viernes, junio 14, 2024
Google search engine
InicioCulturaSeriesThe Deuce: bienvenidos al infierno

The Deuce: bienvenidos al infierno

Hermanas, hermanos y blanquitos. Negros y chiflados. Policías y sus patronos. Todos son actores políticos. (…) Y si existe un infierno ahí abajo, iremos todos”. Así, con estas palabras premonitorias, navegando entre los elegantes riffs de una de las piezas más logradas de Curtis Mayfield (“If there’s a hell below”), arranca The Deuce, la nueva delicatesen de David Simon. Uno de los tótems sagrados de la ficción televisiva contemporánea.

Son pocos los críticos que a estas alturas no se han rendido ya a la calidad, el estilo y la revolución que supuso en su día la emisión de The Wire. No es nada original reconocerlo, de hecho. Esas cinco temporadas sobre la cara oculta de Baltimore ocupan un lugar privilegiado en el inexistente hall de la fama de las series de televisión. Lo ocupa a pesar de no haber obtenido en su día ninguno de esos premios tan subjetivos (y cuestionables) que se dan cada año. Lo ocupa, más allá de su evidente calidad, porque marcó una tendencia en muchas de las cosas que aparecieron a partir de entonces.

En esos cinco años aprendimos que las buenas tramas policiales no tienen por qué seguir siempre un ritmo endiablado. Que las historias no tienen por qué tener un único protagonista. Que los más fuertes tienen debilidades y que los más débiles pueden volverse fuertes cuando actúan es situaciones límite. Que en la vida real la línea que separa a los buenos de los malos es muy sutil y discontinua, y que no tiene por qué ser distinto en la ficción. Que la corrupción es muy parecida entre los que venden droga en las esquinas de una calle perdida, en la central de policía de esa misma calle, en la oficina del sindicato de estibadores, entre políticos o en la redacción del Baltimore Sun.

Diez años después, dejándonos entre medias un caramelo sobre un alcalde de Yonkers (Show Me a Hero) y esa maravilla imprescindible llamada Treme, Simon ha decidido juntarse con un viejo conocido, George Pelecanos, guionista y reputado escritor de novela negra del que recomiendo su cuarteto sobre Washington D.C., para volver con un nuevo puñetazo en la cara. Uno que duele lo mismo que alimenta. Que mezcla como nadie sordidez, elegancia y crudeza.

Con los inicios de la industria del cine porno como telón de fondo, la nueva ficción de HBO nos lleva hasta el Times Square neoyorquino de los años 70. A esa zona prohibida de la ciudad (calle 42 entre la Séptima y la Octava Avenida) en la que se mezclaban prostitutas sin futuro, chulos de color y lentejuelas, tugurios de garrafón, policías corruptos, hípsters desubicados, homosexuales clandestinos, artistas extremos, comercios que atendían las demandas más escabrosas, diners que funcionaban como zonas desmilitarizadas, sexo, muerte, mafias por doquier y mucho buscavidas. The Deuce, lo llamaban entonces.

Los entusiastas de David Simon están (estamos) de enhorabuena. La primera temporada de The Deuce no es sólo realmente estupenda sino que ha abierto la puerta a un mundo que tiene visos de convertirse en incluso mejor. La serie tiene una factura técnica impecable y una producción sumamente generosa que facilita mucho el que la recreación de esa ciudad concreta, en ese periodo concreto, sea fabulosa. El reparto, como acostumbra el señor Simon, es generoso, poliédrico y muy solvente. Existen varios personajes muy interesantes pero, y más allá de esa sorpresa que personalmente ha sido para mí encontrarme un James Franco creíble y contenido en un doble papel que podría haberse salido de madre, destaca por encima de todos el trabajo realmente excepcional de Maggie Gyllenhaal. Una prostituta rota, inteligente y nada sugerente que llena toda la pantalla.

Lo siento mucho por los detractores del trabajo de David Simon porque en The Deuce no encontrarán otra cosa que la mejor versión, adaptada y evolucionada, de lo que ya conocemos. Si es ese su caso, no deberían intentar acercarse con la intención de encontrar algo radicalmente diferente porque no lo van a hallar. Eso sí, recomiendo la aproximación. Al fin y al cabo, como dice el señor Mayfield, si hay un infierno ahí abajo nos vamos a ver todos y conviene acudir con la lección aprendida.

Ennio Sotanaz
Ennio Sotanaz
Se hace llamar "escritor intruso", pero ya se está convirtiendo en escritor de cabecera. Alimentó un blog en torno al Atleti (“Y los sueños, sueños son”) desde 2007 a 2017 así como otros blogs clandestinos sobre música, cine, series y política. Además, es compositor, cantante, guitarrista y teclista de los 'Happy Losers'. También ha publicado discos en solitario bajo el pseudónimo de Lukah Boo. Entre otras rarezas tiene un título de Ingeniero Industrial firmado por el Rey.
RELATED ARTICLES

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -
Google search engine

Most Popular

Recent Comments

Perikorro en Con contundencia
Alberto Patiño Varela en Los antimadridistas
Xavi Verger en Vinicius saca el cañón
Perikorro en Vivos con Fati-ga
Perikorro en La del Pirata bueno
Diego en Los sufridores
Diego en Viva el rey
Juan De Dios Luna Cijanes en La posesión y los tulipanes
Perikorro en Minority Report
Dr en Las viudas
Diego en Las viudas
Perikorro en Las viudas
Perikorro en Gaspartismo Reloaded
Diego en Viva la Vuelta
Dr en Viva Irlanda
Diego en Viva Irlanda
Diego en Decíamos ayer
Diego en Paz y amor
Dr en Paz y amor
Diego en Paz y amor
Diego en Vuela Supermán
Diego en Vuela Supermán
Diego en El trampolín
Perikorro en Salvar a Barrabás
Coral en Truman
Jose Avellaneda Perez en Los ídolos
María en Calles vacías
Amiguel en El pendejo de turno
Silvia Nebreda en Palabras y lágrimas
Manitu69 en This is Atleti
Alejandro Rincón Rubio en ¿Es Jovic un mediapunta?
Diego A. en Elogio de la locura
Juan De Dios Luna Cijanes en Efectividad máxima
Alfrez en Oda al populismo
Alfrez en Oda al populismo
Diego en Oda al populismo
Manitu69 en Oda al populismo
Fiodor Dostoievski en ¿Suerte o talento?
EUGENIO JORDAN en El cisne blanco
Frank Terraces en Historia del segundo Atleti
Hassandudeim en Historia del segundo Atleti
Perikorro en Aquí un Zidanista
Hassansudeim en Fichar a Descartes
Frank Terraces en Fichar a Descartes
Michael en Nacho y la tristeza
Irene García en Entre cero y nada
Roberto Gómez González en Entre cero y nada
Hassansudeim en Primeras impresiones
Rafael Sánchez Sánchez en Correa, Oblak y feliz año nuevo
Juanma Jiménez en Sólo fútbol
Jules en Sólo fútbol
Che en Trigo limpio
Gracias Faubert en Trigo limpio
Hassansudeim en Trigo limpio
Xabier en Trigo limpio
Juan carlos en Trigo limpio
Óscar Laguna en Ansiedad
Juan De Dios Luna Cijanes en El mundo se derrumba y nosotros nos enamoramos
Joan Del Valle en El tamaño importa (y mucho)
Jose Carlos Torrenova Lozano en Mucho más importante que todo eso
Pascual Vicente Martínez Gimeno en Dos años A La Contra
Yessy arreola en El encanto de los Nicas
Julie Bello Abaunza en El encanto de los Nicas
Vicente Martin-Pozuelo Cantos en Good Bye, Lenin!
yerry en Don Cenizo
IGWT en Relatividad
Manitu69 en Hacerse viejo
Tony en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Grandes éxitos de ayer y hoy
Esuardo en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Victoria sin identidad
Frank Terraces en Bendita normalidad
Francisco en Victoria sin identidad
Julián Martín Fernández en Rodrygo hace viejo a Vinicius
J. J. Creamer en Los héroes de Bowie
Joselito en Éxito sin cimientos
Juan de Dios Luna Cijanes en Ansufatización
Juan De Dios Luna Cijanes en El ciclismo se ablanda
Frank Terraces en Desapego
Juan De Dios Luna Cijanes en Movistar no se rinde
Juan de Dios Luna Cijanes en Queremos tanto a Roglic
Frank Terraces en Hace dos meses
Juan De Dios Luna Cijanes en Nada por aquí, Neymar por allá
Juan De Dios Luna Cijanes en Hoy me he acordado de Lucho Herrera
Juan De Dios Luna Cijanes en Un colombiano en la luna
Juan De Dios Luna Cijanes en El Tour se achica ante Bernal
Juan de Dios Luna Cijanes en Bernal rompe el cielo
Juan De Dios Luna Cijanes en Bernal quiere el Tour
Eberhard Torres Calderón en Cuarenta años de La vida de Brian
Juan De Dios Luna Cijanes en Pinot quiere el Tour y Mikel Landa no se rinde
Frank Terraces en El Atlético más merengue
Juan De Dios Luna Cijanes en La suerte dispara contra Landa
Diego en El fugitivo
Diego en Sopor de France
Juan De Dios Luna Cijanes en El Talento Desperdiciado I: George Best
Juan De Dios Luna Cijanes en Friedenreich: Pelé antes de Pelé
Frank Terraces en La Feria de la Carne
Frank Terraces en El altar de Pérgamo
Juan De Dios Luna Cijanes en Ni cinco de bola
José Antonio Gutiérrez en No cambies tus sueños, cambia el mundo
Antonio Lopez Lobeto en Los doce trabajos de Hércules
Francisco Pedrajas Raya en Ramos-Florentino: Pimpinela en el Madrid
Antonio Lopez Lobeto en Mi pájaro es mejor que el tuyo
Stockton en Bon voyage
Juan De Dios Luna Cijanes en El problema del Barça es el relato
Perikorro en Tantas mareas, marean
Perikorro en No me gusta el cricket
Carmelo en La venda ya cayó
Antonio Jesús Zarza Moreno en ¿Marino o submarino?
Lorenzo Dominguez Sanchez en Gracias, Florentino
Joaquín en Camino a Vitoria
Robert Lee en El que se va, ya no es
victor martín marron en Quiten de ahí a esa loca
Martín Vallejo platero en El borde de la piscina
Diego en Gracias, Johan
jose antonio medrano en Gracias, Johan
Jorge Florido en Gracias, Johan
Javier en Gracias, Johan
Esteban en Gracias, Johan
Fran en Gracias, Johan
5contraelcalvo en Esperando a Zidane
Perikorro en Esperando a Zidane
Elaine Cristina en Casillas, el homenaje pendiente
Tomás Luis de Victoria en No, lo ponemos todo al centro
Tomás Luís de Victoria en Casillas, el homenaje pendiente
Lucas en Benzema FC
Carlos Antonio Suárez fornelino en Jugarse «nada»
Antonio Lopez Lobeto en Siete equipos para tres descensos
Víctor Raúl Valladares en El Real Madrid se queda solo
IÑAKI ASENSIO CALATAYUD en Ter Stegen, el portero de la T-10
José Ramón García en Ilusión en el nuevo White Hart Lane
JOSE ANTONIO FERNANDEZ PLAZA en Héctor del Mar, tal como éramos
Lucas en Oh, capitán
José Luis Heras en Usted tiene el faro roto
Juan J Rodriguez en Usted tiene el faro roto
Jairo Castillo en El Madrid de la triste figura
Rod en Au revoir
Cristian Galván en Motociclismo e hipocresía
Hassansudeim en La trampa perfecta
Juan De Dios Luna Cijanes en La trampa perfecta
Antonio Lopez Lobeto en Cuestión de fe
Martín Vallejo platero en Marcó Isco, ganó Zidane
Eliseo en Vuelve Zidane
Juan De Dios Luna Cijanes en La esperanza
Juan de Dios Luna Cijanes en La muerte del emperador
Maria Jose en Tropismo
María Jesús en Tropismo
Antonio Lopez Lobeto en El amor no siempre gana
SanEmeterio For Atle en Bienvenidos al espectáculo de minstrel
Elaine Cristina en El empate perfecto
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en La revancha perpetua
Antonio Lopez Lobeto en Al límite de la filosofía
Juan de Dios Luna Cijanes en La ley del mínimo esfuerzo
Antonio Lopez Lobeto en Milagro Kvitova
Carlos Leo Castellanos en Cristiano ya no va de farol
Marcos Da Silva en El tamaño importa (y mucho)
Antonio Lopez Lobeto en Promesas que todavía lo son
Gustavo Del río manzano en Quince años sin el mejor: Chava Jiménez
ROSA MARIA cuesta guerrero en A propósito de Laura
Irene García en Vidrio roto
AA - Rod en Vidrio roto
Juan Luna Cijanes en Solari y la teoría del melón
Antonio Lopez Lobeto en El valor de las palabras
Raúl Ávila en El traje de toda la vida
Miguel Morán en Godín es El Cid Campeador
Ricardo Moreno Castillo en La adolescencia duele
Aminie Filippi en La adolescencia duele
Miguel Angel Hidalgo Mena en Historia de un superviviente
Alfrez en Por los cojones
Paulino en Por los cojones
ROSA MARIA cuesta guerrero en La adolescencia duele
Luis Miguel en Y el presidente, ¿qué?
Oscar Redondo Callado en Tour 2019: Un espanto de recorrido
Santiago Peraza en A LA CONTRA, primer aniversario
Teddy Sagarrasantos@hotmail.com en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Pedro73 en