sábado, julio 20, 2024
Google search engine
InicioDeportesMultideportePádel, de deporte de pijos a deporte de masas

Pádel, de deporte de pijos a deporte de masas

Hay que hablar de pádel. De hecho, todo el mundo lo hace. La palabra ‘pádel’ está de moda. No es por cool, ‘snob’ o ‘mainstream’. Es porque este deporte, por detrás del fútbol –ese deporte convertido en fenómeno socioculutural-, se ha convertido en el segundo más practicado a nivel nacional y con un gran calado en el tejido social de la España del siglo XXI.

Pero, ¿qué es el pádel? ¿de dónde viene? ¿cómo se juega? Estas y muchas otras preguntas se convierten en recurrentes a la hora de explicar cuál es ese deporte novedoso que está causando furor en la sociedad española sin entender de sexos, edades o estatus social.

El pádel es un deporte que se disputa por parejas, se juega con una pala de pádel –que no raqueta– por jugador y tiene lugar en una pista de cristal o muro. La puntuación es exactamente igual a la del tenis –su hermano mayor- y permite jugar con las paredes como parte del juego. Aprobada la teoría, ¿quién o qué inventó el pádel?

Son muchas las teorías y pocas las certezas sobre su creación.  La que lo data de mayor antigüedad asegura que la palabra pádel deriva del inglés ‘paddle’ y que ya en el siglo XIX un protopádel existió en algunos barcos británicos para diversión de los marinos. Otros aseguran que el ‘Paddle Tennis’ que tuvo éxito en los años 20 en Nueva York daría paso al deporte de la pala años más tarde.

Pero sin duda, de todas las teorías existentes, la más tradicional y extendida entre los practicantes es la de que fue el mexicano Enrique Corcuera quien, estando en su residencial vacacional de Acapulco a finales de los años 60, decidió colocar muros a su pista para evitar que la vegetación obstaculizara el juego. Esta corriente es la que explicará el porqué del arraigo del pádel en España y para ello hay que viajar a la Costa del Sol.

Porque el pádel pisó por primera vez suelo patrio en Marbella, concretamente en el lujoso Marbella Club. Corrían los años finales del régimen franquista cuando el aristócrata Alfonso de Hohenlohe, noble, fundador de dicho club y promotor inmobiliario, instaló la primera pista gracias a su profunda amistad con el ideólogo y creador mexicano.

Lejos de ser una teoría, esta realidad reunió a muchas celebridades en torno a la primera pista de pádel, pero su crecimiento fue lento y pausado. No lo fue así en Argentina donde, tras llevarlo Carlos Alberto Menditeguy, corrió como la pólvora hasta la grave depresión económica. En España, tardaría algo más en arrancar hasta tener su primer gran figura. Y no, no sería deportiva.

Y es que para entender el ‘boom’ del pádel debemos retrotraernos a los años 90 cuando, sin quererlo, se presentó al gran público en España de la mano de José María Aznar. El por entonces máximo representante del poder ejecutivo español popularizó de forma indirecta el deporte de la pala. Lo hizo visible. Para bien y para mal. Contribuyó a poner el pádel en boca de muchos y acabó por grabar a fuego en torno a ese deporte un estigma que le perseguiría durante años y que, hasta ahora, había sido imposible de borrar: el pádel es un deporte de pijos. Y lo fue, es cierto. Un cliché de pelo lacio, ropa plagada de banderas de España y hablar aristocrático  que, con el tiempo, ha acabado por derrumbarse.

Porque la caída de este tópico tuvo como escenario principal, como tantas otras cosas en este país, la burbuja inmobiliaria. La construcción masiva de urbanizaciones en España ayudó al crecimiento exponencial del pádel –sin dejar de lado clubes y escuelas- al poner en cada urbanización de nueva construcción una pista de pádel. Un servicio más para los nuevos compradores y una campaña de marketing soterrada detrás tan eficiente como simple.

Y nacieron los clubes de pádel. O puede que estuvieran antes. Seguro existían algunos que a día de hoy pueden hacer gala de ser pioneros y tener tradición. Lo cierto es  que el ‘boom’ en torno al deporte de la pala trajo consigo que, superado el ‘Efecto 2000’, surgieran como setas pistas de pádel, clubes y escuelas en todo el territorio nacional. Y por la simple y llana relación de causa-efecto, el número de jugadores fue creciendo.

Más de 10 años de crecimiento exponencial que no aguantan comparación con ningún otro deporte. Una industria que ha crecido a pasos agigantados hasta convertirse en una burbuja en muchos de sus sectores. Una moda con más de cuatro millones de practicantes en 2016. De poco más de 400 licencias federativas en 1989 a superar las 60.000 en 2017 por encima de algunos deportes como el ciclismo o el atletismo. Una evolución sostenida que corrobora que el pádel ha conquistado gran parte del panorama nacional lanzándose incluso a la conquista de Europa. Un deporte de origen desconocido que se crió como un niño pijo en nuestro país y que, para sorpresa de muchos, ha acabado convirtiéndose en el nuevo deporte de masas.

Alberto Bote
Alberto Bote
Cogió un día una raqueta de pádel y ya no la soltó, por lo que vive entre cuatro paredes, de muro o de cristal. Trabaja en las dos orillas de la comunicación, mostrando lo de dentro y escribiendo desde fuera, como quien ataca una doble pared.
RELATED ARTICLES

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -
Google search engine

Most Popular

Recent Comments

Perikorro en Con contundencia
Alberto Patiño Varela en Los antimadridistas
Xavi Verger en Vinicius saca el cañón
Perikorro en Vivos con Fati-ga
Diego en Los sufridores
Diego en Viva el rey
Juan De Dios Luna Cijanes en La posesión y los tulipanes
Perikorro en Minority Report
Dr en Las viudas
Diego en Las viudas
Perikorro en Las viudas
Perikorro en Gaspartismo Reloaded
Diego en Viva la Vuelta
Dr en Viva Irlanda
Diego en Viva Irlanda
Diego en Decíamos ayer
Diego en Paz y amor
Dr en Paz y amor
Diego en Paz y amor
Diego en Vuela Supermán
Diego en Vuela Supermán
Diego en El trampolín
Perikorro en Salvar a Barrabás
Coral en Truman
Jose Avellaneda Perez en Los ídolos
María en Calles vacías
Amiguel en El pendejo de turno
Silvia Nebreda en Palabras y lágrimas
Manitu69 en This is Atleti
Alejandro Rincón Rubio en ¿Es Jovic un mediapunta?
Diego A. en Elogio de la locura
Juan De Dios Luna Cijanes en Efectividad máxima
Alfrez en Oda al populismo
Alfrez en Oda al populismo
Diego en Oda al populismo
Manitu69 en Oda al populismo
Fiodor Dostoievski en ¿Suerte o talento?
EUGENIO JORDAN en El cisne blanco
Frank Terraces en Historia del segundo Atleti
Hassandudeim en Historia del segundo Atleti
Perikorro en Aquí un Zidanista
Hassansudeim en Fichar a Descartes
Frank Terraces en Fichar a Descartes
Michael en Nacho y la tristeza
Irene García en Entre cero y nada
Roberto Gómez González en Entre cero y nada
Hassansudeim en Primeras impresiones
Rafael Sánchez Sánchez en Correa, Oblak y feliz año nuevo
Juanma Jiménez en Sólo fútbol
Jules en Sólo fútbol
Che en Trigo limpio
Gracias Faubert en Trigo limpio
Hassansudeim en Trigo limpio
Xabier en Trigo limpio
Juan carlos en Trigo limpio
Óscar Laguna en Ansiedad
Juan De Dios Luna Cijanes en El mundo se derrumba y nosotros nos enamoramos
Joan Del Valle en El tamaño importa (y mucho)
Jose Carlos Torrenova Lozano en Mucho más importante que todo eso
Pascual Vicente Martínez Gimeno en Dos años A La Contra
Vicente Martin-Pozuelo Cantos en Good Bye, Lenin!
yerry en Don Cenizo
IGWT en Relatividad
Manitu69 en Hacerse viejo
Tony en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Grandes éxitos de ayer y hoy
Esuardo en Don Cenizo
Juan De Dios Luna Cijanes en Victoria sin identidad
Frank Terraces en Bendita normalidad
Francisco en Victoria sin identidad
Julián Martín Fernández en Rodrygo hace viejo a Vinicius
J. J. Creamer en Los héroes de Bowie
Joselito en Éxito sin cimientos
Juan de Dios Luna Cijanes en Ansufatización
Juan De Dios Luna Cijanes en El ciclismo se ablanda
Frank Terraces en Desapego
Juan De Dios Luna Cijanes en Movistar no se rinde
Juan de Dios Luna Cijanes en Queremos tanto a Roglic
Frank Terraces en Hace dos meses
Juan De Dios Luna Cijanes en Nada por aquí, Neymar por allá
Juan De Dios Luna Cijanes en Hoy me he acordado de Lucho Herrera
Juan De Dios Luna Cijanes en Un colombiano en la luna
Juan De Dios Luna Cijanes en El Tour se achica ante Bernal
Juan de Dios Luna Cijanes en Bernal rompe el cielo
Juan De Dios Luna Cijanes en Bernal quiere el Tour
Eberhard Torres Calderón en Cuarenta años de La vida de Brian
Juan De Dios Luna Cijanes en Pinot quiere el Tour y Mikel Landa no se rinde
Frank Terraces en El Atlético más merengue
Juan De Dios Luna Cijanes en La suerte dispara contra Landa
Diego en El fugitivo
Diego en Sopor de France
Juan De Dios Luna Cijanes en El Talento Desperdiciado I: George Best
Juan De Dios Luna Cijanes en Friedenreich: Pelé antes de Pelé
Frank Terraces en La Feria de la Carne
Frank Terraces en El altar de Pérgamo
Juan De Dios Luna Cijanes en Ni cinco de bola
José Antonio Gutiérrez en No cambies tus sueños, cambia el mundo
Antonio Lopez Lobeto en Los doce trabajos de Hércules
Francisco Pedrajas Raya en Ramos-Florentino: Pimpinela en el Madrid
Antonio Lopez Lobeto en Mi pájaro es mejor que el tuyo
Stockton en Bon voyage
Juan De Dios Luna Cijanes en El problema del Barça es el relato
Perikorro en Tantas mareas, marean
Perikorro en No me gusta el cricket
Carmelo en La venda ya cayó
Antonio Jesús Zarza Moreno en ¿Marino o submarino?
Lorenzo Dominguez Sanchez en Gracias, Florentino
Joaquín en Camino a Vitoria
Robert Lee en El que se va, ya no es
victor martín marron en Quiten de ahí a esa loca
Martín Vallejo platero en El borde de la piscina
Diego en Gracias, Johan
jose antonio medrano en Gracias, Johan
Jorge Florido en Gracias, Johan
Javier en Gracias, Johan
Esteban en Gracias, Johan
Fran en Gracias, Johan
5contraelcalvo en Esperando a Zidane
Perikorro en Esperando a Zidane
Elaine Cristina en Casillas, el homenaje pendiente
Tomás Luis de Victoria en No, lo ponemos todo al centro
Tomás Luís de Victoria en Casillas, el homenaje pendiente
Lucas en Benzema FC
Carlos Antonio Suárez fornelino en Jugarse «nada»
Antonio Lopez Lobeto en Siete equipos para tres descensos
Víctor Raúl Valladares en El Real Madrid se queda solo
IÑAKI ASENSIO CALATAYUD en Ter Stegen, el portero de la T-10
José Ramón García en Ilusión en el nuevo White Hart Lane
JOSE ANTONIO FERNANDEZ PLAZA en Héctor del Mar, tal como éramos
Lucas en Oh, capitán
José Luis Heras en Usted tiene el faro roto
Juan J Rodriguez en Usted tiene el faro roto
Jairo Castillo en El Madrid de la triste figura
Rod en Au revoir
Cristian Galván en Motociclismo e hipocresía
Hassansudeim en La trampa perfecta
Juan De Dios Luna Cijanes en La trampa perfecta
Antonio Lopez Lobeto en Cuestión de fe
Martín Vallejo platero en Marcó Isco, ganó Zidane
Eliseo en Vuelve Zidane
Juan De Dios Luna Cijanes en La esperanza
Juan de Dios Luna Cijanes en La muerte del emperador
Maria Jose en Tropismo
María Jesús en Tropismo
Antonio Lopez Lobeto en El amor no siempre gana
SanEmeterio For Atle en Bienvenidos al espectáculo de minstrel
Elaine Cristina en El empate perfecto
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Sergio Alberruche en La revancha perpetua
Antonio Lopez Lobeto en Al límite de la filosofía
Juan de Dios Luna Cijanes en La ley del mínimo esfuerzo
Antonio Lopez Lobeto en Milagro Kvitova
Carlos Leo Castellanos en Cristiano ya no va de farol
Marcos Da Silva en El tamaño importa (y mucho)
Antonio Lopez Lobeto en Promesas que todavía lo son
Gustavo Del río manzano en Quince años sin el mejor: Chava Jiménez
ROSA MARIA cuesta guerrero en A propósito de Laura
Irene García en Vidrio roto
AA - Rod en Vidrio roto
Juan Luna Cijanes en Solari y la teoría del melón
Antonio Lopez Lobeto en El valor de las palabras
Raúl Ávila en El traje de toda la vida
Miguel Morán en Godín es El Cid Campeador
Ricardo Moreno Castillo en La adolescencia duele
Aminie Filippi en La adolescencia duele
Miguel Angel Hidalgo Mena en Historia de un superviviente
Alfrez en Por los cojones
Paulino en Por los cojones
ROSA MARIA cuesta guerrero en La adolescencia duele
Luis Miguel en Y el presidente, ¿qué?
Oscar Redondo Callado en Tour 2019: Un espanto de recorrido
Santiago Peraza en A LA CONTRA, primer aniversario
Teddy Sagarrasantos@hotmail.com en Bienvenidos al mágico mundo de Oz
Conchita Minguez en Cinco apuntes para seis carreras