sábado, julio 20, 2024
Google search engine
InicioCulturaLa trastienda del Rock

La trastienda del Rock

Puede que el ya tristemente célebre caso Weinstein, apellido del todopoderoso productor y acosador hollywoodiense señalado por una larga lista de actrices por abusos sexuales, haya sido el causante de la quiebra de la cultura del silencio. Provocado o no por el Efecto Weinstein, bienvenido sea el fin de la omertá, porque desde hace unos meses venimos conociendo decenas de testimonios y denuncias que han puesto patas arriba el cine, las series, la televisión (la BBC investiga 25 casos de acoso) y, por supuesto, el mundo de la música, que tampoco ha salido bien parado tras los innumerables relatos sobre hechos que, al parecer, nadie denunciaba pero todos conocían.

«Estas cosas siempre han existido, también en el negocio de la música. Ha habido mucha gente quejándose de que algunos publicistas se propasaban, o de algunos de los servicios que se esperaban de los artistas cuando firmaban un contrato», declaró recientemente Tom Jones, que también reconoció haber sufrido acoso. ¿Cosas que siempre han existido? ¿Cosas que todo el mundo sabía que pasaban? ¿Peajes que pagar antes de alcanzar el éxito? ¿Grabar un disco o firmar un contrato tiene precio? Una silenciosa y cómplice normalidad que parece, por suerte, venirse abajo.

Taylor Swift llevando a juicio a un locutor de radio por meterle mano debajo de la falda; Björk detallando el acoso sexual que sufrió por parte del director de cine Lars von Trier; casi dos mil artistas suecas, lideradas por Zara Larsson y Robyn, que denuncian en una tribuna de prensa las agresiones, violaciones y acoso que se sufren en el mundo de la música y se rebelan contra la cultura del silencio en una industria en la que el acoso y las agresiones son «más la regla que la excepción«. Los casos afectan a grupos y artistas como Crystal Castles, Pussycat Dolls, Brand New, Utopians, Kid Rock, Nothing But Thieves o Dirty Project. Hasta Mariah Carey ha sido acusada por su guardaespaldas de acoso sexual.

Llueven las denuncias, y también por parte de las groupies, de las fans. Sería hipócrita e incluso idiota aseverar que nunca hubo estrella del rock que se acostará con una fan. Esto ha ocurrido desde el principio de los tiempos, con bandas locales y con grupos de gran éxito internacional, con artistas que empiezan o con estrellas consagradas. Y si hubo consentimiento y mayoría de edad no hay lugar para la crítica o el juicio; en el relato del Rock, con su parte de leyenda y su parte de verdad, ocurren todas las cosas que nos imaginamos, nos han contado o hemos leído. Y más. Pero lo que no se puede ocultar ni banalizar, lo que no se puede digerir son sucesos como el que sufrió la fan de la banda de metal polaca Decapitated, que denunció el pasado septiembre que sus componentes la habían secuestrado y violado en el autobús de la gira tras un concierto en Washington. Hay códigos que hay que respetar, incluso en Rock.

Lo más preocupante es que todavía hay quienes justifican este tipo de situaciones e insisten con toda naturalidad en la culpabilización de las víctimas, porque son cosas que pasan después de los conciertos, todo el mundo lo sabe, porque aquella chica seguro que sabía a lo que iba, porque esa chica lo buscaba y seguro que no se opuso, como si no existiera ninguna diferencia entre el consentimiento y la coacción, como si entrar en un camerino significara la perdida inmediata de tus derechos, como si fuera sencillo oponer resistencia en solitario ante una jarcia de animales.

Incluso Morrissey, el que fuera líder de The Smiths, declaró hace bien poco que «a lo largo de toda la historia de la música y el Rock hubo músicos que se acostaron con sus groupies. Si repasas la historia, casi todos son culpables de haberse acostado con menores de edad. ¿Por qué no meter entonces a todos presos?». Al menos, de haberlo presenciado, admirado Morrissey, y tratándose de menores, lo mínimo que se puede hacer es denunciar los hechos, porque aquellos que abusan de su poder, los que se benefician de su posición de privilegio o de su influencia para ganar favores sexuales sin asentimiento, no merecen Omertá.

Los medios de comunicación están recogiendo estos sucesos como nunca antes, y es cierto que habrá que contrastar en detalle cada caso, porque se publican nombres y apellidos de los implicados y una patraña puede resultar desgarradora y fatal para el señalado. Pero hay que denunciar y desenmascarar, sin dudarlo y de inmediato, a todo aquel que valiéndose de su situación de ventaja actúe de manera abusiva aprovechándose de los sueños e ilusiones de los que quieren llegar, de los que quieren trabajar o triunfar en el mundo de la cultura y el espectáculo.

Tomás García de la Plaza
Tomás García de la Plaza
Ha pasado por todos los sitios habidos y por haber, públicos y privados, desde que en 1999 comenzaron estas cosas digitales. De todos se fue. En 'A la Contra' aspiramos a que aguante mucho con nosotros. Exresidente en Londres y apasionado de la música, también escribe historias que a veces se convierten en libros.
RELATED ARTICLES

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -
Google search engine

Most Popular

Recent Comments

Perikorro en Con contundencia
Alberto Patiño Varela en Los antimadridistas
Xavi Verger en Vinicius saca el cañón
Perikorro en Vivos con Fati-ga
Diego en Los sufridores
Diego en Viva el rey
Juan De Dios Luna Cijanes en La posesión y los tulipanes
Perikorro en Minority Report
Dr en Las viudas
Diego en Las viudas
Perikorro en Las viudas
Perikorro en Gaspartismo Reloaded
Diego en Viva la Vuelta
Dr en Viva Irlanda
Diego en Viva Irlanda
Diego en Decíamos ayer
Diego en Paz y amor
Dr en Paz y amor
Diego en Paz y amor
Diego en Vuela Supermán
Diego en Vuela Supermán
Diego en El trampolín
Perikorro en Salvar a Barrabás
Coral en Truman
Jose Avellaneda Perez en Los ídolos
María en Calles vacías
Amiguel en El pendejo de turno
Silvia Nebreda en Palabras y lágrimas
Manitu69 en This is Atleti
Alejandro Rincón Rubio en ¿Es Jovic un mediapunta?
Diego A. en Elogio de la locura
Juan De Dios Luna Cijanes en Efectividad máxima
Alfrez en Oda al populismo
Alfrez en Oda al populismo
Diego en Oda al populismo
Manitu69 en Oda al populismo
Fiodor Dostoievski en ¿Suerte o talento?
EUGENIO JORDAN en El cisne blanco
Frank Terraces en Historia del segundo Atleti
Hassandudeim en Historia del segundo Atleti
Perikorro en Aquí un Zidanista
Hassansudeim en Fichar a Descartes
Frank Terraces en Fichar a Descartes
Michael en Nacho y la tristeza
Irene García en Entre cero y nada
Roberto Gómez González en Entre cero y nada
Hassansudeim en Primeras impresiones
Rafael Sánchez Sánchez en Correa, Oblak y feliz año nuevo
Juanma Jiménez en Sólo fútbol
Jules en Sólo fútbol
Che en Trigo limpio
Gracias Faubert en Trigo limpio
Hassansudeim en Trigo limpio
Xabier en Trigo limpio
Juan carlos en Trigo limpio
Óscar Laguna en Ansiedad
Juan De Dios Luna Cijanes en El mundo se derrumba y nosotros nos enamoramos
Joan Del Valle en El tamaño importa (y mucho)
Jose Carlos Torrenova Lozano en Mucho más importante que todo eso
Pascual Vicente Martínez Gimeno en Dos años A La Contra
Vicente Martin-Pozuelo Cantos en Good Bye, Lenin!
yerry en Don Cenizo
IGWT en Relatividad
Manitu69 en Hacerse viejo
Tony en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Grandes éxitos de ayer y hoy
Esuardo en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Victoria sin identidad
Frank Terraces en Bendita normalidad
Francisco en Victoria sin identidad
Julián Martín Fernández en Rodrygo hace viejo a Vinicius
J. J. Creamer en Los héroes de Bowie
Joselito en Éxito sin cimientos
Juan de Dios Luna Cijanes en Ansufatización
Juan De Dios Luna Cijanes en El ciclismo se ablanda
Frank Terraces en Desapego
Juan De Dios Luna Cijanes en Movistar no se rinde
Juan de Dios Luna Cijanes en Queremos tanto a Roglic
Frank Terraces en Hace dos meses
Juan De Dios Luna Cijanes en Nada por aquí, Neymar por allá
Juan De Dios Luna Cijanes en Hoy me he acordado de Lucho Herrera
Juan De Dios Luna Cijanes en Un colombiano en la luna
Juan De Dios Luna Cijanes en El Tour se achica ante Bernal
Juan de Dios Luna Cijanes en Bernal rompe el cielo
Juan De Dios Luna Cijanes en Bernal quiere el Tour
Eberhard Torres Calderón en Cuarenta años de La vida de Brian
Juan De Dios Luna Cijanes en Pinot quiere el Tour y Mikel Landa no se rinde
Frank Terraces en El Atlético más merengue
Juan De Dios Luna Cijanes en La suerte dispara contra Landa
Diego en El fugitivo
Diego en Sopor de France
Juan De Dios Luna Cijanes en El Talento Desperdiciado I: George Best
Juan De Dios Luna Cijanes en Friedenreich: Pelé antes de Pelé
Frank Terraces en La Feria de la Carne
Frank Terraces en El altar de Pérgamo
Juan De Dios Luna Cijanes en Ni cinco de bola
José Antonio Gutiérrez en No cambies tus sueños, cambia el mundo
Antonio Lopez Lobeto en Los doce trabajos de Hércules
Francisco Pedrajas Raya en Ramos-Florentino: Pimpinela en el Madrid
Antonio Lopez Lobeto en Mi pájaro es mejor que el tuyo
Stockton en Bon voyage
Juan De Dios Luna Cijanes en El problema del Barça es el relato
Perikorro en Tantas mareas, marean
Perikorro en No me gusta el cricket
Carmelo en La venda ya cayó
Antonio Jesús Zarza Moreno en ¿Marino o submarino?
Lorenzo Dominguez Sanchez en Gracias, Florentino
Joaquín en Camino a Vitoria
Robert Lee en El que se va, ya no es
victor martín marron en Quiten de ahí a esa loca
Martín Vallejo platero en El borde de la piscina
Diego en Gracias, Johan
jose antonio medrano en Gracias, Johan
Jorge Florido en Gracias, Johan
Javier en Gracias, Johan
Esteban en Gracias, Johan
Fran en Gracias, Johan
5contraelcalvo en Esperando a Zidane
Perikorro en Esperando a Zidane
Elaine Cristina en Casillas, el homenaje pendiente
Tomás Luis de Victoria en No, lo ponemos todo al centro
Tomás Luís de Victoria en Casillas, el homenaje pendiente
Lucas en Benzema FC
Carlos Antonio Suárez fornelino en Jugarse «nada»
Antonio Lopez Lobeto en Siete equipos para tres descensos
Víctor Raúl Valladares en El Real Madrid se queda solo
IÑAKI ASENSIO CALATAYUD en Ter Stegen, el portero de la T-10
José Ramón García en Ilusión en el nuevo White Hart Lane
JOSE ANTONIO FERNANDEZ PLAZA en Héctor del Mar, tal como éramos
Lucas en Oh, capitán
José Luis Heras en Usted tiene el faro roto
Juan J Rodriguez en Usted tiene el faro roto
Jairo Castillo en El Madrid de la triste figura
Rod en Au revoir
Cristian Galván en Motociclismo e hipocresía
Hassansudeim en La trampa perfecta
Juan De Dios Luna Cijanes en La trampa perfecta
Antonio Lopez Lobeto en Cuestión de fe
Martín Vallejo platero en Marcó Isco, ganó Zidane
Eliseo en Vuelve Zidane
Juan De Dios Luna Cijanes en La esperanza
Juan de Dios Luna Cijanes en La muerte del emperador
Maria Jose en Tropismo
María Jesús en Tropismo
Antonio Lopez Lobeto en El amor no siempre gana
SanEmeterio For Atle en Bienvenidos al espectáculo de minstrel
Elaine Cristina en El empate perfecto
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en La revancha perpetua
Antonio Lopez Lobeto en Al límite de la filosofía
Juan de Dios Luna Cijanes en La ley del mínimo esfuerzo
Antonio Lopez Lobeto en Milagro Kvitova
Carlos Leo Castellanos en Cristiano ya no va de farol
Marcos Da Silva en El tamaño importa (y mucho)
Antonio Lopez Lobeto en Promesas que todavía lo son
Gustavo Del río manzano en Quince años sin el mejor: Chava Jiménez
ROSA MARIA cuesta guerrero en A propósito de Laura
Irene García en Vidrio roto
AA - Rod en Vidrio roto
Juan Luna Cijanes en Solari y la teoría del melón
Antonio Lopez Lobeto en El valor de las palabras
Raúl Ávila en El traje de toda la vida
Miguel Morán en Godín es El Cid Campeador
Ricardo Moreno Castillo en La adolescencia duele
Aminie Filippi en La adolescencia duele
Miguel Angel Hidalgo Mena en Historia de un superviviente
Alfrez en Por los cojones
Paulino en Por los cojones
ROSA MARIA cuesta guerrero en La adolescencia duele
Luis Miguel en Y el presidente, ¿qué?
Oscar Redondo Callado en Tour 2019: Un espanto de recorrido
Santiago Peraza en A LA CONTRA, primer aniversario
Teddy Sagarrasantos@hotmail.com en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Conchita Minguez en Cinco apuntes para seis carreras