecta
Antonio Lopez Lobeto en Cuestión de fe
Martín Vallejo platero en Marcó Isco, ganó Zidane
Eliseo en Vuelve Zidane
Juan De Dios Luna Cijanes en La esperanza
Juan de Dios Luna Cijanes en La muerte del emperador
Maria Jose en Tropismo
María Jesús en Tropismo
Antonio Lopez Lobeto en El amor no siempre gana
SanEmeterio For Atle en Bienvenidos al espectáculo de minstrel
Elaine Cristina en El empate perfecto
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en La revancha perpetua
Antonio Lopez Lobeto en Al límite de la filosofía
Juan de Dios Luna Cijanes en La ley del mínimo esfuerzo
Antonio Lopez Lobeto en Milagro Kvitova
Carlos Leo Castellanos en Cristiano ya no va de farol
Marcos Da Silva en El tamaño importa (y mucho)
Antonio Lopez Lobeto en Promesas que todavía lo son
Gustavo Del río manzano en Quince años sin el mejor: Chava Jiménez
ROSA MARIA cuesta guerrero en A propósito de Laura
Irene García en Vidrio roto
AA - Rod en Vidrio roto
Juan Luna Cijanes en Solari y la teoría del melón
Antonio Lopez Lobeto en El valor de las palabras
Raúl Ávila en El traje de toda la vida
Miguel Morán en Godín es El Cid Campeador
Ricardo Moreno Castillo en La adolescencia duele
Aminie Filippi en La adolescencia duele
Miguel Angel Hidalgo Mena en Historia de un superviviente
Alfrez en Por los cojones
Paulino en Por los cojones
ROSA MARIA cuesta guerrero en La adolescencia duele
Luis Miguel en Y el presidente, ¿qué?
Oscar Redondo Callado en Tour 2019: Un espanto de recorrido
Santiago Peraza en A LA CONTRA, primer aniversario
Teddy Sagarrasantos@hotmail.com en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Conchita Minguez en Cinco apuntes para seis carreras