jueves, junio 20, 2024
Google search engine

Pánico escénico

Cuenta el pianista escocés Steven Osborne que una vez, en mitad de una interpretación del concierto nº23 de Mozart, sin saber cómo ni por qué, comenzó a sentir que iba a olvidarse de la siguiente nota. Había tocado la pieza millones de veces. Se la sabía perfectamente y quedaba de maravilla en el calor de su sala de ensayos pero allí, delante de un imponente auditorio, comenzó a sentirse como un principiante. Vladimir Horowitz tuvo que dejar los escenarios durante años por ese mismo motivo. Hay muchos otros músicos o artistas, muchos más de lo que el público general sospecha, que han sufrido o sufren algo parecido. Desde Axel Rose a Marilyn Monroe. Algunos son capaces de lidiar con ello. Otros tienen que modificar la trayectoria de su carrera o incluso abandonarla. Es un problema de conducta conocido entre profesionales como Pánico Escénico y eso precisamente es lo que creo que le ocurre al Atlético de Madrid en estos momentos.

Es imposible que Simeone se haya olvidado de entrenar, que los jugadores que ayer mismo se paseaban por el podio europeo se hayan olvidado de jugar o que los delanteros que han llegado hasta la élite del fútbol mundial a base de ganar partidos, sean incapaces de hacerlo precisamente hoy. No. No puede ser tan simple. Podemos entrar a descuartizar los matices, analizar las variantes tácticas o incluso podemos creer que todo es una especie de contubernio mentiroso pero seguiremos igual. El Atleti no mete goles. Es así. Probablemente no sea el único problema que hoy por hoy tiene el equipo colchonero, no lo es, pero esa palmaria, sorprendente y preocupante ineficacia a la hora de hacer gol condiciona absolutamente todo lo demás.

El partido contra el Villarreal ha sido raro. Llevamos pocas fechas en el nuevo escenario y no terminamos de ajustar las referencias para familiarizarnos con un recinto que, queramos o no, sigue siendo nuevo. Pero las circunstancias tampoco ayudan. Ni los malos resultados, ni el histerismo impaciente de ciertos elementos que parecen estratégicamente colocados en la grada, ni esa pataleta incomprensible que hoy ha tenido el Fondo Sur, líderes indiscutibles del sonido de cualquier estadio en el que juegue el Atleti, al decidir mantenerse en silencio durante toda la primera parte.

El equipo salió apático al campo. Constreñido. Atenazado. Con mucho miedo a fallar la siguiente nota. Temeroso de errar una sinfonía que, a estas alturas, sabemos que se sabe de memoria. Enfrente, al Villarreal le valía con estar ordenado para desarmar a su rival. Los de Simeone estaban todos en su sitio pero estáticos. Como muñecos de futbolín. Dominaban la pelota pero las transiciones eran tan lentas que resultaban previsibles. Vulgares. Menos mal que Correa está todavía en otra sintonía y, con sus errores y sus aciertos, es ese jugador que traspasa la cuarta pared para romper los esquemas. Cambiándose de banda, girándose cuando nadie lo espera o tirando de eso tan argentino (y tan futbolero) que desgraciadamente parece en vías de extinción. El regate.

Es un gran jugador al que quizá le esté penalizando su querencia a ocupar el mismo espacio que ocupa Griezmann. Viendo al pequeño delantero (ayer interior) tratando de hacer fútbol, Thomas y Saúl acabaron por sumarse al carro. Gabi cerraba la puerta, Griezmann empezó a combinar y el Atleti se hizo, por fin, con el control. Y llegaron ocasiones. Pero se fallaron. Primero Griezmann, luego Godin y luego Saúl. Nada. Imposible. También tuvo el Villarreal la suya pero entre que a Bakambu se le nubló la vista delante del portero y que Savic apareció como una exhalación desde la nada, llegamos al descanso con empate.

Mientras estaba mirando esa impresionante cubierta del Metropolitano tratando de buscar una musa que calmase mis preocupaciones, me di cuenta de algo que me había pasado desapercibido. Quizá por esa frialdad que da el tener un estadio nuevo, un escudo nuevo y una camiseta nueva (que además es rematadamente fea) no me había dado cuenta de que el equipo también parece vacío de contenido y de referencias. Igual que al entorno, le falta personalidad. Algo que nunca había faltado desde la llegada al banquillo de Simeone y que, sinceramente, me preocupa mucho.

La segunda parte comenzó como acabó la primera pero en esa misma dinámica apareció un soberbio gol del que más se lo merecía. Filipe inició la jugada por la izquierda, pasó el balón hacía Griezmann y éste, de primer toque, de toque maestro, habilitó a Correa para que encarara por la derecha y metiese el balón en la portería. 

El Gol parecía calmar la ansiedad. Era como encontrar el camino de vuelta a la tranquilidad desde una especie de mundo paralelo, tipo Stranger Things, en el que los rojiblancos parecemos estar viviendo últimamente. Nada más lejos de la realidad. En muy poco tiempo volvieron a aparecer todos los males contemporáneos del conjunto de Simeone. Primero fallando un gol cantado que hubiese cambiando el partido (Gameiro). Después perdiendo completamente el control. Al Villarreal le bastó adelantar un poco la presión para meter al Atleti en su área. Y más que por echarse atrás (que no creo que sea voluntario), por no saber qué hacer con el balón. Por olvidarse de jugar al fútbol. Por centrarse en mantener la posición y renegar de jugar como habían hecho hasta ese momento. Si a eso le sumas que, ya es oficial, el Atleti tiene un serio problema con los balones laterales colgados al área, la tormenta perfecta terminó por aparecer a la salida de un córner.

El empate deja un sabor terriblemente amargo en un momento decisivo de la temporada. De lo que haga el cuadro colchonero en los próximos quince días dependerá su futuro. Creo que todos vemos lo que pasa. Creo que todos sabemos lo que hay. No son tiempos sencillos, pero las crisis de ansiedad no se solucionan con gritos ni el pánico escénico se cura cambiando de piano. De hecho, uno de los consejos que dan para superar esta patología es concentrarte en el presente. Olvidar el pasado y el futuro. ¿Les suena? Efectivamente. Partido a partido.

Ennio Sotanaz
Ennio Sotanaz
Se hace llamar "escritor intruso", pero ya se está convirtiendo en escritor de cabecera. Alimentó un blog en torno al Atleti (“Y los sueños, sueños son”) desde 2007 a 2017 así como otros blogs clandestinos sobre música, cine, series y política. Además, es compositor, cantante, guitarrista y teclista de los 'Happy Losers'. También ha publicado discos en solitario bajo el pseudónimo de Lukah Boo. Entre otras rarezas tiene un título de Ingeniero Industrial firmado por el Rey.
RELATED ARTICLES

2 COMENTARIOS

    • Muy buena crónica. Solo una cosa: tranquilidad. Si esos que solo quieren triunfos meten presión, no superaremos el difícil momento

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -
Google search engine

Most Popular

Recent Comments

Perikorro en Con contundencia
Alberto Patiño Varela en Los antimadridistas
Xavi Verger en Vinicius saca el cañón
Perikorro en Vivos con Fati-ga
Diego en Los sufridores
Diego en Viva el rey
Juan De Dios Luna Cijanes en La posesión y los tulipanes
Perikorro en Minority Report
Dr en Las viudas
Diego en Las viudas
Perikorro en Las viudas
Perikorro en Gaspartismo Reloaded
Diego en Viva la Vuelta
Dr en Viva Irlanda
Diego en Viva Irlanda
Diego en Decíamos ayer
Diego en Paz y amor
Dr en Paz y amor
Diego en Paz y amor
Diego en Vuela Supermán
Diego en Vuela Supermán
Diego en El trampolín
Perikorro en Salvar a Barrabás
Coral en Truman
Jose Avellaneda Perez en Los ídolos
María en Calles vacías
Amiguel en El pendejo de turno
Silvia Nebreda en Palabras y lágrimas
Manitu69 en This is Atleti
Alejandro Rincón Rubio en ¿Es Jovic un mediapunta?
Diego A. en Elogio de la locura
Juan De Dios Luna Cijanes en Efectividad máxima
Alfrez en Oda al populismo
Alfrez en Oda al populismo
Diego en Oda al populismo
Manitu69 en Oda al populismo
Fiodor Dostoievski en ¿Suerte o talento?
EUGENIO JORDAN en El cisne blanco
Frank Terraces en Historia del segundo Atleti
Hassandudeim en Historia del segundo Atleti
Perikorro en Aquí un Zidanista
Hassansudeim en Fichar a Descartes
Frank Terraces en Fichar a Descartes
Michael en Nacho y la tristeza
Irene García en Entre cero y nada
Roberto Gómez González en Entre cero y nada
Hassansudeim en Primeras impresiones
Rafael Sánchez Sánchez en Correa, Oblak y feliz año nuevo
Juanma Jiménez en Sólo fútbol
Jules en Sólo fútbol
Che en Trigo limpio
Gracias Faubert en Trigo limpio
Hassansudeim en Trigo limpio
Xabier en Trigo limpio
Juan carlos en Trigo limpio
Óscar Laguna en Ansiedad
Juan De Dios Luna Cijanes en El mundo se derrumba y nosotros nos enamoramos
Joan Del Valle en El tamaño importa (y mucho)
Jose Carlos Torrenova Lozano en Mucho más importante que todo eso
Pascual Vicente Martínez Gimeno en Dos años A La Contra
Vicente Martin-Pozuelo Cantos en Good Bye, Lenin!
yerry en Don Cenizo
IGWT en Relatividad
Manitu69 en Hacerse viejo
Tony en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Grandes éxitos de ayer y hoy
Esuardo en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Victoria sin identidad
Frank Terraces en Bendita normalidad
Francisco en Victoria sin identidad
Julián Martín Fernández en Rodrygo hace viejo a Vinicius
J. J. Creamer en Los héroes de Bowie
Joselito en Éxito sin cimientos
Juan de Dios Luna Cijanes en Ansufatización
Juan De Dios Luna Cijanes en El ciclismo se ablanda
Frank Terraces en Desapego
Juan De Dios Luna Cijanes en Movistar no se rinde
Juan de Dios Luna Cijanes en Queremos tanto a Roglic
Frank Terraces en Hace dos meses
Juan De Dios Luna Cijanes en Nada por aquí, Neymar por allá
Juan De Dios Luna Cijanes en Hoy me he acordado de Lucho Herrera
Juan De Dios Luna Cijanes en Un colombiano en la luna
Juan De Dios Luna Cijanes en El Tour se achica ante Bernal
Juan de Dios Luna Cijanes en Bernal rompe el cielo
Juan De Dios Luna Cijanes en Bernal quiere el Tour
Eberhard Torres Calderón en Cuarenta años de La vida de Brian
Juan De Dios Luna Cijanes en Pinot quiere el Tour y Mikel Landa no se rinde
Frank Terraces en El Atlético más merengue
Juan De Dios Luna Cijanes en La suerte dispara contra Landa
Diego en El fugitivo
Diego en Sopor de France
Juan De Dios Luna Cijanes en El Talento Desperdiciado I: George Best
Juan De Dios Luna Cijanes en Friedenreich: Pelé antes de Pelé
Frank Terraces en La Feria de la Carne
Frank Terraces en El altar de Pérgamo
Juan De Dios Luna Cijanes en Ni cinco de bola
José Antonio Gutiérrez en No cambies tus sueños, cambia el mundo
Antonio Lopez Lobeto en Los doce trabajos de Hércules
Francisco Pedrajas Raya en Ramos-Florentino: Pimpinela en el Madrid
Antonio Lopez Lobeto en Mi pájaro es mejor que el tuyo
Stockton en Bon voyage
Juan De Dios Luna Cijanes en El problema del Barça es el relato
Perikorro en Tantas mareas, marean
Perikorro en No me gusta el cricket
Carmelo en La venda ya cayó
Antonio Jesús Zarza Moreno en ¿Marino o submarino?
Lorenzo Dominguez Sanchez en Gracias, Florentino
Joaquín en Camino a Vitoria
Robert Lee en El que se va, ya no es
victor martín marron en Quiten de ahí a esa loca
Martín Vallejo platero en El borde de la piscina
Diego en Gracias, Johan
jose antonio medrano en Gracias, Johan
Jorge Florido en Gracias, Johan
Javier en Gracias, Johan
Esteban en Gracias, Johan
Fran en Gracias, Johan
5contraelcalvo en Esperando a Zidane
Perikorro en Esperando a Zidane
Elaine Cristina en Casillas, el homenaje pendiente
Tomás Luis de Victoria en No, lo ponemos todo al centro
Tomás Luís de Victoria en Casillas, el homenaje pendiente
Lucas en Benzema FC
Carlos Antonio Suárez fornelino en Jugarse «nada»
Antonio Lopez Lobeto en Siete equipos para tres descensos
Víctor Raúl Valladares en El Real Madrid se queda solo
IÑAKI ASENSIO CALATAYUD en Ter Stegen, el portero de la T-10
José Ramón García en Ilusión en el nuevo White Hart Lane
JOSE ANTONIO FERNANDEZ PLAZA en Héctor del Mar, tal como éramos
Lucas en Oh, capitán
José Luis Heras en Usted tiene el faro roto
Juan J Rodriguez en Usted tiene el faro roto
Jairo Castillo en El Madrid de la triste figura
Rod en Au revoir
Cristian Galván en Motociclismo e hipocresía
Hassansudeim en La trampa perfecta
Juan De Dios Luna Cijanes en La trampa perfecta
Antonio Lopez Lobeto en Cuestión de fe
Martín Vallejo platero en Marcó Isco, ganó Zidane
Eliseo en Vuelve Zidane
Juan De Dios Luna Cijanes en La esperanza
Juan de Dios Luna Cijanes en La muerte del emperador
Maria Jose en Tropismo
María Jesús en Tropismo
Antonio Lopez Lobeto en El amor no siempre gana
SanEmeterio For Atle en Bienvenidos al espectáculo de minstrel
Elaine Cristina en El empate perfecto
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en La revancha perpetua
Antonio Lopez Lobeto en Al límite de la filosofía
Juan de Dios Luna Cijanes en La ley del mínimo esfuerzo
Antonio Lopez Lobeto en Milagro Kvitova
Carlos Leo Castellanos en Cristiano ya no va de farol
Marcos Da Silva en El tamaño importa (y mucho)
Antonio Lopez Lobeto en Promesas que todavía lo son
Gustavo Del río manzano en Quince años sin el mejor: Chava Jiménez
ROSA MARIA cuesta guerrero en A propósito de Laura
Irene García en Vidrio roto
AA - Rod en Vidrio roto
Juan Luna Cijanes en Solari y la teoría del melón
Antonio Lopez Lobeto en El valor de las palabras
Raúl Ávila en El traje de toda la vida
Miguel Morán en Godín es El Cid Campeador
Ricardo Moreno Castillo en La adolescencia duele
Aminie Filippi en La adolescencia duele
Miguel Angel Hidalgo Mena en Historia de un superviviente
Alfrez en Por los cojones
Paulino en Por los cojones
ROSA MARIA cuesta guerrero en La adolescencia duele
Luis Miguel en Y el presidente, ¿qué?
Oscar Redondo Callado en Tour 2019: Un espanto de recorrido
Santiago Peraza en A LA CONTRA, primer aniversario
Teddy Sagarrasantos@hotmail.com en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Conchita Minguez en Cinco apuntes para seis carreras