viernes, junio 21, 2024
Google search engine
InicioFútbolMundial Rusia 2018La Rusia de nadie, a contrarreloj

La Rusia de nadie, a contrarreloj

Todavía hay quien confunde en su pensamiento a Rusia con la URSS. Al menos en el deporte. A mí me pasa porque me conviene, por todos aquellos éxitos deportivos de un régimen que, de puertas para fuera, siempre se empeñaba en demostrar su excelencia. Pero la realidad es que la selección rusa de fútbol está cumpliendo ahora solo 26 años desde que empezase a jugar con la bandera blanca, azul y roja en 1992. Haciendo cuentas, estaría ante la ocasión perfecta para pasar a la vida adulta en su propio Mundial. Pero con todo de cara, ahora se ve a contrarreloj.

Lev Yashin, portero de la legendaria URSS.

Hace años que Rusia no lo tuvo tan fácil para participar en una gran cita. Comparado con el martirio que la selección nacional tenía que pasar para meterse en cada Eurocopa o Mundial, las maniobras de lobbying para convertirse en los organizadores de la Copa del Mundo de 2018 tuvieron que parecer un juego de niños. Incluso cuando el escándalo de la corrupción del FIFA Gate amagó con salpicar a la candidata electa en 2015, dudo que los rusos pestañeasen. Esta vez, nada iba a interponerse en su camino: Rusia tendría su fiesta de cumpleaños aunque la tuviesen que montar ellos mismos.

Y no es poca cosa. Cabe recordar que los rusos no estuvieron en Francia en el 98, como tampoco se clasificaron para la Eurocopa de Bélgica y Holanda (2000), o los Mundiales de Alemania (2006) y Sudáfrica (aquí no creo que haga falta poner el año). Con el anuncio de Blatter, se abría al fin un paréntesis para meter ahí todos esos sinsabores junto con los sufrimientos extremos de clasificaciones en la repesca, como la que se consiguió en Gales en 2003 con un 0-1 y el posterior grito convertido en mito de Vadim Evseev: “¡Una p…. para vosotros!”.

Evseev era un gregario y un poco basto, pero también era un referente. Porque a pesar de la falta de clase y sobredosis de testosterona, y a veces de lo contrario, como pasó con en el Europeo de 2008, Rusia siempre tuvo a alguien a quien agarrarse. Siempre. Desde el Salenko de los 5 goles contra Camerún en Estados Unidos 94, hasta el Arshavin que alcanzó su cenit en la cita de Austria y Suiza 08. Allí solo la explosión de España se llevó por delante a la mejor generación de futbolistas rusos juntos sobre un campo de fútbol. Sin menospreciar en ningún caso la de Mostovoi y Karpin, ya hijos adoptivos de La Liga.

Pero dos de esos dramas que suceden en el fútbol desmoronaron a la generación Arshavin. En las eliminatorias de repesca para ir a Sudáfrica, Rusia se quedó fuera contra Eslovenia por el valor doble de los goles fuera de casa y en Polonia y Ucrania 2012, acabó tercera en el grupo por detrás de Grecia y empatados a cuatro puntos. Los Pavlyuchenko, Zhirkov, Zyrianov, Ignashevich y, por supuesto, Arshavin, simplemente ya no se levantaron. Resultado: depresión generalizada, desastres en Brasil 14, en Francia 16 y ningún jugador con galones para asumir el papel de líder desde hace años.

https://www.youtube.com/watch?v=0LdhBG8NaEg

Hoy en día, el aficionado universal reconocerá en la selección rusa a Igor Akinfeev, un portero con eterna cara de niño que sigue siendo muy bueno (no en vano llegaron a compararle con Casillas), pero que al final siempre acaba cabreado con sus defensas. A un oído más entrenado le sonarán también Glushakov, Kokorin, Dzagoev, Samedov, Dzyuba… Buenos futbolistas, pero que nunca terminaron de dar el salto.

Tampoco hay carisma en el banquillo. Ya no están ni el Hiddink del memorable 2008, ni el Advocaat que hizo volar a aquel Zenit que ganó la UEFA, ni Capello que… Bueno, Capello era Capello. En 2016 tomó las riendas del combinado nacional Stanislav Cherchesov, un entrenador tosco de la vieja escuela soviética que encima está peleado con Denisov, una de las pocas figuras que quedan de aquel amago de 2008-2012. En un giro casi poético parece que el centrocampista se quedará sin jugar su Mundial en casa por no pedir disculpas a Cherchesov por una rajada que soltó cuando coincidieron en el Dinamo hace dos años.

Este periodo de apagón futbolístico coincide con el que, quizá, sea el momento histórico en el que menos jugadores rusos militan en las grandes ligas internacionales. Atrás quedaron los tiempos de Kanchelskis (Manchester United, Fiorentina, Manchester City), Alinichev (Oporto), Smertin (Chelsea), Onopko (Oviedo, Rayo Vallecano), Kerzhakov (Sevilla) o los mencionados Mostovoi (Celta), Karpin (Celta, Real Sociedad) y Arshavin (Arsenal)… La representación actual se limita a Denis Cheryshev, ahora en el Villarreal, y a Konstantin Rausch que juega en el Colonia de la Bundesliga. El resto de emigrantes se fajan en ligas menores, pero para la gran mayoría de los rusos, salir fuera ha dejado de ser un estímulo.

Kerzhakov celebra un gol con el Sevilla.

Una de las causas de ese inmovilismo es la cantidad de dinero que mueve el fútbol en Rusia. A pesar de orbitar la sexta posición en cuanto a ingresos por derechos de televisión, la Premier League rusa atrae unos capitales ingentes en inversiones públicas y privadas. En vez de exportar producto nacional, la estrategia viró hacia la atracción de talento extranjero a base de rublos y es por eso que se pudo ver bajo la nieve a jugadores como Hulk, Witsel o Danny. La fiebre por traer futbolistas foráneos hizo, además, que se estableciese un cupo de jugadores nacionales que debían estar a la vez sobre el terreno de juego (actualmente son cinco). Así se explica que hoy en día los clubes paguen millonadas a los mejores jugadores nacionales para que ni se planteen salir de casa: Denisov ingresa 4 millones de euros al año en el Lokomotiv; Dzyuba – 3,6 en el Zenit; Akinfeev – 2,5 en el CSKA; Smolov – 2,5 en el Krasnodar (datos www.sports.ru).

Así que Rusia recibe a España este martes (19:45, San Petersburgo) con el gesto torcido. Es un grupo de figuras locales que compite en un campeonato flojo, que no tiene un referente claro que tire del carro y, además, arrastra un bagaje de resultados muy precario. En 2017 sólo ha ganado tres partidos (Hungría, Nueva Zelanda y Corea del Sur), incluyendo una actuación que se puede interpretar como un mal augurio en su Copa Confederaciones este verano, donde no pasó de la fase de grupos. Este pasado sábado también perdió contra Argentina en Moscú (0-1).

De hecho, ahora la situación es tan sombría que la gente se agarra a Vladimir Putin para ver si puede cambiar el curso de los acontecimientos. Si algo sabe la gente, es que el sueño que tenía el todopoderoso dirigente cuando conseguía su ansiado Mundial allá por 2010, no era que el anfitrión llevase la vitola de cenicienta del primer bombo del sorteo a seis meses de que arranque el campeonato. Y el reloj sigue contando.

 

Serguei Brovtsyn
Serguei Brovtsyn
Periodista afincado en Málaga durante años, donde se le podían leer las crónicas del Unicaja en el diario AS. Hoy trabaja en una empresa multinacional que poco tiene que ver con el periodismo. Pero en 'A la Contra' hemos conseguido convencerle para que nos ayudara a entrevistar a Tkachenko y ahora ya no tiene forma de bajarse del barco. Será nuestro cicerone en el Mundial de Rusia.
RELATED ARTICLES

4 COMENTARIOS

  1. Gran artículo. Felicitaciones al escritor del mismo y a la web en general. Da gusto leer buena prensa deportiva, no es fácil encontrarla…

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -
Google search engine

Most Popular

Recent Comments

Perikorro en Con contundencia
Alberto Patiño Varela en Los antimadridistas
Xavi Verger en Vinicius saca el cañón
Perikorro en Vivos con Fati-ga
Diego en Los sufridores
Diego en Viva el rey
Juan De Dios Luna Cijanes en La posesión y los tulipanes
Perikorro en Minority Report
Dr en Las viudas
Diego en Las viudas
Perikorro en Las viudas
Perikorro en Gaspartismo Reloaded
Diego en Viva la Vuelta
Dr en Viva Irlanda
Diego en Viva Irlanda
Diego en Decíamos ayer
Diego en Paz y amor
Dr en Paz y amor
Diego en Paz y amor
Diego en Vuela Supermán
Diego en Vuela Supermán
Diego en El trampolín
Perikorro en Salvar a Barrabás
Coral en Truman
Jose Avellaneda Perez en Los ídolos
María en Calles vacías
Amiguel en El pendejo de turno
Silvia Nebreda en Palabras y lágrimas
Manitu69 en This is Atleti
Alejandro Rincón Rubio en ¿Es Jovic un mediapunta?
Diego A. en Elogio de la locura
Juan De Dios Luna Cijanes en Efectividad máxima
Alfrez en Oda al populismo
Alfrez en Oda al populismo
Diego en Oda al populismo
Manitu69 en Oda al populismo
Fiodor Dostoievski en ¿Suerte o talento?
EUGENIO JORDAN en El cisne blanco
Frank Terraces en Historia del segundo Atleti
Hassandudeim en Historia del segundo Atleti
Perikorro en Aquí un Zidanista
Hassansudeim en Fichar a Descartes
Frank Terraces en Fichar a Descartes
Michael en Nacho y la tristeza
Irene García en Entre cero y nada
Roberto Gómez González en Entre cero y nada
Hassansudeim en Primeras impresiones
Rafael Sánchez Sánchez en Correa, Oblak y feliz año nuevo
Juanma Jiménez en Sólo fútbol
Jules en Sólo fútbol
Che en Trigo limpio
Gracias Faubert en Trigo limpio
Hassansudeim en Trigo limpio
Xabier en Trigo limpio
Juan carlos en Trigo limpio
Óscar Laguna en Ansiedad
Juan De Dios Luna Cijanes en El mundo se derrumba y nosotros nos enamoramos
Joan Del Valle en El tamaño importa (y mucho)
Jose Carlos Torrenova Lozano en Mucho más importante que todo eso
Pascual Vicente Martínez Gimeno en Dos años A La Contra
Vicente Martin-Pozuelo Cantos en Good Bye, Lenin!
yerry en Don Cenizo
IGWT en Relatividad
Manitu69 en Hacerse viejo
Tony en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Grandes éxitos de ayer y hoy
Esuardo en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Victoria sin identidad
Frank Terraces en Bendita normalidad
Francisco en Victoria sin identidad
Julián Martín Fernández en Rodrygo hace viejo a Vinicius
J. J. Creamer en Los héroes de Bowie
Joselito en Éxito sin cimientos
Juan de Dios Luna Cijanes en Ansufatización
Juan De Dios Luna Cijanes en El ciclismo se ablanda
Frank Terraces en Desapego
Juan De Dios Luna Cijanes en Movistar no se rinde
Juan de Dios Luna Cijanes en Queremos tanto a Roglic
Frank Terraces en Hace dos meses
Juan De Dios Luna Cijanes en Nada por aquí, Neymar por allá
Juan De Dios Luna Cijanes en Hoy me he acordado de Lucho Herrera
Juan De Dios Luna Cijanes en Un colombiano en la luna
Juan De Dios Luna Cijanes en El Tour se achica ante Bernal
Juan de Dios Luna Cijanes en Bernal rompe el cielo
Juan De Dios Luna Cijanes en Bernal quiere el Tour
Eberhard Torres Calderón en Cuarenta años de La vida de Brian
Juan De Dios Luna Cijanes en Pinot quiere el Tour y Mikel Landa no se rinde
Frank Terraces en El Atlético más merengue
Juan De Dios Luna Cijanes en La suerte dispara contra Landa
Diego en El fugitivo
Diego en Sopor de France
Juan De Dios Luna Cijanes en El Talento Desperdiciado I: George Best
Juan De Dios Luna Cijanes en Friedenreich: Pelé antes de Pelé
Frank Terraces en La Feria de la Carne
Frank Terraces en El altar de Pérgamo
Juan De Dios Luna Cijanes en Ni cinco de bola
José Antonio Gutiérrez en No cambies tus sueños, cambia el mundo
Antonio Lopez Lobeto en Los doce trabajos de Hércules
Francisco Pedrajas Raya en Ramos-Florentino: Pimpinela en el Madrid
Antonio Lopez Lobeto en Mi pájaro es mejor que el tuyo
Stockton en Bon voyage
Juan De Dios Luna Cijanes en El problema del Barça es el relato
Perikorro en Tantas mareas, marean
Perikorro en No me gusta el cricket
Carmelo en La venda ya cayó
Antonio Jesús Zarza Moreno en ¿Marino o submarino?
Lorenzo Dominguez Sanchez en Gracias, Florentino
Joaquín en Camino a Vitoria
Robert Lee en El que se va, ya no es
victor martín marron en Quiten de ahí a esa loca
Martín Vallejo platero en El borde de la piscina
Diego en Gracias, Johan
jose antonio medrano en Gracias, Johan
Jorge Florido en Gracias, Johan
Javier en Gracias, Johan
Esteban en Gracias, Johan
Fran en Gracias, Johan
5contraelcalvo en Esperando a Zidane
Perikorro en Esperando a Zidane
Elaine Cristina en Casillas, el homenaje pendiente
Tomás Luis de Victoria en No, lo ponemos todo al centro
Tomás Luís de Victoria en Casillas, el homenaje pendiente
Lucas en Benzema FC
Carlos Antonio Suárez fornelino en Jugarse «nada»
Antonio Lopez Lobeto en Siete equipos para tres descensos
Víctor Raúl Valladares en El Real Madrid se queda solo
IÑAKI ASENSIO CALATAYUD en Ter Stegen, el portero de la T-10
José Ramón García en Ilusión en el nuevo White Hart Lane
JOSE ANTONIO FERNANDEZ PLAZA en Héctor del Mar, tal como éramos
Lucas en Oh, capitán
José Luis Heras en Usted tiene el faro roto
Juan J Rodriguez en Usted tiene el faro roto
Jairo Castillo en El Madrid de la triste figura
Rod en Au revoir
Cristian Galván en Motociclismo e hipocresía
Hassansudeim en La trampa perfecta
Juan De Dios Luna Cijanes en La trampa perfecta
Antonio Lopez Lobeto en Cuestión de fe
Martín Vallejo platero en Marcó Isco, ganó Zidane
Eliseo en Vuelve Zidane
Juan De Dios Luna Cijanes en La esperanza
Juan de Dios Luna Cijanes en La muerte del emperador
Maria Jose en Tropismo
María Jesús en Tropismo
Antonio Lopez Lobeto en El amor no siempre gana
SanEmeterio For Atle en Bienvenidos al espectáculo de minstrel
Elaine Cristina en El empate perfecto
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en La revancha perpetua
Antonio Lopez Lobeto en Al límite de la filosofía
Juan de Dios Luna Cijanes en La ley del mínimo esfuerzo
Antonio Lopez Lobeto en Milagro Kvitova
Carlos Leo Castellanos en Cristiano ya no va de farol
Marcos Da Silva en El tamaño importa (y mucho)
Antonio Lopez Lobeto en Promesas que todavía lo son
Gustavo Del río manzano en Quince años sin el mejor: Chava Jiménez
ROSA MARIA cuesta guerrero en A propósito de Laura
Irene García en Vidrio roto
AA - Rod en Vidrio roto
Juan Luna Cijanes en Solari y la teoría del melón
Antonio Lopez Lobeto en El valor de las palabras
Raúl Ávila en El traje de toda la vida
Miguel Morán en Godín es El Cid Campeador
Ricardo Moreno Castillo en La adolescencia duele
Aminie Filippi en La adolescencia duele
Miguel Angel Hidalgo Mena en Historia de un superviviente
Alfrez en Por los cojones
Paulino en Por los cojones
ROSA MARIA cuesta guerrero en La adolescencia duele
Luis Miguel en Y el presidente, ¿qué?
Oscar Redondo Callado en Tour 2019: Un espanto de recorrido
Santiago Peraza en A LA CONTRA, primer aniversario
Teddy Sagarrasantos@hotmail.com en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Conchita Minguez en Cinco apuntes para seis carreras