domingo, julio 21, 2024
Google search engine

El fin de Cristiano

El principio maquiavélico de que “el fin justifica los medios” forma parte del debate madridista desde el verano del 2009, fecha en la que Cristiano Ronaldo llegó al club. Muy pronto descubrimos cómo Ronaldo, además de un magnífico jugador, era un delantero con más ego que Tony Stark (Iron Man) después de salvar al mundo por quinta vez consecutiva. Por decirlo de forma suave, si Cristiano formara parte de los mosqueteros y tuviera que gritar su famoso juramento de honor, se destrozaría las cuerdas vocales con el “todos para uno”, pero se conformaría con hacer un playback en la parte del “uno para todos”.

Mi sentimiento hacia Cristiano Ronaldo es parecido al que tienes por el suegro que te paga la boda a cambio de poder intervenir en la lista de invitados. Al principio estás agradecido, pero cuando llega el día de la boda te apetece tirarle el solomillo a la cara.

Los cumpleaños de Ronaldo en el Real Madrid no le han hecho ningún favor, más bien al contrario. Con el paso del tiempo el número 7 ha ido exagerando su soberbia hasta límites insoportables. Háganse cargo, en su lógica de creerse el mejor jugador del mundo, cualquier pase dentro del área que no fuera dirigido a él era un mal pase, lo que permitía abroncar al compañero. Del mismo modo, un gol que no llevara su firma escondía un defecto de trazado en el equipo que merecía una reflexión. Y ya en el colmo de la insubordinación, si por alguna circunstancia extraordinaria, de tipo emocional o debilidad mental, un jugador de su equipo se atreviera a sugerir su deseo de lanzar una falta al borde del área, Ronaldo lo fulminaría con su mirada de hielo para que el traductor de Google lo convierta en un “¿cómo te atreves?” en cero-coma-uno.

Porque a Ronaldo se le ha consentido todo a cambio de goles. El fin justificaba los medios, y si Cristiano demostraba no entender eso de “trabajar en equipo” no pasaba nada, en el palco se ponía la mirada en la pantallita del móvil para buscar el emoticono de la hucha con forma de cerdito. Al fin y al cabo, esto va de dinero y de finales de temporada, no de principios. Los directivos, en la ducha, cantaban a voz en grito la famosa canción de Edith Piaf: “non, rien de rien, non, je ne regrette rien” (“no, nada de nada, no, yo no me arrepiento de nada”).

Pero la marabunta ruge y está sedienta de goles, aunque no haya mostrado aún su verdadero rostro. Observa agazapada al rey del torso depilado, a ese que acepta gustoso una tarjeta amarilla a cambio de exhibir su tableta de chocolate. La marabunta sabe que puede conformarse con un triste pase de gol en 90 minutos de juego, solo porque los otros mosqueteros se están poniendo las botas. En esa distracción le ayuda tener al lado a un niñato D’Artagnan capaz de atravesar escuadras, motivo por el cual la marabunta enloquece. Frente a Las Palmas, CR7 pudo comprar algo de tiempo.

Al igual que sucedía en El Crepúsculo de los Dioses, aparece un Cristiano Ronaldo, que vive de espaldas al mundo, mirando desafiante al tumulto desde lo alto de una escalera de mármol. Él no es consciente del ridículo que despiertan ya sus bicicletas, ni de su tendencia crónica a ponerse en fuera de juego, ni de su incapacidad para meter presión en un minuto 80 mientras todo su equipo se dejaba la piel por ampliar el botín. Ni siquiera es consciente de lo más importante, de esos miles de padres que pasan las mañanas de los sábados en campos de Hortaleza, Moratalaz, Móstoles y Fuenlabrada, maldiciendo su nombre cuando sus hijos se quitan la camiseta mientras gritan el odioso “SIIIIIII”.

Son ellos, y muchos otros, quienes forman la marabunta. Son los judíos en el Calvario, insultando a quien una semana antes recibían con aplausos a la entrada de Jerusalén. Ellos son quienes rugen, quienes reconocen que miraban hacia otro lado porque les estaban pagando la boda. Pero pasado ese tiempo, con el festín ya terminado, no habrá piedad. En realidad nunca la hubo con nadie, salvo con aquellos que proclamaron con la misma intensidad y convicción el juramento más noble que pueda gritarse en un equipo:

“¡Uno para Todos y Todos para Uno!”.

RELATED ARTICLES

1 COMENTARIO

  1. Mi querido primo Rafa ya sabes lo mucho que te aprecio, pero creo que no eres 100% justo con CR7.
    Todos estamos de acuerdo en que su soberdia y chuleria roza el limite de lo admisible y que no es el mejor jugador del mundo que por desgracia para los madridistas como nosotros juega en el eterno rival.
    Pero lanzo una lanza a su favor por su profesionalidad, porque le debemos a él la última copa de europa y porque aunque mucha gente no lo sabe, es una persona muy generosa fuera de los campos de futbol donando regularmente grandes sumas de dinero que gana jugando a causas beneficas y gente necesitada.
    No se si solo eso le hace merecedor de jugar en el mejor club del mundo, pero yo antes pondria el foco critico sobre otros jugadores como Benzem.
    Además de no haber hecho nada en los años que lleva en el RM, tiene sangre de leche y no tiene ni la actitud ni el sacrificio que se debe exigir a cualquier jugador…. y de su acierto frente al gol (principal unidad de medida para un delantero como él) las cifras hablan por si solas.
    Creo que es el momento de vender a CR7 pero un poco de respeto se merece.
    Un abrazo

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -
Google search engine

Most Popular

Recent Comments

Perikorro en Con contundencia
Alberto Patiño Varela en Los antimadridistas
Xavi Verger en Vinicius saca el cañón
Perikorro en Vivos con Fati-ga
Diego en Los sufridores
Diego en Viva el rey
Juan De Dios Luna Cijanes en La posesión y los tulipanes
Perikorro en Minority Report
Dr en Las viudas
Diego en Las viudas
Perikorro en Las viudas
Perikorro en Gaspartismo Reloaded
Diego en Viva la Vuelta
Dr en Viva Irlanda
Diego en Viva Irlanda
Diego en Decíamos ayer
Diego en Paz y amor
Dr en Paz y amor
Diego en Paz y amor
Diego en Vuela Supermán
Diego en Vuela Supermán
Diego en El trampolín
Perikorro en Salvar a Barrabás
Coral en Truman
Jose Avellaneda Perez en Los ídolos
María en Calles vacías
Amiguel en El pendejo de turno
Silvia Nebreda en Palabras y lágrimas
Manitu69 en This is Atleti
Alejandro Rincón Rubio en ¿Es Jovic un mediapunta?
Diego A. en Elogio de la locura
Juan De Dios Luna Cijanes en Efectividad máxima
Alfrez en Oda al populismo
Alfrez en Oda al populismo
Diego en Oda al populismo
Manitu69 en Oda al populismo
Fiodor Dostoievski en ¿Suerte o talento?
EUGENIO JORDAN en El cisne blanco
Frank Terraces en Historia del segundo Atleti
Hassandudeim en Historia del segundo Atleti
Perikorro en Aquí un Zidanista
Hassansudeim en Fichar a Descartes
Frank Terraces en Fichar a Descartes
Michael en Nacho y la tristeza
Irene García en Entre cero y nada
Roberto Gómez González en Entre cero y nada
Hassansudeim en Primeras impresiones
Rafael Sánchez Sánchez en Correa, Oblak y feliz año nuevo
Juanma Jiménez en Sólo fútbol
Jules en Sólo fútbol
Che en Trigo limpio
Gracias Faubert en Trigo limpio
Hassansudeim en Trigo limpio
Xabier en Trigo limpio
Juan carlos en Trigo limpio
Óscar Laguna en Ansiedad
Juan De Dios Luna Cijanes en El mundo se derrumba y nosotros nos enamoramos
Joan Del Valle en El tamaño importa (y mucho)
Jose Carlos Torrenova Lozano en Mucho más importante que todo eso
Pascual Vicente Martínez Gimeno en Dos años A La Contra
Vicente Martin-Pozuelo Cantos en Good Bye, Lenin!
yerry en Don Cenizo
IGWT en Relatividad
Manitu69 en Hacerse viejo
Tony en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Grandes éxitos de ayer y hoy
Esuardo en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Victoria sin identidad
Frank Terraces en Bendita normalidad
Francisco en Victoria sin identidad
Julián Martín Fernández en Rodrygo hace viejo a Vinicius
J. J. Creamer en Los héroes de Bowie
Joselito en Éxito sin cimientos
Juan de Dios Luna Cijanes en Ansufatización
Juan De Dios Luna Cijanes en El ciclismo se ablanda
Frank Terraces en Desapego
Juan De Dios Luna Cijanes en Movistar no se rinde
Juan de Dios Luna Cijanes en Queremos tanto a Roglic
Frank Terraces en Hace dos meses
Juan De Dios Luna Cijanes en Nada por aquí, Neymar por allá
Juan De Dios Luna Cijanes en Hoy me he acordado de Lucho Herrera
Juan De Dios Luna Cijanes en Un colombiano en la luna
Juan De Dios Luna Cijanes en El Tour se achica ante Bernal
Juan de Dios Luna Cijanes en Bernal rompe el cielo
Juan De Dios Luna Cijanes en Bernal quiere el Tour
Eberhard Torres Calderón en Cuarenta años de La vida de Brian
Juan De Dios Luna Cijanes en Pinot quiere el Tour y Mikel Landa no se rinde
Frank Terraces en El Atlético más merengue
Juan De Dios Luna Cijanes en La suerte dispara contra Landa
Diego en El fugitivo
Diego en Sopor de France
Juan De Dios Luna Cijanes en El Talento Desperdiciado I: George Best
Juan De Dios Luna Cijanes en Friedenreich: Pelé antes de Pelé
Frank Terraces en La Feria de la Carne
Frank Terraces en El altar de Pérgamo
Juan De Dios Luna Cijanes en Ni cinco de bola
José Antonio Gutiérrez en No cambies tus sueños, cambia el mundo
Antonio Lopez Lobeto en Los doce trabajos de Hércules
Francisco Pedrajas Raya en Ramos-Florentino: Pimpinela en el Madrid
Antonio Lopez Lobeto en Mi pájaro es mejor que el tuyo
Stockton en Bon voyage
Juan De Dios Luna Cijanes en El problema del Barça es el relato
Perikorro en Tantas mareas, marean
Perikorro en No me gusta el cricket
Carmelo en La venda ya cayó
Antonio Jesús Zarza Moreno en ¿Marino o submarino?
Lorenzo Dominguez Sanchez en Gracias, Florentino
Joaquín en Camino a Vitoria
Robert Lee en El que se va, ya no es
victor martín marron en Quiten de ahí a esa loca
Martín Vallejo platero en El borde de la piscina
Diego en Gracias, Johan
jose antonio medrano en Gracias, Johan
Jorge Florido en Gracias, Johan
Javier en Gracias, Johan
Esteban en Gracias, Johan
Fran en Gracias, Johan
5contraelcalvo en Esperando a Zidane
Perikorro en Esperando a Zidane
Elaine Cristina en Casillas, el homenaje pendiente
Tomás Luis de Victoria en No, lo ponemos todo al centro
Tomás Luís de Victoria en Casillas, el homenaje pendiente
Lucas en Benzema FC
Carlos Antonio Suárez fornelino en Jugarse «nada»
Antonio Lopez Lobeto en Siete equipos para tres descensos
Víctor Raúl Valladares en El Real Madrid se queda solo
IÑAKI ASENSIO CALATAYUD en Ter Stegen, el portero de la T-10
José Ramón García en Ilusión en el nuevo White Hart Lane
JOSE ANTONIO FERNANDEZ PLAZA en Héctor del Mar, tal como éramos
Lucas en Oh, capitán
José Luis Heras en Usted tiene el faro roto
Juan J Rodriguez en Usted tiene el faro roto
Jairo Castillo en El Madrid de la triste figura
Rod en Au revoir
Cristian Galván en Motociclismo e hipocresía
Hassansudeim en La trampa perfecta
Juan De Dios Luna Cijanes en La trampa perfecta
Antonio Lopez Lobeto en Cuestión de fe
Martín Vallejo platero en Marcó Isco, ganó Zidane
Eliseo en Vuelve Zidane
Juan De Dios Luna Cijanes en La esperanza
Juan de Dios Luna Cijanes en La muerte del emperador
Maria Jose en Tropismo
María Jesús en Tropismo
Antonio Lopez Lobeto en El amor no siempre gana
SanEmeterio For Atle en Bienvenidos al espectáculo de minstrel
Elaine Cristina en El empate perfecto
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en La revancha perpetua
Antonio Lopez Lobeto en Al límite de la filosofía
Juan de Dios Luna Cijanes en La ley del mínimo esfuerzo
Antonio Lopez Lobeto en Milagro Kvitova
Carlos Leo Castellanos en Cristiano ya no va de farol
Marcos Da Silva en El tamaño importa (y mucho)
Antonio Lopez Lobeto en Promesas que todavía lo son
Gustavo Del río manzano en Quince años sin el mejor: Chava Jiménez
ROSA MARIA cuesta guerrero en A propósito de Laura
Irene García en Vidrio roto
AA - Rod en Vidrio roto
Juan Luna Cijanes en Solari y la teoría del melón
Antonio Lopez Lobeto en El valor de las palabras
Raúl Ávila en El traje de toda la vida
Miguel Morán en Godín es El Cid Campeador
Ricardo Moreno Castillo en La adolescencia duele
Aminie Filippi en La adolescencia duele
Miguel Angel Hidalgo Mena en Historia de un superviviente
Alfrez en Por los cojones
Paulino en Por los cojones
ROSA MARIA cuesta guerrero en La adolescencia duele
Luis Miguel en Y el presidente, ¿qué?
Oscar Redondo Callado en Tour 2019: Un espanto de recorrido
Santiago Peraza en A LA CONTRA, primer aniversario
Teddy Sagarrasantos@hotmail.com en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Conchita Minguez en Cinco apuntes para seis carreras