jueves, junio 20, 2024
Google search engine
InicioFútbolDeportivo: el rey de la paciencia

Deportivo: el rey de la paciencia

El pasado 30 de octubre en Las Palmas ocurrió un accidente: ganó el Deportivo. Los hinchas gallegos desplazados, que no eran tantos como acostumbran -lunes y a dos mil kilómetros de casa-, se frotaron los ojos y terminaron aplicándose colirio los unos a los otros: era la primera victoria como visitante después de 239 días; el primer triunfo lejos de Riazor en 23 partidos. Y, atención, la victoria número 12 en los últimos 112 partidos como visitante en Primera, o sea, solo una docena de noches de placer a domicilio desde 2009. Quizás por ello el goleador de aquella noche, Celso Borges, dijo después del choque, sin ironía: “No hay que caer en la euforia”.

Aquel partido supuso el debut del nuevo entrenador, Cristóbal Parralo, que dejó claro en dos retazos una idea de lo que quería: presión alta, líneas más juntas y desborde por bandas. Parece un recetario básico, pero el deportivismo no veía algo así desde hacía mucho tiempo fuera de casa. Seguramente desde la anterior victoria como visitante, en marzo pasado, en Gijón, recién aterrizado Pepe Mel. Aquellos fueron tres puntos fundamentales para la salvación de turno –el Depor sale a una por año, y casi siempre in extremis- y se dijo entonces que el nuevo míster, motivador nato, sacaría más jugo al equipo. No se cumplieron los pronósticos y Mel fue destituido hace unas semanas, después de enganchar varios resultados adversos. No le echaron pañuelos blancos en Tribuna ni broncas con aficionados a la salida del vestuario. Como habitualmente, la grada respondió al equipo con el apoyo incondicional de siempre.

Pepe Mel, durante un entrenamiento con el Deportivo. / Photo RCD

En cierto modo, la ecuación es lógica si se mira hacia atrás: si el deportivismo no se levantó en armas tras dos descensos consecutivos, si no hubo motines en ninguna de las temporadas mediocres en los que cuarenta puntos parecen una quimera, resulta evidente que no lo iba a hacer por un inicio de temporada de medio pelo. Uno más. Es peor la sensación de lejanía, la poca identificación del hincha con los proyectos sucesivos, que no prenden como modelo de lo que le gustaría a la grada de Riazor, hospitalaria como pocas teniendo en cuenta la cantidad de jugadores y entrenadores que han ido pasando sin pena ni gloria por A Coruña.

Toda hinchada tiene su carácter. Están las catedráticas vascas, las fieles pero irascibles de la cuenca mediterránea, las operísticas de los dos grandes y las volcánicas del sur. Y luego está la estoica coruñesa, paciente hasta el extremo. Es verdad que a veces hay condicionantes que convierten una grada en un estado de ánimo permanente. Ocurrió durante quince años en A Coruña, una ciudad zambullida en el cambio de siglo en una secuencia multiorgásmica sin aparente fin.

Para recordar al desmemoriado: el Deportivo es un club de más de 110 años de historia que acarició la gloria al inicio de los 50, se convirtió en equipo ascensor en los 70, desapareció del mapa en la longa noite de pedra hasta los 90, momento en el que emergió como potencia durante esos tres lustros. Luego volvió a ser un equipo ascensor –subió y bajó dos veces consecutivas- hasta llegar a un presente urgido por la deuda pero en el que intenta asentar un proyecto en Primera. En todo ello se ha hecho acompañar de una masa social porcentualmente enorme –más del 10% de la población de la ciudad es abonada- y hoy es su mayor patrimonio.

Principalmente lo es por su fidelidad, pero también por la poca solidez de unos cimientos que podían haber sido de hormigón tras una etapa de bonanza nunca vista, una sociedad que creció como nadie de repente, compró estrellas, ganó seis títulos, y luego casi se cae de culo sin poder levantarse en una resaca interminable. Pero en todo ese trance la bandera siguió firme y ondeante, porque había quien la sostuviera.

Hoy no faltan razones para seguir aguantando el aliento: la deuda del club, hoy refinanciada de la mano de una entidad bancaria –a cambio, entre otras cosas, de darle nombre a Riazor- aprieta menos que hace casi cuatro años, cuando llegó el nuevo presidente. En ese tiempo, desde enero de 2014, ha tenido seis entrenadores, tantos como en los anteriores 23 años en Primera, con Augusto César Lendoiro al frente.

La nómina es variopinta en nombres y estilos, como una brújula desmagnetizada: empezó con Fernando Vázquez, heredado de Lendoiro, que tuvo que irse en el verano por desavenencias con la directiva. Su sustituto fue Víctor Fernández, que llegó descolocado y no dio fluidez al proyecto. Tras él llegó Víctor Sánchez del Amo, el primer técnico que había sido campeón de Liga con el Depor, que cuajó una excelente primera vuelta pero se le fue por el desagüe en la segunda. Se fichó entonces a Gaizka Garitano, del que se valoró su trabajo pero no le bastó para traducirlo en resultados. Y entonces firmó Pepe Mel. Comenzó como un tiro, tejiendo un colchón para la permanencia, pero después del verano no activó a un equipo que se había reforzado mejor que otros años, con un cuantioso aumento del tope salarial, y terminó cayendo. Ahora Cristóbal llega con la imagen del entrenador-revulsivo, un círculo vicioso en el que se ha visto inmerso el equipo por la situación de permanente precariedad clasificatoria.

A todo ello le ha sumado en los últimos tiempos una contingencia con aires de sainete: el carrusel de porteros en un marco habitualmente apacible en Riazor. Rebobinemos: este verano el portero teóricamente titular, Germán Lux, volvió a su River Plate para jugar la Copa Libertadores, y el Dépor apostó por la vuelta del gallego Rubén, tercer portero el año anterior y cedido a mitad de temporada al Anderlecht, donde destacó en la Europa League. Tras repescarlo se hizo con la titularidad, pero recién comenzada la liga se lesionó y, ante las pocas perspectivas que daba Tyton, suplente habitual el año anterior, el club salió a fichar de urgencia. Recaló entonces en A Coruña un gigante rumano llamado Pantilimon, cedido por el Watford. Entre él y Tyton se repartieron la portería durante un mes, pero evidentemente no contentaron a Pepe Mel, que en Ipurua, en octubre, alineó a Francis, un juvenil nigeriano que juega en el filial. Era el cuarto portero en ocho jornadas, récord mundial. Y lo peor es que la sensación que quedó flotando es que si hubiera más para probar, también se pondrían bajo palos. Se fue Mel, llegó Cristóbal y devolvió la titularidad en Liga a Pantilimon, en aquel partido del colirio en Las Palmas. A la semana siguiente, jaleado por su público, el Dépor contuvo con buen fútbol al Atlético de Madrid. Se esbozaba una idea de juego y el optimismo envolvía Riazor. Hasta el minuto 92, cuando Simeone, que ya había retirado a sus delanteros del campo, vio cómo Thomas ejecutaba una falta superando la barrera con suma facilidad y colababa el balón en la portería sin oposición de Pantilimon, que vio pasar el balón junto al hombro. Una estatua de sal. Gol y fin del partido. ¿La reacción de Riazor? Ovación cerrada al equipo. Tal es la adoración por el clavo ardiendo ahora mismo en Riazor que la frase fue unánime: “Ahora que parece que resucitábamos no tenemos portero”.

El colmo de los colmos que, sin embargo, no arredra a los más de veinte mil hinchas impenitentes de cada jornada en Riazor. Hay quien dice que es agradecimiento permanente a la etapa histórica que no se olvida. Hay quien dice que se debería, alguna vez, algún partido, reclamar algo más que las camisetas de los jugadores cuando las tiran a la grada. Hay quien dice, como un veterano de la grada de General, y quizás sea un sentir extendido, que “no se trata de paciencia, sino de resignación: ir como quien va al curro. Ni se piensa”. Se va, se anima y punto.

Arturo Lezcano
Arturo Lezcano
Periodista coruñés de amplia trayectoria en la televisión en Galicia durante años en Antena 3, hizo las maletas y se marchó a hacer las Américas para montar su propia productora. Cinco años en Buenos Aires y otros tantos en Río le han permitido tener una de las mejores agendas de Sudamérica. 12 años después ha regresado con dos hijos en la maleta y ganas de volver a disfrutar del oficio aquí. Y de su Depor.
RELATED ARTICLES

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -
Google search engine

Most Popular

Recent Comments

Perikorro en Con contundencia
Alberto Patiño Varela en Los antimadridistas
Xavi Verger en Vinicius saca el cañón
Perikorro en Vivos con Fati-ga
Diego en Los sufridores
Diego en Viva el rey
Juan De Dios Luna Cijanes en La posesión y los tulipanes
Perikorro en Minority Report
Dr en Las viudas
Diego en Las viudas
Perikorro en Las viudas
Perikorro en Gaspartismo Reloaded
Diego en Viva la Vuelta
Dr en Viva Irlanda
Diego en Viva Irlanda
Diego en Decíamos ayer
Diego en Paz y amor
Dr en Paz y amor
Diego en Paz y amor
Diego en Vuela Supermán
Diego en Vuela Supermán
Diego en El trampolín
Perikorro en Salvar a Barrabás
Coral en Truman
Jose Avellaneda Perez en Los ídolos
María en Calles vacías
Amiguel en El pendejo de turno
Silvia Nebreda en Palabras y lágrimas
Manitu69 en This is Atleti
Alejandro Rincón Rubio en ¿Es Jovic un mediapunta?
Diego A. en Elogio de la locura
Juan De Dios Luna Cijanes en Efectividad máxima
Alfrez en Oda al populismo
Alfrez en Oda al populismo
Diego en Oda al populismo
Manitu69 en Oda al populismo
Fiodor Dostoievski en ¿Suerte o talento?
EUGENIO JORDAN en El cisne blanco
Frank Terraces en Historia del segundo Atleti
Hassandudeim en Historia del segundo Atleti
Perikorro en Aquí un Zidanista
Hassansudeim en Fichar a Descartes
Frank Terraces en Fichar a Descartes
Michael en Nacho y la tristeza
Irene García en Entre cero y nada
Roberto Gómez González en Entre cero y nada
Hassansudeim en Primeras impresiones
Rafael Sánchez Sánchez en Correa, Oblak y feliz año nuevo
Juanma Jiménez en Sólo fútbol
Jules en Sólo fútbol
Che en Trigo limpio
Gracias Faubert en Trigo limpio
Hassansudeim en Trigo limpio
Xabier en Trigo limpio
Juan carlos en Trigo limpio
Óscar Laguna en Ansiedad
Juan De Dios Luna Cijanes en El mundo se derrumba y nosotros nos enamoramos
Joan Del Valle en El tamaño importa (y mucho)
Jose Carlos Torrenova Lozano en Mucho más importante que todo eso
Pascual Vicente Martínez Gimeno en Dos años A La Contra
Vicente Martin-Pozuelo Cantos en Good Bye, Lenin!
yerry en Don Cenizo
IGWT en Relatividad
Manitu69 en Hacerse viejo
Tony en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Grandes éxitos de ayer y hoy
Esuardo en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Victoria sin identidad
Frank Terraces en Bendita normalidad
Francisco en Victoria sin identidad
Julián Martín Fernández en Rodrygo hace viejo a Vinicius
J. J. Creamer en Los héroes de Bowie
Joselito en Éxito sin cimientos
Juan de Dios Luna Cijanes en Ansufatización
Juan De Dios Luna Cijanes en El ciclismo se ablanda
Frank Terraces en Desapego
Juan De Dios Luna Cijanes en Movistar no se rinde
Juan de Dios Luna Cijanes en Queremos tanto a Roglic
Frank Terraces en Hace dos meses
Juan De Dios Luna Cijanes en Nada por aquí, Neymar por allá
Juan De Dios Luna Cijanes en Hoy me he acordado de Lucho Herrera
Juan De Dios Luna Cijanes en Un colombiano en la luna
Juan De Dios Luna Cijanes en El Tour se achica ante Bernal
Juan de Dios Luna Cijanes en Bernal rompe el cielo
Juan De Dios Luna Cijanes en Bernal quiere el Tour
Eberhard Torres Calderón en Cuarenta años de La vida de Brian
Juan De Dios Luna Cijanes en Pinot quiere el Tour y Mikel Landa no se rinde
Frank Terraces en El Atlético más merengue
Juan De Dios Luna Cijanes en La suerte dispara contra Landa
Diego en El fugitivo
Diego en Sopor de France
Juan De Dios Luna Cijanes en El Talento Desperdiciado I: George Best
Juan De Dios Luna Cijanes en Friedenreich: Pelé antes de Pelé
Frank Terraces en La Feria de la Carne
Frank Terraces en El altar de Pérgamo
Juan De Dios Luna Cijanes en Ni cinco de bola
José Antonio Gutiérrez en No cambies tus sueños, cambia el mundo
Antonio Lopez Lobeto en Los doce trabajos de Hércules
Francisco Pedrajas Raya en Ramos-Florentino: Pimpinela en el Madrid
Antonio Lopez Lobeto en Mi pájaro es mejor que el tuyo
Stockton en Bon voyage
Juan De Dios Luna Cijanes en El problema del Barça es el relato
Perikorro en Tantas mareas, marean
Perikorro en No me gusta el cricket
Carmelo en La venda ya cayó
Antonio Jesús Zarza Moreno en ¿Marino o submarino?
Lorenzo Dominguez Sanchez en Gracias, Florentino
Joaquín en Camino a Vitoria
Robert Lee en El que se va, ya no es
victor martín marron en Quiten de ahí a esa loca
Martín Vallejo platero en El borde de la piscina
Diego en Gracias, Johan
jose antonio medrano en Gracias, Johan
Jorge Florido en Gracias, Johan
Javier en Gracias, Johan
Esteban en Gracias, Johan
Fran en Gracias, Johan
5contraelcalvo en Esperando a Zidane
Perikorro en Esperando a Zidane
Elaine Cristina en Casillas, el homenaje pendiente
Tomás Luis de Victoria en No, lo ponemos todo al centro
Tomás Luís de Victoria en Casillas, el homenaje pendiente
Lucas en Benzema FC
Carlos Antonio Suárez fornelino en Jugarse «nada»
Antonio Lopez Lobeto en Siete equipos para tres descensos
Víctor Raúl Valladares en El Real Madrid se queda solo
IÑAKI ASENSIO CALATAYUD en Ter Stegen, el portero de la T-10
José Ramón García en Ilusión en el nuevo White Hart Lane
JOSE ANTONIO FERNANDEZ PLAZA en Héctor del Mar, tal como éramos
Lucas en Oh, capitán
José Luis Heras en Usted tiene el faro roto
Juan J Rodriguez en Usted tiene el faro roto
Jairo Castillo en El Madrid de la triste figura
Rod en Au revoir
Cristian Galván en Motociclismo e hipocresía
Hassansudeim en La trampa perfecta
Juan De Dios Luna Cijanes en La trampa perfecta
Antonio Lopez Lobeto en Cuestión de fe
Martín Vallejo platero en Marcó Isco, ganó Zidane
Eliseo en Vuelve Zidane
Juan De Dios Luna Cijanes en La esperanza
Juan de Dios Luna Cijanes en La muerte del emperador
Maria Jose en Tropismo
María Jesús en Tropismo
Antonio Lopez Lobeto en El amor no siempre gana
SanEmeterio For Atle en Bienvenidos al espectáculo de minstrel
Elaine Cristina en El empate perfecto
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en La revancha perpetua
Antonio Lopez Lobeto en Al límite de la filosofía
Juan de Dios Luna Cijanes en La ley del mínimo esfuerzo
Antonio Lopez Lobeto en Milagro Kvitova
Carlos Leo Castellanos en Cristiano ya no va de farol
Marcos Da Silva en El tamaño importa (y mucho)
Antonio Lopez Lobeto en Promesas que todavía lo son
Gustavo Del río manzano en Quince años sin el mejor: Chava Jiménez
ROSA MARIA cuesta guerrero en A propósito de Laura
Irene García en Vidrio roto
AA - Rod en Vidrio roto
Juan Luna Cijanes en Solari y la teoría del melón
Antonio Lopez Lobeto en El valor de las palabras
Raúl Ávila en El traje de toda la vida
Miguel Morán en Godín es El Cid Campeador
Ricardo Moreno Castillo en La adolescencia duele
Aminie Filippi en La adolescencia duele
Miguel Angel Hidalgo Mena en Historia de un superviviente
Alfrez en Por los cojones
Paulino en Por los cojones
ROSA MARIA cuesta guerrero en La adolescencia duele
Luis Miguel en Y el presidente, ¿qué?
Oscar Redondo Callado en Tour 2019: Un espanto de recorrido
Santiago Peraza en A LA CONTRA, primer aniversario
Teddy Sagarrasantos@hotmail.com en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Conchita Minguez en Cinco apuntes para seis carreras